Las primeras palabras del año litúrgico que nos da nuestra Santa Madre Iglesia son: “A Ti levanto mi alma: Dios mío, en Ti confió… muéstrame, Señor, tus caminos y enséñame tus sendas.” Claramente oímos la importancia de la oración y la penitencia. Pues precisamente esto nos prepara para la Venida del Señor. Según San Alfonso, ‘el quien reza, se salva; el quien no reza, se condena.’ Es más, tenemos que rezar con piedad y perseverancia.

Padre Michael Rodríguez
Sacerdote diocesano de la Diócesis de El Paso, Texas, U.S.A. Fue ordenado sacerdote el 8 de diciembre, 1996. Desde septiembre de 2011, el P. Rodríguez ha ofrecido exclusivamente la Misa Tradicional en Latín. Debido a esto, su obispo rehúsa darle un cargo pastoral desde hace casi dos años. El P. Rodríguez está totalmente comprometido al apostolado de restaurar el culto y la doctrina de la Santa Madre Iglesia.