1. La Santa Sede, a través de la Congregación para la Educación Católica, acaba de publicar un Documento bajo el título Varón y mujer los creó. Para una vía de diálogo sobre la cuestión del gender en la educación. La lectura de este texto, dividido en cincuenta y siete puntos, deja un sentimiento de franca insatisfacción. No es que no recuerde algunas verdades esenciales acerca del tema ni que carezca de ciertos pasajes aceptablemente logrados respecto de una exposición católica sobre la ideología de género. Lo que “hace ruido” es el tono general del Documento centrado en una exagerada impostación dialoguista -como lo subraya expresamente el subtítulo- a expensas de lo que debió ser, a nuestro juicio, un severo toque de atención y un llamado a la resistencia católica frente a la avalancha de una ofensiva radicalmente anticristiana cuyo objetivo es la destrucción de lo poco que va quedando de un orden cristiano en el mundo y centrada hoy, sobre todo, en la familia. Recordemos simplemente que la Virgen en Fátima reveló que la batalla final de las fuerzas anticristianas será en torno de la familia

La pregunta que surge, entonces, es simple: en esta hora del mundo y de la historia ¿corresponde a la Iglesia llamar al diálogo o, en cambio, convocar a la resistencia? ¿Acaso es posible y prudente plantear una actitud de diálogo frente a un enemigo que se va apoderando a pasos agigantados de todos los entresijos de la cultura, de la política, de las leyes, del poder, de los medios de comunicación con grave riesgo de la salvación de las almas? ¿No correspondía en la ocasión formular un llamamiento a resistir y a oponerse a una ideología perversa que está haciendo estragos? Por supuesto que sí. Sin embargo, es evidente que los autores de este Documento no han hecho otra cosa que reiterar el tono y la actitud que desde el Concilio Vaticano II viene adoptando, en buena medida, el Magisterio en un vano intento de conciliar lo imposible. Veamos algunos puntos del texto que comentamos.

2. En primer lugar el Documento señala que se está frente a una “emergencia educativa, en particular por lo que concierne a los temas de afectividad y sexualidad”; y añade enseguida: “En muchos casos han sido estructurados y propuestos caminos educativos que transmiten una concepción de la persona y de la vida pretendidamente neutra, pero que en realidad reflejan una antropología contraria a la fe y a la justa razón” (punto 1). No podemos sino suscribir este acertado diagnóstico que se completa con lo expresado en el punto siguiente: “[…] la misión educativa enfrenta el desafío que surge de diversas formas de una ideología, genéricamente llamada gender, que niega la diferencia y la reciprocidad natural de hombre y de la mujer. Esta (ideología) presenta una sociedad sin diferencias de sexo y vacía el fundamento antropológico de la familia. Esta ideología lleva a proyectos educativos y directrices legislativas que promueven una identidad personal y una intimidad afectiva radicalmente desvinculadas de la diversidad biológica entre hombre y mujer” (punto 2).

Es evidente que el Documento describe una situación de extrema gravedad; sin embargo, en ningún momento se advierte respecto de esta gravedad ni, en consecuencia, de la urgencia en estructurar una resistencia católica, lúcida y firme, ante este fenómeno. Por el contrario, la respuesta del Documento apunta a un “diálogo” que promueva “una metodología articulada en las tres actitudes de escuchar, razonar y proponer, que favorezcan el encuentro con las necesidades de las personas y las comunidades” (punto 5). Además, a fin de delimitar adecuadamente el campo de acción de este “dialogo” y su correspondiente “metodología articulada”, apela a una distinción “entre la ideología del gender y las diferentes investigaciones sobre el gender llevadas a cabo por las ciencias humanas” (punto 6); y aclara enseguida: “Mientras que la ideología pretende, como señala Papa Francisco, «responder a ciertas aspiraciones a veces comprensibles» pero busca «imponerse como un pensamiento único que determine incluso la educación de los niños»  y, por lo tanto, excluye el encuentro, no faltan las investigaciones sobre el gender que buscan profundizar adecuadamente el modo en el cual se vive en diferentes culturas la diferencia sexual entre hombre y mujer. Es en relación con estas investigaciones que es posible abrirse a escuchar, razonar y proponer” (ibídem; la cita está tomada de la Exhortación Amoris laetitia, 56).

3. A decir verdad no sabemos sobre qué fundamentos o hechos es posible asentar semejante distinción. Las llamadas “investigaciones sobre el gender”, a las que se pretende reconocer un estatuto científico, no son meras indagaciones acerca de ciertos aspectos sociales o culturales vinculados con la sexualidad humana, sino, por el contrario, son hipótesis o supuestos pseudocientíficos elaborados sobre la base de concepciones radicalmente falsas del mundo, de la naturaleza y del hombre signadas a radice de un grosero materialismo y de un no menos grosero reduccionismo biológico, psicológico y sociológico. La distinción entre sexo y género es intrínsecamente falsa y sólo puede sostenerse a partir o bien de un inaceptable dualismo antropológico o bien de un monismo materialista: ambos graves errores respecto de la naturaleza humana que no se compadecen con la fuerte impostación antropológica del Documento.

La ideología de género, lejos de distinguirse de una pretendida “perspectiva científica de género”, no es sino el soporte conceptual que guía y dirige las pretendidas investigaciones sobre el gender. La ideologización de la ciencia con sus graves secuelas de todo tipo: metodológicas, epistemológicas, teóricas y prácticas, constituye un hecho de alta relevancia en el panorama científico contemporáneo y uno de los mayores desafíos que una recta conciencia científica debe afrontar en estos tiempos. Por otra parte, una situación de investigadores sobre gender, imparciales, serios, objetivos, dispuestos a un diálogo honesto y sincero sólo existe en la imaginación de los redactores del Documento. Lo que existe hoy, y eso es lo concreto, es la ofensiva brutal de un ateísmo militante y agresivo que pretende borrar el nombre de Cristo de las almas y de las naciones y que culmina en un transhumanismo (o mejor, antihumanismo) del que la ideología de género es su arma principal y más mortífera.

4. Esta falsa distinción gravita decisivamente sobre el resto del Documento. En efecto, si bien se rechaza la ideología de género (aclaremos: no por ser falsa o disolvente sino por oponerse al “encuentro”) se propone en cambio, como ya se dijo, un diálogo con las investigaciones sobre el gender sobre la base de la “metodología articulada” de escuchar, razonar y proponer. Lo primero es escuchar; ¿y qué es lo que hay para escuchar? Oigamos al Documento:

“En el contexto de las investigaciones sobre el gender, emergen, todavía, algunos posibles puntos de encuentro para crecer en la mutua comprensión. De hecho, a menudo los proyectos educativos tienen la necesidad, compartida y apreciable, de luchar contra cualquier expresión de injusta discriminación. Persiguen una acción pedagógica, sobre todo con el reconocimiento de los retrasos y las carencias. Ciertamente no se puede negar que a lo largo de los siglos se han asomado formas de injusta subordinación, que tristemente han marcado la historia y han influido también al interior de la Iglesia. Esto ha dado lugar a rigidez y fijeza que demoraron la necesaria y progresiva inculturación del mensaje genuino con el que Jesús proclamó igual dignidad entre el hombre y la mujer, dando lugar a acusaciones de un cierto machismo más o menos disfrazado de motivaciones religiosas” (punto 15).

¡Sorprenderte! Parece que según los redactores de este Documento hubo que esperar a los teóricos del gender para que finalmente la Iglesia realizara la “necesaria y progresiva inculturación” del mensaje genuino de Jesús sobre la igual dignidad entre hombre y mujer. Es decir, lo que no pudieron los Padres, los Doctores, los grandes teólogos y filósofos cristianos en más de veinte siglos lo han logrado unos iluminados investigadores sobre el gender. La Iglesia, a la zaga de estos ilustres investigadores, reconoce, avergonzada, la mácula de “machismo disfrazado de motivaciones religiosas” con la que ha venido cubriéndose a lo largo de su historia. ¿Se puede pedir una mayor claudicación? ¿No suena esto a una suerte de rendición incondicional del pensamiento católico?

Otras cosas más pueden objetarse a este Documento. Señalamos solo una antes de concluir: en todas las consideraciones sobre el sentido católico de la educación se omite por completo toda referencia a la formación en las virtudes, especialmente de la virtud de la pureza en los niños y en los jóvenes. Todo se reduce a una exclusiva promoción de la persona y de sus relaciones comunitarias y sociales fundadas en una ética evanescente de la solidaridad, el encuentro y demás vaguedades al uso: “La escuela católica debe convertirse en una comunidad educativa en la que la persona se exprese y crezca humanamente en un proceso de relación dialógica, interactuando de manera constructiva, ejercitando la tolerancia, comprendiendo los diferentes puntos de vista y creando confianza en un ambiente de auténtica armonía. Se establece así la verdadera comunidad educativa, espacio agápico de las diferencias” (punto 40). 

Otra muestra: “De esta manera, las niñas y los niños (no podía faltar el “lenguaje inclusivo”) son acompañados por una comunidad que los estimula a superar el individualismo y a descubrir, a la luz de la fe, que están llamados a vivir, de una manera responsable, una vocación específica en un contexto de solidaridad con los demás hombres. La trama misma de la humana existencia los invita, en cuanto cristianos, a comprometerse en el servicio de Dios en favor de los propios hermanos y a transformar el mundo para que venga a ser una digna morada de los hombres” (ibídem). Ni una palabra que aluda a la salvación eterna ni a ningún fin de la educación católica trascendente a este mundo. Una educación que se sigue llamando católica pero que está profundamente viciada de naturalismo e inmanentismo.

Repetimos: no faltan en el Documento pasajes en los que se exponen adecuadamente algunas verdades humanas y cristianas acerca del hombre, el amor, la sexualidad y la familia (ver, por ejemplo, los puntos 30 a 38) más allá de ciertas impostaciones personalistas que no compartimos pero que al no afectar lo esencial de la fe entran en el legítimo pluralismo de las cuestiones opinables. Sin embargo, el tono general del Documento lo torna inoperante y anodino. Una vez más nos vemos obligados a recordar que esta es hora de vender la túnica y comprar la espada (Lucas, 22, 36).

Mario Caponnetto
Nació en Buenos Aires el 31 de Julio de 1939. Médico por la Universidad de Buenos Aires. Médico cardiólogo por la misma Universidad. Realizó estudios de Filosofía en la Cátedra Privada del Dr. Jordán B. Genta. Ha publicado varios libros y trabajos sobre Ética y Antropología y varias traducciones de obras de Santo Tomás.