“El inmortal pontífice Pío XII, el día 1 de noviembre de 1950, en el atrio exterior de la Basílica Vaticana, rodeado de 36 cardenales, 555 patriarcas, arzobispos y obispos, de gran número de dignatarios eclesiásticos, y de una muchedumbre enardecida de entusiasmo que no bajaba del millón de personas, definió solemnemente con su suprema autoridad apostólica el dogma de la Asunción de María en cuerpo y alma al cielo”.

“Pronunciamos, declaramos y definimos ser dogma de revelación divina que la Inmaculada Madre de Dios, siempre Virgen María, cumplido el curso de su vida terrena, fue asunta en cuerpo y alma a la gloria celeste”.

Constitución Apostólica Munificentissimis Deus.

Padre Jonathan Romanoski. FSSP. Templo de nuestra Señora del Pilar. Guadalajara, Jalisco, México. 13 de Agosto del 2016.