THE REMNANT

La Iglesia del materialismo posconciliar

Cuando el Vaticano y China negociaron la restauración de las relaciones diplomáticas en febrero, el Canciller de la Academia Pontificia de Ciencias Sociales hizo una declaración asombrosa.

En este momento, los que mejor están implementando la doctrina social de la Iglesia son los Chinos“, dijo el obispo argentino Marcelo Sánchez Sorondo. “Buscan el bien común y lo subordinan todo al bienestar general“.

El Obispo Sorondo alabó particularmente la implementación de China de “Laudato Si”, encíclica ambiental del Papa Francisco, por “defender la dignidad de la persona” y “asumir un liderazgo moral que otros han dejado”, una referencia a la retirada de los Estados Unidos del Acuerdo de París sobre las emisiones de dióxido de carbono.

Este elogio se produce a pesar de que China se encuentra entre los peores contaminadores del aire del mundo, realiza entre 10 y 23 millones de abortos al año, muchos de ellos forzados por el gobierno, y persigue a los Cristianos que rinden culto fuera de las iglesias aprobadas por el estado.

Sin embargo, los comentarios del obispo van más allá de la retórica diplomática ciega. Reflejan la visión del mundo cada vez más materialista del Vaticano. Ese cambio de paradigma está cambiando la identidad fundamental de la Iglesia Católica y los miembros alienantes, especialmente entre los pobres de América Latina.

El cambio comenzó con el Concilio Vaticano II, que produjo “Gaudium et spes”, un documento pastoral sobre economía y política en el mundo moderno, particularmente con respecto a los pobres. En el prefacio, el concilio, proclama “la altísima vocación del hombre y la divina semilla que en éste se oculta, [que] ofrece al género humano la sincera colaboración de la Iglesia para lograr la fraternidad universal que responda a esa vocación.” [1]

Las declaraciones de otras secciones refuerzan ese énfasis.

Jamás el género humano tuvo a su disposición tantas riquezas, tantas posibilidades, tanto poder económico. Y, sin embargo, una gran parte de la humanidad sufre hambre y miseria y son muchedumbre los que no saben leer ni escribir”.[2]

Creyentes y no creyentes están generalmente de acuerdo en este punto: todos los bienes de la tierra deben ordenarse en función del hombre, centro y cima de todos ellos” [3]del Capítulo 1 “La Dignidad de la Persona Humana”.

Es, pues, necesario que se facilite al hombre todo lo que éste necesita para vivir una vida verdaderamente humana, como son el alimento, el vestido, la vivienda, el derecho a la libre elección de estado ya fundar una familia, a la educación, al trabajo, a la buena fama, al respeto, a una adecuada información, a obrar de acuerdo con la norma recta de su conciencia, a la protección de la vida privada y a la justa libertad también en materia religiosa. El orden social, pues, y su progresivo desarrollo deben en todo momento subordinarse al bien de la persona…[4]

Monseñor Brunero Gherardini, decano emérito de la Facultad de Teología de la Pontificia Universidad de Letrán, criticó duramente “Gaudium et spes” por su enfoque fundamentalmente antropocéntrico, ambigua y descuidada teología en su obra de 2012, Vaticano II: En las raíces de un equívoco, escrito en italiano. “El documento completo es una secuela de proclamaciones impactantes, cuyo gran número hace que la ejemplificación sea una elección difícil“, escribió Gherardini, quien trabajó en la Sagrada Congregación de Seminarios durante el Concilio.

Gherardini concluyó advirtiendo sobre una relación excesivamente íntima entre el Catolicismo y el mundo: “Las fronteras se han acercado tanto y hasta tal punto, que se han soldado. Lo que la Iglesia dice y hace, dice y lo hace por el mundo; y lo que el mundo está haciendo en su camino hacia el progreso, es en beneficio de la Iglesia“.

El Papa Pablo VI amplió el enfoque de “Gaudium et spes” en su encíclica “Populorum Progresio”, que anunció la formación del Consejo Pontificio para la Justicia y la Paz y solidificó el compromiso del Vaticano con el desarrollo material de las naciones más pobres a través de la cooperación internacional. Pero la encíclica abordó más que la logística inmediata.

Es un humanismo pleno el que hay que promover”, indica. “¿Qué quiere decir esto sino el desarrollo integral de todo hombre y de todos los hombres?… No hay, pues, más que un humanismo verdadero que se abre al Absoluto en el reconocimiento de una vocación que da la idea verdadera de la vida humana. Lejos de ser norma última de los valores, el hombre no se realiza a sí mismo si no es superándose.[5]

Alcanzar ese objetivo significaría usar agencias internacionales existentes, o crear otras nuevas con un poder general, para administrar el desarrollo económico y político del mundo.

Esta colaboración internacional a vocación mundial requiere unas instituciones que la preparen, la coordinen y la rijan hasta construir un orden jurídico universalmente reconocido”, dice la encíclica. “Nos alentamos las organizaciones que han puesto mano en esta colaboración para el desarrollo y deseamos que crezca su autoridad. [6]

El Papa Benedicto XVI llevó ese concepto a su conclusión lógica en otra encíclica, “Caritas in Veritate”, que abogó por otorgarle a las Naciones Unidas el poder para dirigir las políticas económicas tanto internacionales como nacionales:

“Ante el imparable aumento de la interdependencia mundial… se siente mucho la urgencia de la reforma tanto de la Organización de las Naciones Unidas como de la arquitectura económica y financiera internacional, para que se dé una concreción real al concepto de familia de naciones… Para gobernar la economía mundial… para lograr un oportuno desarme integral, la seguridad alimenticia y la paz, para garantizar la salvaguardia del ambiente y regular los flujos migratorios, urge la presencia de una verdadera Autoridad política mundial…”[7]

Esta autoridad, según la encíclica, debe “atenerse de manera concreta a los principios de subsidiaridad y de solidaridad, estar ordenada a la realización del bien común” y “ debe tener la facultad de hacer respetar sus propias decisiones a las diversas partes, así como las medidas de coordinación adoptadas en los diferentes foros internacionales. [8]

¿Cuál es el fin último de esta autoridad? Una economía global “dirigida” diseñada para “ofrece[r] la posibilidad de una gran redistribución de la riqueza a escala planetaria como nunca se ha visto antes [9],indica la encíclica, incluyendo “una redistribución planetaria de los recursos energéticos, de manera que también los países que no los tienen puedan acceder a ellos. [10]

Al promover tal Agencia, “Caritas in Veritate” redefine sutilmente el papel principal de la Iglesia Católica, desde proclamar el Evangelio hasta asegurar beneficios económicos para todos, o al menos, redefinir el Evangelio en términos materialistas. La encíclica de Benedicto cita a menudo “Populorum Progresio” y se refiere a las ideas de Pablo VI en esta declaración:

“[T]oda la Iglesia, en todo su ser y obrar… tiende a promover el desarrollo integral del hombre. Tiene un papel público que no se agota en sus actividades de asistencia o educación, sino que manifiesta toda su propia capacidad de servicio a la promoción del hombre y la fraternidad universal cuando puede contar con un régimen de libertad.” [11]

La encíclica de Benedicto incluso presume que el manejo económico global a través de una “verdadera autoridad política mundial” puede lograr al menos una armonía espiritual parcial:

“El compromiso por el bien común, cuando está inspirado por la caridad… forma parte de ese testimonio de la caridad divina que, actuando en el tiempo, prepara lo eterno. La acción del hombre sobre la tierra, cuando está inspirada y sustentada por la caridad, contribuye a la edificación de esa ciudad de Dios universal hacia la cual avanza la historia de la familia humana.” [12]

Así, “Caritas in Veritate” solidifica la transformación materialista de la identidad católica. El periodista católico independiente Lee Penn describió la magnitud de la encíclica:

“Caritas in Veritate debe verse como lo que es: un terremoto teológico y político. La Iglesia Católica Romana, que alguna vez fue guardiana de la tradición en todo el mundo, ahora quiere usar medios radicales (una “verdadera autoridad política mundial”) para su propio Fin. Es como si Benedicto quisiera poner una silla y montar una bestia salvaje, e imagina que él (y aquellos que creen como él lo hace) serán capaces de dirigir el curso de esa bestia feroz. La prudencia ordinaria – incluso sin hacer referencia al nefasto simbolismo de Apocalipsis 17: 3-18 – debería haber advertido al Vaticano contra tal locura. Los europeos ya han intentado utilizar medios radicales para apoyar los objetivos conservadores, los resultados de ese experimento del siglo 20 en Italia, Portugal, Alemania, España y Francia Vichy están escritos en letras de sangre y fuego.

Buscar un gobierno mundial que esté gobernado y limitado por la ley natural y la tradición Cristiana es similar a buscar agua seca o círculos cuadrados. Lord Acton, un historiador Católico en el siglo XIX en Inglaterra, advirtió que el Vaticano debería haber escuchado: que ‘El Poder tiende a corromper y el poder absoluto corrompe absolutamente. Los grandes hombres son casi siempre malos, incluso cuando ejercen influencia y no autoridad: aún más cuando se supera la tendencia o la certeza de la corrupción por parte de la autoridad’. En términos humanos, ningún poder puede ser más absoluto que el de ‘gobernante del mundo’, y tal es el post que (a pesar de la invocación a la hoja de la higuera de ‘subsidiariedad’) Benedicto propone crear (todos los paréntesis en el original) “.

Pero, ¿cómo funcionan las ideas expresadas en “Gaudium et spes” y las dos encíclicas cuando se practican?

América Latina, con su larga historia de catolicismo y pobreza masiva, parece proporcionar el ambiente ideal. En 2010, el 39 por ciento de los católicos del mundo vivía en América Latina. Sin embargo, incluso como un contrapeso a la Teología de la Liberación, el modernismo económico del catolicismo no solo no resuelve problemas sociales difíciles de resolver, sino que contribuye a conversiones masivas a las denominaciones protestantes conservadoras, especialmente las pentecostales.

Una encuesta realizada por Pew Research Center en 2014 mostró que el 69 por ciento de los latinoamericanos se consideraban católicos, en comparación con el 92 por ciento en 1970. Mientras tanto, la proporción de protestantes aumentó del cuatro por ciento en 1970 al 19 por ciento en 2014. En 1970, el catolicismo reclamó al menos el 90 por ciento de la población en todos menos cinco de los 19 países encuestados. Sin embargo, en 2014, el porcentaje de católicos disminuyó en dos dígitos en todos los países menos uno, y 11 disminuyeron en más del 20 por ciento.

América Central reportó los descensos más dramáticos: 41 por ciento en Guatemala, 43 por ciento en Nicaragua y El Salvador, y 47 por ciento en Honduras – por mucho, el más grande de América Latina.

El autor católico Leon Podles, después de leer “Jesús y la Pandilla: La Violencia Juvenil y El Cristianismo en la Honduras Urbana” de Jon Wolseth, ofreció estas razones para el declive masivo:

“El Catolicismo progresivo enfatiza la comunidad y la solidaridad con los pobres y culpa a los pobres de las desigualdades estructurales, especialmente la opresión económica. Los grupos de jóvenes católicos en el barrio siguen este análisis e intentan identificarse con los pobres. Pero temen identificarse con los pobres, pobres que son miembros de pandillas. Los jóvenes católicos culpan al gansterismo de las desigualdades sociales, pero no explican por qué ellos mismos no han seguido el camino de los gánsteres.

“Los pentecostales establecieron una dura dicotomía entre el mundo gobernado por Satanás y la iglesia gobernada por Cristo. Los jóvenes que quieren renunciar a la vida destructiva y autodestructiva de las pandillas pueden tener una experiencia de conversión y dedicarse a una nueva vida, rechazando totalmente la anterior y separándose de ella. Tienen que cambiar sus vidas para convencer tanto a la iglesia como a sus viejas pandillas de que son Cristianos. Si un hombre deja una pandilla, la pandilla lo mata, a menos que se convierta en Cristiano. Las pandillas generalmente dejan solos a los antiguos miembros de pandillas si los ex miembros demuestran que sus vidas realmente han cambiado.

“Los católicos, con su retórica de solidaridad, no les ofrecen a los pandilleros la oportunidad de una ruptura limpia que los Pentecostales ofrecen. Los católicos culpan a la sociedad por los problemas individuales; los Pentecostales hacen hincapié en la responsabilidad individual”.

No solo los miembros de pandillas enfrentan la demanda de responsabilidad personal.

Como un Bautista que viajó a Guatemala en cuatro viajes misioneros, puedo decirle que hay una razón por la cual las iglesias evangélicas están creciendo porque toman en serio el alcoholismo (que es un gran problema en las comunidades mayas)“, escribió Ryan Booth al blog de Rod Dreher. en The American Conservative en 2013. “Si bien las actitudes de los Bautistas en Estados Unidos hacia el alcohol continúan relajándose, los bautistas en América Latina no beben en absoluto“.

Un brasileño llamado Alat explicó el atractivo de los evangélicos en el blog de Dreher:

“Son muy, muy estrictos moralmente, por eso crecen tan rápido en las áreas más pobres: dan orden a la vida desordenada de los muy pobres, que vienen de generaciones de pobreza y hogares rotos y nunca han sabido vivir de otra forma. Ellos toman una gran parte de los escasos ingresos de los pobres en diezmos y ‘regalos’ … y aun así los pobres estarán mejor en estas iglesias, porque la orden que da la iglesia, al igual que un campamento de entrenamiento militar, les ayuda a planificar para el futuro, educarse a sí mismos, no caer en las drogas, no tener hijos múltiples fuera del matrimonio, etc.

“Y esto no es solo hacia adentro. Los políticos elegidos por los evangélicos están a la vanguardia de la resistencia al ‘matrimonio’ ​​homosexual, al aborto, y la mayor parte de la agenda de la guerra cultural de la izquierda. En mi propio país, el aborto se habría legalizado Hace algunos años, si no fuera por la resistencia organizada por los predicadores políticos evangélicos en casi todas las partes – una pelea en la cual, por cierto, la jerarquía Católica estaba en completo silencio. (énfasis agregado) Si la Iglesia se retira de estos asuntos, el tirón de las iglesias Evangélicas Protestantes solo AUMENTARÁ en toda América Latina (mayúsculas en el original) “.

Alat concluyó con una declaración que representa, sino el epitafio del catolicismo latinoamericano, una acusación al modernismo económico del catolicismo.

“En resumen”, escribió Alat, “como decimos aquí, cuando” la Iglesia eligió a los pobres, los pobres eligieron a los protestantes “. ”

¡Pero no se preocupen, la Iglesia está aprendiendo de ellos! (Heinrich Bedford-Strohm y Reinhard Kardinal Marx).

Joseph D’Hippolito

(Traducido por: Gabriel Ramírez/Adellante la Fe. Artículo original)

[1] http://www.vatican.va/archive/hist_councils/ii_vatican_council/documents/vat-ii_const_19651207_gaudium-et-spes_sp.html

[2] http://www.vatican.va/archive/hist_councils/ii_vatican_council/documents/vat-ii_const_19651207_gaudium-et-spes_sp.html

[3] http://www.vatican.va/archive/hist_councils/ii_vatican_council/documents/vat-ii_const_19651207_gaudium-et-spes_sp.html

[4] http://www.vatican.va/archive/hist_councils/ii_vatican_council/documents/vat-ii_const_19651207_gaudium-et-spes_sp.html

[5] http://w2.vatican.va/content/paul-vi/es/encyclicals/documents/hf_p-vi_enc_26031967_populorum.html

[6] http://w2.vatican.va/content/paul-vi/es/encyclicals/documents/hf_p-vi_enc_26031967_populorum.html

[7] http://w2.vatican.va/content/benedict-xvi/es/encyclicals/documents/hf_ben-xvi_enc_20090629_caritas-in-veritate.html

[8] http://w2.vatican.va/content/benedict-xvi/es/encyclicals/documents/hf_ben-xvi_enc_20090629_caritas-in-veritate.html

[9] http://w2.vatican.va/content/benedict-xvi/es/encyclicals/documents/hf_ben-xvi_enc_20090629_caritas-in-veritate.html

[10] http://w2.vatican.va/content/benedict-xvi/es/encyclicals/documents/hf_ben-xvi_enc_20090629_caritas-in-veritate.html

[11] http://w2.vatican.va/content/benedict-xvi/es/encyclicals/documents/hf_ben-xvi_enc_20090629_caritas-in-veritate.html

[12] http://w2.vatican.va/content/benedict-xvi/es/encyclicals/documents/hf_ben-xvi_enc_20090629_caritas-in-veritate.html

THE REMNANT

Edición en español de The Remnant, decano de la prensa católica en USA
Libro Recomendado
Recibe nuestras noticias por email