fbpx

La Inmaculada nos salva del naufragio en la fe

La novena de la Inmaculada que estamos viviendo en estos días nos prepara para una fiesta de la Iglesia de un valor indecible: el 8 de diciembre, preámbulo de la Santa Navidad. En días como los nuestros, donde los ideales femeninos se doblegan ante la ilógica dinámica de rebelión de las mujeres contra la naturaleza, desencadenando rivalidades, rencores y odios entre los dos sexos, el modelo mariano llega a nosotros como un bálsamo para las heridas y la gangrena de un tejido social ahora desvinculado de las espectaculares manifestaciones de amor y humildad de Aquella que fue concebida sin pecado para convertirse en la Inmaculada Madre de Dios.

«Bendita entre las mujeres; porque, como entre las mujeres, una fue maldecida y nos trajo el castigo, así otra mujer, María, fue bendecida y nos obtuvo la alegría y la salvación. Ahora una mujer se convirtió, por la gracia, en madre de los vivientes, como una mujer había sido, por naturaleza, madre de los moribundos… El cielo tiene temor de Dios, los ángeles tiemblan en su presencia, la criatura no puede sostenerlo, el mundo no puede contenerlo, pero una doncella lo acoge y le da la bienvenida y lo lleva como huésped en su seno; ahora con derecho, como recompensa por su obra maternal, ella solicita, obtiene paz para la tierra, gloria para el cielo, salvación para los perdidos, vida para los muertos, un nacimiento celestial para los hombres de la tierra, la unión de Dios también con la humanidad«(San Pedro Crisólogo, Sermones, 140).

La conducta ética de las mujeres, dentro y fuera del entorno familiar, deja en evidencia un malestar general de enormes proporciones, que la Iglesia pudo recuperar gracias a un justo restablecimiento de la colocación de la Inmaculada dentro del Cuerpo de la Iglesia. Pero se sabe, el feminismo es irreconciliable con el modelo mariano, por consiguiente, los pastores «no se atreven» a ir en contra de la ideología dominante que hace que la mujer sea partidaria de sí misma, en continua competencia y rivalidad con el hombre, exacerbando las relaciones sentimentales y sociales. Por lo tanto, la maldición de Eva se refleja en toda su intensidad en una época como la nuestra, donde muchas madres renuncian a serlo suprimiendo la vida de sus propias vidas o sofocando su naturaleza femenina para imitar los roles manuales y administrativos de los hombres, descuidando cada día más la primera célula de la convivencia social: la familia, donde los niños nacen y crecen en el amor y en las reglas, para convertirse en personas conscientes y maduras de su propia misión, proyectadas más allá del término de esta vida terrena.

Maldición de Eva, que se perpetuará hasta el final de los tiempos.

Bendición de María que llega cuando su maternal misión corredentora e intercesora le es reconocida con amor de hijos.

La Sagrada Familia fue el hogar de la Encarnación de Cristo y María Santísima se convirtió, desde el comienzo de su concepción, en la Madre designada del Nuevo Adán.

María Santísima y el Hijo Jesús siempre actúan juntos. «Si María es la Madre de Dios, Cristo debe ser literalmente Emmanuel, Dios con nosotros«, es lo que dice San Newman. «Es por eso que cuando llegaron los tiempos en que los espíritus malignos y los falsos profetas se hicieron más fuertes y audaces, y se abrieron un camino en el mismo cuerpo católico, entonces la Iglesia guiada por Dios no supo encontrar un medio más eficaz y seguro contra ellos que el uso de la palabra Deipara. Y cuando, por otra parte, volvieron a salir del reino de las tinieblas y en el siglo XVI conspiraron para destruir la fe cristiana, no encontraron una estratagema más segura para alcanzar su odioso propósito que envilecer y maldecir las prerrogativas de María; sabiendo bien que si hubieran llevado al mundo a deshonrar a la Madre, necesariamente le seguiría el deshonor del Hijo. La Iglesia y Satanás, afirma aún Newman, están de acuerdo en afirmar que el Hijo y Su Madre siempre van juntos «y la experiencia de tres siglos confirmó su convicción, porque los católicos que honraron a la Madre todavía adoran al Hijo, mientras que los protestantes, que ahora han dejado de confesar al Hijo, comenzaron deshonrando a la Madre«(J. H. Newman, Maria, editado por G. Velocci, Jaca Book, Milán 1993, p. 157).

La Iglesia postconciliar, protestantizada, que tiene como objetivo una ulterior mezcla de sí misma con otras religiones mundiales, más o menos tribales, ha perdido la imagen real de la Inmaculada para substituirla con una imagen falsa y festiva de la Virgen (ver al respecto, el trabajo de Monseñor Tonino Bello), Madre del único Salvador de la humanidad. Es por eso que la desacralización y la trivialización de la Madre de Dios, como consecuencia lógica, tiende a despojar al Sumo Sacerdote, Jesucristo, así como a sus ministros, como bien lo señala el Padre Serafino Lanzetta en su último libro, Secundum Cor Mariae. Ejercicios espirituales para sacerdotes (Cantagalli), de hecho: «La virginidad de María de alguna manera anticipa el celibato de Jesús y lo estructura. […] la Virgen pronuncia su Fiat a la Voluntad de Dios. María quiere ser toda de Dios y solo de Dios, como Jesús es todo el Padre y solo del Padre. […]» (p. 102). Así, la misma virginidad de María se convierte en la custodia perfecta del sacerdocio: «María moldea su celibato en su vientre con Jesús y con su continencia célibe también nuestro celibato. Una verdadera devoción a Nuestra Señora, por lo tanto, un amor puro a Ella, nos ayuda a vivir nuestro celibato como lo desea Jesús y vivido desde los tiempos apostólicos» (p. 104).

En una época en que todo lo que es un valor fundacional de la Iglesia, indicado por el Jefe de la Iglesia, Cristo, está siendo cuestionado, como el celibato sacerdotal, María Inmaculada se nos presenta como el arca predilecta del depósito de la Fe, donde se protege la inviolabilidad y la indisolubilidad del celibato de los sacerdotes. Es Ella, de hecho, como el Padre Lanzetta explica puntualmente, quien transforma al auténtico sacerdote en Jesús –Alter Christus-: «No en alguien que reza la Misa, sino que vive la Misa; no en alguien que simplemente perdona los pecados, sino que participa con su corazón y su cuerpo a lo que falta a los padecimientos de Cristo. María hace del sacerdote un nuevo Jesús para la Iglesia, para el mundo, para las almas a salvar» (p. 116).

Quien está bajo el manto de María Inmaculada no tiembla porque sabe que, a pesar de los ataques del demonio a la Iglesia de los hombres, la Iglesia triunfante ya está presente en el Reino de Dios. Hoy en día, hay mucho malestar entre todos los que han tratado de salvar el liberalismo en la Iglesia … no así entre aquellos que conocen el precio real que Cristo pagó por las almas y que solo en la tradición de aquello siempre ha sido y dicho en todo lugar se encuentra aún el arca de salvación. Newman se hizo católico gracias a los Padres de la Iglesia, a la liturgia de las iglesias católicas, a su arquitectura y decoraciones, en resumen, gracias a la Tradición de la Iglesia y al descubrimiento del carácter inmaculado de María Santísima.

La iconografía de los primeros siglos del cristianismo reproduce a menudo y con gusto a la Madre con el Divino Niño, no es «una invención moderna; por el contrario, está representada muchas veces, como todo visitante de Roma lo sabe, en las pinturas de las catacumbas». La Virgen se presenta con sus manos unidas en oración y el Niño bendiciendo en su regazo. «Ninguna representación«, continúa el Cardenal inglés, «expresa con mayor vigor la doctrina de la alta dignidad de la madre y, me gustaría añadir, de su poder sobre su hijo» (Ibíd., P. 99). Es este poder maternal, manifestado en los Evangelios en el primer milagro público de Jesús en las bodas de Caná, sobre el que es necesario detenerse en nuestros tiempos de confusión y desequilibrados: la acción mediadora entre Dios, que escucha con amor los deseos maternos y de los hombres es una característica. absolutamente privilegiada de la Santísima Virgen. Es necesario militar y ser paciente, precisamente como lo hacen los santos, de quienes la Inmaculada es Reina, siempre consciente del hecho de que lo esencial es considerarse en el mundo, pero no del mundo, y que la elección del lugar donde vivir, para el seguidor de Cristo es fundamental: ¿residir en la ciudad de Dios o en la ciudad del príncipe del mundo? En esta opción es necesario invocar e implorar la ayuda de la Virgen María, como lo hizo San Maximiliano Kolbe: «Oh María, concebida sin pecado, ruega por nosotros que recurrimos a ti y por cuantos a vos no recurren, especialmente por los enemigos de la santa Iglesia y por aquellos que te son recomendados«.

La fe en la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María se remonta a los inicios de la Iglesia, aunque el dogma sería definido el 8 de diciembre de 1854 por el Papa Pío IX. Tres años más tarde, en Lourdes la misma Virgen María, a la solicitud de Santa Bernadita que le preguntó quién era, Ella respondió: «Yo soy la Inmaculada Concepción«. No hay conversión sin el apoyo de Turris Eburnea y de Tota Pulchra, así como no hay presencia de Jesús sin la de la Reina de los Ángeles. Aferrándonos a Ella, no nos hundiremos, como, por el contrario, están naufragando en los errores y en los horrores aquellos que creyeron en la primavera conciliar de la Iglesia y hoy llevan a cabo sus bestiarios, como revela Marco Tosatti.1

Cor Jesu adveniat Regnum tuum. Adveniat para Mariam

1 Cfr. BESTIARIO. PALA D’ALTARE LGBT, CAMMINO D’AVVENTO CON FANTASMI. DA PAURA, por Marco Tosatti.

L’articolo La Inmaculada nos salva del naufragio en la fe proviene da Correspondencia romana | agencia de información.




Corrispondenza Romana
Corrispondenza Romanahttps://www.corrispondenzaromana.it/
«Correspondencia romana» (CR) es una agencia católica de información, cuyo director es el Prof. Roberto de Mattei, creada en 1980, que se publica regularmente todas las semanas desde noviembre de 1985. Desde entonces «Correspondencia romana» no ha cambiado su línea editorial y su concepción de la cultura, destacándose como un polo de referencia por la coherencia y la claridad de sus posiciones. El arco de noticias de CR abarca desde las temáticas religiosas hasta las políticas, culturales y las referentes a las costumbres, ofreciendo siempre una información documentada sobre los acontecimientos que permite emitir un juicio preciso y oportuno sobre los mismos. Su link ofrece una cuidadosa selección de lo que también es importante conocer en la Web.

Del mismo autor

Francisco: los homófobos “no tienen un corazón humano”

Lo ha dicho Su Santidad reunido con un artista de ‘varietés’...

Últimos Artículos