CORRISPONDENZA ROMANA

La red de “Zio Ted” y las conexiones inquietantes

El nuevo escándalo por abusos sexuales en la Iglesia Católica de los Estados Unidos (esta vez afecta a Pensilvania: son escalofriantes las descripciones contenidas en el informe de un jurado sobre trescientos sacerdotes, respecto a casos ocurridos desde 1940 a los días de hoy) está trayendo a la luz una serie impresionante de conexiones entre altos prelados.

En el documento figura repetidamente el Cardenal Donald Wuerl, ahora Arzobispo de Washington, considerado uno de los consejeros más cercanos al Papa Francisco. La acusación en su contra es de haber protegido a sacerdotes abusadores cuando era Obispo de Pittsburgh (1988 al 2006).

El informe se refiere a seis de las ocho diócesis de Pensilvania (las de Allentown, Erie, Greensburg, Harrisburg, Pittsburgh y Scranton) y se fundamenta en el testimonio de más de mil personas víctimas de abuso, aunque se cree que otros miles no han querido hablar de la propia experiencia: es la más grande investigación sobre abusos sexuales en la Iglesia Católica conducida por un ente del Gobierno Federal de los Estados Unidos.

Precisamente en estos días la Arquidiócesis de Washington canceló el portal web TheWuerlRecord.com, proyectado para defender al Cardenal y mostrar todo lo que hizo contra los abusos.

Habíamos creado el portal web con la mejor intención, para que sirviera de recurso y fuera útil a los medios de comunicación,”, explica Chieko Noguchi, portavoz de la Arquidiócesis de Washington, “sin embargo hemos escuchado las críticas y lo retiramos”.

El portal TheWuerlRecord.com ahora redirecciona a los visitantes a los comunicados de prensa de la Arquidiócesis, en los cuales el Cardenal se defiende de las acusaciones de varias formas, afirmando que durante su mandato en Pittsburgh, mientras crecía el conocimiento del fenómeno de los abusos, trabajó para introducir medidas de lucha más eficaces según las indicaciones dadas por la Conferencia Episcopal de los Estados Unidos y las obligaciones de información establecidas por el Estado de Pensylvania.

Pero en las 884 páginas del informe del gran jurado, Wuerl es citado más de doscientas veces y los miembros del Jurado sustentan que el Obispo, aún estando al par de las acusaciones contra los sacerdotes, les permitió continuar desarrollando el ministerio activo.

En el 2006 Wuerl reemplazó en Washington al Cardenal Theodore McCarrick, que en el último mes de julio presentó la renuncia como miembro del Colegio Cardenalicio (inmediatamente aceptada por el Papa) después de haber  sido reconocido culpable de repetidos abusos y acosos sexuales, también con respecto a estudiantes del seminario.

Precisamente a propósito de McCarrick (“Zio Ted”, como firmaba en las cartas dirigidas a sus víctimas), hay que señalar la creación de un nuevo sitio web (complicityclergy.com) que tiene el objetivo de mapear las relaciones del ex-Cardenal en la Iglesia de los Estados Unidos. A través de una presentación gráfica dinámica (http://complicitclergy.com/connections/) es posible visualizar la conexión entre McCarrick y otros exponentes de la Iglesia y eventualmente enviar observaciones y noticias para hacer aún más completo el cuadro.

El mapa causa impresión porque parece propiamente una tela de araña. En el centro naturalmente está McCarrick y a su alrededor aparecen las fotos y los nombres de los otros exponentes de la Iglesia Católica a él vinculados, desde Donald Wuerl a Monseñor Edward Hughes (Obispo de Metuchen), desde el Cardenal Blase Cupich (Arzobispo de Chicago) al Cardenal Joseph Tobin (Arzobispo de Newark), desde el Cardenal Kevin Farrell (actual Prefecto del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida después de haber sido Auxiliar de Washington y consagrado Obispo precisamente por McCarrick) hasta el Arzobispo John Myers (Emérito de Newark). No faltan los nombres de instituciones (universidades, colegios, seminarios) involucrados en varios casos.

Un “código del silencio” entre Obispos y Cardenales protegió mucho tiempo a McCarrick, dijo Michael Hichborn, portavoz del nuevo portal, y los fieles están hartos, porque no es creíble que todos lo supieran excepto quienes tenían que saberlo.

El portal quiere ser por lo tanto una primera contribución, por parte de los laicos católicos norteamericanos, para hacer una limpieza. De acuerdo con los promotores, precisamente a los laicos les toca de hecho un importante papel, dado que los clérigos no son confiables. A través del portal es también posible agregar el propio nombre a la lista de los firmantes de una petición (http://complicitclergy.com/petition/) que pide al Papa Francisco una acción decisiva. En el mismo momento en que se firma, una copia del texto, conjuntamente con el mensaje personal, es enviada por correo electrónico al Vaticano. Aldo Maria Valli

L’articolo La red de “Zio Ted” y las conexiones inquietantes proviene da Correspondencia romana | agencia de información.

Corrispondenza Romana

«Correspondencia romana» (CR) es una agencia católica de información, cuyo director es el Prof. Roberto de Mattei, creada en 1980, que se publica regularmente todas las semanas desde noviembre de 1985. Desde entonces «Correspondencia romana» no ha cambiado su línea editorial y su concepción de la cultura, destacándose como un polo de referencia por la coherencia y la claridad de sus posiciones. El arco de noticias de CR abarca desde las temáticas religiosas hasta las políticas, culturales y las referentes a las costumbres, ofreciendo siempre una información documentada sobre los acontecimientos que permite emitir un juicio preciso y oportuno sobre los mismos. Su link ofrece una cuidadosa selección de lo que también es importante conocer en la Web.
Recibe nuestras noticias por email