RORATE CÆLI

La vida espiritual, el silencio y la sagrada liturgia

“Pero cuando tú vayas a hacer oración, métete en tu habitación, y luego que hayas cerrado la puerta  haz oración a tu Padre que está allí en lo secreto; y tu Padre que mira en lo secreto te lo premiará” (Mateo 6: 6, RSV-2CE).

Estas palabras de nuestro Señor nos indican cómo orar. La oración que más agrada a nuestro Señor no es la que es ruidosa, ostentosa o incluso “visible” a través de palabras habladas. Más bien, es la oración que hacemos desde nuestros corazones, la oración silenciosa que viene directamente de nuestras almas. Nuestro Señor desea que nos entreguemos a Él a través de nuestra oración interior. Mientras que la oración vocal y mental proviene directamente de nuestro corazón, la plegaria más elevada, que debe ser normativa para todos, es la oración contemplativa: una unión entre Amado y Amante, una oración en la que el alma simplemente “es” con EL al que ama más.

¿Cómo podemos entrar en el tipo de oración en la que simplemente estamos con nuestro Señor? El mundo hace todo lo posible para distraernos de este tipo de oración, porque el diablo sabe que nos acerca más a nuestro Dios, el que nos ama infinitamente. El diablo llena nuestros días de actividad, distracción y ruido para que, cuando hagamos un movimiento hacia la oración, no podamos asentar nuestras mentes desde la constante cacofonía dentro de nuestra cabeza. En el momento en que tratamos de orar, el diablo llena nuestras mentes con pensamientos sobre nuestras tareas, qué debe hacerse aún, las pequeñas molestias del día, y la lista podría seguir y seguir. El diablo desprecia el silencio, porque él sabe que, a través del silencio, el alma encuentra a su Amante, que habla en voz baja y apacible.

Cultivar una vida orientada hacia el silencio y la contemplación es la forma en que podemos entrar en la “habitación secreta” de nuestra alma y morar con nuestro Señor. Esto también es muy difícil, dadas las muchas distracciones que enfrentan los que viven en el mundo secular en el día a día. Por lo tanto, la vida consagrada y contemplativa es la vocación más elevada y el camino más seguro al Cielo, porque el alma se entrega totalmente a Dios con un corazón indiviso, y pasa todo el día en oración (1 Cor 7: 34b).

Si bien puede parecer obvio, para aprender a orar, debemos de hecho orar. Podemos leer muchos libros sobre la oración, la vida espiritual y la teología, y aún así no rezar ni tener una vida espiritual robusta. Solo cuando entramos por completo a la oración y nos abandonamos a Dios, podemos encontrar verdaderamente a Aquel que nos ama completamente. Él nos está esperando en el Tabernáculo; Él está esperando que nosotros vengamos a vivir con Él en silencio. Para cultivar una vida contemplativa mientras aún vivimos en el mundo, lo mejor que podamos y por la gracia de Dios, debemos entrar en oración durante todo el día, incluso si no podemos arrodillarnos ante el Tabernáculo cada vez. De esta forma, períodos más largos de oración no parecerán tan difíciles; quizás incluso esperamos y anticipamos esos momentos en que podamos orar por un período de tiempo más largo.

Si pensamos que podemos rezar solo un poco cada día, y luego dedicar una hora o más a la oración al mismo tiempo, entonces estamos tristemente equivocados. La oración debe ser un hábito, dado por la gracia de Dios, lo que significa que debemos orar durante el día y durante un tiempo más prolongado cuando tengamos la oportunidad.

Desarrollar nuestra vida interior y espiritual no puede separarse de la Sagrada Liturgia de la Iglesia. A pesar de que la Liturgia es el culto público de la Iglesia a Dios, aún puede enseñarnos a orar y ayudarnos a cultivar la vida interior. Así, cuando el Santo Sacrificio de la Misa se celebra de una manera banal, antropocéntrica, con ruido y distracciones innecesarias, esto no solo afecta cómo los fieles entienden la Eucaristía, sino también cómo oran. La liturgia no debe estar marcada por balbuceos, como los paganos, sino que debe estar llena de silencio reverencial (Mateo 6: 7). Una liturgia que no ofrece un verdadero silencio no puede enseñar a los fieles cómo orar.

Estos silencios no deben ser artificiales ni arbitrarios, sino intrínsecos al rito litúrgico mismo, que se ve muy claramente en la liturgia romana de 1962. Debe notarse que, en el comentario de Santo Tomás de Aquino sobre Mateo 6: 6, él escribe que nuestro Señor no se está refiriendo a la oración pública, sino solo a la oración privada (n. ° 757). No obstante, aún podemos aprender a ejercitar nuestra oración privada debido a la influencia de la Sagrada Liturgia. Si la oración pública de la Iglesia está llena de ruido constante, ¿cómo pueden los fieles no modelar su vida espiritual a partir de ese mismo tipo de oración?

Como leemos en Sinu Jesu, “Cuando instituí el Sacramento de Mi Cuerpo y Sangre, lo hice no solo para unir más íntimamente a todos los miembros de Mi Cuerpo a Mí que soy su Cabeza; Lo hice no solo para alimentarlos y darles de beber para toda la vida; Lo hice también para permanecer presente, cercano y siempre disponible para aquellos que buscarían Mi amistad divina, adorándome a Mí verdaderamente presente en el Sacramento de Mi amor “(p.58). Estamos invitados a la amistad con nuestro Señor en la Eucaristía, que experimentamos en la Sagrada Liturgia. Esta amistad se lleva a nuestras vidas de oración privada, especialmente Adoración Eucarística. Cuando adoramos a nuestro Señor en silencio, tenemos la oportunidad de entrar en oración contemplativa y, por lo tanto, íntima unión con Él. Esto es lo que Él más desea, que debemos adorar Su Corazón Eucarístico y permanecer con Él en respuesta a Sus gracias.

Esta vida profunda, contemplativa e interior es lo que nuestro Señor más desea, pero lo que el mundo entiende menos. Cuando cultivamos la vida interior a través de la oración silenciosa, la Adoración Eucarística y la morada en el silencio de la Sagrada Liturgia, vivimos verdaderamente de forma contracultural. Al entrar en esta temporada después de Pentecostés, renovémonos en la búsqueda de la vida interior, pidiéndole a nuestro Señor las gracias para habitar con Él en contemplación y adoración en silencio, entrando en nuestras “habitaciones interiores” para escuchar Su voz suave y apacible. (1 Reyes 19: 11-13).

Veronica A. Arntz

(Traducción: Rocío Salas. Artículo original)

RORATE CÆLI

Edición en español del prestigioso blog tradicionalista internacional RORATE CÆLI especializado en noticias y opinión católica. Por política editorial no se permiten comentarios en los artículos
Libro Recomendado
Recibe nuestras noticias por email