THE REMNANT

“Lectio Magistralis” del cardenal Burke: centrado en la importancia de la liturgia

La reciente “lectio magistralis” dada por el cardenal Raymond Burke en L’Aquila el 24 de marzo de 2018, mostró una oportunidad extraordinaria para profundizar la doctrina católica sobre cuestiones fundamentales, con especial referencia a la Sagrada Liturgia como la más alta expresión de la vida cristiana. Partiendo de, y basada en su experiencia personal, la conferencia del Cardenal se refirió también a otros temas de especial relevancia en la vida eclesial y social actual: formación del clero, secularización y relativismo ético, familia, bioética y educación juvenil.

Su conferencia, ampliamente basada en su libro reciente “Un cardinale nel cuore della Chiesa” (Un cardenal en el corazón de la Iglesia), fue organizada por la división local de la Sagrada Orden Militar Constantiniana de San Jorge para Abruzzo y Molise, y la Fundación Giuseppe Sciacca en la persona de su presidente profesor Don Bruno Lima (el cardenal Burke es también su presidente honorario) en conjunto con la asociación “Missa Est“, un grupo local para la celebración de la liturgia tradicional latina. Missa Est es miembro del CNSP (Coordinamento Nazionale del Summorum Pontificum, Coordinación Nacional de Summorum Pontificum), una federación libre en asociaciones laicas y religiosas italianas que en sus áreas están involucradas de diversas maneras en la aplicación del motu proprio Summorum Pontificum de Benedicto XVI y la nota interpretativa relacionada Universae Ecclesiae of 2011. A su vez, el CNSP es parte de CISP – Coetus Internationalis Summorum Pontificu, la organización internacional que supervisa la peregrinación anual de acción de gracias anual a Roma para celebrar el Motu Proprio del Papa emérito Benedicto XVI, quien con esta Carta apostólica de 2007 destinada a liberalizar la celebración del tradicional rito romano de la misa anterior al Vaticano II.

La conferencia tuvo lugar en la Sala Rivera del Palazzo Fibbioni, uno de los palacios más majestuosos de L’Aquila, que actualmente alberga también las oficinas del Ayuntamiento, en presencia de un público abarrotado de representantes locales de la comunidad civil, militar y autoridades religiosas, incluido el jefe de la arquidiócesis de L’Aquila, el arzobispo Giuseppe Petrocchi.

Como explicó Don Bruno Lima en su introducción, el evento fue motivado esencialmente por la intención de presentar también en L’Aquila el libro escrito por Su Eminencia, cuya conferencia se basa en gran medida en su contenido. Un contenido cuya esencia es que la renovación y reforma de la sagrada liturgia no se produce por la ruptura con el pasado, ni a través de la revolución, sino en continuidad con el pasado, mediante el respeto a la belleza sublime de la Sagrada Liturgia celebrada ininterrumpidamente a lo largo de siglos cristianos.

En palabras del prelado principal, los textos del Vaticano II fueron utilizados arbitrariamente por algunos eclesiásticos como una herramienta para comenzar a mellar la inmensa herencia espiritual acumulada por la Iglesia durante casi dos milenios. “Fue sobre todo la sagrada liturgia que sufre las desastrosas consecuencias de tal actitud que detrás de un aparente deseo de bien, en realidad ocultaba propósitos reprensibles”, observó el cardenal. “Desde entonces se introdujo una práctica cada vez más frecuente de abusos de todo tipo”, que en vano trataron de corregir los siguientes pontífices supremos.

La cuestión litúrgica juega sin duda un papel central en el contexto de los problemas que estamos tratando aquí, prosiguió, precisamente porque la sagrada liturgia constituye la acción más elevada y más perfecta que el hombre debe realizar en la tierra, prefigurando esa adoración incesante hacia el creador supremo y el Señor omnipotente que solo en la felicidad de la eternidad se realiza perfecta e incesantemente. “A través de la sagrada liturgia, el cielo verdaderamente se encuentra con la tierra y se presenta la liturgia eterna del matrimonio del Cordero de Dios”.

Si la liturgia sagrada constituye la acción más alta y más perfecta para la humanidad en la tierra, el motu proprio Sumourum Pontificum promulgado por Benedicto XVI el 7 de julio de 2007 permitió la reapropiación del gran tesoro litúrgico milenario de la Iglesia, contribuyendo así a abordar correctamente la interpretación e implementación de los ritos sagrados y la comprensión de su significado correcto.

“La plena uniformidad litúrgica en la Iglesia latina se produjo solo con el misal de San Pío V”, afirmó el prelado. “Constituye el punto de llegada de un largo viaje iniciado con el mismo Jesús en el cenáculo y en el Calvario. A través de los apóstoles y sus sucesores a lo largo de los siglos ha llegado hasta nuestros días. La veneración del texto del misal romano y especialmente del texto del canon romano, por ejemplo, se ha manifestado desde el comienzo del siglo XIX hasta la época del Vaticano II con un largo debate sobre la posibilidad de agregar el nombre de San José al canon”. Por fuerte que haya sido la devoción a San José, “nadie, ni siquiera el mismo Papa pensó que podía cambiar el texto del misal romano, y especialmente el canon romano”.

No hay normas rituales precisas sobre la celebración eucarística en las Sagradas Escrituras, excepto las disposiciones bien conocidas de San Pablo en la primera carta a los Corintios. “Probablemente, como se puede ver en los textos de San Leo, San Clemente, San Justino y el Papa Sixto V, el mismo Jesús en los 40 días de permanencia con los apóstoles después de su resurrección y antes de Su ascensión debe haber dado las normas fundamentales del liturgia”, que luego los apóstoles difundieron como fundadores de algunas de las primeras Iglesias particulares. “Ya en la era apostólica es interesante notar la claridad de las normas rituales fundamentales, como aprendemos de algunos testigos de importancia primordial, primera carta del Papa San Clemente a los Corintios, San Ireneo de Lyon, que fueron discípulos de un apóstol o alguno de sus sucesores inmediatos. Estas fuentes se deben considerar como parte integral de la tradición”, afirmó el Cardenal Burke.

Los grandes padres y escritores cristianos, Tertuliano, San Cipriano, San Jerónimo, San Basilio el Grande y Eusebio de Cesarea recordaron a menudo el origen apostólico de varias ceremonias y símbolos de la Santa Misa, señaló, por ejemplo, lo esencial del canon del rito de comunión.

“Los apóstoles fijaron los aspectos más destacados del rito, que luego sufrieron varios y grandes desarrollos a partir del siglo IV, de la paz de Constantino, 313 DC”, dijo. “Un punto de inflexión importante es el sacramental gregoriano que esencialmente ha fijado el rito de la Misa tal como se ha mantenido. La uniformidad litúrgica que se alcanzó con la reforma de San Pío V fue un largo viaje iniciado muy lentamente en la época de San Gregorio VII que en su sacramental señala que había seguido el criterio de volver a conectarse siempre con los usos apostólicos y aquellos de los santos padres”.

Al final, concluyó su conferencia con una nota de esperanza, para que “la Iglesia sea cada vez más fiel a su identidad como la esposa de Cristo, en su enseñanza, en su adoración, en su oración y devoción, y en su vida moral”.

Alberto Carosa | Reportero de Roma

(Traducción: Rocío Salas. Artículo original

THE REMNANT

Edición en español de The Remnant, decano de la prensa católica en USA
Recibe nuestras noticias por email