Recientemente, el padre Anthony Cekada dio a conocer un vídeo titulado: “¿Por qué los tradicionalistas le tienen miedo al sedevacantismo?”. El vídeo es una respuesta al libro que será publicado próximamente por John Salza y Robert Siscoe: Verdadero o falso Papa. Curiosamente, en lugar de demostrar que los tradicionalistas temen al sedevacantismo, las observaciones del padre Cekada sugieren que él teme las críticas al sedevacantismo de los tradicionalistas.

En lugar de responder a los argumentos y establecer las distinciones necesarias, el padre Cekada recurre a ataques y simplificaciones hacia las personas más que a su posición.

El primer signo de temor del padre Cekada es la sincronización del vídeo. Como el padre admite en los primeros minutos de la filmación, ni siquiera ha leído el nuevo libro de Salza y Siscoe, ni podría haberlo hecho, ya que la obra no había sido publicada aun en el momento en que se hizo la grabación. ¿Por qué el padre Cekada sentiría la necesidad de atacar un libro que ni siquiera ha leído (¿más allá de ser un prólogo publicado en línea?) ¿Debe lanzar este ataque preventivo porque teme a un texto desconocido que en realidad podría refutar su posición?

Las dos únicas críticas del padre Cekada al libro (como es lógico, sólo tiene dos ya que en realidad no lo ha leído) son la longitud de información y el uso de un lenguaje hiperbólico en la contraportada. En cuanto a la primera, lo que puedo decir después de haber revisado una copia anticipada del libro es que ciertamente es bastante largo, pero porque es un libro muy completo. Los autores no sólo dedican un espacio significativo en la obra a explicar y refutar los argumentos de la opinión sedevacantista en general, sino que presentan información importante sobre las posiciones teológicas de algunos de los más grandes teólogos de la historia de la Iglesia que han discutido la posibilidad de un Papa herético, especialmente Francisco Suárez y san Roberto Belarmino. Los autores presentan evidencia de estos escritos que, hasta donde sé, no han sido analizados en los debates sobre este tema en las últimas décadas.

Como mínimo este nuevo libro hace el servicio de presentar nueva información histórica para la discusión. En mi opinión, una profundidad que carece del argumento trillado de la investigación, es más de temer que un argumento bien investigado y documentado, aunque este último puede ser un poco intimidante para las audiencias modernas emborrachadas con los audios de 30 segundos o el límite de 140 caracteres de Twitter.

En cuanto al segundo punto, estoy de acuerdo en que parte de la colorida descripción de la opinión sedevacantista en la contraportada del libro puede ser un poco exagerada en el tono. Sin embargo, este estilo no es raro en las portadas de libros. Es importante destacar que, a pesar de que utilizan un lenguaje más fuerte sobre el argumento sedevacantista, los autores de ninguna manera insultan o atacan personalmente a las personas que mantienen la opinión sedevacantista.

Por desgracia, el padre Cekada no propone, sino que ataca y calumnia a los personajes tradicionalistas en su vídeo. Lo más espantoso, es que el padre Cekada ataca a la Fraternidad de San Pío X y a su Excelencia Monseñor Fellay en particular, con el argumento de que ellos rechazan la opinión sedevacantista, porque es más lucrativo. Argumenta que hay más dinero que se puede generar en lo que él llama la posición de R&R (Reconocer y Resistir) ya que es más popular y aceptable para el público que realiza las donaciones. Él hace estas afirmaciones infundadas mientras muestra fotos del obispo Fellay y el nuevo seminario FSSPX en construcción en Virginia. Aunque la calumnia del enriquecimiento es más transversal en relación con el fallecido arzobispo Marcel Lefebvre, el vídeo todavía se implica más sobre las preocupaciones financieras que impulsan el pensamiento del arzobispo. El padre Cekada ataca más al prelado, sugiriendo su rechazo de la opinión sedevacantista, debido a un galicanismo cerrado, albergado por el fallecido arzobispo.

En cualquier caso, la afirmación del padre Cekada de que la FSSPX rechaza el sedevacantismo por respeto humano, porque la posición tradicionalista es vista como menos extrema, carece de fundamento en realidad. Ya se trate de los adscritos a la Iglesia conciliar o laicistas, no se reconoce tal distinción. Ambos los tradicionalistas y sedevacantistas son tratados como si estuvieran más allá de los límites entre los extremistas, por la “corriente principal”. En la capilla de mi propia comunidad FSSPX, sé de una señora que fue despedida como profesora en una escuela diocesana simplemente por asistir a una misa en la capilla de la FSSPX. Esto en cuanto a la acogedora aceptación de la posición de la FSSPX en contraste con el sedevacantismo. El padre simplemente debería reconocer que cualquier persona demasiado preocupada con el respeto humano, no sería ni tradicionalista ni sedevacantista.

Además de la Fraternidad San Pío X, el padre Cekada ha calumniado al padre Nicholas Gruner, al suponer también una motivación financiera detrás de su apostolado de toda la vida, al cual el padre Cekada se refiere con una frase despectiva: “la Industria de Fátima”. Sé por experiencia personal, que el padre Gruner vivió en los alojamientos más sencillos y humildes. Se aseguró cuidadosamente y con certeza de que las donaciones realizadas al Centro de Fátima se utilizaran para dar a conocer el mensaje de que debemos arrepentirnos, comunicado por Nuestra Señora de Fátima, que desestima el padre Cekada. Contrariamente a la sugerencia del padre Cekada, ni Christopher Ferrara, ni el padre Gruner desestimaron el sedevacantismo sobre la base del Tercer Secreto de Fátima. Ellos, especialmente el padre Gruner, dieron la debida consideración a esta opinión.

Los señores Salza y Siscoe han escrito cientos de páginas donde se dedican a tratar sobre los problemas, en lugar de evitar los argumentos con frases trilladas pero pegadizas como en el vídeo del padre Cekada. Al igual que el arzobispo, a quien he oído hablar de este tema en una grabación de una conferencia dada en inglés en la década de 1970, el padre Gruner no descartó la posibilidad de que Pablo VI u otros Papas postconciliares, algún día serían juzgados como antipapas falsos. ¿Es esto posible? Tanto el arzobispo como el padre Gruner reconocieron la posibilidad teórica, pero a diferencia del padre Cekada, reconocieron que un solo sacerdote o incluso el arzobispo no eran competentes para declarar definitivamente a un hombre de ser un antipapa y exigir obediencia a tal juicio privado. El arzobispo y el padre Gruner reconocieron humildemente la posibilidad, dejando el asunto a las autoridades competentes y simplemente siguieron orando y creyendo como la Iglesia siempre ha hecho.

En cuanto a los dos intentos de argumento que el padre Cekada presenta en el vídeo, vemos que tergiversan lo que figuras como el arzobispo, monseñor Fellay, el padre Gruner, y los Sres. Salza y Siscoe han dicho. Ellos no dicen, que sólo una declaración estampada con la infalibilidad debe ser obedecida. Ellos han mantenido constantemente que sólo un ejercicio legítimo de la autoridad debe ser obedecido, que la declaración no es más que un principio católico perenne.

Partiendo de la premisa de que toda autoridad viene de Dios, la teología católica y la filosofía siempre han sostenido que el carácter vinculante de un mandato, no viene del agente humano que la pronuncia, sino únicamente de la autoridad de Dios. Como explica santo Tomás, el mandato de un hombre a cargo de un puesto con autoridad, se vincula sólo en la medida en que este mandato se ajusta a la ley natural y divina. Cuando ese hombre, sea un Papa, rey o presidente, emita un mandato contrario a la ley superior a la que no se une en conciencia y sí obliga a la violación de la ley superior, debe ser rechazado.

Por lo tanto, un mandato para utilizar el Novus Ordo que ofende tanto a la ley natural y divina, no se une en conciencia no porque carece de un sello de la infalibilidad, sino porque no participa en la autoridad soberana de Dios. Este es el principio de la desobediencia a mandatos legítimamente injustos.

En segundo lugar, el padre Cekada ridiculiza la analogía del “Padre malo”. Como bien sabe el padre Cekada, las analogías nunca son perfectas, pero son meramente ilustrativas, ya que son analógicas y no unívocas. La analogía no es más que la intención de ilustrar un corolario del principio que se ha definido anteriormente. Cuando un hombre con autoridad emite un mandato ilegítimo, este carece de la calidad de la autoridad que requiere para su obediencia, pero el hecho de tratar de obligar en conciencia errónea no supone en sí mismo, deponer al hombre del cargo, ya que pudiendo ser corregido, puede resultar en mandatos que requieran obediencia. Es cierto que hay muchas diferencias entre un padre y un Papa, pero la analogía no es más que la intención de ilustrar el principio.

Más que tradicionalistas temiendo al sedevacantismo, parece que los que tienen esa opinión, más bien le temen a la complejidad de la crisis que Dios ha permitido para el sufrimiento de Su Iglesia. En lugar de la ardua tarea de buscar entre la confusión que ha sido salir del Vaticano y cancillerías durante décadas y la aplicación de ciertos principios católicos para hacer distinciones apropiadas entre órdenes legítimas y las que carecen de autoridad, la opinión sedevacantista propone un simple color negro seductor y una solución blanca que evite este difícil trabajo de discernimiento.

Como católicos conciliares que irreflexivamente aceptan todo lo que sale de la oficina de prensa del Vaticano, los sedevacantistas toman un enfoque análogo de rechazo total. En diferentes formas ambos, evitan el camino más arduo.

Los tradicionalistas, que se aferran al principio de discernimiento no tienen nada que temer. Si Jorge Bergoglio es el Vicario de Cristo, van a rendir obediencia cuando sea necesario, si legítimamente ordena lo que está en armonía con la ley superior, y además van a retener la obediencia cuando excede su autoridad. Por lo tanto, no serán llevados a acciones erróneas.

Si algún día aprendemos de la Iglesia que él no era un Papa legítimo, entonces todavía no tendremos algo que temer. Habremos únicamente guardado los mandamientos que son consistentes con la ley divina y natural, y habremos hecho más que un error de juicio objetivo. Habremos reconocido a un hombre que ha sido aceptado como el Papa de los católicos en todo el mundo.

Sabemos por el Gran Cisma, que simplemente estar equivocado acerca de esta cuestión de hecho en el contexto de estos tiempos confusos, no separan a uno de la Iglesia de Roma. Algunos santos canonizados se equivocaron en su evaluación sobre quién era el Papa legítimo. Por lo tanto, no tenemos nada que temer si algún día la Iglesia juzga que uno o más de los hombres de la era post conciliar no eran Papas legítimos. Nos habremos aferrado a las verdades de la fe y habremos rechazado cualquier mandato contrario a la ley divina o natural, y nos habremos mostrado a nosotros mismos dispuestos a someternos a la autoridad legítima. Sin embargo, como veremos, mientras más se prolongue la crisis en la Iglesia, será menos factible la opinión de que todos y cada hombre desde 1958, han sido antipapas (aunque tal vez uno u otro podrían haberlo sido).

Al contrario, son los que mantienen la opinión sedevacantista, quiénes deberían temer si la posición que defienden es la verdadera o no. Si fuera cierto que ningún Papa ha reinado desde Juan XXIII, entonces no hay cardenales válidos, y no hay clero romano (por definición, no hay un obispo válidamente y legítimamente ordenado que los ordene la Iglesia romana), entonces la Iglesia en su esencia natural habría desertado. No habría ningún método para la continuidad de la Iglesia romana o la elección de un nuevo Papa.

La opinión sedevacantista, era más plausible a principios de 1970 cuando había cardenales preconciliares que podrían restaurar el papado (o por lo menos un clero romano para elegir a un Papa de acuerdo con la práctica anterior). Cuanto más continúe la crisis, es menos posible que la opinión sedevacantista, de que ninguno de los Papas desde 1958 ha ocupado el cargo, porque los métodos válidos para la Constitución de la Iglesia sobre la elección papal válida, se vuelven imposibles de lograr.

El padre Cekada esencialmente, me admitió en un correo electrónico hace varios años, que los de opinión sedevacantista, no tienen una respuesta real a la preservación de la indefectibilidad de la Iglesia. A lo más que podría llegar, era a una afirmación de Deus ex Machina para que Dios de alguna manera explicable pudiera dar a la Iglesia un Papa. Sin embargo, en 2000 años de historia de la Iglesia, esto es una completa novedad. Incluso en la hora más oscura del Gran Cisma y la cautividad de Babilonia, las estructuras esenciales de la Iglesia se mantuvieron intactas.

Dios ciertamente no está obligado absolutamente por las estructuras de la Iglesia que Él creó (como Él no estaba obligado a transmitir los méritos de la redención a través de una Iglesia) aún después de haber elegido las estructuras de la Iglesia, Él no permitiría que esas estructuras desaparecieran a través de un lapso completo de una jerarquía durante tanto tiempo y que los medios de su propia conservación se extinguieran. La Iglesia es una sociedad perfecta y como tal siempre debe ser autosuficiente en la consecución de su fin perfecto.

En lugar de temer el mal uso de la autoridad de Dios que requiere temas para aplicar los principios de la ley superior, los que mantienen la opinión sedevacantista, deben temer que con cada año que pasa implícitamente niegan la indefectibilidad de la Iglesia.

Brian McCall

[Traducción de Cecilia González Paredes. Artículo original]