HEMOS VISTO

Monseñor Pozzo: la FSSPX no es cismática ni está excomulgada

Al término de una conferencia dada en el mes de julio, en Polonia, por Monseñor Pozzo (Comisión Pontificia “Ecclesia Dei”), éste último respondió algunas preguntas de los presentes. A partir de éstas, el Padre Jean-Michel Gleize, de la FSSPX, elaboró el siguiente análisis.

La situación actual de la Fraternidad San Pío X en la Iglesia fue uno de los temas que salieron a relucir en el contexto de los comentarios de Monseñor Pozzo sobre la liturgia, (en la séptima pregunta que se le realizó):

¿La decisión del Papa Francisco de conceder a los sacerdotes de la FSSPX la potestad de dar la absolución sacramental puede ser tomada como una forma de animar a los fieles a acudir con los sacerdotes de la FSSPX para otros sacramentos?

La respuesta de Monseñor Pozzo fue muy clara:

No, no creo que deba interpretarse de ese modo; no es un incentivo para que los fieles busquen a los sacerdotes de la Fraternidad. El papa explicó sus motivos para esta decisión en el decreto. Le preocupa la salvación espiritual de los fieles de la FSSPX. Es por esto que le concedió validez y licitud, aún después del Año Santo, a la absolución sacramental de los pecados y a la extremaunción de los enfermos, para el bien de las almas. Suprema lex salus animarum. Ésta fue también la razón para la Carta sobre los Matrimonios, donde se concedió a los sacerdotes de la FSSPX la posibilidad de celebrar matrimonios válidos con la debida forma canónica, por el bien de las almas, y, ciertamente, con miras a la reconciliación. Sin embargo, los sacerdotes y obispos de la Fraternidad San Pío X ejercen su ministerio ilícita e ilegítimamente. No están excomulgados, desde luego, ya no lo están; la excomunión ya fue levantada, por lo que no son cismáticos formales – es absolutamente falso afirmar que la FSSPX es cismática desde un punto de vista formal y canónico – ya no hay cisma puesto que ya no están excomulgados; eso es más que evidente. Pero sí están en una situación irregular, y mientras no tengan un reconocimiento canónico, no ejercen su ministerio legítimamente, excepto en lo que respecta a las confesiones y los matrimonios, es decir, lo que el Papa les concedió. Tenemos que ser muy claros en este punto. La necesidad de un reconocimiento canónico no es solamente un acto notarial y formal. La Iglesia es una estructura visible y es esencial que el clero tenga un reconocimiento canónico de la Santa Sede. Ésta es otra verdad de la realidad de la Iglesia, y ellos deben admitirla.

La FSSPX no es cismática

Hay que destacar dos puntos de esta respuesta. El primero: “Es absolutamente falso afirmar que la FSSPX es cismática desde un punto de vista formal y canónico”.

¿Podemos tomar esto como una negación a los comentarios hechos por el Cardenal Burke el año pasado, en su conferencia del 15 de julio de 2017, en Merdford? En todo caso, Monseñor Pozzo fue muy claro al despejar cualquier duda sobre las acusaciones de cisma contra la Fraternidad San Pío X.

La razón para afirmar esto es que la excomunión de los obispos y sacerdotes de la FSSPX fue levantada, lo cual plantea la cuestión de las consecuencias exactas de esta excomunión. Basándonos en las respuestas enviadas por la Santa Sede a Monseñor Brunner, obispo de Sion (Suiza), en 1997, los obispos consagrados por Monseñor Lefebvre en 1988 fueron excomulgados por razón de la consagración hecha sin un mandato papal. La excomunión también afectó a todos aquellos que se adhirieran formalmente al movimiento cismático inaugurado con estas consagraciones episcopales.

En su Carta a los Obispos, del 10 de marzo de 2009, Benedicto XVI declara haber levantado la excomunión en la que incurrieron los cuatros obispos consagrados en 1988 por Monseñor Marcel Lefebvre, ni más ni menos. Es lógico pensar que también, y por medio del mismo acto, levantó la excomunión resultante de la adherencia formal a un estado de cisma, considerando que los cuatro obispos ya habían expresado suficientemente “su reconocimiento, en principio, al Papa y a su autoridad como Pastor, aunque con algunas reservas en lo tocante a la obediencia hacia su autoridad doctrinal y a la autoridad del Concilio.” La respuesta de Monseñor Pozzo, que mencionamos arriba, confirma precisamente esta interpretación.

news-image-2
Monseñor Pozzo celebrando una Misa en el 2011.

Una situación inadecuada

El segundo punto: la situación de los sacerdotes de la FSSPX sigue siendo inadecuada a los ojos de la Santa Sede, pues estos no cuentan con un reconocimiento canónico, el cual es indispensable para cualquiera que desee ejercer un ministerio legítimo en la Iglesia. Por lo tanto, los favores que les han sido concedidos por el Papa Francisco son sólo excepciones, por el bien espiritual (salvación) de los fieles que recurren a estos sacerdotes.

A los ojos de Roma, el ministerio de los sacerdotes de la FSSPX no es legítimo fuera de las condiciones establecidas por el Papa (para los sacramentos de penitencia y extremaunción, y la delegación concedida para la celebración de matrimonios).

Por tanto, Monseñor Pozzo admite que Roma sigue sin reconocer el estado de necesidad que autoriza a los sacerdotes de la Tradición trabajar por la salvación de las almas, a pesar de la ausencia de un reconocimiento oficial de las autoridades conciliares.

Pero si la Fraternidad no es cismática, ¿por qué Roma sigue considerando irregular su situación? La explicación a esta pregunta fue dada por Monseñor Pozzo en su respuesta a la pregunta anterior (la sexta pregunta):

El problema se terminará cuando la Fraternidad San Pío X se adhiera a la declaración doctrinal aprobada por el Papa Francisco y presentada por la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Por consiguiente, el problema es, ante todo, un problema doctrinal. A los ojos de Roma, el reconocimiento canónico depende de la resolución de este problema.

Hemos de ser muy claros también en este punto. Definitivamente.

— Padre Jean-Michel Gleize, sacerdote de la Fraternidad San Pío X

(Fsspx.news)

Hemos Visto

Artículos de opinión y análisis recogidos de otros medios. Adelante la Fe no concuerda necesariamente con todas las opiniones y/o expresiones de los mismos, pero los considera elementos interesantes para el debate y la reflexión.
Recibe nuestras noticias por email