RORATE CÆLI

El Papa permite a Obispo suizo, amigo de la tradición, permanecer dos años más en su cargo

Cuando Su Excelencia Vitus Huonder, obispo de Chur, Suiza, y amigo de la tradición, cumplió 75 años, la élite liberal de la Iglesia suiza esperaba que el Santo Padre aceptase su renuncia de inmediato. Pero, sorpresivamente, el papa Francisco solo aceptó su renuncia nunc pro tunc— es decir, que se quedará otros dos años más. 

El obispo Huonder ha apoyado la misa tradicional en su diócesis, y ha sido criticado por los miembros más liberales de la Iglesia suiza — incluso por otro obispo — debido a su firme defensa de la moral católica. Ha encontrado oposición en los mismos miembros rebeldes de la diócesis de Chur que lograron expulsar a uno de sus predecesores (Su Excelencia Wolgang Haas, actual Arzobispo de  Liechtenstein). Una fuente de la diócesis de Chur dijo a Rorate Caeli que fue el obispo Huonder quien solicitó al papa Francisco que otorgue a los sacerdotes de la FSSPX las facultades para la confesión. En una entrevista con Luzerner Zeitung, el obispo Huonder dice mantener una buena relación con el papa Francisco.

Presentamos algunos fragmentos de la entrevista con Luzerner Zeitung, en una traducción de Rorate:

Luzerner Zeitung: Desde lo sucedido con el obispo Haas, Chur ha sido considerada una diócesis problemática. ¿Cómo explicaría esto?

Obispo Vitus Huonder: Los sacerdotes de esta diócesis han intentado siempre actuar en total conformidad con la doctrina y la disciplina de la Iglesia. Esto ha sido resistido por algunos círculos. Lamentablemente, la vida de la Iglesia, incluyendo Chur, está infectada con desvíos respecto a la doctrina y la disciplina, y por abusos en la liturgia. Generalmente, las infecciones van acompañadas por fiebre. Pero la fiebre ayuda a que el organismo recupere su salud. La fiebre que todos pueden diagnosticarle a la diócesis de Chur es, por lo tanto, una buena señal. 

… 

LZ: ¿Usted acusa a sus oponentes de criticarlo frente a los medios, en lugar de cara a cara?  

VH: Esa ha sido mi experiencia. Ciertos críticos no quieren que las cosas se calmen. Quieren cambiar la doctrina tradicional de la Iglesia, o su disciplina, por ejemplo respecto al Orden Sagrado o al celibato. Estos no son objetivos que yo pueda apoyar. Pienso que un obispo no debiera cambiar la doctrina de la Iglesia, sino al contrario, debiera transmitirla fielmente. … 

LZ: Usted perturbó a muchos fieles al citar pasajes del Viejo Testamento que dicen que la homosexualidad debiera recibir la pena de muerte. ¿Fue esa una provocación intencional?

VH: No. Esa no fue una provocación, sino en cambio, un recordatorio de los principios. …

LZ: ¿Le complace ser el obispo más controvertido de Suiza?

VH: Yo solo hago lo que prometí en mi ordenación Episcopal: mantenerme fiel a la fe de la Iglesia. Esto me ocasiona alegría. Todo lo que yo respaldo pertenece al depósito de fe de la Iglesia Universal. Si con ello provoco a segmentos de la sociedad, no puedo cambiarlo. En los tiempos de Jesús, la fe también era una provocación.

[Traducido por Marilina Manteiga. Artículo original.]
RORATE CÆLI

Edición en español del prestigioso blog tradicionalista internacional RORATE CÆLI especializado en noticias y opinión católica. Por política editorial no se permiten comentarios en los artículos