fbpx

Problemas serios con la catequesis del Buen Pastor

La Catequesis del Buen Pastor (CBP) es un programa nuevo introducido en las parroquias católicas que promete implementar nuevos métodos para hacer la catequesis más interesante y cautivadora. Si bien un vistazo rápido al programa revela una impresionante manera de enseñar con materiales didácticos, hay muchos problemas bajo la superficie. Al contenido enseñado le falta información que según los obispos debe estar incluida en el programa de catequesis. Esto se debe, en parte, al deseo de ser ecuménicos y no enseñar verdades que pueden resultar ofensivas para otras religiones.  “El ecumenismo no es solo una rama de la catequesis; sino que el espíritu del ecumenismo permea toda la catequesis” [1]. Sin embargo, se atribuye principalmente a la ideología Montessori que el niño no aprenda de un maestro sino que se conecte con una fuente de conocimiento especial a la que los adultos no tienen acceso. Y a medida que escarbamos, encontramos que el fundamento del programa no está basado en un cristianismo mal informado, sino en misticismo oriental, específicamente, un grupo llamado teosofía, una organización de la cual se dice surgió el movimiento Nueva Era.

A diferencia del plan de estudios tradicional que sigue un único libro para todos los que dan la misma clase, cada catequista arma la clase con su propio álbum. El álbum está escrito por el catequista durante las sesiones de entrenamiento y es diferente para cada catequista, dependiendo de su instructor. Hay un plan maestro, que generalmente revela lo que debe ser presentado a todos los catequistas. La CBP (catequesis del buen pastor) establece los fundamentos para la capacidad de transmitir doctrinas específicas en los álbumes a través de temáticas específicas.  Los contenidos de estos álbumes son escritos a mano y compartidos por el instructor de CBP a los catequistas durante su entrenamiento en CBP. El problema es que ciertas doctrinas, ordenadas por los obispos, deben estar incluidas en todas las clases; sin embargo, las páginas de los álbumes revelan repetidas veces que faltan enormes cantidades de doctrina católica en el programa.

Al observar estos álbumes, encontrarán que al sistema CBP le faltan muchos detalles esenciales de la Trinidad, la gracia santificante, el pecado original y los ángeles. Esto se debe en parte a que la ideología CBP expresa que la catequesis no consiste enseñar, sino en dejar que el niño obtenga las conclusiones desde su conocimiento espiritual interior. Los fundadores de CBP admiten incluso la remoción de partes del catecismo que consideraron no esenciales. Sin embargo, al no haber un plan de estudios formal, la CBP jamás ha sido aprobada o condenada por la conferencia episcopal norteamericana.

Los catequistas de CBP tienen prohibido enseñar, dado que solo Cristo es el maestro y los catequistas son meros guías que hacen preguntas para reflexionar. Esto, combinado con un esquema escaso del contenido que debe ser cubierto, significa que es poco probable que los catequistas cubran todo el material necesario ordenado por los obispos norteamericanos. Es cierto que uno puede tomar elementos del estilo CBP para transmitir la fe de un modo que resulte adecuado y ortodoxo, pero como revela nuestro blog, esto solo se logrará ignorando mucho de la ideología CBP.

La ideología de la Catequesis del Buen Pastor refleja un quiebre con el conocimiento tradicional de transmisión de la fe. En realidad, la CBP abona la premisa de que el niño ya tiene el conocimiento en su interior, el cual solo necesita ser desplegado. Por lo tanto, se desalienta que el catequista enseñe y se lo reduce a un mero facilitador.

“Ella trabaja con el supuesto teológico de que la catequesis ofrece a los niños la oportunidad de relacionarse con Dios a quien ‘conocen y perciben de manera innata.’ No es una ‘catequesis de definición sino una catequesis de invitación’” [2].

Al comprender esta premisa de que el niño no debe ser enseñado sino que aprende al descubrir la verdad interior que ya posee, podemos empezar a entender lo que a primera vista parece ser un método de enseñanza confuso en la CBP. Este concepto de aprendizaje de información fue transmitido por la enseñanza de María Montessori, quien incursionó en la teosofía de Helena Blavatsky. “Con este objetivo en mente, la catequista recibe la visión del ser humano de María Montessori y, por lo tanto, la postura del adulto observando al niño; y prepara un ambiente llamado atrio, que colabora en el desarrollo de la vida religiosa” [3].

María Montessori creía que la fe no es algo que necesita ser transmitido o aprendido a través de escritos sagrados;  más bien, la fe está en nuestro interior y solo se necesita acceder a ella. Uno podría decir que simplemente no necesitamos aprender la fe, sino descubrir el conocimiento que ya llevamos dentro. “Debemos recordar que la religión es un sentimiento universal que se encuentra en todos y que ha estado dentro de cada persona desde el comienzo del mundo. No es algo que debamos darle al niño” [4].

La idea de María Montessori sobre el aprendizaje de la religión fue condenada por el papa Pío X como un error del modernismo, que también declaró como la síntesis de todas las herejías.

https://onepeterfive.com/wp-content/uploads/2020/06/pius-X.png
(Texto de la imagen: “me opongo completamente al error de los modernistas que sostienen que no hay nada divino en la tradición sagrada.” Papa Pío X.)

“¿Quiere ahora saberse en qué forma esa indigencia de lo divino, cuando el hombre llegue a sentirla, logra por fin convertirse en religión? Responden los modernistas[:] … [i] Frente ya a este incognoscible, tanto al que está fuera del hombre, más allá de la naturaleza visible, como al que está en el hombre mismo, en las profundidades de la subconsciencia, la indigencia de lo divino, sin juicio alguno previo (lo cual es puro fideísmo) suscita en el alma, naturalmente inclinada a la religión, cierto sentimiento especial, que tiene por distintivo el envolver en sí mismo la propia realidad de Dios bajo el doble concepto de objeto y de causa íntima del sentimiento, y el unir en cierta manera al hombre con Dios. A este sentimiento llaman fe los modernistas: tal es para ellos el principio de la religión” [5].

El Papa enseñó firmemente que la religión no se aprende como un sentimiento desde adentro, sino que debe ser enseñada y transmitida. Como podemos ver, sus condenas utilizaban las mismas palabras y terminología de María Montessori.

“Agnosticismo este que no es sino el aspecto negativo de la doctrina de los modernistas; el positivo está constituido por la llamada inmanencia vital. [.] … una vez repudiada la teología natural y cerrado, en consecuencia, todo acceso a la revelación al desechar los motivos de credibilidad; más aún, abolida por completo toda revelación externa, resulta claro que no puede buscarse fuera del hombre la explicación apetecida, y debe hallarse en lo interior del hombre; pero como la religión es una forma de la vida, la explicación ha de hallarse exclusivamente en la vida misma del hombre. Por tal procedimiento se llega a establecer el principio de la inmanencia religiosa. En efecto, todo fenómeno vital —y ya queda dicho que tal es la religión— reconoce por primer estimulante cierto impulso o indigencia, y por primera manifestación, ese movimiento del corazón que llamamos sentimiento [.]… A este sentimiento llaman fe los modernistas: tal es para ellos el principio de la religión.” —Pascendi Dominici Gregis

Ahora podemos ver claramente que los fundadores de la CBP mantenían la misma postura modernista de María Montessori. “Ella trabaja con el supuesto teológico de que la catequesis ofrece a los niños la oportunidad de relacionarse con Dios a quien ‘conocen y perciben de manera innata.’ No es una ‘catequesis de definición sino una catequesis de invitación’” [6]. Como podremos ver, María Montessori estaba fuertemente involucrada en la teosofía y escribió una plétora de artículos para la Sociedad Teosófica en la India, donde pasó los últimos años de su vida. Por lo tanto, un vistazo a la vida de María Montessori revela que no era una fiel seguidora del catolicismo.

https://onepeterfive.com/wp-content/uploads/2020/06/montessori.png
María Montessori con el lunar hindú (Bindhi), también llamado tercer ojo

María Montessori fue criada como católica pero estuvo fuertemente influenciada por la revolución y la teosofía.  A una edad temprana, estuvo involucrada en el feminismo y en cambiar el rol de la mujer en la familia. Aparentemente, esto habría sido resultado de la Sociedad Teosófica a la cual pertenecía, que la condujo a no ocuparse de su hijo a pesar de tener altos estudios y capacidad para alcanzar un mejor salario. María desatendió el cuidado del hijo que concibió fuera del matrimonio y pasó su tiempo intentando educar a los enfermos mentales. Su participación en la teosofía formó sus métodos de enseñanza así como su comprensión de Dios y la religión.

La Hermana Linda Gibbler O.P., ponente de Weaving our Gifts.

Una de las ideas de la teosofía es que todas las religiones contienen elementos de verdad. Pareciera que esto es lo que prepararía el escenario para que la CBP estuviera fuertemente anclada en el ecumenismo. “El ecumenismo no es solo una rama de la catequesis; sino que el espíritu del ecumenismo permea toda la catequesis” [7]. Esto ha desembocado en una catequesis que removió muchas enseñanzas que son exclusivamente católicas o contraculturales.

A los fundadores de la CBP no solo les encantó que otras religiones adoptaran el programa de la CBP, sino que el programa de la CBP promueve que los niños participen en otras religiones. Una organización llamada Centro para los Niños y Teología está asociada a la CBP de los Estados Unidos y desarrolla el taller anual de la CBP, Weaving Our Gifts (Tejiendo Nuestros Dones). No solo promueve las oraciones de otras religiones, sino que también vende materiales a ser utilizados en el atrio de la CBP, tales como El Islam práctico y Budismo práctico, materiales a ser utilizados en el atrio. Observen que ambos paquetes prácticos contienen materiales para rezar de acuerdo a los dictados de estas religiones extrajeras. Incluso venden un gong zen para tocar antes de cada clase. En una de las sesiones de Weaving our Gifts había una disertante llamada hermana Linda Gibbler, que apareció con un collar yin-yang en su cuello. Claramente, hay serios problemas en este programa de catequesis.

Br. Allen.

Para más información sobre los problemas con las catequesis del buen pastor, visite CGSExposed.com.


[1] Sofia Cavalletti, Religious Potential of the Child: 6-12 years, 123. (Potencial Religioso del Niño: 6 a 12 años)

[2] Scottie May, Sofia Cavalletti, https://www.biola.edu/talbot/ce20/database/sofia-cavalletti

[3] The Characteristics of the Catechesis of the Good Shepherd: 32 Points of Reflection, https://www.cgsusa.org/discover/the-cgs-method-past/the-32-points-of-reflection/ (Las Características de la Catequesis del Buen Pastor: 32 puntos para la reflexión).

[4] Maria Montessori, The Child, Society and the World: Unpublished Speeches and Writings. (El Niño, la Sociedad, y el Mundo: Discursos inéditos y escritos).

[5] Pius X, Pascendi Dominici Gregis

[6] Scottie May, Sofia Cavalletti, https://www.biola.edu/talbot/ce20/database/sofia-cavalletti

[7] Sofia Cavalletti, Religious Potential of the Child: 6-12 years, 123. (Potencial Religioso del Niño: 6 a 12 años)

Traducido por Marilina Manteiga. Fuente: https://onepeterfive.com/problems-catechesis-good-shepherd/

One Peter Five
One Peter Fivehttps://onepeterfive.com
Edición en español de la web norteamericana One Peter Five (onepeterfive.com) bajo la dirección de Steve Skojec

Del mismo autor

Últimos Artículos