RORATE CÆLI

Que conste: Notable teólogo del Vaticano llama a examinar la validez de la renuncia del Papa Benedicto XVI

Anunciamos ésto como pieza importante de la trayectoria del reinado Bergoglio. Mientras lo comentábamos en Twitter hace pocos días, sólo ahora nos ha sido posible ponerlo en el blog. Nuestros lectores veteranos saben que durante muchos años hemos seguido al Bueno de Bux.

Lo que Monseñor apunta —la validez de la abdicación de Benedicto y, lo que ello naturalmente conlleva, la legitimidad de la elección de Bergoglio— ya no se reserva para las salas de chat online y tertulias de café en el sótano de la iglesia. Lo que se ha ocultado en las sombras durante cinco años ahora queda iluminado y al descubierto.

En Rorate no nos decantamos hacia ninguna postura, únicamente decimos que la luz del sol es siempre el mejor desinfectante.

Habla Monseñor Nicola Bux, de la entrevista original de Aldo Maria Valli:

En una importante entrevista del mes pasado, un teólogo del Vaticano dijo que a menos que el Papa Francisco se auto corrija y reafirme las enseñanzas de la Iglesia en moral, fe y los sacramentos, “la apostasía se profundizará y el cisma existente de facto se agrandará”.

Para dirigirse a la actual crisis ha sugerido que examinar la “validez jurídica” de la renuncia del Papa Benedicto XVI es necesario para “sobreponerse a problemas que hoy nos parecen irresolubles”. El teólogo, consultor de la Congregación para las Causas de los Santos, implicó que el posterior estudio de esa situación pudiera revelar que Francisco no es ni ha sido un papa válido, sino que es, de facto, un antipapa, quien podría ser depuesto del papado, anulando así sus errores insalvables.

Mons. Nicola Bux, anterior consultor de la Congregación para la Doctrina de la Fe bajo Benedicto XVI, hizo los notables comentarios en una entrevista a fondo con el reportero del Vaticano Aldo Maria Valli, el mismo reportero que entrevistó al Arzobispo Carlo Viganò antes de que éste acusara al papa de haber encubierto malas conductas sexuales de algunos clérigos el pasado agosto, en una carta pasmosa de once hojas.

Escribiendo en su propio blog, el reportero del National Catholic Register, Edward Pentin, dice que Bux advirtió que el papa actual  está emitiendo declaraciones que están generando “herejías, cismas y controversias de varias clases” y que el pontífice debería emitir una profesión de fe que restaure la unidad de la Iglesia.

***

(Nota de Adelante la Fe. Para una mejor comprensión hemos traducido la entrevista original a la que hace referencia el artículo)

En la entrevista publicada en Octubre 13, pero pasada por alto debido al Sínodo de la Juventud que tuvo lugar en Roma el mes pasado, el teólogo consultor de la Congregación para las Causas de los Santos dijo que, “declaraciones heréticas” en cuanto al matrimonio, la vida moral y la recepción de los sacramentos están ahora en el centro de un amplio debate que se está volviendo más y más vehemente a medida que pasan los días”.

Mons. Bux dijo que el origen de muchas de estas enseñanzas cuestionadas– destacadas en una corrección filial de Septiembre de 2017 y en una conferencia en Roma en Abril sobre la confusión doctrinal en la Iglesia– están en la exhortación apostólica postsinodal Amoris Laetitia, pero que desde entonces han sido “considerablemente más y más complicadas”.

Prosiguió con que ésto ha llevado a algunos prelados principales, como el Cardenal Walter Brandmüller, uno de los cuatro cardenales firmantes de la dubia en 2016, a reiterar su llamado a “una profesión de fe por parte del Papa”.

Sin embargo, Mons Bux dijo que tal cosa sería difícil de lograr, dada la visión del Papa de la Iglesia como una federación de comunidades eclesiásticas- algo que él mismo describió  “un poco como comunidades protestantes”.

El teólogo dijo que posteriormente a los dos sínodos sobre la familia, las enseñanzas sobre fe y moral se han vuelto inconsistentes sobre la cuestión de dar o no la Santa  Comunión a los divorciados católicos y vueltos a casar.

“No pocos obispos y párrocos, por lo tanto, se encuentran en un gran desconcierto por una situación pastoral confusa e inestable“, dijo.

Mons. Bux declaró que algún tipo de profesión de fe—como la que Pablo VI hizo en 1968 reafirmando lo que es Católico “frente a los errores y herejías” que vinieron inmediatamente después del Concilio Vaticano II—es requerido del papa para remediar la situación.

“Si ésto no sucede”, advirtió, “la apostasía se profundizará y el cisma de facto se extenderá”.

Mons. Bux dijo que la situación se había “hecho más urgente como resultado de los cambios recientes introducidos por el papa, como el concerniente a la definición de la pena de muerte como anti-evangélica.

“Y los problemas, dije, son notables, porque o admitimos que la Iglesia ha enseñado la legitimidad de algo anti-evangélico prácticamente durante dos mil años, o debemos admitir que fue el Papa Bergoglio quien ha errado, considerando anti-evangélico lo que, al contrario, por lo menos abstractamente, cumple con la Revelación” dijo Bux.  “Éste es un tema muy sensible, pero tarde o temprano él tendrá que arreglarlo. Y no sólo lo que se refiere a la pena de muerte”.

Preguntado por Valli si esto sienta precedente para que el Papa cambie más del Catecismo si lo desea, el teólogo expresó que ésta es una “pregunta muy perturbadora” y que “otra preocupación legitima” es conservar el Depósito de la Fe libre de las ´´sensibilidades  contingentes de las sociedades de hoy o de mañana“.

El Papa no puede “imponer su propia opinión” sobre la Iglesia, Mons Bux expresó, citando a Joseph Ratzinger, porque en materia de fe, moral y los sacramentos, la Iglesia “sólo puede consentir la voluntad de Cristo”. Y aun así, él dijo que muchos puntos en Amoris Laetitia son incómodos y contradictorios así como incómodos´´ al pensamiento de Santo Tomás de Aquino, a pesar de la exhortación afirmando en sentido contrario.

Mons. Bux tambien se refirió a la tendencia del papa de quedarse callado frente a las críticas y la negativa de enfrentar los cargos de herejía y apostasía, señalando la advertencia de San Pio X en su encíclica Pascendi Dominici Gregis: nunca “confesar claramente la propia herejía” es “conducta típica de los modernistas, porque de esa forma pueden esconderse dentro de la misma Iglesia”.

Monseñor prosiguió hasta sugerir que de ser hallado culpable de herejía, el Papa Francisco pudiera ser depuesto de su cargo.

“En el decreto de Graciano (parte I, párrafo 40, capitulo VI) existe este canon: Ningún mortal puede presumir de hablar de la culpa del papa desde que, elegido para juzgar a todos, nadie puede juzgarlo, a menos que se desvie de la fe”, dijo él.

Mons. Bux explicó que “el distanciamiento y desviación de la fe se llama herejía” y “en el caso de herejía manifiesta, según San Roberto Belarmino, el papa puede ser juzgado”.

Añadió que “el papa es llamado por el Señor para difundir la Fe Católica, pero para hacerlo debe probar ser capaz de defenderla”.

Valli preguntó a Monseñor si él estaba diciendo que el papa hallado herético, “dejaría de ser papa y cabeza del cuerpo eclesial perdiendo toda jurisdicción”.

“Sí, la herejía afecta la fe y el estado de un miembro de la Iglesia, que es la raíz y el fundamento de la jurisdicción”, replicó Mons. Bux. “Cada fiel, incluido el Papa, con la herejía se separa de la unidad de la Iglesia.  Es bien sabido que el Papa es al mismo tiempo un miembro y una parte de la Iglesia, ya que la jerarquía está dentro y no sobre la Iglesia, de acuerdo a lo dictado en Lumen Gentium (No.18)”.

Mons. Bux señala que de cualquier forma, es difícil “identificar los contornos de la herejía, porque la teología ´ya no es confiable´, sino que se ha convertido en una ´especie de arena´ en la que todo converge y se opone”.

“Así, afirmando una verdad, siempre habrá alguien queriendo defender exactamente lo contrario.  Como podrá Ud. ver, hay muchos problemas prácticos, teológicos y jurídicos para la cuestión del juicio de un papa herético”.

Él sugiere que desde un punto de vista practico, “sería mucho más fácil examinar y estudiar más precisamente la cuestión concerniente a la validez jurídica de la renuncia del Papa Benedicto XVI”, por ejemplo, “examinar si fue completa o parcial (intermedia)”. Mons. Bux añadió que la “idea de una especie de papado colegiado me parece decididamente contraria a lo que dicta el Evangelio´´.

Mons. Bux estableció que Jesús no dio, de hecho, tibi dabo claves [dio las llaves del reino de los cielos] a Pedro y Andrés, sino ¡sólo a Pedro!

“Por eso digo que un estudio completo de la renuncia puede ser mas útil y beneficioso como también coadyuvante a resolver problemas que hoy parecen insuperables para nosotros”, declaró el teólogo.

Él citó a Fátima, la Verdad Completa de Saverio Gaeta, diciendo: “Estaba escrito: También vendrá un tiempo de las pruebas más difíciles para la Iglesia. Cardenales se opondrán a Cardenales, obispos a obispos. Satán se pondrá en el medio entre ellos. También en Roma habrá grandes cambios”.

Mons. Bux argumentó que con el Papa Francisco, “el gran cambio en la Iglesia es palpable, junto con una clara intención de romper con los pontificados previos”.

“Esta discontinuidad—una revolución—genera cismas, herejías y controversias de varias clases. Sin embargo, todas ellas puedes ser  trazadas al pecado, dijo. Citando al Padre de la Iglesia del siglo III, Orígenes de Alejandría, añadió: “Donde hay pecado encontramos multiplicidades, encontramos cismas, encontramos herejías, encontramos controversias. Donde la virtud reina hay unidad, hay comunión; gracias a lo cual, los creyentes son un sólo corazón y una sola alma”.

Para animar a los fieles católicos, Mons Bux citó el mensaje de San Atanasio de Alejandría a los cristianos que habían sufrido bajo los arrianos:

Vosotros os quedáis fuera de los lugares de culto, pero la fe habita en vosotros. Veamos: ¿Qué es más importante: el lugar o la fe? La verdadera fe, por supuesto. ¿Quién ha ganado y quién ha perdido en esta lucha?  ¿Quién guarda la sede o quien observa la fe? Es cierto, los edificios son buenos cuando la fe apostólica os es predicada; sois santos mientras todo lo que suceda en ello suceda en modo santo…. Vosotros sois los felices, vosotros quienes permanecéis dentro de la Iglesia por causa de vuestra fe, quienes conserven sus fundamentos fuertes, como han llegado fuertes hasta vosotros a través de la Tradición Apostólica. Y si algún celo execrable trata de sacudiros en muchas ocasiones, no lo logrará. Ellos son los que se han alejado de Ella en la presente crisis. Nadie nunca prevalecerá contra vuestra fe, queridos hermanos, y creemos que Dios hará que un día regresen nuestras iglesias. Mientras más violentamente ellos traten de ocupar los lugares de culto, más se separan de la Iglesia. Ellos reclaman que representan a la Iglesia, pero en realidad ellos son los que, a su vez, son expulsados de ella y van fuera del camino.

Valli preguntó a Bux si la herejía no se trata sólo de esparcir falsas doctrinas sino también “silenciar la verdad acerca de la doctrina y la moral”.

“Claro que así es,´respondió´. Donde no hay doctrina hay problemas morales, como estamos viendo. Cuando el papa y los obispos hacen eso, usan sus puestos para destruir [doctrina]”.

Citando a San Agustín, dijo: “Ellos buscan su propio interés, no los intereses de Jesucristo; proclaman Su verdad, pero esparcen sus propias ideas”.

Citando al Cardenal Giacomo Biffi de Bolonia, añadió: “El nombre de Jesús se ha vuelto una excusa para hablar de cualquier otra cosa: migración, ecología, etc. Entonces ya no somos unánimes al hablar (1 Cor 1:10) y la Iglesia queda dividida”.

(Traducido por Enrique Nungaray. Artículo original)

RORATE CÆLI

Edición en español del prestigioso blog tradicionalista internacional RORATE CÆLI especializado en noticias y opinión católica. Por política editorial no se permiten comentarios en los artículos
Libro Recomendado
Recibe nuestras noticias por email