fbpx

¿Qué hay detrás del estrangulamiento papal de la antigua misa?

Por el padre Christopher Basden, párroco de Ramsgate, Inglaterra.

Desde la reciente restricción brutal e inmisericorde del Papa a la misa tradicional en latín, muchos se han escandalizado por su inusual severidad y se han preguntado qué la motiva. Amigos católicos liberales responden que carece de la inclusividad que exige una Iglesia amplia. Amigos de fuera de los confines del catolicismo se rascan la cabeza; se trata del clásico ritual romano que durante 1 ½ milenios fue la inspiración de innumerables obras de música, literatura y arte.

Uno de los recuerdos personales más bonitos que tengo es el del fundador del famoso monasterio de Le Barroux, el abad Gérard Calvet OSB, que era contagiosamente encantador y burbujeante. En el caos de la desintegración de la vida religiosa en los años 60, abandonó su comunidad y se hizo ermitaño. Reclamado por jóvenes discípulos, fue instado a reiniciar la vida monástica tradicional centrada en la liturgia clásica. Esto lo consiguió con su fundación enclavada bajo la majestuosidad del monte Ventoux (famoso por el Tour de Francia) en la Provenza. En 1988, sintiendo que las consagraciones episcopales eran un paso demasiado lejos, buscó el reconocimiento canónico del Vaticano. A pesar de la calurosa acogida del Papa Juan Pablo II, el estamento monástico no la compartió y lo excluyó de sus asociaciones. Esto me resultó chocante y triste, y al cabo de un tiempo me sentí aliviado al saber que por fin había sido invitado a la conferencia mundial de abades en Roma. Esperaba, le comenté, que le dieran la bienvenida. Su respuesta:

«Oui ils etaient gentils mais c’est une autre religion»

(Sí, fueron amables, pero es otra religión). Me sorprendió lo que entonces percibí como una apreciación extrema, pero un cuarto de siglo después merece un análisis más profundo.

Pero volvamos a la cuestión que nos ocupa. ¿Por qué un rito tan antiguo y venerable, con logros estelares en el panteón de los santos, por no hablar del enorme impacto cultural que ha tenido en la civilización occidental, merece ser excluido? Hoy en día, sus adeptos representan un porcentaje ínfimo, en gran parte desconocido en la Iglesia católica mundial desde la supresión del rito en 1969. A pesar de la liberalización de su uso en 2007, y de un notable florecimiento de vocaciones y conversiones en los limitados confines en los que volvió a utilizarse, ¿por qué la draconiana y temible asfixia de los sacerdotes recién ordenados a que se les permita utilizarlo? ¿Por qué las nuevas comunidades jóvenes deben ser sometidas a comisarios hostiles empeñados en erradicar el antiguo Rito como si fuera un virus peligroso?

La condena papal acusa a estos tradicionalistas de ser divisivos y de oponerse ideológicamente al Concilio Vaticano II. Sin embargo, ese Concilio (del que la mayoría de los jóvenes devotos saben poco, ya que nacieron mucho después de su clausura en 1965) fue pastoral, no definitivamente doctrinal y mucho menos ideológico. La gran mayoría de los obispos del Concilio, incluido Marcel Lefebvre, firmaron la mayoría de sus decretos.

Fue en gran medida lo que vino después, con la explosiva y revolucionaria «aplicación» del Concilio. La gran mayoría de los obispos no tuvieron ninguna participación (y mucho menos cualquier otra persona) en la promulgación de la misa reformada. Sin embargo, en el Sínodo de los Obispos de 1967 consta que sólo una minoría de los obispos presentes aprobó el Nuevo Orden de la Misa. El cardenal Heenan profetizó que el resultado sería un descenso en el número de fieles. A pesar de ello, el Consilium lo impuso, llamando a todos a ser obedientes al «espíritu del Vaticano II». El cardenal Ottaviani, entonces jefe de la Congregación de la Doctrina de la Fe, se quejó de que la nueva misa marcaba un «sorprendente alejamiento» de la teología eucarística católica definida solemnemente en el Concilio de Trento. En muchos aspectos se puede demostrar que la nueva Misa del Consilium no era en absoluto lo que habían previsto los Padres del Vaticano II. Por ejemplo, el Concilio pide que «se conserve el latín en todos los ritos» (ha desaparecido totalmente) y que «el canto gregoriano tenga un lugar privilegiado» (¡lamentablemente no ha tenido ningún lugar!)

Las rúbricas que defienden la orientación hacia el Este durante el canon se siguen imprimiendo, pero son casi universalmente ignoradas.

El cardenal Suenens se jactó de que el Vaticano II fue «¡1789 en la Iglesia!» El P. Yves Congar dijo del Concilio que «la Iglesia ha pasado pacíficamente por su Revolución de Octubre».

¿Estaba eso realmente en la mente de los obispos reunidos en 1962? El Papa Benedicto deploró el «Concilio de los medios» y promovió la noción de la «hermenéutica de la continuidad». Se resistió a la idea de que en el Vaticano II habíamos empezado completamente de nuevo. El santo obispo de Leeds, Gordon Wheeler, subrayó que el Vaticano II sólo puede interpretarse adecuadamente dentro de la armonía de la tradición precedente.

Los estudios del padre Anthony Cekada son muy inquietantes. El Concilio pidió una vuelta a las fuentes, pero él demostró ampliamente que el 83% de las Colectas de la Misa tradicional fueron descartadas. El arzobispo Bugnini (arquitecto del Nuevo Rito) admite en su apología (sus documentos completos aún no han sido publicados) que la «teología negativa» era incompatible con la sensibilidad del hombre moderno. ¡Los conceptos que se suprimieron incluían la propia noción de alma! ¡El uso de esta palabra desaparece en la Nueva Misa! Otras supresiones incluyen los milagros, el ayuno, la mortificación, el error, los males, los enemigos, la ira de Dios y el infierno. Se ha hecho constar que el Nuevo Rito debe evitar todo lo que pueda ser un escollo para los protestantes. Jean Guitton, un amigo personal del Papa Pablo VI, confirma esto, admitiendo que los cambios revolucionarios fueron puestos en marcha para coincidir más perfectamente con la Eucaristía calvinista. Qué ingenuo es pensar que se puede lograr la unidad con el protestantismo, sobre todo porque ahora las principales iglesias de la Reforma están en declive terminal. Sólo a las denominaciones bautistas, basadas en la Biblia y a las llamadas fundamentalistas les queda algo de vida. Como declaró el ex obispo anglicano Graham Leonard, «el futuro de la iglesia pertenecerá a aquellos con convicción». Más grave aún es la deselección de las Sagradas Escrituras por parte de los Nuevos Ritos (¡ignorando la advertencia al final del libro del Apocalipsis!) Por ejemplo, «Quien recibe el cuerpo del Señor indignamente merece la condenación». Esta línea, entre varias otras, está suprimida.

Los jóvenes clérigos de hoy en día que se tropiezan con la liturgia romana clásica descubren un rico contenido bíblico con explícitas connotaciones sacerdotales y sacrificiales. El P. Hugh Simon-Thwaites, SJ comentó que «el Rito Antiguo es la mayor expresión de la doctrina eucarística de la Iglesia Católica». Me parece divertido, pero triste, que después de un llamamiento al Papa contra la terminación de la Misa Antigua en el ‘London Times’, en julio de 1971, de los más grandes hombres y mujeres de la cultura en Gran Bretaña, sólo reconoció a uno, ¡Agatha Christie, la escritora de misterios de asesinatos pop! Otros fueron Vladimir Ashkenazy, Kenneth Clark, Robert Graves, Yehudi Menuhin, Iris Murdoch, Nancy Mitford y R.C. Zaehner. La mayoría eran no católicos e incluso no cristianos, incluidos dos obispos anglicanos. La Misa Antigua fue universalmente terminada (¡salvo en Inglaterra, que permitía raros permisos debido a Agatha Christie!)

Después de dos indultos permisivos bajo el papa Juan Pablo II en 1984 y 1988 (el segundo respondiendo a las consagraciones episcopales del arzobispo Lefebvre), el papa Benedicto intentó devolver el rito romano clásico a la Iglesia católica en 2007. En su Summorum Pontificum confirmó la opinión largamente sostenida por muchos canonistas, entre ellos el Conde Nero Capponi y el Cardenal Stickler, de que el Rito Antiguo nunca había sido abrogado canónicamente. Como dijo Joseph Ratzinger (más tarde Papa Benedicto XVI), «cualquiera que hoy en día defienda la existencia continuada de esta (Antigua) Liturgia o participe en ella es tratado como un leproso; toda tolerancia termina aquí. Nunca ha habido nada parecido en la historia; al hacerlo estamos despreciando y proscribiendo todo el pasado de la Iglesia. ¿Cómo podemos confiar en ella en la actualidad si las cosas son así? El Papa Pío V había declarado en 1570 que el Rito Romano tradicional «sería válido en adelante ahora y para siempre»».

Tengo dos recuerdos contrastados de la respuesta de aquel verano de 2007. El liberal London Tablet (apoyado financieramente por la jerarquía católica pero leído más por los anglicanos) gritó en protesta «¡pero (la Misa Antigua) FUE prohibida!» Por otro lado, en el Seminario de Wonersh, en un seminario sobre las Iglesias Orientales, varios eclesiásticos ortodoxos se entusiasmaron al ver que Roma ya no había proscrito oficialmente su antigua tradición, que nos había distanciado aún más de las Iglesias de Oriente.

Hay que plantear sinceramente una pregunta: «¿cuáles son los frutos de la revolucionaria transformación de la liturgia que anunció una enorme plétora de cambios en la Iglesia?» A pesar de la continua negación de los envejecidos eclesiásticos en el poder, que padecen el «síndrome del traje nuevo del emperador», se puede afirmar con sinceridad que el resultado es una enorme devastación de la viña del Señor. Todas las órdenes religiosas, diócesis y parroquias han disminuido drásticamente desde 1965 en número. Nunca hemos visto tal abandono de los votos sacerdotales y religiosos en toda nuestra historia. En 1978, 40.000 sacerdotes habían abandonado el sacerdocio; las tristes salidas no han cesado desde entonces. Si hubiéramos mantenido a los sacerdotes que realmente habíamos ordenado no habría la grave escasez de clero. En 1985, con la celebración de los 20 años del Concilio, el entonces cardenal Ratzinger se atrevió a decir que los resultados nunca podrían calificarse de positivos. Fue demonizado y su «Informe» fue prohibido en las bibliotecas de varios seminarios. Ocho años antes, en 1977, un arzobispo de Italia, Arrigo Pintonelli, escribió en una carta abierta a sus compañeros obispos que la anarquía en la iglesia era «un verdadero azote de Dios mucho más vasto y destructivo que el de Atilla, con consecuencias que deberían quitar el sueño a los responsables de la vida y el gobierno de la iglesia, que inexplicablemente permanecen en silencio.»

Esta terrible decadencia nunca ha amainado. Las religiosas han desaparecido de nuestras calles. Los monasterios se derrumban y los seminarios cierran debido al colapso total de las vocaciones. En Inglaterra más del 95% de los alumnos de nuestras escuelas católicas (nuestro orgullo y alegría) no perseveran en la práctica de la fe. No sólo en el corazón de Europa se produce el declive de las vocaciones y de los católicos practicantes. Por ejemplo, incluso la poderosa Iglesia católica nigeriana está sometida a una continua y sustancial hemorragia hacia las sectas pentecostales.

Los escándalos de abusos sexuales han deshonrado a la Iglesia y han destruido gran parte de lo que representa el sacerdocio. Dado que el 90% de las víctimas eran varones adolescentes, podemos ver que el verdadero problema es la pederastia y no la pedofilia. Sin embargo, nadie se atreve a hablar de ello, para no ser considerado «homófobo». Esto ha infectado a las más altas esferas de la jerarquía, como lo demuestra el sórdido asunto del cardenal McCarrick. Una verdadera noche oscura de la Iglesia.

En cambio, el pequeño porcentaje de institutos clericales, conventos y monasterios, que utilizan el irresistiblemente atractivo rito latino tradicional, han florecido. El renacimiento, con seminaristas y novicios y conversiones, ha sido reconfortante para muchos de nosotros, sacerdotes agotados y cansados. Las familias numerosas no anticonceptivas representan una de las únicas respuestas a la bomba de tiempo demográfica que afecta al mundo occidental. Lamentablemente, la sola visión de estos seminaristas y novicios con sotana y con sus hábitos completos suscita el desprecio, la burla y la detestación de los comisarios del Vaticano.

No son los partidarios de la Misa Antigua los que están ideologizados, son los funcionarios curiales del Vaticano los que muestran una paranoia ante la disidencia razonable de las llamadas reformas litúrgicas de Bugnini. Son ellos los que responden con una ferocidad antipastoral y un fanatismo ideológico. Ahora, años después, tras décadas de reticencias, me doy cuenta de que el viejo Abad tenía razón.

Son los proveedores de una religión nueva, distinta y a menudo sutil, sin ninguna base sustancial real en las escrituras y la tradición. Aunque se aferran al corpus divino de la verdad, tal y como se establece en el Credo y el Catecismo, sus resbaladizas interpretaciones convierten muchas creencias doctrinales y morales en algo subjetivo y relativista, dejándolas desprovistas del contenido original. Como predijo el P. George Tyrrell SJ hace un siglo, «Roma no puede ser destruida en un día, pero es necesario hacerla caer en el polvo gradual e inofensivamente, entonces tendremos una nueva Religión y un nuevo Decálogo». Hoy, Tyrrell está ampliamente rehabilitado por sus hermanos jesuitas. La nueva religión dialoga con cualquiera, excepto con los que defienden la Tradición Católica. El mantra «la reforma litúrgica es irreversible» y el «Nuevo Orden de la Misa es la forma más rica de la misa en la historia» no es diferente a los dogmas vacíos, feos y falsos del partido comunista chino que tiene al Vaticano en su control financiero.

¿Cuáles son las características de esta nueva religión ideológica? Están a nuestro alrededor en este momento de la historia. La nueva ideología promueve la idea de que «Dios quiere la diversidad religiosa». Exceptuando su «voluntad permisiva», esto va en contra de todo lo que objetivamente dicen tanto el Evangelio como el Corán del Islam. La nueva fe deplora el proselitismo, clavando así un puñal en la naturaleza misionera de la iglesia, destruyendo la verdadera naturaleza de la evangelización. Además, la nueva fe, mediante la ambigüedad moral, devalúa el matrimonio y la vida familiar al permitir el acceso a los sacramentos tras el divorcio y las segundas nupcias. Al confundir «amar al pecador y odiar el pecado», abre la puerta a traicionar la creencia evangélica de larga data en la indisolubilidad del matrimonio. Además, acoge el reconocimiento de las uniones homosexuales, ¡incluso negando que la castidad sea posible! Este nuevo enfoque ha transformado la Academia Pontificia de la Vida en la Academia Pontificia de la «Elección», negando así la notable contribución del Papa Juan Pablo en su Encíclica Evangelium Vitae. La nueva religión está centrada en el hombre, es humanista, sin que parezca necesaria la expiación de Cristo, cuya divinidad está devaluada.

Finalmente, el título utilizado por muchos papas anteriores e incluso discutido por el Concilio Vaticano II, de Nuestra Señora «Mediadora de gracias», debe ser descartado. Ella no es más que una madre. Aquí tenemos a la religión neoprotestante, desupernaturalizada, a la vista de todos. La situación actual me recuerda la escena de CS Lewis en su Última Batalla, en la que un babuino se cubre con la piel de un león proclamando ser Aslan, mostrando la era del anticristo. Los comisarios ven el extraordinario crecimiento, el potencial y los frutos de la Misa Antigua en sólo 14 años como una amenaza para su pseudofe que, evidentemente, no funciona.

No desesperen. En Inglaterra la fe en el siglo XVI fue abruptamente cancelada, siendo reemplazada por una nueva Religión y los católicos perseveraron en la clandestinidad esperando una segunda primavera que ocurrió siglos después. En Egipto, a pesar de que el resto de todo el norte de África dejó de ser cristiano, los coptos sobreviven sorprendentemente, a pesar de las continuas persecuciones.

La Santísima Virgen es la «Conquistadora de todas las herejías».

Ella y San José, el ‘Patrón de los Tiempos de Crisis’, nos guiarán a través de esta incursión diabólica en la debilitada Iglesia de Dios de hoy. ¡Sólo Él gana la Victoria!

(Traducido por EF. Artículo original)

RORATE CÆLIhttp://rorate-caeli.blogspot.com/
Edición en español del prestigioso blog tradicionalista internacional RORATE CÆLI especializado en noticias y opinión católica. Por política editorial no se permiten comentarios en los artículos

Del mismo autor

Últimos Artículos

El fracaso de la ultramontana hermenéutica de la continuidad

Prefacio del traductor1: La siguiente reseña, que apareció en...

La lógica retrógrada de Traditionis Custodes

Por Phil Lawler En la medida en que Traditionis Custodes...

Conocer y cumplir la voluntad de Dios

Después del Sermón de la Montaña, relata san Mateo...