ADELANTE LA FE

Qué mejor preparación para la Navidad que la Misa diaria

Una vez más, nos disponemos a iniciar la temporada sagrada de Adviento. En cierto modo, podríamos ver a toda esta temporada como una prolongación de la Anunciación: el Señor nos envía al arcángel Gabriel mediante la liturgia a prometernos el Verbo encarnado, que en realidad ya habita con nosotros en el sagrado banquete. Aguardamos ilusionados la manifestación del Hijo de Dios en la Natividad, embelesados con el amor de lo invisible por la humilde gloria y la gloriosa humildad que contemplamos en Nazaret. Cada día del año litúrgico es un recuerdo de lo que ya ha llegado a ser, un anticipo de lo que ha de venir y una participación en la realidad que ya nos envuelve y penetra.

En Adviento se pueden hacer muchas cosas buenas: rezar el Rosario cada día; o, si ya tenemos la costumbre de rezarlo, tal vez rezar un Rosario meditando un paso de las Escrituras con cada Avemaría; leer un buen libro de meditaciones; rezar alguna parte del Oficio Divino o de la Liturgia de las Horas; dedicar quince minutos o media hora a meditar las Escrituras a primera hora de la mañana antes de que se inicie el día y nos invada el trajín.

Tenemos una obligación ante Dios –y además es una necesidad interior– de rezar todos los días sin falta. Si no recurrimos a la oración cada día, nos marchitaremos y secaremos. Y no hay oración que supere la plegaria suprema de Cristo y su Iglesia, el Santo Sacrificio de la Misa. Si la tenemos cerca, y si se celebra de un modo reverente, ¿qué mejor devoción puede haber durante el Adviento y qué mejor preparación para la Natividad que oírla a diario? Porque el Espíritu Santo ha hecho de la liturgia el centro de su actuación en la vida de los hombres, como dijo en una ocasión el gran Prosper Guéranger. El mismo Espíritu Santo que descendió sobre la Virgen María para implantar en su seno el Verbo de Dios. El mismo Espiritu Santo que irrumpió en donde estaban congregados los Apóstoles el día de Pentecostés y envió a la Iglesia predicar en todo lugar y todo momento. Ese Espíritu Santo actúa en el corazón del Santo Sacrificio más que en ningún lugar del mundo y, como dijo San Efrén el Sirio, se nos da la oportunidad de «alimentarnos de Espíritu y fuego».

Es en la Santa Misa donde encontramos y consumimos los misterios mismos en los que creemos. San Atanasio, expresando el más perfecto sentimiento navideño, dijo: «Dios se hizo hombre para que el hombre pudiera hacerse Dios». Si queremos que Dios se haga nuestro y hacernos nosotros suyos, debemos dejarle entrar en la manera que Él ha escogido: en forma de pan, como el alimento del que depende nuestra vida. Al fin y al cabo, Belén significa la casa del pan. Vino para ser nuestro Pan, pero, como dice San Agustín, nos nutre de una forma muy diferente que cualquier otro alimento; porque cuando ingerimos la comida ordinaria la asimilamos a nuestro ser porque somos más poderosos que ella, mientras que cuando recibimos a Cristo, el alimento divino, realmente presente y más poderoso que nosotros, nos transforma en Él si no halla obstáculo a tal conversión.

Veamos lo que dijo San Juan María Vianney:

Todas las buenas obras del mundo sumadas no pueden equipararse al Santo Sacrificio de la Misa, porque son obras humanas, en tanto que la Misa es obra de Dios. En comparación con ella, el martirio no es nada, porque es el sacrificio que ofrece un hombre a Dios; en cambio, la Misa es el sacrificio que ofrece Dios para el hombre.

Como dice el documento Lumen gentium del Concilio Vaticano II, la liturgia es fuente y cumbre de nuestra vida cristiana. Es nuestra fuente de fortaleza, sabiduría, luz y auxilio, tanto en esta vida como en la venidera, para la que tenemos que prepararnos a lo largo de ésta, como nos recuerda la Iglesia en Adviento al recordarnos la segunda venida de Cristo, de la cual se podría decir que la muerte de cada uno constituye un ensayo: cuando Cristo viene personalmente a cada uno de nosotros para llevarnos a la gloria o a la ignominia.

«El ángel del Señor anunció a María, y Ella concibió por obra del Espíritu Santo.» En la Misa de los catecúmenos (o la liturgia de la Palabra) el Señor nos proclama su palabra; en la Misa de los fieles (o la liturgia de la Eucaristía), recibimos al Verbo encarnado, concebido por el Espíritu Santo. La Misa es nuestra Anunciación perpetua, nuestro Adviento a lo largo de la vida. La temporada litúrgica que la Iglesia denomina Adviento es, por tanto, muy apropiada para la Misa diaria. Les deseo un Adviento muy fructífero espiritualmente para que contribuyan de forma invisible pero muy real a la purificación y santificación de la Iglesia militante que todos anhelamos.

(Traducido por Bruno de la Inmaculada. Artículo original)

Peter Kwasniewski

El Dr. Peter Kwasniewski es teólogo tomista, especialista en liturgia y compositor de música coral, titulado por el Thomas Aquinas College de California y por la Catholic University of America de Washington, D.C. Ha impartrido clases en el International Theological Institute de Austria, los cursos de la Universidad Franciscana de Steubenville en Austria y el Wyoming Catholic College, en cuya fundación participó en 2006. Escribe habitualmente para New Liturgical Movement, OnePeterFive, Rorate Caeli y LifeSite News, y ha publicado seis libros, el último de ellos, Noble Beauty, Transcendent Holiness: Why the Modern Age Needs the Mass of Ages (Angelico, 2017).
Libro Recomendado
Recibe nuestras noticias por email