Omnipotens sempiterne Deus, qui unigenitum Filium tuum mundi Redemptorem constituisti, ac ejus Sanguina placari voluisti: conceder, quaesumus, salutis nostræ pretium solemni cultu ita venerari, atque un Praesentis vitae Malis ejus virtute Defendi in terris; ut Fructu perpetuo laetemur en caelis. Per Dominum nostrum eumdem.

Dios eterno omnipotente, que enviaste a tu Hijo unigénito para ser Redentor del mundo y salvarnos por Su Sangre: concédenos, te rogamos, que por nuestro servicio solemne, podamos venerar el precio de nuestra redención, y por su poder ser defendidos de los males presentes de la vida en la tierra, para que podamos disfrutar de sus frutos eternos en el cielo. Por el mismo nuestro Señor.

Así dice la Colecta para la Fiesta de la Preciosísima Sangre de Nuestro Señor Jesucristo, que se celebra el primero de julio en el rito romano tradicional. Teniendo en cuenta que hace unas pocas semanas celebramos la fiesta del Corpus Christi, ¿Por qué la Iglesia designa una fiesta específicamente para la Sangre de Cristo? ¿Qué es lo que en su gran sabiduría la Iglesia desea enseñar en este día de fiesta especial?. Nos centraremos en la expresión “precio de nuestra redención” de la colecta, y vamos a investigar más de cerca la forma en que la sangre de Cristo compra nuestra redención.

En el Antiguo Testamento, los animales se sacrificaban al Señor y su sangre era parte importante de ese sacrificio. Hay sangre presente en casi todos los sacrificios, tanto directamente con la matanza de animales, como también a través de un significado espiritual. Por ejemplo, para el día de la expiación, el Señor mandó que la sangre del novillo “ofrenda por el pecado” (Levítico 16,11) salpicara “con el dedo en la placa hacia oriente y después frente a la placa esparcirá la sangre con su dedo siete veces “(Levítico 16,14). También se requirieron dos machos cabríos para este sacrificio: uno se mató y su sangre se salpicó sobre el propiciatorio. Al vivo se le pondrán las manos sobre la cabeza confesando los pecados de Israel sobre él y será enviado al desierto (cf. Levítico 16, 15-16; 20-22). Además, hay otro mandamiento del Día de la Expiación:

Si alguno de la casa de Israel o de los extranjeros que residen entre ellos come sangre, yo pondré mi rostro contra esa persona y la extirparé de entre el pueblo. Porque la vida de la carne en la sangre está y yo os la he dado para para hacer expiación sobre el altar por sus almas; porque es la sangre la que hace expiación, en razón de la vida” (Levítico 17, 10-11).

“Cualquier israelita que en el campamento o fuera de él degüelle un toro, un cordero o una cabra, y no los lleve a la entrada de la tienda de encuentro, para ofrecérselos al Señor, ante su morada, es reo de sangre. Ha derramado sangre y será excluido de su pueblo” (Levítico 17, 4).

Como se desprende de esta pequeña selección de versos del Levítico, la sangre era un aspecto importante de los sacrificios en el Antiguo Testamento. La omnipresencia de la sangre simboliza la muerte: se hizo hincapié en la naturaleza cíclica de la vida y que todas las criaturas finalmente mueren. Ciertamente esto es lo que el Señor mandó a los israelitas que hicieran en sus sacrificios, si bien (aunque no siempre lo vieran) hubo una realidad superior presente. El salmista se da cuenta de que los sacrificios de sangre no podría ser suficiente para que el Señor:

De homicidio líbrame, oh Dios, Dios y Salvador mío, y mi lengua aclamará tu justicia. Señor mío, ábreme los labios y mi boca proclamará tu alabanza. Un sacrificio no te satisface, si te ofrezco un holocausto, no lo aceptas. Para Dios sacrificio es un espíritu quebrantado, un corazón quebrantado y triturado, tú, Dios, no lo desprecias. (Salmo 51, 16-19).

El salmista pide al Señor ser liberados del ciclo de la muerte, porque sabe que los sacrificios que ofrece son insuficientes para dar alabanza y adoración. Un “espíritu quebrantado” es lo que es aceptable y apropiado, pero ¿cómo puede ser posible bajo la ley de la Antigua Alianza, que  se requieran sacrificios de animales?.

El profeta Isaías habla de un siervo sufriente que tomaría los pecados del pueblo. “a él, que soportó nuestros sufrimientos y cargó con nuestros dolores lo tuvimos por un contagiado herido de Dios y afligido” (Isaías 53, 4-5). Viviendo en el tiempo después de la Encarnación, sabemos que Isaías está hablando de Cristo. Cristo vino para asumir los castigos del hombre, para poner fin al ciclo de muerte y sacrificios.

Cristo vino a ser el último sacrificio, como la Carta a los Hebreos explica. “La ley es sombra de los bienes futuros, no la copia de la realidad. Con los mismos sacrificios ofrecidos periódicamente cada año, nunca puede consumar a los que se acercan.” (10, 1). Como ya hemos visto, los sacrificios del Antiguo Testamento nunca podrían ser suficientes para redimir al hombre de su pecado. Por esta razón Cristo vino al mundo, por lo que “hemos sido santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre” (Hebreos 10, 10). “Éste, en cambio, después de ofrecer un único sacrificio por los pecados, se sentó para siempre a la diestra de Dios” (10,12).

Los Protestantes interpretan mal estos pasajes de la Escritura en el sentido de que no hay que ofrecer más sacrificios y por lo tanto, no hay necesidad de la misa católica. Sin embargo, Cristo nos dio un nuevo sacrificio con la Cruz. Él nos dio el sacrificio de su propio cuerpo y sangre. Ningún mortal podría ofrecer tal sacrificio, por lo que se necesitaban animales. Pero Cristo, el Dios-hombre, podría darse para pagar la deuda infinita devengada por el pecado del hombre. Durante la última Cena, Cristo instituyó la Eucaristía, indicando que los discípulos deben ofrecer este sacrificio en lugar de los de la antigua ley. Cuando ofreciendo el cáliz, que contiene el vino, se convirtió en sangre, Cristo dice: “Bebed todos de ella, porque ésta es mi sangre de la alianza, que se derrama por todos para el perdón de los pecados”(Mateo 26, 28). La propia sangre de Cristo es ahora la sangre del nuevo pacto que une al hombre con Dios por la eternidad. Cristo dice específicamente que somos redimidos y son perdonados nuestros pecados por el derramamiento de su sangre.

Por lo tanto, la sangre de Cristo tiene una importancia específica, ya que, cuando murió en la cruz, toda su sangre se vertió delante de su cuerpo por las almas; No quedó una gota. Todo lo que Cristo tenía que hacer era pinchar el dedo para salvar almas, pero en su lugar, optó por derramar toda su sangre por el bien del hombre. A medida que leemos, “Uno de los soldados le abrió el costado con una lanza y al instante salió sangre y agua” (Juan 19, 34). A través de Santa Faustina, Cristo nos ha revelado que es por medio de su costado que desea derramar su misericordia sobre nosotros. Cada gota de su sangre fue derramada por piedad, para la redención de nuestras almas. Ya no necesitamos los sacrificios de sangre de la Antigua Alianza, ya no estamos atrapados en el ciclo de la muerte, pues la sangre de Cristo trae vida eterna para el hombre. A través de la sangre de Cristo que hoy día se ingiere, viene una nueva vida, no la muerte.

Es apropiado reflexionar sobre las palabras de Fr. Reginald Garrigou-Lagrange en su obra titulada Conocer el amor de Dios (publicado originalmente como Los últimos escritos de Reginald Garrigou-Lagrange, ahora publicados por Ignatius Press – Lighthouse Catholic Media, 2015). En esta colección de conferencias de retiro, Lagrange escribe sobre la “locura” del amor de Dios por nosotros, el exceso de su amor que se revela en la Cruz y en la Eucaristía (p. 44). Él escribe: “No fue suficiente para él rebajarse al nivel de la Encarnación; Él deseaba rebajarse hasta el nivel de la Eucaristía, vaciarse de sí mismo hasta el punto de desaparecer bajo las especies de pan y vino “(p. 47). ¡Ved el amor de nuestro Señor por nosotros!. No sólo llegó a ser un esclavo en forma de carne y hueso, sino que también dio su vida en la Cruz, derramando su propia sangre preciosa, de manera que podamos tener vida eterna con Él. Y no sólo eso, sino que nos permite recibirlo en la Eucaristía diaria, si así lo decidimos y estamos en estado de Gracia.

Lagrange continúa: “A pesar de que previó en el más mínimo detalle todas las profanaciones que tendrían lugar, optó por permanecer tan dócil en las manos del sacerdote sacrílego al igual que en las manos del sacerdote santo” (Ibid). ¿Cómo se aplica esta afirmación en nuestro tiempo, cuando tantos sacerdotes (ya sea por ignorancia o por voluntad directa) no comprenden la reverencia debida a nuestro Señor en su cuerpo y sangre, deshonrando Su Verdadera Presencia. Si sólo comprendiéramos su mayor deseo, estar unidos con el hombre. No fue suficiente para él dar su vida en la Cruz porque Él quería la unión con el hombre en la Comunión. Cristo desea estar unido a cada alma individual. ¡Qué poco aprecio existe para Su Verdadera Presencia en nuestros días!

En conclusión, Lagrange escribe que tal amor requiere una respuesta de nosotros. Él escribe sobre la respuesta de los santos que debe convertirse en nuestra respuesta. “Así como Dios se despojó a sí mismo y ha renunciado a su Gloria con el fin de vivir nuestra vida, así los santos deseaban morir a la vida puramente natural de los sentidos, del amor propio y el egoísmo, para dejarse penetrar por la vida divina” (p . 49). Nuestra respuesta, entonces, debe ser de conversión y transformación. Debemos dejar atrás nuestros propios deseos, nuestros propios planes, nuestra propia voluntad, y unirnos a Cristo en el regalo de la Eucaristía que nos ha dado. Debido a que Cristo ha derramado su sangre por nosotros, no hay que dudar en “Por la sangre de Jesús, hermanos, tenemos libre acceso al santuario” (Hebreos 10,19). Por lo tanto, “acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones limpios de mala conciencia y lavados los cuerpos con agua pura” (10, 22). El sacrificio de la sangre de Cristo, entonces, fue el precio de nuestra redención. Él pagó la deuda con su sangre. Debemos ofrecer nuestro cuerpo y alma en unión con Él, pidiendo Su misericordia para nosotros y el mundo entero.

Verónica A. Arntz

[Traducido por Alberto Guzmán. Artículo original]

RORATE CÆLI
Edición en español del prestigioso blog tradicionalista internacional RORATE CÆLI especializado en noticias y opinión católica. Por política editorial no se permiten comentarios en los artículos