ADELANTE LA FE

Reza en latín

Que el latín es odiado por el enemigo infernal es una realidad que constato en ministerio sacerdotal.

Un joven matrimonio se acercó para hacerme una consulta. La señora me advirtió que estaba, desde hacía unos años, en tratamiento con un exorcista. A lo largo de la conversación, en el momento oportuno, le aconsejé que intentara rezar en latín, en particular el Santo Rosario; es decir, Padre nuestro y Ave María, así como las letanías. En un primer momento quedó sorprendida, pero al poco consideró mi propuesta. Y fue entonces, cuando ella estaba dispuesta a seguir mi consejo, cuando se manifestó violentamente la posesión: empezó a convulsionarse violentamente durante unos segundos.

El latín ha sido la lengua con la que, durante siglos, la Iglesia ha alabado al Señor, ha sido la lengua omnipresente en la liturgia y en la vida ordinaria de la Iglesia. El latín de la liturgia no es el latín vulgar; y es que la Iglesia ha purificado la lengua de alabanza al Creador.

El latín ha sido la lengua que durante siglos ha empleado en los exorcismos. Por tanto es la lengua que mucho sabe de cómo debilitar a Satanás.

El latín es la lengua con la que la Iglesia ha definido sus dogmas de fe, ha fijado su fe y magisterio de forma imperecedera e inmutable.

Y es que el latín se diferencia de las lenguas vernáculas por su dignidad, gravedad, claridad y precisión. Tiene la gran ventaja de que puede ser pronunciado por quienes no lo conocen. Se presenta como una lengua acogedora, pues hace sentirnos miembros de la Iglesia universal, saliendo de los particularismos de las nacionalidades y de las divisiones a que nos llevan las lenguas vernáculas.

Siempre me ha extrañado que en algunas parroquias, con el fin de acoger a todos los feligreses de distintas nacionalidades, tengan distintas misas según los distintos idiomas. Así, a primera hora, misa en polaco, por ejemplo, a media mañana la misa de la parroquia, después misa en francés, y por la tarde la misa en inglés, por decir otro idioma. ¿No sería mejor una sola misa donde estuvieran todos? ¿No se sentirían más acogidos, más integrados? ¿No fomentaría mucho mejor la acogida fraternal de la parroquia? Sólo serían necesarios unos folletos con las traducciones del latín a los respectivos idiomas. De esta forma todos contestarían al unísono en la lengua que los une, que los identifica como católicos, que les hace traspasar las barreras de su idioma particular y los hace universales.

El latín eleva el alma, nos asocia al misterio del Sacrifico del Altar, nos centra en el misterio trinitario, aleja al enemigo manteniéndole a distancia, nos identifica en nuestra fe católica, nos hace universales, no crea barrearas idiomáticas, no se puede utilizar con fines políticos, como sí se utilizan las lenguas vernáculas. Y si dices que no lo entiendes, no te preocupes demasiado, el Señor sabe latín, y Él entenderá lo que le dices en la oración.

Reza en latín.

P. Juan Manuel Rguez de la Rosa.

Padre J.M Rodríguez de la Rosa

Padre Juan Manuel Rodríguez de la Rosa. Nació en Palamós (Gerona) en 1956, y se ordenó sacerdote en 12 de octubre del 2007 en la catedral de Getafe. Es licenciado en Estudios Eclesiásticos y en Derecho Canónico. Preside una Asociación privada de fieles de vida de oración contemplativa. En la actualidad es capellán de una residencia de ancianos de Madrid. Es autor del vídeo “Mysterium Fidei” sobre la Misa tradicional.

13 Comments on this post.
  • Pedro Urdanera
    28 octubre 2015 at 6:55 am
    Leave a Reply

    Rezar en latín une más al cristiano a Dios. El abandono del latín ha sido nefasto para la cristiandad y eso se nota.

  • Sebastián Coeur
    28 octubre 2015 at 4:39 am
    Leave a Reply

    Los misterios luminosos no fueron enseñados por la Santísima Virgen… Fueron enseñados por Juan Pablo II… Si la Santísima Virgen no los dijo, como constatamos en la historia, es porque no son parte del Santo Rosario.

    • Ivan
      16 enero 2016 at 2:16 am
      Leave a Reply

      Es un sacramental, la Iglesia puede aumentarlos o disminuiría o eliminarlos.

  • Alexandra Castillo
    28 octubre 2015 at 4:07 am
    Leave a Reply

    Gracias 😀

  • Maikel
    4 diciembre 2014 at 1:41 pm
    Leave a Reply

    Era una gozada ir a la Catedral, y oir al coro de canónigos cantar las horas canónicas en latín. Y ya en la tarde los domingos, vísperas cantadas, con la Capilla de Música cantando el Magníficat, mientras se inciensaba el altar, en medio de las naves de la Catedral, con el suave y melodioso acompañamiento del órgano. Sólo faltaba ya transportarte a Dios, todo rezumaba belleza. La serenidad con la que salias, no hay palabras para expresarlo-
    Con Cristo

  • Goffys
    4 diciembre 2014 at 6:57 am
    Leave a Reply

    una duda.. como es el ave maria, el padre nuestro y la gloria en latin?

    Gracias.

  • Lala
    30 octubre 2014 at 6:16 pm
    Leave a Reply

    Muy cierto a veces veo en linea una misa en latín desde Suiza y me complace entender todas las oraciones.

  • Wisteria
    26 octubre 2014 at 12:05 pm
    Leave a Reply
  • Teresa33
    25 octubre 2014 at 10:29 pm
    Leave a Reply

    Rezo desde hace algunos meses diversas oraciones y letanías en Latín del Misal y he notado que he aumentado grandemente en fervor y amor a Dios. Es muy cierto lo que dice este artículo.

  • Fray Octavio
    25 octubre 2014 at 9:46 pm
    Leave a Reply

    Rezo en Latín todas las Horas Canónicas con el Propio Monástico.

  • carla
    25 octubre 2014 at 9:16 pm
    Leave a Reply

    Siempre he pensado igual, no hace mucho estuve en Fátima y pensaba, ¿pero porque tanta misa y en idiomas, no se podía poner una en latín? Creo que la respuesta es que la progresía que concibe la misa como una asamblea principalmente el hecho de hablar en un idioma que dificulta la asamblea -pero no la oración- lo ven incompatible. Por eso diría también que el latín en la liturgia favorece la ortodoxia.
    Siga así padre me gustan mucho sus artículos y su estilo escribiendo, llega mucho.

  • Teresa abigail
    25 octubre 2014 at 9:12 pm
    Leave a Reply

    Toda la razon.

    Ir a otro pais , entrar a la Iglesia y no entender nada , es horrible.

    Pero cuando asistimos al vaticano y entramos a una Misa en latin, muchisismas personas de tantos paises, pudimos comprender la Misa y unirnos en la oracion.

    He tenido la experiencia de vivir en muchos paises, y no entender ni el sermon , ni las oraciones…. pero me entusiasmaba algun cantico en latin, era como volver a mi Patria.

    Gracias por sus consejos, rezare el Rosario en Latin..

  • Leave a Reply

    *

    *