«Dios lo quiere así, así también lo quiero yo», de ese modo pensaba, afirmaba, escribía, vivía San Gabriel de la Dolorosa, el joven pasionista nacido en Asís el 1° de marzo de 1838 y fallecido en Isla del Gran Sasso (Teramo, Italia) el 27 de febrero de 1862, día en el cual se celebra su fiesta litúrgica. Era el undécimo de los trece hijos de Agnese Frisciotti y Sante Possenti, noble de Terni y gobernador pontificio bajo el Papa Gregorio XVI y después de Pío IX.

Estudiante de los Hermanos de las Escuelas Cristianas y de los Jesuitas, profundamente devoto de Nuestra Señora de los Dolores, prometió hacerse religioso si fuese curado de una enfermedad, pero asumió su compromiso cuando, durante una procesión de la imagen mariana bizantina del Duomo de Spoleto, el 22 de agosto de 1856, oyó una frase de la Virgen María que lo invitaba a dejar su vida seglar para hacerse pasionista.

Al terminar el noviciado pronunció el voto pasionista: difundir la devoción a Cristo Crucificado; pero más tarde emitió también el de difundir la devoción a la Virgen Dolorosa. Escribió a sus familiares: «Mi vida es una continua alegría. No cambiaría un cuarto de hora de esta vida».

San Gabriel es conocido como el santo de los jóvenes, el santo de los milagros y el santo de la sonrisa. De los jóvenes porque murió con solo 24 años por causa de una tuberculosis ósea que padeció con heroica serenidad, a tal punto que sus hermanos deseaban estar a su cabecera para recibir beneficios. Hasta dos meses antes de expirar logró, con grandes sufrimientos, acompañar las celebraciones litúrgicas.

Son innumerables los milagros obtenidos por su intercesión: son millares los ex voto llevados por los devotos como señal de reconocimiento al Santuario que lleva su nombre, a los pies del Gran Sasso, (Isla del Gran Sasso, Italia).

Precisamente allí, en el 1215, San Francisco de Asís fundó un convento que se mantuvo con vida hasta la supresión napoleónica. Posteriormente, en 1847, el lugar se convirtió en un convento y santuario de los Pasionistas.

La urna con los despojos de San Grabriel de la Dolorosa, conservados durante un tiempo en la iglesia, fue trasladada al horrible santuario de arquitectura moderna, donde Juan Pablo II inauguró la cripta con la tumba el 30 de junio de 1985. Por último, él es el santo de la sonrisa porque vivió sus jóvenes años siempre con alegría y paz delicadamente católicas, que ninguna enfermedad irreversible pudo afectar.

No alcanzó a cumplir su deseo de abrazar el sacerdocio por causa de las dramáticas decisiones políticas del Resurgimiento, persecutorias de la Iglesia, que impedían nuevas ordenaciones. Su director espiritual, el P. Norberto Cassinelli, reveló a todos el secreto de su santidad: «Gabriel trabajó con el corazón».

Gabriel fue declarado beato por San Pío X el 31 de mayo de 1908 y en su honor fue elevada la primera basílica. El 13 de mayo de 1920 Benedicto XV lo canonizó y en 1926 fue proclamado co-patrono de la juventud católica italiana, junto con San Luis Gonzaga.

Son cuarenta y una las cartas que tienen los Pasionistas del Santuario de San Gabriel de la Dolorosa: cinco escritas cuando era estudiante colegial, las otras cuando novicio y estudiante pasionista, todas durante el período comprendido entre los años 1854 y 1861. En las mismas sobresale su infinito amor por Cristo y María Santísima y toda su solicitud por el bien espiritual de sus seres queridos. En cada una de ellas recomienda la tierna devoción a la Virgen y la búsqueda de la voluntad de Dios, y con el transcurso del tiempo sus exhortaciones se centran en el huir de la superficialidad y de la vida mundana.

San Gabriel fue un místico como lo fue Santa Gema Galgani (1878-1903), que vivió su dies natalis a los 25 años y con el santo de Asís tuvo una relación de elección: declaró que por intercesión de San Gabriel había sido curada de una grave enfermedad. Fue precisamente gracias al encuentro con él que la santa de la provincia de Lucca definió mejor su vocación pasionista. Habiendo alcanzado el Cielo 16 años antes del nacimiento de Gemma, San Gabriel de la Dolorosa es Venerable cuando la santa lo llama «Hermano Gabriel».

Lee la vida y queda arrebatada, al punto que la lee y la vuelve a leer para meditarla mejor. San Gabriel se le aparece, la reconforta, la guía en un camino místico de extraordinaria dimensión. Gema lo elige como su patrono, contra las tentaciones diabólicas y modelo de su existencia, todo ello en el mismo día en que había comenzado a leer su biografía y la experiencia mística con él no había aún comenzado.

Por su intercesión, Gema se cura de una grave enfermedad y en una de sus apariciones él pone el escudo pasionista en su cintura diciéndole: «Tú serás pasionista». En la autobiografía de la mística se lee: «Desde aquel día, en que mi nuevo protector, el Venerable Gabriel, me había salvado el alma, comencé a tenerle una particular devoción: en la noche no podía dormirme si no tenía Su imagen bajo la almohada y comencé desde entonces a verlo a mi lado (que no puedo explicar: sentía su presencia). En cada acto, en toda situación mala que hiciera falta, me volvía a la mente el Hermano Gabriel, y me las evitaba».

En esa época ella tiene veinte años y está al borde de la muerte, pero ocurre el milagro. En la medianoche del 23 de febrero de 1899, oyó el rumor de un rosario y se da cuenta que el Venerable Gabriel estaba delante suyo. Le habló, como está escrito en su Autobiografía: «¿Quieres curarte? . . . reza con fe al Corazón de Jesús; cada noche, hasta que no sea terminada la Novena, yo vendré aquí contigo y rezaremos juntos al Corazón de Jesús».

En la parroquia de None (Turín), en estos días, el P. Giancarlo Gosmar no invitó a los fieles a rezar al Corazón de Jesús, pero acogió en la sagrada Casa de Dios a Griot di Magatte Dieng y sus músicos, donde se desataron con sus ritmos tribales, sus instrumentos de percusión, sus cantos, sus gritos, sus torsos desnudos, sus danzas africanas en un torbellino de colores, de saltos, piruetas (https://www.imolaoggi.it/2019/02/22/tamburi-africani-e-balli-tribali-in-una-parrocchia-del-torinese/).

Se escandalizó el P. Gosmar de los comentarios que este video desencadenó en los medios sociales: «Me hicieron ver los comentarios y me pregunto ¿que hay de profanación en lo que ha sucedido? Es una velada que nacía de la exigencia de los jóvenes del oratorio de conocer una realidad diversa y de enfrentarse a ella».

¿Exigencia de los jóvenes o de los hombres de la Iglesia actual? ¿Que habría ocurrido si a esos mismos jóvenes el párroco hubiera propuesto la figura de San Gabriel y Santa Gema? Al menos no se hubiera profanado la iglesia de los Santos Mártires San Gervasio y San Protasio.

L’articolo San Gabriel de la Dolorosa, el santo de los jóvenes proviene da Correspondencia romana | agencia de información.

Corrispondenza Romana
«Correspondencia romana» (CR) es una agencia católica de información, cuyo director es el Prof. Roberto de Mattei, creada en 1980, que se publica regularmente todas las semanas desde noviembre de 1985. Desde entonces «Correspondencia romana» no ha cambiado su línea editorial y su concepción de la cultura, destacándose como un polo de referencia por la coherencia y la claridad de sus posiciones. El arco de noticias de CR abarca desde las temáticas religiosas hasta las políticas, culturales y las referentes a las costumbres, ofreciendo siempre una información documentada sobre los acontecimientos que permite emitir un juicio preciso y oportuno sobre los mismos. Su link ofrece una cuidadosa selección de lo que también es importante conocer en la Web.