fbpx

SAN MARTÍN DE TOURS

Martín nació en Panonia (actual Francia) en una familia pagana. No obstante recibió el bautismo y, renunciando al prestigio de la carrera militar a ,la que orientó su vida, sintió la llamada de Dios a la vida contemplativa y fundó un monasterio en Liguigé (primero de occidente) donde practicó la vida monástica bajo la dirección espiritual de San Hilario. Luego fue ordenado sacerdote y consagrado Obispo de Tours (tras ser elegido por aclamación popular). Fue siempre modelo de Buen Pastor y siguió fundando monasterios por territorio galo. Trabajó con empeño en la formación del clero y en la evangelización de todos con preferencia de los pobres. Su vida trasnscurrió entre 316 y 397. Es uno de los primeros santos no mártires de la historia de la Iglesia, pues su existencia discurrió en el siglo IV cuando había libertad religiosa y los ataques hacia la fe venían de parte de las herejías (por un lado) y de la acomodación al ambiente (por otro).
San Martín de Tours, intercede por nosotros




Artículo anteriorSAN LEON MAGNO
Artículo siguienteTRAS EL TIFÓN DE FILIPINAS
Padre Santiago González
Padre Santiago González
Nacido en Sevilla, en 1968. Ordenado Sacerdote Diocesano en 2011. Vicario Parroquial de la de Santa María del Alcor (El Viso del Alcor) entre 2011 y 2014. Capellán del Hospital Virgen del Rocío (Sevilla) en 2014. Desde 2014 es Párroco de la del Dulce Nombre de María (Sevilla) y Cuasi-Párroco de la de Santa María (Dos Hermanas). Capellán voluntario de la Prisión de Sevilla. Fundador de "Adelante la Fe".

Del mismo autor

CARTA ABIERTA A LA MINISTRA DE SANIDAD DOÑA ANA MATO

La señora ministra de sanidad del gobierno de España, Doña Ana...

Últimos Artículos

Marzo, mes de San José

Tradicionalmente, el mes de marzo está dedicado a San...

El insólito silencio del Papa sobre el viaje a Irak que preocupa a muchos

(Maria Antonietta Calabrò, Huffpost – 28 de febrero de...

«No lo sé, Rick, parece falso»: Sobre la última entrevista a Benedicto XVI

Algo que dice ser una entrevista exclusiva con Joseph...