ADELANTE LA FE

San Vaticano II

En los últimos años hemos asistido a una explosión de canonizaciones de Papas, de repente parecería que todos son santos. Sin embargo, las canonizaciones papales han sido rarísimas hasta el periodo postconciliar, veamos algunos datos:

  • Desde el Siglo XVI hasta el Vaticano II solamente dos Papas han sido canonizados. Y vaya que dos Papas: San Pío V y San Pío X. San Pio V falleció en 1572 y fue canonizado por Clemente XI en 1712: ¡140 años después!, mientras que San Pío X falleció en 1914 y fue canonizado por Pío XII en 1954.
  • Por no hacer demasiado farragoso este artículo me ceñiré ahora a sólo un periodo, suficiente a modo ilustrativo. Desde el siglo X tenemos una lista importante de Papas beatificados esperando a ser canonizados, el que más (Victor III) lleva la friolera de 931 años esperando, y el que menos (Pío IX) 140 años:
    1. Beato Víctor III (1087): 931 años esperando.
    2. Beato Urbano II (1099): 919 años.
    3. Beato Eugenio III (1153): 865 años
    4. Beato Gregorio X (1276): 742 años
    5. Beato Inocencio V (1276): 742 años
    6. Beato Benedicto XI (1304): 714 años
    7. Beato Urbano V (1370): 648 años.
    8. Beato Inocencio XI (1689): 329 años.
    9. Beato Pío IX (1878): 140 años.
  • En el periodo descrito desde el siglo X hasta el Vaticano II, se canonizaron tan sólo cinco Papas: San León IX, San Gregorio VII, San Celestino V, San Pío V y San Pío X.

Según estos datos, se evidencia sin duda alguna que las canonizaciones papales han sido algo muy raro. Cinco en mil años, lo cual da una media de un Papa cada 200 años.

Sin embargo, nos encontramos con que parece que de repente todos los Papas desde el Vaticano II son santos, y además lo son proclamados en un cortísimo espacio de tiempo: Ya tenemos a Juan XXIII, Pablo VI y a Juan Pablo II, y se nos anuncia que Juan Pablo I también está al caer, mientras que el propio Francisco ya entre bromas insinúa la prevista canonización de Benedicto XVI y de él mismo.

Si en mil años se han canonizado cinco Papas, y desde 2013 a el actual llevamos ya tres, supone que hemos pasado de una media de un Papa canonizado cada 200 años, a un Papa canonizado cada 2 años. Si lo trasladamos a días la estadística resulta aún más clara. Antes se canonizaba un Papa cada 365.000 días y ahora cada 2.190 días.

Es evidente que, como en tantas cosas desde el Vaticano II, hay un cambio sustancial e importante. A nadie debe escapar este hecho que resulta cuando menos sorprendente. Cualquier católico de a pie que no haya perdido el sentido común debiera cuando menos estar extrañado: ¿De repente todos los Papas son santos tras el Vaticano II? ¿Por qué tan rápido y todos?

Los hechos de los Papas postconciliares

Si ya resulta anormal el cambio de ritmo de canonizaciones papales, más extraño es si analizamos qué ha pasado durante los pontificados de los Papas postconciliares ya canonizados

No voy a entrar a valorar si tal Papa era más piadoso o menos, si rezaba diez rosarios al día o ninguno, si dormía con cilicios o en una cama de plumón. Proponer a un Papa como santo público no es sólo decir que era un gran devoto, es proponer al pueblo cristiano su ejercicio en tanto que Papa como modélico y ejemplar, porque no hay santidad sin el correcto cumplimiento de las obligaciones de estado. La propia Virgen nos advirtió en Fátima que el gran sacrificio que nos pedía a todos en esta época moderna era el perfecto cumplimiento de nuestras obligaciones de estado. Va de suyo que en los Papas su principal obligación de estado es la custodia y transmisión de la Fe católica íntegra e inalterada, así como las tradiciones legadas desde tiempos apostólicos ininterrumpidamente por todos sus sucesores.

Creo que no es necesario ilustrar los méritos sobrados y reconocidos de San Pío V y San Pío X, pero ¿qué méritos atesoran Juan XXIII, Pablo VI y Juan Pablo II?

No es mi intención hacer aquí una exposición sobre los hechos y dichos de cada papa, sobre lo cual ya hay una abundante bibliografía en esta misma web, pero sí hay que subrayar que todos tienen algo en común: el Vaticano II. Veamos solamente alguna pincelada sobre esto.

El Vaticano II

A no ser que queramos estar absolutamente ciegos -y lo hay a raudales-, es absoluta y objetivamente indiscutible que el Vaticano II ha desencadenado en términos puramente estadísticos una crisis en la Iglesia como nunca se ha conocido.

Si lo analizamos numéricamente, con simple estadística, una Iglesia floreciente, con todos los defectos que tuviera -que los había-, ha pasado en unos años a una caída de estadísticas en todos los niveles absolutamente impresionante. Y es algo de tal calibre que no se me ocurre pensar en una empresa que a un jefe se le ocurra innovar, y como resultado las ventas cayeran un 2000%, y encima pueda haber alguien lo suficientemente descerebrado que se le ocurra darle el premio de “mejor jefe del año” e ir orgullosamente diciendo que era un gran “jefazo”.

Juan XXIII

Juan XXIII tiene el dudoso “honor” de haber convocado el Concilio Vaticano II, que ha supuesto la mayor catástrofe en la historia de la Iglesia.

Este “honor” se ve acrecentado por la nefasta línea maestra que marcó en la apertura del Concilio, y que ha supuesto de hecho la guía de actuación, hasta hoy día, de inacción y complicidad de todos los papas postconciliares y obispos. En la misma tuvo la “brillante” idea de pretender que la Iglesia en adelante no debía condenar errores, sino sólo proponer su doctrina de forma amable y sonriente. La consecuencia ya la vemos a 50 años vista: toda la iglesia infectada de herejías y errores.

“Siempre la Iglesia se opuso a estos errores. Frecuentemente los condenó con la mayor severidad. En nuestro tiempo, sin embargo, la Esposa de Cristo prefiere usar la medicina de la misericordia más que la de la severidad. Ella quiere venir al encuentro de las necesidades actuales, mostrando la validez de su doctrina más bien que renovando condenas. No es que falten doctrinas falaces, opiniones y conceptos peligrosos, que precisa prevenir y disipar; pero se hallan tan en evidente contradicción con la recta norma de la honestidad, y han dado frutos tan perniciosos, que ya los hombres, aun por sí solos, están propensos a condenarlos, singularmente aquellas costumbres de vida que desprecian a Dios y a su ley, la excesiva confianza en los progresos de la técnica, el bienestar fundado exclusivamente sobre las comodidades de la vida.”

Juan XXIII no fue sólo el irresponsable convocante del Concilio, sino que de principio marcó ya la línea errónea a seguir y, me atrevo a afirmar, que este discurso ha sido uno de los más devastadores para la Iglesia en los últimos 50 años.

Pablo VI

Si Juan XXIII fue el irresponsable que preparó la tormenta, Pablo VI fue quien la agitó y concluyó. Al igual que con Juan XXIII mucho se podría decir sobre su pontificado, pero me centraré en especial en un aspecto: la reforma litúrgica.

Pablo VI, siguiendo la estela honorífica de Juan XXIII, atesora el “mérito” de haber destruido los ritos de la San Misa Católica para convertirla en una ceremonia protestantizada. El Novus ordo, que “se aleja en conjunto y en detalle de la teología católica de la Santa Misa” (Cardenales Ottaviani y Bacci), ha sido y es el ariete del modernismo para destruir por capilaridad la Fe en la Iglesia; y a cincuenta años vista es innegable que casi lo han conseguido.

El gran daño en la Fe del pueblo se ha producido por la inyección de veneno de esa nefasta catequesis visual que se ha suministrado al pueblo. A base de actuar como protestantes, han terminado siéndolo.

Destruir lo más sagrado y santo que tenemos para disfrazarlo de cena protestante ¿es eso cumplir con las obligaciones de estado de un Papa? ¿es eso causa de santidad?

Juan Pablo II

Si Juan XXIII fue el causante de la tormenta y Pablo VI el que la ejecutó, Juan Pablo II ha sido el Papa bajo cuyo mandato se ha implantado el Vaticano II, y bajo cuyo pontificado las estadísticas de la iglesia a todos los niveles (vocaciones, herejías…) han llegado a su máxima expresión de negatividad. Como dije antes, no voy a entrar en si era más piadoso o menos, pero pienso que es indiscutible que la iglesia tras su pontificado sencillamente se ha quedado como un solar desierto.

La Iglesia es una Monarquía y el Papa es el responsable máximo y absoluto, así que, por acción u omisión -no juzgo las intenciones-, como gobernante de la iglesia fue un absoluto desastre. Pretender lo contrario con los números que dejó es sencillamente engañarse a uno mismo.

Pero demos también una pincelada del pontificado en uno de sus actos culminantes, el encuentro de Asís que, según el propio Juan Pablo II, fue una especie de “catequesis viva del Concilio Vaticano II”.

Pío XI, en su encíclica Mortaliun animos, hablaba, en referencia a este tipo de encuentros, sin ambages de que “no pueden, de ninguna manera obtener la aprobación de los católicos, puesto que están fundadas en la falsa opinión de los que piensan que todas las religiones son, con poca diferencia, buenas y laudables, pues, aunque de distinto modo, todas nos demuestran y significan igualmente el ingénito y nativo sentimiento con que somos llevados hacia Dios y reconocemos obedientemente su imperio” y advertía que “cuantos se adhieren a tales opiniones y tentativas, se apartan totalmente de la religión revelada por Dios”.

El encuentro de Asís no es pues un “detalle”, una “anécdota”, como los juanpablolatras suelen repetir para pasar de puntillas por él, sino que es un acto de extrema gravedad, un encuentro “que se aparta totalmente de la religión revelada por Dios”, es decir, un auténtico acto de apostasía y escándalo público.

La Jornada de Asís, luego repetida por Benedicto XVI -dicho sea de paso-, fue, en resumen, según un brillante análisis de sí sí no no :

“1) Una ofensa a Dios

2) Una negación de la necesidad universal de la Redención

3) Una injusticia y una falta de caridad hacia los infieles

4) Un peligro y un escándalo para los católicos

5) Una infidelidad que traiciona  la misión de la Iglesia y de San Pedro”

¿Cómo es posible que un Papa a la vez que se aparta por completo de la revelación cumpla con su obligación suprema de estado de custodiar la Fe? Sencillamente imposible de conciliar y es pues ridículo, auténtica ceguera espiritual, el que haya gente que critica a Francisco y habla de que Juan Pablo II era un “santazo”.

Conclusión

No hay que ser muy ducho para darse cuenta de que asistimos al intento de canonización del Vaticano II y todas sus reformas, y de que, para los novadores, el verdadero hecho de santidad de estos Papas es que, justamente, han sido los máximos responsables de haberlo implementado.

Ignoro si estos Papas estarán en el cielo, o no, pero de lo que sí estoy seguro es que no han sido ningún modelo en el cumplimiento de sus obligaciones de estado, sino, muy al contrario, han sido los máximos responsables de la hecatombe que vivimos desde hace cincuenta años por acción, omisión, complicidad y/o negligencia en el ejercicio de su cargo, y al que a eso lo quieran llamar santidad, ya es en sí mismo otro elemento de la crisis de la Iglesia: proponer modelos que no lo son.

Yo siempre digo toda la verdad; si no quieren saberla, no vengan a buscarme” (Santa Teresita)

Miguel Ángel Yáñez

Director de Adelante la Fe.
Libro Recomendado
Recibe nuestras noticias por email