RORATE CÆLI

Sermón para la Inmaculada Concepción (padre Cipola)

Del Evangelio de San Lucas:  “Ave María llena eres de gracia. El Señor está contigo”.

Fue el primer femtosegundo, cuando desde la quietud del vacío, desde la nada que estaba separada de Dios, el nacimiento de la creación, del universo, cuando la materia era increíblemente densa, cuando todo explotaba en un gran estallido, caos total, un estallido incomprensible de energía, hirviente, retorciéndose, formando materia, como un mar de sangre.

Y en ese primer estallido del caos, las partículas, el estallido de la nada en algo, se podía ver un ángel, sí, un ángel, volando constantemente desde este estallido de eternidad en el tiempo, volando constantemente hacia el futuro, y llevando un lirio, sí, un lirio, en su mano, rumbo a un destino definido allá afuera cuando apenas había algo afuera, con destino a un tiempo definido, cuando solo había una fracción de tiempo que existía. Y Gabriel voló a través del caos, llevando el lirio.

El pastor que miraba al rebaño junto al río sabía lo que tenía que hacer. Esto es lo que siempre había sido, un pastor, por lo que sabía lo que tenía que hacer. ¡Cuántas ovejas había perdido por el lobo! El lobo que acechaba constantemente al rebaño, el lobo que se deleitaba no solo saboreando los corderos sino también disfrutando del ataque, saltando a sus gargantas, que disfrutaba viendo cómo la sangre roja fluía sobre el vellón blanco. El pastor amaba a su rebaño, y le dolía cada vez que el lobo atacaba y mataba a una de sus ovejas, y entonces sabía lo que tenía que hacer en este caso: este caso tan especial. Tenía que construir una pared, porque la oveja debía protegerse como ninguna otra oveja había sido protegida, y la pared tenía que construirse como nunca se había construido ninguna otra pared, ya que el lobo era poderoso. Y entonces construyó la pared, una pared de marfil y madera, una pared muy alta con forma de torre, que incluso el lobo no podía saltar, para que la oveja estuviera protegida.

La próxima vez que vino el lobo, vio la pared, esa torre de marfil y madera, y entendió por qué estaba allí, y por eso quería mucho más llegar a la oveja. Su deseo ardió como un fuego furioso, para atacar a la oveja, ver su sangre derramada y devorar su carne. Pero el muro de marfil y madera era demasiado alto. O eso parecía. Dijo: déjame examinar esta pared, esta torre, déjame rodearla por completo y ver si hay alguna manera de subirla y entrar. Pero no había entrada, ni unión. Se acercó a la torre y olió la madera. Y reconoció el olor. Conocía el árbol del que había venido esta madera, y recordó de hace tanto tiempo el jardín, el árbol, el hombre y la mujer.

El marfil no podía ser debilitado, pero podía roer la madera con sus dientes terribles y afilados. Miró hacia la torre. Era muy alta. ¿Cuánto tiempo le tomaría roer en la madera toda hacia arriba, para poder hacer escalones para subir? No le importó cuánto tiempo tomó. Fue paciente y, por lo tanto, cada noche mordisqueaba la madera y hacía hendiduras lo suficientemente grandes para que eventualmente pudiera subir a la torre y ganar el premio.

Y así pasaron los años. La oveja estaba protegida por la torre amurallada de los estragos del lobo. Pasaron más de treinta años, treinta años en los que la ira, el odio y la lujuria del lobo crecieron hasta que fue casi insoportable. Casi había alcanzado la cima de la torre con su doloroso mordisqueo para formar los escalones, y se dio cuenta de que mañana al anochecer sería el momento de hacer su ascenso. Tomaría todas sus fuerzas, tendría que usar todo su ingenio para llegar a la cima, y ​​una vez allí, saltar sobre la oveja y llevársela como su premio.

Y así, al atardecer, el lobo llegó a la torre. El pastor lo vio venir, pero no intentó asustarlo. Se quedó a cierta distancia y observó mientras el lobo comenzaba a subir la torre. Lo que mantenía al lobo en marcha era puro odio y pura lujuria, mientras imaginaba la sangre en el vellón blanco de la oveja. Estaba casi allí y ahora podía mirar por encima del borde y ver que la torre cerraba una colina y que en esa colina había un cordero, no la oveja, sino un cordero, el cordero más blanco y tierno que jamás había visto. Todos los pensamientos sobre la oveja ahora desaparecieron; porque este era el premio supremo: este cordero cuya blancura pura era una afrenta. Y entonces saltó hacia el cordero; el cordero no se movió, no se inmutó cuando los terribles dientes del lobo se hundieron en la garganta del cordero y la sangre y el agua cayeron sobre el vellocino blanco y sobre el lirio blanco que crecía en esa colina. Y el lobo gritó, gritó con los gritos del mismo infierno, porque la sangre del cordero lo quemaba como ningún fuego podía, y todo su cuerpo estaba envuelto en los dolores del infierno, como si regresara a ese caos del primer segundo del universo dentro de sí mismo. Y el lobo reconoció esa sangre, y en su horror supo que su poder era impotente ante el torrente de esa sangre que lavaba todo a su paso. Y el lobo saltó de la torre y cojeó hacia el bosque para encontrar un lugar donde no estaba esa sangre, y en esa nada devorar todo lo que pudiera.

Me desperté con un comienzo de mi sueño, un mal sueño, algo que ver con un lobo, una torre, una oveja, un cordero. No podía recordar los detalles, pero recordé el aroma, recordé el olor, porque parecía estar incluso en mi habitación. ¿Qué era este aroma? ¿Y qué es hoy? Por supuesto, es el 8 de diciembre, la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María. ¿Es ese el aroma? Por supuesto. Es el aroma de un lirio! Pero no había lirios en mi habitación, porque era invierno. Y fue mi corazón el que me dijo: porque era mi corazón el que lo sabía. Porque era el aroma — de la gracia.

Padre Richard Cipola

(Traducción: Rocío Salas. Artículo original)

RORATE CÆLI

Edición en español del prestigioso blog tradicionalista internacional RORATE CÆLI especializado en noticias y opinión católica. Por política editorial no se permiten comentarios en los artículos
¡Ya a la venta en Amazon!
Recibe nuestras noticias por email