En honor a mi santísima Madre, les presento este pequeño ramo en la gran fiesta de su exaltación en cuerpo y alma, en la gloria eterna.

1. Útil repetición. Como todos los seres humanos normales saben, y ya que aparentemente los reformadores litúrgicos no sabían, la repetición es muy útil e importante en el discurso del ser humano -como se demuestra en las líneas rítmicas de los poetas, las conversaciones íntimas de los amantes, las nobles visiones de los místicos, las arias de compositores de ópera, y las frecuentes peticiones de los niños pequeños a escuchar la misma historia una vez más. Repetimos lo que es precioso para aquellos que son queridos para nosotros. El rosario es un ejemplo de esta práctica, pero también lo hace la liturgia tradicional, ya sea la misa o el oficio divino. Las muchas repeticiones aquí refuerzan, amplifican, y dan expresión a los pensamientos y sentimientos del corazón.

Fue un ejercicio cruel de racionalismo cortar supuestamente “inútiles” repeticiones como los muchos besos del altar, las múltiples expresiones de “Dominus vobiscum”, el doble Confíteor, el nueve veces Kyrie, los signos de la cruz, las múltiples oraciones antes de la comunión, y la triple dos veces repetida “Domine, non sum dignus”.  Me pregunto si los responsables de esta deformación tuvieron la triste suerte de ser niños abandonados que no escucharon  poesía o cuentos repetidos con suficiente frecuencia.

La única especie de repetición que nuestro Señor prohíbe es la repetición sin sentido o la manipulación, cuando uno repite vocablos sin pretender conscientemente nada con ello, o repite las palabras como conjuros que pueden ejercer poder sobre algún otro objeto (incluyendo los dioses, en la manera tonta en que los paganos a menudo piensan de ellos).  La piedad católica tradicional utiliza la repetición de una forma completamente diferente, por el honor de Dios y el beneficio del alma.

2. Centrarse en los misterios, no en la actividad. El rosario es el “salterio de la Virgen”: es, por así decirlo, los 150 salmos del hombre pobre. Pero este hombre pobre es cada uno de nosotros, todos nosotros; somos pobres mendigos que se arrodillan ante el trono de Dios, buscando su misericordia y bendición a manos de su santa Madre. Las oraciones del rosario son por sí mismas ricas sin medida, inagotables, la fuente de una vida de unión orante con Jesús.

Algún tiempo después de la aparición inicial del rosario, se añadió la meditación de los misterios de la vida de Jesús y de María como marco para las próximas décadas. Observe cómo el rosario nos hace disminuir la velocidad y centramos nuestra atención en los misterios divinos, no en el apostolado externo o un activismo frenético. Está dirigido más a ser que a hacer. La misa tradicional en latín, también, está benditamente libre de la extraña preocupación de nuestra época con la utilidad, resultados inmediatos, y todo lo que dice la nueva evangelización. El rosario y la misa nos forman, nos alimentan profundamente, y nos envuelven en los misterios de Nuestro Señor, a través de los cuales hemos sido salvados. Este es el requisito previo para hacer cualquier cosa para el reino de Dios- y es el objetivo de cualquier trabajo que podamos hacer.

3. Centrarse en el Señor y su Madre, no en las personas. El rosario, incluso cuando se expone en un grupo, sigue siendo una oración “vertical”: no se trata del grupo, o encontrarse con él, o centrarse en ministrar a sus necesidades reales o percibidas, o tratar de convencer o persuadir alguna respuesta en particular. Al igual que la misa, de hecho une a la gente, atiende a nuestras necesidades, y provoca respuestas. Sin embargo, su atención, su propósito, la totalidad de su orientación, están en otra parte.

Este es quizás el aspecto más notable y digno de elogio de la misa tradicional: en todos los puntos excepto la homilía, la misa es manifiestamente un acto de culto dirigido a Dios todopoderoso, Padre, Hijo, y Espíritu Santo, un ejercicio del sacerdocio de Cristo y un sacrificio de su cuerpo y sangre. Está claro que no es una reunión social en la que el celebrante y la congregación están cara a cara y se sirven refrescos.

4. Escuela de disciplina. Aunque no hay nada malo con recitar el rosario sentado, muchas personas rezan de rodillas. Esto es difícil para las rodillas y la espalda; no es por nada que el arrodillarse se considera una postura penitencial en las iglesias de Oriente, y que los católicos se arrodillan tradicionalmente en el sacramento de la penitencia. El rosario es una oración que invita y, en cierta medida, demanda disciplina: la disciplina del cuerpo, e incluso más, del alma. Cada vez que su atención se desvía, tiene que tirarla con suavidad pero con firmeza a la oración. Es una oración de perseverancia: hay que seguir con ella, pase lo que pase. El diablo ciertamente no quiere que se continúe rezando el rosario. Por lo menos en mi experiencia de vida, el rosario no es una oración que se “entiende” de inmediato; usted tiene que crecer en ella, con la confianza en las promesas de Nuestra Señora.

La misa tradicional en latín es un verdadero campo de entrenamiento de la disciplina espiritual. En una misa rezada, es la costumbre, al menos en los Estados Unidos, arrodillarse a través de casi toda de principio a fin. No le puedo decir la gran ayuda que ha sido para mí ser perezoso. En la misa cantada, también, se arrodilla mucho, y la liturgia completa es más larga -sin correr aquí, y sí, Dios es más importante que cualquier otra cosa que usted o su familia podría estar haciendo en este momento, así que supere su impaciencia. Si usted tiene un montón de niños, los desafíos aumentan. [1] El rosario y la misa antigua demandan –y recompensan- disciplina.

5. El uso de signos tangibles, junto con la oración vocal y mental. Estoy convencido de que una de las razones simples de que nos guste el rosario es que es un objeto físico: un conjunto de perlas, agrupadas en patrones, con medallas y un crucifijo. A los católicos les deben gustar las cosas físicas, porque Dios los ama. Creó el mundo material como una de sus formas de comunicarse con nosotros y una de las maneras en las que podemos comunicarnos con Él.

Por lo que el rosario no es sólo un montón de palabras (la maldición de la verbosidad), ni es sólo un monte Everest de la oración mental (la maldición de devotio moderna equivocada), sino una tríada armónica: las palabras repetidas, los misterios ordenados, y las perlas. Hay algo para cada uno de nosotros – y, para ser honesto, esto significa que una parte de nosotros a veces se interpondrá en el resto de nosotros. ¿Alguna vez ha notado que hay días en los que parece que los dedos están haciendo la oración más que los labios o su mente? Tenemos que ser lo suficientemente humildes como para ser transportados por nuestras propias manos.

La comparación con la tradicional misa en latín no es difícil de encontrar. Está mucho más saturado de signos físicos de lo sagrado, de principio a fin, dándonos más “clavijas” para colgar nuestras oraciones. Benditamente permite una gran libertad para la meditación: no se espera que usted lo haga constantemente, que diga “¡todos juntos ahora!”.  Hay silencio en el cual descansar, canto en el cual expandirse, rituales para ver, tiempo y espacio para orar, y, cuando Dios nos favorece, una conexión eterna con Él que nada más puede traer. La antigua misa no es demasiado cerebral o verbosa, como si se tratara de una conferencia destinada a mejorar moralmente a los fieles (a menudo un vano esfuerzo, incluso en el mejor de los casos). Es un acto de adoración en el que se puede dar a sí mismo, en el que uno puede encontrar a Dios.

6. Se recibe como algo básicamente sin cambios durante siglos. El rosario ha existido por mucho tiempo -y que no nos atrevamos a engañarlo. [2] No sugerimos un “rosario reformado” del que todas las “repeticiones inútiles” se han eliminado. No cambiamos la forma recibida para que sea más aceptable o corregible al hombre moderno. No lo partimos como una acreción medieval o una reliquia reemplazable de crédulos mariólatras. No; lo mantenemos, apreciamos, conservamos y transmitimos sin cambios a nuestros hijos.

La lógica, la actitud, la espiritualidad es la misma cuando se trata de la santa misa. En su forma clásica, el rito romano en América lo ha estado desarrollando orgánicamente durante 1500 años -con su desarrollo ralentizándose en los últimos siglos, ya que ha alcanzado la perfección de forma, perfectamente proporcionada a la glorificación del Dios Trino y las necesidades de la comunidad de culto. Somos humildemente privilegiados de recibir este inmenso tesoro. Nos encanta y vamos a transmitirlo a nuestros hijos.

7. Nuestra Señora es invocada, por su nombre, muchas veces. Obviamente, esto es cierto en el rosario, lo que hace de esta devoción un correctivo saludable para el racionalismo protestante que reduciría la oración para dirigirse a Dios solo, haciendo caso omiso de su madre y toda su descendencia, los santos, y de ese modo insultándolo a Él y pecando contra sus disposiciones providenciales.

De la misma manera, la ‘misa tradicional’ exalta apropiadamente a Nuestra Señora mencionándola muchas veces -en las oraciones invariables solamente, 10 u 11 veces, dependiendo del día. [3] En este homenaje frecuente de la Santa Madre de Dios, el rito romano muestra su parentesco con todas las otras liturgias cristianas auténticas, tales como la Divina Liturgia de San Juan Crisóstomo. Por el contrario, los arquitectos de la nueva orden de la misa trataron de restar importancia a la Virgen por razones “ecuménicas”. Su santo nombre, el terror de los demonios y el consuelo de los pecadores, se reduce a 1 a 4 menciones; en la práctica, en la misa diaria,  solamente una mención. [4]

La liturgia tradicional, como el rosario, no se cansa de recordar la memoria y de invocar la intercesión de la Madre todo-gloriosa de nuestro Dios y Señor, Jesucristo.

***

Tal vez parte de la razón de la popularidad continua del rosario es que alimenta la vida espiritual en muchas de las formas en que la misa tradicional en latín solía hacer (y aún lo hace, dondequiera que exista). Esto también puede explicar el ajuste natural entre asistir a una misa rezada y rezar el rosario. Mientras que rezar el rosario durante la misa puede no ser la forma ideal de participación interior en la riqueza de la liturgia sagrada, sabemos que la Iglesia, sin embargo, no lo prohíbe ni lo desaconseja en una misa rezada, y estoy simplemente señalando que existe una parentesco entre la ofrenda tranquila de la oración pública de la Iglesia y del rezo tranquilo del rosario de la Virgen.

Hay consuelo en este hecho. Porque, si no me equivoco, el rezo del rosario está preparando un gran contingente de católicos marianos para que redescubran y vuelvan a la antigua misa, tan profunda y puramente mariana en su espiritualidad. [5]

¡Dios te Salve, Reina del Santísimo Rosario! ¡Dios te Salve, Nuestra Señora de la Victoria! Ruega por nosotros los pecadores en este valle de lágrimas, y obtén de tu Hijo la restauración anhelada de la gran y hermosa liturgia de la Iglesia romana. Amén.

Peter Kwasniewski

Traducción de Rocío Salas. Artículo original

[mks_separator style=”solid” height=”5″ ]

[1] Ver mi artículo Ex ore infantium: Los niños y la misa tradicional en latín” y  los enlaces proporcionadas aquí.

[2] Por supuesto, los misterios luminosos son una especie de innovación, pero la idea de utilizar misterios alternativos de la vida del Señor se remonta a muchos siglos y es recomendado por el apóstol del rosario, san Luis María de Montfort Gringnion. Por lo tanto, respetuosamente estoy en desacuerdo con mis hermanos tradicionalistas que rechazan estos misterios y sugieren que tienen que familiarizarse con la amplitud de la tradición del rosario Esto no quiere decir, sin embargo, que los católicos deben adoptar los misterios luminosos; incluso Juan Pablo II los presenta como opcionales.

[3] La variación se debe a la diferencia entre una misa rezada y una misa mayor. Aquí están todos los lugares donde se menciona el santo nombre de María: (1-2) en el Confíteor del cura; (3-4) en el  Confíteor del servidor; (5) en el Credo; (6) en el “Suscipe, Sancta Trinitas” del ofertorio; (7) en el Canon Romano; (8) en el “Libera nos” después de la oración del Señor; (9-10) en el Confiteor antes de la comunión; (11) en la Salve Regina de las oraciones leoninas después de la misa; (12) en la colecta después de la Salve Regina.

[4] En el Novus Ordo, el nombre de María es mencionado (1) en la oración eucarística, y, en su petición por las rúbricas, (2) en el Credo. (3-4) entran en juego si se utiliza la opción Confíteor, que no es común en las misas diarias.

[5] Algo parecido a esto, por supuesto, estaba ocurriendo de una manera espontánea y orgánica en los Frailes Franciscanos de la Inmaculada, hasta que su fresca vitalidad fue reprimida brutalmente en el nombre del uniformismo posconciliar. Vemos un paralelo en los esfuerzos nefastos hechos después del concilio de suprimir el culto mariano. Ambas formas de iconoclastia, el anti- liturgismo y el anti – marianismo, nacen del odio de Satanás de la encarnación.

Peter Kwasniewski
El Dr. Peter Kwasniewski es teólogo tomista, especialista en liturgia y compositor de música coral, titulado por el Thomas Aquinas College de California y por la Catholic University of America de Washington, D.C. Ha impartrido clases en el International Theological Institute de Austria, los cursos de la Universidad Franciscana de Steubenville en Austria y el Wyoming Catholic College, en cuya fundación participó en 2006. Escribe habitualmente para New Liturgical Movement, OnePeterFive, Rorate Caeli y LifeSite News, y ha publicado seis libros, el último de ellos, Noble Beauty, Transcendent Holiness: Why the Modern Age Needs the Mass of Ages (Angelico, 2017).