Último intento, votemos como católicos

Queridos lectores, permítanme un artículo más sobre el voto católico antes de las elecciones en mi país, España. Comentaba el otro día una persona que siempre publicamos estos artículos antes de las elecciones y yo creo que es normal y necesario reforzar en estos períodos, lejos de ser algo negativo pienso que es positivo ¿Podemos revertir las urnas o, por lo menos, conseguir la mejor opción política para los católicos? ¡Hay que intentarlo! ¡Por favor, mediten, estamos a pocos días y el cambio es posible!

Según los datos del CIS en noviembre del 2022, en España quedan un 55,4% de católicos. Hecho este apunte, pregunto, ¿A quién vota este 55,4%? Díganmelo con sinceridad porque en ese porcentaje están ustedes y estoy yo. ¿Buscamos los 55,4% con nuestro voto lo mejor para la Iglesia Católica? Si esto fuera así es imposible que estuviera gobernando en España el señor Sánchez y compañía.

Efectivamente no somos muchos y cada vez somos menos pero lo que está claro es que el porcentaje de católicos que quedamos podríamos dar un giro inesperado a las urnas, pero cabe pensar que estamos durmiendo, pasando de todo o lo que puede ser peor, que muchos que se llaman “católicos” no tengan claro lo que esto implica. Precisamente estaba leyendo las declaraciones de un ex diputado socialista que dice lo siguiente: “el derecho a legislar sobre la interrupción del embarazo o sobre el derecho a una muerte digna tiene que ver con el cristianismo y no con esas ideas ultracatólicas pestilentes”. Podríamos tratar en otro artículo a qué se llama “ultracatólico” pero centrándonos en el tema, lo que este señor llama “interrupción del embarazo” hace referencia al asesinato de bebés en el vientre materno y hasta la fecha, eso de cristiano no tiene nada. Es posible que este hombre esté bautizado y que se educara en la fe católica pero está claro que a día de hoy debe de practicar una variante a la que él sigue llamando “cristianismo”. Es algo así como cuando uno compra “leche de soja” y desconoce que la soja no produce leche.

Les quiero animar a que entren en la página de los distintos grupos políticos y lean con detenimiento sus programas. Sí, sé que es tedioso y que uno está mejor en la playa con un daikiri pero háganlo, no se dejen manipular por la basura televisiva para tomar una decisión, ni mucho menos por el periódico, el yerno listo o la hija bien informada y no sean de los que dicen “siempre vote a…”. Toda la vida tomando  helado de vainilla y pasados 40 años descubres que hay algo maravilloso que se llama “mantecado” que es un sabor tradicional e insuperable. La política es como la heladería, hay variedad de sabores aunque todos sean helado.

Pues yo me he sumergido en las web de los principales partidos que optan a escaños y voy a mencionar algunos aspectos que nos pueden interesar tanto positivamente como para ponernos los pelos de punta. No voy a transcribir aquí los programas electorales del PSOE, PP y VOX al completo, pero sí que destacaré las líneas rojas en las que tenemos que fijarnos. No añado a SUMAR porque en su web sólo he podido encontrar la opción de “súmate y dona” y como no entra en mis intereses “donar”, sumo y sigo…

El partido socialista en su programa político habla sin medias tintas sobre la regulación de la eutanasia y los derechos y garantías de las personas en el proceso final de su vida. Resumiendo, adiós papá, adiós mamá y así me ahorro pensiones. Sobre la educación de nuestros hijos desde su más tierna infancia nos propone: “Fortaleceremos los programas para la promoción de la salud afectivo-sexual en todos los niveles educativos haciendo hincapié en que reflejen la realidad actual de nuestra sociedad huyendo de estigmas y tabúes sexuales”, el que quiera entender que entienda pero después no se asusten si su pequeña María llega a casa diciendo que ahora es Manolo. Esa realidad actual de nuestra sociedad que se menciona en el programa socialista es la que nos han impuesto ellos con su gobierno, no la ideal ni la deseada por muchos de nosotros, los ciudadanos.

Sepan también que si este individuo y su séquito son elegidos otra vez, continuarán fomentando la vida sexual activa de nuestros adolescentes garantizando el acceso a anticonceptivos de forma gratuita y si no funcionan…ya se sabe la solución, aborto y vía que además ahora ya no hace falta el permiso de los papis.

Sobre los asuntos referidos a la familia no voy a entrar en detalle porque en el partido socialista hay más modelos de familias que variedad de champús en el mercado. Para finalizar el mini resumen, en las últimas páginas nos recuerdan que continuarán con la memoria histórica para borrar todo lo que queda de la España Católica…Les dejo con este pildorazo recogido en la página 246 y que es un compendio de todo lo que llevan dentro: “En Las leyes y normativas promovidas y aplicadas por Gobiernos socialistas sobre divorcio, interrupción voluntaria del embarazo, muerte digna, matrimonio entre personas del mismo sexo, igualdad entre mujeres y hombres, violencia de género… son expresión de espacios de laicidad conquistados por y para la ciudadanía, que siempre han tenido que vencer democráticamente la oposición de sectores conservadores, como ha sido el del Partido Popular. Ahora, además, asistimos a un renacimiento de movimientos ultranacionalistas y supremacistas en España y en toda Europa, que alimentan el odio a quien tiene otra cultura u otra religión distinta de la que ha sido tradicional en nuestro país”. Aquí los únicos que fomentan el odio, señor Sánchez, son ustedes enterrando y desenterrando cadáveres.

Mi queridos lectores, ¿Es el psoe su partido? Si es así permítanme animarles a un cambio de vida porque se están desviando de nuestra meta, la santidad y se lo digo porque para mi, aún siendo usted socialista, es un querido lector y deseo lo mejor para usted.

Voy con el turno del partido popular, dirigido por el sr. Feijoo. Si partimos de la base de que el otro día en televisión dijo que no tendría inconveniente en pactar con el partido socialista, podríamos parar aquí mismo porque quiere decir que sus programas se encuentran en algún punto, en varios o en todos. ¿Está el PP a favor de la eutanasia y del aborto, además de otro tipo de atrocidades? Vigilemos esto porque la vida de los más débiles merece toda nuestra atención. Si algo nos debe caracterizar a los católicos es la caridad pero no la de la monedita al que está en la puerta del Templo. CARIDAD en mayúsculas, doliéndonos por cada vida segada de manera violenta y luchando por la vida de los más indefensos. Abortar no es delito pero es pecado mortal y lo mismo colaborar en esta masacre.

¿Puede el PP mejorar la situación económica de nuestro país, el trato a los empresarios, a los autónomos y disminuir el paro? Seguramente que sí y que eso sería favorable para España es incuestionable pero no nos podemos conformar, no es suficiente. El señor Feijoo hace unos meses fue el primero en plantear que se debería abrir un debate para regular las barrigas de alquiler y nos ha recordado también que el aborto es un “derecho” de la mujer que el PP ha mantenido siempre durante sus mandatos. Esto es contrario a nuestra Fe.

¿Es el PP su partido? Mediten con calma si la santidad es el adorno de la casa de estos señores. No se queden ustedes sólo en la economía, no esperen simplemente mejorar su cartera, aspiren también a que su alma descanse en paz. Aspiremos a lo alto. Queremos opciones políticas que nos representen a los católicos.

Si han llegado hasta aquí saben que me queda un partido por comentar y yo no voy a aplicar la censura como en los medios de comunicación. Voy a darle su espacio a Vox en mi artículo. Antes de avanzar les adelanto que yo no les incito a votar a un partido en concreto porque ni soy afiliada ni tengo intereses en ninguno y desafortunadamente ya sabemos que cualquier político de cualquier partido miran primero por ellos mismos y a los demás nos venden por dos duros.

En el punto 360 del programa electoral del partido Vox se puede leer lo siguiente: “Defenderemos el derecho a la vida desde su concepción hasta la muerte natural y acabaremos con la cultura de la muerte. Para ello, comenzaremos por la derogación de la Ley de la Eutanasia y la Ley del aborto libre.” . Sólo leyendo esto he pensado que a Dios gracias, aún hay quién mira por los más débiles. Verdad o mentira que lo hagan pero por lo menos se han atrevido a proponerlo con lo que ello conlleva, que es ni más ni menos que sean tachados de partido “ultra”. Esta agrupación política no se quedan en el papel, hace unos meses, el vicepresidente de la junta de Castilla y Leon, Juan García-Gallardo hablaba de las medidas antiabortistas que pondrían en marcha: “obligar a los sanitarios a ofrecer tres opciones a las embarazadas que pretendan interrumpir su embarazo: la posibilidad de escuchar el latido del feto, que los progenitores puedan tener una ecografía en 4D y un apoyo a la atención psicológica”, así como proteger a los sanitarios que sean perseguidos.

Señores, señoras, no es un partido católico pero sí que aquí se aúna con lo que nos enseña la iglesia: Quinto mandamiento: “no matarás”, aspecto que aparece recogido también en el actual catecismo de la iglesia católica, en el punto 2258, “Sólo Dios es Señor de la vida desde su comienzo hasta su término; nadie, en ninguna circunstancia, puede atribuirse el derecho de matar de modo directo a un ser humano inocente”

Les invito a pensar en este punto, es más, les animo a leerlo en la web del partidoVox porque ahí es donde lo reflejan, no me he inventado nada. Si lo que digo no es cierto, no tengan inconveniente en comentarlo en nuestras redes sociales.

Podría seguir enumerando aspectos tales como que van a proteger a los menores frente a cambios de género en edades que hasta los médicos están en desacuerdo de iniciar tratamientos hormonales o cirugías, la defensa de toda persona por maltrato, sea hombre o mujer, derogación de la ley de “solo sí es sí” por la cual han sido rebajadas las condenas de tantos maltratadores pero como les dije, es mejor que lo lean ustedes mismos para que comprueben que no lo estoy inventando, es el programa electoral de estos señores que sin ser un partido católico se aúnan en algunos puntos con nuestros intereses como católicos.

A mi no me gusta ningún partido al cien por cien y con todos hay cosas en las que difiero y mucho pero para votar el próximo domingo 23 de Julio tendré en cuenta principalmente aquellos aspectos que puedan beneficiar a la Iglesia Católica, a mi Fe y al reinado de Cristo, ¿a quién voy a votar? Al que considere que cumple esta premisa y ustedes, al igual que yo, no se dejen manipular ni permitan que nadie les diga las siglas de su partido, búsquenlas en su interior, en su corazón.

Gracias por haber leído hasta aquí y recuerden que somos un 55,4% de católicos pero si somos pasivos, negligentes, acomplejados, pusilánimes y bobalicones seguiremos juntando nuestro voto al 45% restante de la población española lo que implica que seguiremos tragando como borregos y colaboraremos en la desaparición de nuestros símbolos, en el recuerdo de nuestros mártires que fueron vilmente asesinados por defender su Fe. No tengan miedo a que les llamen “ultra” porque yo misma me considero “ultra”…ultra normal

Del mismo autor

Vestir con Decencia en la Iglesia es Amar a Jesús

Recuerdo cuando era niña, el Domingo se diferenciaba de los demás...

Últimos Artículos

Si no eres Tradicionalista ¿te odio?

Traducimos a continuación unos comentarios de Michael Matt advirtiendo...

¿Religiosidad popular o nuevo becerro de oro?

Desde el concilio vaticano II se promueve y hasta...