fbpx

¿Un congreso de medicina antropofósica organizado por los frailes de Madrid?

Hay un misterio dentro del misterio. El primer misterio es cómo una estructura católica como la Casa de Retiros «Cristo de El Pardo» en Madrid, gestionada por los Padres Capuchinos, puede albergar un evento abiertamente esotérico como «El Encuentro de Terapias Antroposóficas Integrativas», programado para el 18-20 de junio y promovido por la recién fundada Fecisa-Federación Española de Ciencias de la Salud Antroposósica. El segundo misterio consiste en el hecho de que, en la web y en las redes sociales, no hay ninguna información al respecto, ni siquiera en el sitio web de la entidad promotora.

Sin embargo, la fuente que dio la noticia es absolutamente confiable. Se trata de la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas, que también publicó el afiche publicitario de la singular iniciativa. En la red, sin embargo, no parece haber ningún rastro. Tampoco hemos podido contactar a los frailes de la Casa para saber más al respecto. El mes pasado tuvo mejor suerte la secretaría española de la Ries, habiendo conseguido hablar con los religiosos y advertirles no solo de la inoportunidad, sino también de los riesgos asociados a operaciones de este tipo. sobre el que ahora parece haber caído el silencio. ¿Aún se llevará a cabo? ¿Habrá sido suspendido? En cualquier caso, el mero hecho de que se haya podido programar ya es un problema grave.

La llamada medicina antroposófica fue fundada por Rudolf Steiner y la doctora holandesa Ita Wegman: ella, nacida en Indonesia, la mayor de una familia colonial holandesa, pronto se posicionó profesionalmente a nivel internacional por su propia capacidad; invitada en 1923 por el mismo Steiner a formar parte del Consejo Ejecutivo de la Sociedad Antroposófica, en 1936 fue expulsada, junto con un buen número de simpatizantes, continuando su carrera médica tranquila, especialmente en Inglaterra y en los Países Bajos.

En todo caso, fueron Steiner y Wegman quienes sentaron las bases de la medicina antroposófica con el libro titulado Fundamentos para una ampliación del arte de curar según los conocimientos de la Ciencia Espiritual. Y este es sólo una de las áreas influenciadas por el pensamiento antroposófico, que también entró en el ámbito pedagógico con las escuelas Waldorf, muy numerosas también en Italia, en el ámbito agrícola con la biodinámica, en el ámbito financiero con el Triodos Bank y en el ámbito religioso con la «Comunidad de cristianos», que de cristiana en realidad tiene muy poco: querida por un grupo de protestantes alemanes y suizos, con Steiner en el papel de inspirador y, de hecho, cofundador, la «Comunidad de cristianos» propone la reencarnación a sus adherentes y transforma la celebración de la Eucaristía en lo que ellos llaman el «Acto de Consagración del Hombre», un acto completamente impregnado de antroposofía que «reactivaría» el poder de Cristo en los fieles, que así “consagrarían” la naturaleza humana. Como puede entenderse, todo lo contrario del Sacrificio Eucarístico, del que recuerda al máximo la apariencia y el entorno, pero traicionando totalmente la substancia y desnaturalizando el corazón.

Pero, ¿por qué el pensamiento de Steiner es tan peligroso? Steiner, exponente prestigioso de la Sociedad Teosófica, fundó en el año 1906 en Berlín un Capítulo y un Gran Consejo del Rito Reunificado de Memphis-Misraïm, iniciando así su propia militancia masónica. Su logia se llamó «Mystica Æterna«, se convirtió en vice-Gran Maestre, inauguró otras logias en Alemania, hasta que decidió romper con su propia obediencia y fundar algo nuevo, la «Masonería esotérica«. También dimitido de la Sociedad Teosófica, seguido por 55 de las 65 logias que la constituían, Steiner apostó todo por su Sociedad Antroposófica, ahora independiente. Su actividad a menudo se coloca en contraste estructural con la Iglesia Católica: acusó a los Concilios de Nicea y Constantinopla de ser responsables de la decadencia espiritual de Occidente por haber rechazado la reencarnación y la tricotomía soma-psiche-nous. No solo eso: la literatura antroposófica se centra en figuras, definidas como «espirituales» y «necesarias» en el plano cósmico como Lucifer y Ahriman, quienes, en el zoroastrismo, representan el espíritu maligno y destructivo, colocado a la cabeza de un multitud de demonios. Además, Steiner identifica dos Jesús: un Jesús «Salomón» y un Jesús «Nathan», diferentes pero misteriosamente fusionados en uno solo en el momento de la disputa con los doctores del templo y del Bautismo en el río Jordán.

Este único Jesús habría evolucionado al punto de poder recibir a Cristo en sí mismo, quien, en el momento de la Crucifixión, habría dejado su cuerpo y se habría convertido en el espíritu de la Tierra, así como en el cuerpo físico y etérico de los hombres. A partir de ese momento, Ahriman habría sido encerrado en el infierno y los hombres más evolucionados habrían podido superar la edad de la Tierra y pasar a las sucesivas etapas de Júpiter, Venus y Vulcano. Es evidente que aquí estamos, sin duda, en presencia de una declarada herejía respecto a la doctrina católica.

Cabe señalar, por tanto, la importancia de conocer el pensamiento de este personaje, pensamiento que también influye su visión pedagógica con los doce sentidos colocados astrológicamente en relación con los doce signos del zodíaco, y la médica, fuertemente condicionada por la metempsicosis, chakras o centros de energía, relaciones kármicas y el mundo anímico: los pacientes confiados a «terapeutas» antroposóficos a menudo han sido persuadidos de detener o posponer los tratamientos que les sugirieron los médicos, los verdaderos. En todo hombre conviviría una naturaleza física, una etérica, una naturaleza astral y el Ego.

En el momento de la muerte, el individuo abandonaría la naturaleza física, pero permanecería unos días en posesión de la etérica, que posteriormente sería depuesta a su vez, para vivir un período de purificación en el mundo anímico hasta la separación de la naturaleza astral. En ese momento quedaría el Yo «semilla» que, después de un período oscilante entre 500 y mil años, recibiría un nuevo cuerpo astral y etérico, elegiría a sus propios padres, vería representada la vida futura y, al final, se reencarnaría en un nuevo cuerpo. Conceptos a años luz de los fundamentos del catolicismo.

Recomendamos al respecto un minucioso Dossier dedicado al tema por Radici Cristiane n  117 de septiembre de 2016, sumamente útil para profundizar el tema. Pero estas pocas pistas ya son suficientes para entender cuan inadecuado es que una estructura católica como la Casa de Retiros «Cristo de El Pardo» de Madrid acoja el «II Encuentro de Terapias Antroposóficas Integrativas». A esta altura sería útil saber si esto realmente sucede o si la cita, de la que no se encuentra rastro en la web, ha sido -esperemos- cancelada.

L’articolo ¿Un congreso de medicina antropofósica organizado por los frailes de Madrid? proviene da Correspondencia romana | agencia de información.




Corrispondenza Romanahttps://www.corrispondenzaromana.it/
«Correspondencia romana» (CR) es una agencia católica de información, cuyo director es el Prof. Roberto de Mattei, creada en 1980, que se publica regularmente todas las semanas desde noviembre de 1985. Desde entonces «Correspondencia romana» no ha cambiado su línea editorial y su concepción de la cultura, destacándose como un polo de referencia por la coherencia y la claridad de sus posiciones. El arco de noticias de CR abarca desde las temáticas religiosas hasta las políticas, culturales y las referentes a las costumbres, ofreciendo siempre una información documentada sobre los acontecimientos que permite emitir un juicio preciso y oportuno sobre los mismos. Su link ofrece una cuidadosa selección de lo que también es importante conocer en la Web.

Del mismo autor

Discapacitada obligada a abortar, éxito de una película pro life

Ocurre en Gran Bretaña. Ella, una joven nigeriana, es sin duda...

Últimos Artículos

La Fe en Cristo es una Fe Eucarística

Estamos aquí en la tierra para creer que Jesús...

El Buen Pastor Modernista

Decía el Señor cuando hablaba del Buen Pastor, que...