Cuando hace más de cinco años el padre Santiago González inauguró su modesto blog personal, nadie pensó que podría devenir en lo que hoy es Adelante la Fe. No voy a engañarles, la lucha es dura y difícil, llena de incomprensiones y sinsabores. El sacerdote fundador, increíble, pero cierto, sigue teniendo a día de hoy prohibido escribir o publicar sus homilías -posiblemente el único en toda la provincia de Sevilla-; para él parece que no ha llegado aún la primavera de la misericordia.

Aún recuerdo, cuando la web empezó a coger auge y llegaban todo tipo de colaboradores, las palabras de un sacerdote, que me dijo proféticamente: “como en las trincheras, irás viendo a compañeros caer en el frente. Prepárate, porque muchos de los que os apoyan con tanto entusiasmo os irán abandonando con el tiempo, estamos en una batalla muy dura, y no todos tienen la fuerza y la valentía de aguantar el desgaste de estar en primera línea de fuego”.

Poco a poco hemos ido incorporando el contenido católico “tradicionalista” -si es que se le puede llamar así- más prestigioso, al punto de que nuestra web aloja un elenco de publicaciones internacionales difícilmente superables en altura intelectual, rigor y seriedad. Con ello, lentamente, hemos ido mejorando nuestra línea editorial. Habrán podido apreciar que durante 2018 hemos reducido el número de publicaciones diarias, lo cual no es más que el fruto de una larga reflexión editorial y consejos que muchos de ustedes nos han hecho llegar, en resumen, publicar menos contenido “de paja” y centrarse principalmente en lo que el lector viene buscando: leer el contenido que en las otras webs se silencia y no se quiere publicar.

Tenemos muy claro que Adelante la Fe no es esta una web de piedad personal -si bien hay pinceladas-; para ello ya hay miles de webs, y cada día sale una nueva. Adelante la Fe es una web de combate, de lucha en Defensa de la Fe, sin medias tintas, apaños, ni silencios cobardes. En un momento de guerra máxima no podemos comportarnos como sino pasara nada hablando todo el día de piedad e historia, o con noticias insulsas que a nadie interesan. No, eso no es Adelante la Fe, y tienen nuestro compromiso firme e inquebrantable de que seguiremos al pie del cañón mientras Dios lo quiera, pese a quien pese.

Hoy, querido lector, inauguramos un nuevo diseño en el que hemos estado trabajando buena parte del 2018. Pienso que ofrece una lectura más clara y organizada, descargando un poco la web de un cierto exceso de carga gráfica. Como en todo trabajo nuevo, es posible que haya algún pequeño desajuste estos primeros días, por lo que pido su inestimable paciencia.

Una novedad importante en la web es que se ha suprimido por completo el sistema de comentarios. Tras analizarlo detenidamente -y teniendo en cuenta que la mayoría de blogs alojados no los permiten-, pensamos que, en líneas generales, los comentarios aportan muy poco respecto a lo publicado, muchas veces lo distorsionan, y más bien son una fuente de conflictos y desazón. Somos conscientes de que hay personas que les gusta comentar y están habituadas a otras webs, que, al tener ánimo de lucro, estimulan los comentarios pues son una fuente de polémicas, y pues de visitas, que es fundamental para la publicidad, pero, afortunadamente, ese no es nuestro caso.

Adelante la Fe no tiene ningún ánimo de lucro, ni nadie vive de ella o gana un solo euro, si se piden donativos es simplemente para cubrir los gastos técnicos (envíos de correos, plugins, organizar eventos..), pero absolutamente todos los que la hacemos nos movemos únicamente por apostolado desinteresado.

Y, como decía Santa Teresita: “Yo siempre digo toda la verdad; si no quieren saberla, no vengan a buscarme”