fbpx

¿Un Papa cismático?

“No se puede descartar que entraré en la historia como el que dividió a la Iglesia católica . . .  No le tengo miedo a los cismas . . .” Jorge Mario Bergoglio.

Como era de esperar, y justo a tiempo para Navidad, Mons. Roche, el prefecto de la Congregación para el Culto Divino y los Sacramentos, que odia la Misa en latín, ha emitido, bajo la autoridad del Papa, que también odia la Misa en latín, una «aclaración» a «Traditionis custodes» (TC) en forma de respuestas. a once preguntas (dubia).

Las preguntas, por supuesto, son inventadas. En realidad, nadie les está preguntando a los miembros de la Congregación del Culto Divino y los Sacramentos (excepto quizás algunos obispos hostiles cuyas dubia fueron solicitadas para justificar esta farsa). De manera similar, la “encuesta” de opinión sobre la aplicación del Summorum Pontificum (SP) que precedió al TC fue ideada para provocar una respuesta negativa de algunos obispos, mientras que todas las respuestas positivas se han ocultado. Y lo mismo sucedió con los sínodos de Bergoglio, donde las opiniones disidentes fueron excluidas sistemáticamente de los documentos publicados. Así como nunca veremos los procedimientos completos de los Sínodos o las respuestas reales a la «encuesta», tampoco nunca veremos la «dubia» que se supone que debemos creer que ha llegado al Vaticano de grupos preguntando con urgencia. Pero ese es el modus operandi de Bergoglio: levantar un aparato para ocultar el ejercicio desnudo de su voluntad tiránica.

Entonces, ¿qué dice la «aclaración» de Roche? Permítanme darles un resumen sin todas las preguntas falsas y notas explicativas:

1. Los sacerdotes que se nieguen a concelebrar la Misa del Novus Ordo serán despojados de su facultad para celebrar la Misa tradicional.

2. Ningún sacerdote ordenado después de la fecha de publicación de TC puede celebrar la Misa tradicional sin el permiso de la Santa Sede (es decir, Bergoglio).

3. El permiso para celebrar la Misa tradicional puede concederse por un  tiempo limitado, incluso por muy poco tiempo, incluso un día en principio.

4. Nadie puede sustituir a un sacerdote que tenga permiso para celebrar la Misa tradicional a menos que el sacerdote sustituto también tenga una “autorización formal” del obispo local, o de Bergoglio, según sea el caso.

5. El permiso del obispo para celebrar la Misa tradicional se limita al territorio de su diócesis, fuera del cual el sacerdote en cuestión tiene prohibido ofrecer la Misa tradicional. Ni siquiera se permite el régimen del indulto de 1984.

6. Los sacerdotes autorizados para celebrar la Misa tradicional pueden celebrar solo una Misa por día.

7. Ningún sacerdote puede celebrar la misa tradicional el mismo día de la semana que celebra una misa del Novus Ordo, lo que elimina la bi-ritualidad y, por tanto, disminuye la disponibilidad de las misas tradicionales diarias.

8. Ningún diácono u otro “ministro instituido” puede asistir a una Misa tradicional autorizada a menos que él también tenga la autorización del obispo local.

9. La Misa tradicional debe estar prohibida en las parroquias, pero el obispo local puede pedir permiso a Bergoglio para celebrar la Misa tradicional en una parroquia solo si es «imposible» encontrar otro lugar. Incluso entonces, sin embargo, la misa tradicional no debe estar incluida en el horario de misas parroquial.

10. Los sacerdotes que celebran la Misa tradicional deben proclamar las lecturas en lengua vernácula, utilizando traducciones de la Biblia aprobadas por las conferencias episcopales, no las traducciones que se encuentran en los Misales tradicionales. Es decir, las lecturas deben ser de las versiones de la Biblia del Novus Ordo teológicamente corruptas y sordas, incluso si, por ahora, todavía se puede seguir el calendario litúrgico tradicional.

11. Como Bergoglio (o eso cree) ha «abrogado» tanto el Pontificale Romanum tradicional (ritos realizados por los obispos) como el Rituale Romanum (ritos realizados por los sacerdotes), todas las ordenaciones y confirmaciones según los ritos tradicionales están ahora prohibidas, al igual que todas las bodas, bautizos y funerales de rito tradicional fuera de unas pocas parroquias tradicionales instituidas canónicamente, lo que significa que no se permiten en casi ningún sitio.

No hacía falta ser profeta para ver esto venir. Como escribí hace casi tres años, justo después de que Bergoglio aboliera la Pontificia Comisión Ecclesia Dei:

Me atrevería a aventurar que Bergoglio está bastante dispuesto e incluso planea abrogar Summorum Pontificum tras la muerte del Papa Benedicto, si Bergoglio le sobrevive. Entonces se abriría el camino a un diktat papal o episcopal local, reduciendo aún más el acceso a la Misa en latín a un mero indulto que se puede conceder o retirar a voluntad. El principio (para citar a Benedicto) de que “lo que era sagrado para las generaciones anteriores, sigue siendo sagrado y grande para nosotros también, y no puede ser prohibido repentinamente” volvería a ser enterrado por un brutal ejercicio de poder puro.
El objetivo sería una cuarentena para la Misa en latín tradicional solamente dentro de unas pocas sociedades o comunidades establecidas, seguida de una despiadada supresión de su celebración por parte de aquellos obispos que nunca han aceptado Summorum Pontificum y han buscado por todos los medios socavar su aplicación.

De hecho, esta predicción fue bastante suave en comparación con lo que claramente pretende Bergoglio: la aniquilación total de la tradición litúrgica latina. Sus motivos son a la vez mezquinos y patológicos: está enfurecido por los críticos tradicionalistas, a los que pretende ignorar, y para vengarse de ellos se las arregla para castigar a todos los fieles privándolos de un patrimonio litúrgico que les ha dado Dios, como si tuviera algún poder para hacerlo. Y desprecia la Misa en latín porque su persistencia y su crecimiento, a pesar de toda oposición que se ejerce contra ella, es una demostración constante de que las novedades con límite de tiempo que promueve con energía fanática son tan efímeras como su propia carne y pronto desaparecerán, a menos que emplee la fuerza bruta para mantener su existencia un poco más. Bergoglio actúa como un hombre que sabe que su tiempo se acorta.

Roche deja en claro cuáles son los riesgos. Todo el propósito de TC, escribe, es obligar a cada obispo a «que su diócesis vuelva a una forma unitaria de celebración». Es decir, la podrida invención de Bugnini de hace cincuenta años, la cual, para citar al futuro Papa Benedicto XVI en su prólogo al libro La Reforma de la Liturgia Romana de Gamber: «abandonó el proceso orgánico y vivo de crecimiento y desarrollo a lo largo de los siglos, y lo reemplazó, como si se tratase de un proceso de fabricación, por otro que dio lugar a un producto banal inmediato». El resultado para la mayor parte de la Iglesia, escribió Gamber en ese tratado histórico, ha sido «la verdadera destrucción de la misa tradicional» y la consiguiente «destrucción al por mayor de la fe en la que se basaba, una fe que había sido para innumerables católicos fuente de piedad y de valor para dar testimonio de Cristo y de su Iglesia durante muchos siglos». (Reforma de la Liturgia Romana, p. 102).

La «destrucción total de la Fe» es el programa auténtico de Bergoglio.  Y eso significa que no se detendrá con TC.  Luego vendrá la intervención de las órdenes tradicionales, incluyendo la Fraternidad Sacerdotal de San Pedro y el Instituto de Cristo Rey.  El plan es, sin duda, desmembrar todas en la línea en que lo ha hecho con los Frailes Franciscanos de la Inmaculada.  Bergoglio pretende nada menos que el exterminio total del catolicismo tradicional y de todas las vocaciones sacerdotales que atrae. «No hay necesidad de crear otra iglesia, sino de crear una iglesia diferente», dijo Bergoglio, citando al ultra modernista Yves Congar en el discurso de apertura de su ridículo «Sínodo sobre la Sinodalidad».  Es un ejemplo de la delirante soberbia de un modernista en la Cátedra de Pedro.

Pero Bergoglio tiene, después de todo, 85 años y le falta parte de un pulmón y más de treinta centímetros de intestino grueso. Los rumores de cáncer terminal abundan. En su carrera contra el tiempo y el Espíritu Santo, Bergoglio no se detendrá ante nada para detener el rápido crecimiento del movimiento tradicionalista de los jóvenes, y luego lo asfixiará brutalmente, no sea que su florecimiento en la fidelidad a la Tradición continúe avergonzando la corrupción terminal de la clase dirigente del Novus Ordo y su anciano liderazgo. Pretende obligar a toda la Iglesia a sucumbir a la comorbilidad irreversible del Novus Ordo, resultado de una obra humana decadente cuya vida puede que no supere la de un ser humano.

Y así, aunque Bergoglio ocupa el papado, no es un Papa, sino un destructor. Cualquiera con un poco de sentido común seguramente puede ver eso. Debería haber sido obvio desde el momento en que salió al balcón de San Pedro, sin la estola papal, y dijo: «Hermanos y hermanas, buenas noches». (Me avergüenza admitir que no fue obvio para mí esa fatídica noche, cuando elogié al nuevo Papa como alguien que parecía —sí, en realidad así lo pensaba— muy humilde y mariano.) Pero mucho antes de la publicación de TC su carácter destructor ya se había hecho evidente para muchos observadores de buena voluntad, incluso fuera de los círculos tradicionalistas. Ahí está, por ejemplo, el testimonio del Dr. Douglas Farrow, profesor de teología en la Universidad McGill, quien escribió para Catholic World Report en 2018 acerca de lo que llamó «el preocupante pontificado de Bergoglio»:

Los críticos tienen razón en que la revolución está equivocada. Esto no es una reforma; ni siquiera es un cambio. Es una conquista. Si no se detiene, las puertas del Hades se impondrán a la Iglesia, que se extinguirá en todas partes como se está extinguiendo en las tierras de los propios revolucionarios. Debemos apelar al Cielo para que la detenga, y prepararnos para ayudar a detenerla confiados en la promesa de Nuestro Señor de que las puertas del infierno no prevalecerán ni su Iglesia fracasará.

Eso fue hace más de tres años.  Hoy en día, no se puede negar que Bergoglio es el líder de un golpe de estado eclesial apocalíptico, realmente de un intento de conquista de la Iglesia.  Su objetivo es nada menos que la creación formal de una nueva religión dentro de la estructura visible de la Iglesia. Esto es algo que institucionalizaría universalmente, si fuera posible, todas las tendencias a la disolución eclesial y a la apostasía desatadas por ese fallo general del sistema inmunológico de la Iglesia, que fue en lo que consistió el Concilio Vaticano II.

Recordemos la enseñanza de San Roberto Belarmino sobre la resistencia a un hipotético Papa que, como está haciendo éste, atacara a la Iglesia:

No se requiere autoridad para resistir a un invasor y defenderse, ni es necesario que el invadido sea juez y superior del que invade; la autoridad se necesita para otras funciones: juzgar y castigar. Por lo tanto, así como sería lícito resistir a un Pontífice que invadiera un cuerpo, también sería lícito resistir su intento de invadir las almas o de perturbar un estado, y mucho más si se empeñara en destruir la Iglesia. Digo que es lícito resistirlo, no haciendo lo que manda y bloqueándolo, para que no imponga su voluntad; aunque no sea lícito juzgarlo ni castigarlo, ni siquiera deponerlo, porque es un superior. Véase Cayetano sobre este asunto, y Juan de Turrecremata[i].

Recordemos también la célebre observación del gran tomista Francisco Suárez (m. 1617), quien citó a autores anteriores como Cayetano (m. 1534) para la proposición, destacada por Gamber [ii], de que «un Papa sería cismático si, como es su deber, no estuviera en plena comunión con el cuerpo de la Iglesia, por ejemplo, si excomulgara a toda la Iglesia, o si cambiara todos los ritos litúrgicos de la Iglesia que han sido mantenidos por la tradición apostólica»[iii]. Como se ha señalado anteriormente, en una declaración que se le atribuye y que no ha desmentido, Bergoglio declaró abiertamente la posibilidad de que «entrará en la historia como el que dividió la Iglesia católica.» En otra declaración, mencionada al comienzo de este artículo, que aparece en una transcripción de una de sus conferencias de prensa realizadas mientras viaja en avión, Bergoglio declaró que «no tiene miedo de los cismas», es decir, de los que cree que provocará en su determinación de librar a la Iglesia de aquellos a los que acusa de «una separación elitista derivada de una ideología desligada de la doctrina. Es una ideología, tal vez correcta, pero que compromete la doctrina y la desvincula .  .  .  . «. Se refiere con estas palabras Bergoglio a los católicos ortodoxos, como todo el mundo debería saber después de ocho años de verle convertido en una fuente de herejías, blasfemias e incesantes reprimendas contra los fieles que muestran cualquier signo de renacimiento católico en la distopía neomodernista que preside.

Bergoglio no teme los cismas.  Pero nunca se le ocurriría pensar que el único cisma que es capaz de provocar es su propia separación de la Iglesia, precisamente de la manera prevista por Suárez.  Porque no obedecer los absurdos mandatos de Bergoglio es permanecer fiel a la Esposa de Cristo y al oficio petrino que él ha profanado, hasta el punto de pretender deshacer la defensa de la tradición litúrgica de su propio predecesor que aún vive. Nunca la Iglesia ha sido testigo de una arrogancia tan desmedida en un Papa. Incluso los Papas más tiranos del pasado limitaron los estragos que causaron a personas o a lugares concretos, pero Bergoglio pretende arrasar con toda la mancomunidad eclesial.

Ayer, la FSSP emitió un comunicado en respuesta al documento de la Congregación para el Culto Divino y los Sacramentos, declarando que «Los miembros de la Fraternidad de San Pedro prometimos ser fieles a nuestras Constituciones en el momento de nuestra admisión en la Fraternidad, y seguimos comprometidos exactamente con eso: la fidelidad al Sucesor de Pedro y la fiel observancia de las «tradiciones litúrgicas y disciplinarias» de la Iglesia, de acuerdo con las disposiciones del Motu Proprio Ecclesia Dei del 2 de julio de 1988, que está en el origen de nuestra fundación.»  Pero, ¿qué pasará cuando, como parece inevitable salvo intervención divina, Bergoglio fuerce la situación y exija a los miembros de la Fraternidad que rompan su promesa a los fieles?  Un Papa que piensa que puede derogar los libros litúrgicos tradicionales de la Iglesia en uso desde tiempos inmemoriales, junto con el Motu Proprio de su propio predecesor mientras aún vive éste, no tendrá ningún reparo en anular los términos de la Ecclesia Dei de Juan Pablo II y llevar a cabo la disolución total de la FSSP. Sólo podemos rezar para que la Fraternidad y las demás sociedades de Misa Latina lanzadas por Ecclesia Dei se nieguen a consentir su propia destrucción; para que esta vez, por fin, no haya una falsa obediencia a mandatos injustos e inmorales que causan un daño incalculable a las almas. 

«El Papa no es un monarca absoluto cuyos pensamientos y deseos son ley», dijo el Papa que nos dio Summorum Pontificum, liberando así a la Misa latina de cuarenta años de falsa prisión. Pero Bergoglio evidentemente cree que sus pensamientos y deseos obligan a toda la Iglesia, que lo que él piensa es el Magisterio. Como declaró en una de sus innumerables entrevistas de prensa: «Estoy constantemente haciendo declaraciones, dando homilías. Eso es el magisterio. Eso es lo que yo pienso, no lo que los medios de comunicación dicen que pienso».

Ante un Papa de un tipo que nunca se ha visto en los anales del papado, nuestra única respuesta debe ser non possumus. Y si Bergoglio persiste en su locura, la única respuesta de la Iglesia será, a su debido tiempo, la de León II a Honorio I: «Anatematizamos a .  .  .  Honorio, que no intentó santificar esta Iglesia Apostólica con la enseñanza de la tradición apostólica, sino que con una traición profana permitió que se contaminara su pureza.»

 Si «traición profana» es una descripción válida de la promoción por parte de Honorio de la herejía del Monotelitismo, es también, sin duda, una descripción adecuada de un Papa que ha pasado los últimos ocho años menospreciando la doctrina católica, alterando el Catecismo para que se adapte a sus puntos de vista personales, tergiversando las Sagradas Escrituras, burlándose de los fieles y de su devoción a la Tradición, y socavando incluso la adhesión a los Diez Mandamientos al promover la herética noción luterana de la justificación: «¿Debo despreciar los Mandamientos? No. Los observo, pero no como absolutos, porque sé que es Jesucristo quien me justifica».

De hecho, ha llegado el momento de considerar si el Papa que no teme los cismas está realmente prediciendo su propio y lamentable destino.

[1] Controversias de la fe cristiana, trad. Ryan Grant (Mediatrix Press: 2015), pág. 303. Ver también, Controversies of the Christian Faith, trad. P. Kenneth Baker, S.J. (Keep the Faith: 2016), Tercera Controversia General sobre el Soberano Pontífice, Libro II, p. 835.

[2] Reforma de la liturgia romana, págs. 35-6 y n. 27.

[3] [Et hoc secundo modo posset Papa esse schismaticus, si nollet tenere cum toto Ecclesiæ corpore unionem et coniunctionem quam debet, ut si tenat et totem Ecclesiam excommunicare, aut si vellel omnes Ecclesiasticas cæremonias apostolica traditione firmatas evertere.] (Cf. Gamber, Reform of the Roman Liturgy, p. 35-6 & n. 27).

Traductor AMGH. Artículo original

Christopher A. Ferrara
Christopher A. Ferrarahttp://remnantnewspaper.com/
Presidente y consejero principal de American Catholic Lawyers Inc. El señor Ferrara ha estado al frente de la defensa legal de personas pro-vida durante casi un cuarto de siglo. Colaboró con el equipo legal en defensa de víctimas famosas de la cultura de la muerte tales como Terri Schiavo, y se ha distinguido como abogado de derechos civiles católicos. El señor Ferrara ha sido un columnista principal en The Remnant desde el año 2000 y ha escrito varios libros publicados por The Remnant Press, que incluyen el bestseller The Great Façade. Junto con su mujer Wendy, vive en Richmond, Virginia.

Del mismo autor

Francisco inventa la octava obra de misericordia ¡Esto es ya el colmo!

Después de más de tres años de este estrambótico pontificado una...

Últimos Artículos

Abusos sexuales en la iglesia: el miedo a reconocer la causa real

Llevamos años….décadas ya con la misma argumentación “mundanamente correcta”...

Signos cotidianos de la protestantización en la Iglesia católica

Desde el estudio teológico crítico se evidencia de forma...

La guerra justa de San Pío V

Este 30 de abril, en la capilla de Santa...