ONE PETER FIVE

Xi Jinping coloca la Iglesia Católica en China bajo el control directo del partido

La decisión significa que el acuerdo propuesto entre el Vaticano y China no sería simplemente una rendición de los fieles chinos al Partido Comunista: sería una total traición a la fe.

El 22 de marzo, el Partido Comunista Chino (PCC) anunció que todos los “asuntos religiosos” en China serían supervisados en adelante por una oscura oficina del Partido llamada “Departamento del Frente Unido”. La antigua agencia gubernamental responsable por los Católicos y otros creyentes – la Oficina para la Administración Estatal de Asuntos Religiosos (SARA por sus siglas en inglés) – ha sido sumariamente abolida.

La reorganización atrajo poca atención fuera de China, pero es seguro que tendrá repercusiones desagradables para los creyentes chinos. Creo que este movimiento significa que la persecución de Católicos y otros creyentes, está a punto de intensificarse, tal vez llegando a niveles no vistos desde los días oscuros de la década de 1950.

El cambio también significa que, con toda probabilidad, el borrador del acuerdo entre el Vaticano y Beijing que ha estado en discusión durante años es ahora ley desusada. De hecho, firmarlo ahora significaría algo más que rendir la autoridad papal sobre el nombramiento de obispos para el estado Chino, por más malo que eso sea. Firmarlo ahora sería una traición a los fieles en manos de un nuevo Emperador Rojo que parece tener una animadversión particular hacia los Cristianos, especialmente los Católicos, y que parece determinado a sofocar y extinguir la fe en todo su imperio.

No es ningún secreto que la libertad religiosa – a pesar de estar garantizada por la Constitución de la PRC – siempre ha sido severamente restringida en la República Popular de China. Pero para comprender por qué poner los asuntos religiosos en manos del Departamento del Frente Unido del PCC es tan malo para los Católicos, es necesario que entiendas el propósito del Departamento y su trabajo.

El Departamento del Frente Unido fue creado por el Presidente Mao Zedong para cooptar y controlar a las organizaciones y personas no comunistas durante la guerra civil China. Sus esfuerzos fueron tan exitosos que Mao lo llamó una de las tres “armas mágicas” que ayudaron a la revolución a tener éxito. (Sus otras dos “armas mágicas” fueron propaganda y, como era de esperarse, el Ejército Rojo).

Después de la guerra civil, el Departamento del Frente Unido recibió nuevamente la tarea de servir a los dirigentes del Partido obligando a varios grupos, como intelectuales y empresarios, a colaborar activamente con la “dictadura democrática popular” recientemente establecida. Ahora que los Católicos han sido sometidos al ámbito del Departamento, se ejercerá el mismo tipo de presión sobre ellos, y el mismo tipo de colaboración activa será exigido a la Iglesia Católica Patriótica con el régimen y sus objetivos.

El trabajo del Departamento del Frente Unido, en otras palabras, no se limitará a garantizar que los obispos, sacerdotes y laicos Católicos cumplan con las normas que rigen la actividad religiosa. Si ese fuera el único problema, entonces SARA, que ya aplicaba tales regulaciones a los Católicos, no habría sido abolida.

Tampoco el movimiento significa simplemente que la Iglesia perderá la (ya muy limitada) libertad de acción que una vez tuvo, aunque este también es absolutamente el caso.

Más bien, poner al Departamento del Frente Unido a cargo de asuntos religiosos significa que la dirección del Partido está decidida a convertir a la Iglesia Patriótica Católica en un “agente de control” activo para el régimen con un único propósito: subvertir y socavar la fe de los millones de los Católicos en China, y evitar que transmitan la fe a otros, incluidos sus propios hijos. Es nada menos que una toma de poder hostil -una expropiación si se quiere- de la Iglesia Católica en China.

Al igual que el presidente Mao, Xi Jinping tiene hambre de un control férreo sobre la sociedad china y recurre al Departamento del Frente Unido para lograr este objetivo. Canalizando al difunto presidente, Xi también declaró en su discurso de octubre de 2017 ante el Congreso Nacional del Pueblo que “el trabajo del Frente Unido es un arma mágica importante para la victoria de la causa del Partido”.

Incluso los funcionarios chinos, que intentan vender la reorganización como una forma de mejorar la “eficiencia del gobierno”, reconocen que es un esfuerzo por ejercer control sobre los creyentes. “Significa que se intensificará la gestión de asuntos religiosos y cuestiones étnicas”, dice Yang Shu de la Universidad de Lanzhou. “Y podremos ver a las autoridades tomar un control más estricto que antes”.

Un agarre más estricto, de hecho.

El nuevo “Reglamento para Asuntos Religiosos” que entró en vigor el 1 de febrero ya se está aplicando rigurosamente. Los estudiantes y los miembros del partido han sido advertidos de no participar en actividades religiosas. A las iglesias se les ha pedido que eviten que los menores vayan a misa, y las clases de catequesis y los campamentos de verano ahora están fuera de los límites.

Las iglesias continúan siendo desfiguradas al quitar sus cruces y estatuas, o incluso son demolidas por completo. A los sacerdotes de la Iglesia Subterránea se les ha ordenado registrarse para obtener un “certificado de clérigo” para que puedan ser monitoreados y supervisados. Incluso la venta de Biblias ha sido prohibida ya que el Departamento del Frente Unido prepara una versión “Sinizada”, es decir, aprobada por el Partido.

Al igual que las otras organizaciones controladas a través del Departamento del Frente Unido, se espera que la Iglesia Patriótica actúe como un brazo del Partido Comunista Chino en la realización de la “dictadura democrática del pueblo”. Se espera que las homilías elogien el orden existente. (dirigido por el “Lider Central” Xi Jinping), y para promover la ideología oficial (conocido como “pensamiento de Xi Jinping”).

En cuanto a la Iglesia Subterránea, simplemente será aniquilada, en la medida en que esté dentro del poder del régimen hacerlo.

No es difícil ver que hay una contradicción irreconciliable entre las demandas inminentes del Departamento del Frente Unido y las demandas de la fe Católica.

Las tácticas del Frente Unido serán utilizadas, como lo fueron a fines de la década de 1950, para completar la subversión de la Iglesia Patriótica Católica en un agente del Estado. Entonces la Iglesia misma será utilizada para forzar la asimilación ideológica de todos los Católicos chinos en el orden político – la dictadura democrática del pueblo – que controla Xi Jinping. Es imposible no concluir que el objetivo final de Xi es el mismo que el de Mao, a saber, la erradicación total de esta religión “extranjera” del suelo de China.

Los agentes de esta subversión serán Obispos Católicos Patrióticos como el Obispo Peter Fang Jianping de Tangshan, uno de los tres obispos comprometidos que son miembros del parlamento servil de China, el Congreso Nacional del Pueblo.

El Obispo Fang promueve con entusiasmo el llamado de Xi Jinping a la “sinicización de la religión”, que es la idea de que la religión debe servir principalmente a los intereses del Partido Comunista Chino que el mismo Xi lidera. La razón por la cual los Católicos deberían apoyar al Partido y su líder, según Fang, es “porque nosotros, como ciudadanos del país, primero deberíamos ser ciudadanos y luego tener religión y creencias”.

Tal formulación – que le da al César chino el lugar de honor – no deja lugar a dudas sobre la lealtad primaria del Obispo Fang.

Frente a una elección similar entre autoridad secular y sagrada, Santo Tomás Moro dijo de forma famosa: “Soy el buen servidor del Rey, pero yo soy primero de Dios”.

El Obispo Fang pondría de cabeza la afirmación de la fe de Moro. Él dice, en efecto: “Soy el buen siervo de Dios, pero soy primero del emperador Xi”.

Si bien es cierto que los Obispos ingleses, con la excepción del martirizado cardenal John Fisher, siguieron a Enrique VIII en el cisma, uno podría agregar que al menos Enrique todavía afirmaba ser cristiano.

Fang y algunos de sus compañeros Obispos Patrióticos, varios de ellos ordenados ilícitamente, están de hecho respaldando la creación de una iglesia estatal encabezada por un dictador comunista con la intención de destruirla.

Obviamente, esto no algo nuevo para fieles Católicos chinos, cuya lealtad primaria es al Magisterio, no al actual líder del Partido Comunista. Mientras que el Obispo Fang puede insistir en que todos los Católicos chinos lo sigan al cisma, es seguro decir que la mayoría no lo hará. Muchos continuarán practicando su fe católica en la Iglesia Subterránea, mientras que otros dejarán la fe por completo.

Si el Vaticano firma un acuerdo con los líderes del Partido aceptando la Iglesia Patriótica recién “Sinicizada”, solo exacerbará una situación que ya empeora. Será visto como una traición de rango por los fieles chinos, y bien podría acelerar su éxodo de la Iglesia.

Los nuevos maestros de marionetas del Obispo Fang en el Departamento del Frente Unido, por otro lado, estarían encantados de que el Vaticano respalde la iglesia nacional cismática que ahora controlan. La desmoralización de los fieles que seguiría a la firma de tal acuerdo sería una ventaja adicional, ya que les ayudaría a lograr su objetivo final: la eliminación total del Catolicismo chino.

El Vaticano debe dejar de codearse con los miembros de la Iglesia Patriótica, como el Obispo Fang, quienes colaboran de todo corazón con el mismo liderazgo del Partido Comunista que diariamente está apretando los tornillos a nuestros co-creyentes en China.

En cambio, el Santo Padre debería guiarnos para ofrecer oraciones fervientes y ayuda concreta a la Iglesia sufriente en China. Si el pasado es una guía, el sufrimiento y la persecución de nuestros co-creyentes en China está por empeorar mucho más.

(Traducido por: Gabriel Ramírez. Artículo original)

One Peter Five

Edición en español de la web norteamericana One Peter Five (onepeterfive.com) bajo la dirección de Steve Skojec
Libro Recomendado
Recibe nuestras noticias por email