fbpx

«¿Y si Roma ya no quiere ser romana?» Entrevista con Martin Mosebach

La siguiente entrevista apareció en el periódico alemán Welt am Sonntag en su edición del 26 de diciembre de 2021.

Desde que el Papa Francisco emitió en julio un decreto por el que se reducía sistemáticamente la celebración de la antigua Misa en latín, se ha desatado un infierno en la escena internacional de los tradicionalistas católicos (o «trads»). El escritor Martin Mosebach es un icono del movimiento, sobre todo gracias a su folleto tradicional Heresy of Formlessness (Herejía sin forma definida) (2002). Nos recibe para una charla en su apartamento de Fráncfort, a menos de diez minutos a pie de la antigua Ópera.

¿Cuándo fue la última vez que estuvo en Misa?

MARTIN MOSEBACH: El domingo pasado, el tercer domingo de Adviento. Aquí en Frankfurt está la Deutschordenskirche (Iglesia de la Orden Teutónica), donde se celebra regularmente la llamada Misa tridentina, o mejor, gregoriana, siguiendo los libros litúrgicos preconciliares. Los domingos, los días de fiesta y también algunos días de la semana.

El Papa Francisco ha emitido un decreto, un motu proprio, para dificultar la celebración de la Misa Antigua, es decir, la Misa en latín y con un sacerdote de cara al altar. ¿Qué cambia esto para usted personalmente?

Ahora no hay una base legal segura para la forma de celebrar la liturgia en la parroquia. En el futuro, la posibilidad de celebrarla o no, se dejará a la discreción del obispo local. Ya no es un derecho que los fieles pueden exigir, si es necesario, incluso con la ayuda de Roma. Se niega en absoluto que los antiguos libros litúrgicos sigan siendo libros de la Iglesia. La Misa Antigua ya no tiene un estatus definido.

¿Cuál fue su primera reacción?

Fue un gran shock. Creía que esa medida era posible, dada la personalidad del Papa reinante y la agenda de la gente que le rodea. Pero había asumido que, en el espíritu de la cortesía curial, esperarían hasta después de la muerte de Benedicto XVI para tomarla. Obviamente, aquí entró en juego un elemento de venganza personal.

¿Venganza por qué?

Francisco no ha perdonado a Benedicto por influir en el resultado del Sínodo de Amazonas con su libro sobre el sacerdocio a principios de 2020 y por estropear la deseada abolición del celibato obligatorio. Eso enfadó mucho a Francisco. Ahora se ha desquitado tomando medidas contra la Misa Antigua, es decir, la liturgia que era un asunto cercano a Benedicto y que él había rehabilitado enfáticamente.

¿Qué tiene de importante?

No se trata sólo de la Misa, sino también de los sacramentos: bautismo, matrimonio, confesión, confirmación y orden. Estos son simplemente muy deficientes en las versiones modernas vigentes hoy en día. Tomemos el bautismo: allí se pregunta al principio al bautizado: «¿Qué deseas de la Iglesia?». La respuesta antigua era: «La fe». Hoy es: «Bautismo». ¡Una gran diferencia! Cuando le pregunté a Benedicto XVI sobre esto, lamentó enormemente no haberlo revocado en su pontificado.

A los católicos conservadores les gusta hablar de obediencia. Ahora que el Papa está eliminando la Misa Antigua, están preparando una revuelta. Francisco ha decidido; ¿por qué no aceptarlo?

La imagen del papado que surgió tras el Concilio Vaticano I, que vio al papa convertirse en un autócrata en todos los asuntos espirituales y jurídicos de la Iglesia, no se corresponde con la tradición de la Iglesia. El oficio papal no es una monarquía absoluta: precisamente por su pretensión de infalibilidad, está estrictamente ligado a la tradición, a lo que la Iglesia siempre ha enseñado y hecho. El Papa no tiene dominio sobre esto; su autoridad consiste precisamente en el hecho de que se somete a ella. Cuando el Papa Francisco manipula la tradición, ya no puede obligar a los fieles a obedecer. Por encima de cualquier otra cosa, está atacando la base misma sobre la que se asienta el papado.

El rito tridentino no cayó del cielo, sino que creció históricamente. Con su pompa, no encaja bien con el niño en el pesebre que celebramos en Navidad. ¿Por qué el Papa no podría cambiar eso?

Las tradiciones de la Iglesia se han desarrollado a lo largo del tiempo. Pero esa precisamente es la norma: una tradición puede desarrollarse, pero no debe romperse. La celebración católica de la Misa se deriva coherentemente de los primeros inicios del cristianismo. El Señor visitó el Templo a lo largo de su vida y celebró allí el rito del Templo. La misa católica está relacionada con este rito, y en una medida sorprendente. Sin embargo, estas referencias son apenas reconocibles en la liturgia moderna. Casi se puede hablar de un intento de eliminar los elementos judíos de la misa católica mediante la eliminación de la Misa antigua.

El Papa advierte que los tradicionalistas tienden al sectarismo y quieren dividir sus parroquias. ¿Por qué lo hacen?

Nada de eso es cierto. Los tradicionalistas son un grupo muy pequeño, y no conozco ni un solo caso en el que hayan causado ninguna división. Lo único que les importa es celebrar la Misa según los libros usados por la Iglesia durante 1500 años. Sí, es cierto: en la larga lucha contra la incomprensión total, puede haber surgido alguna persona con una tendencia a discutir, que en casos individuales ha podido ser algo pendenciera. No quiero excluirme de esta valoración. Pero en el momento en que se concedió el permiso litúrgico dejó de ser un obstáculo, todo conflicto cesó de inmediato.

La inmensa mayoría de los fieles de todo el mundo, más del 95%, celebra el culto en la forma resultante de la reforma litúrgica de 1969. En su opinión, ¿es legítimo este culto?

Si un sacerdote ortodoxo celebra según el Novus Ordo, por supuesto que es una Misa válida. La nueva liturgia no es capaz de hacer perceptible el misterio eucarístico de forma inequívoca, pero puede seguir teniendo su efecto sacramental.

¿Cuándo fue la última vez que estuvo en una misa moderna?

Hace unas semanas en Marruecos, donde estaba trabajando en mi nueva novela. Allí no había posibilidad de asistir a la Misa antigua. El sacerdote iba siempre de un lado a otro entre el altar y un reproductor de CD para poner nuevas canciones espirituales al estilo de la canción francesa, algo poco sacramental.

Muchos fieles preferirán escuchar música del estilo de las canciones francesas antes que ver a un sacerdote murmurando o rezando fórmulas en latín en completo silencio.

En primer lugar, no se trata de lo que muchos creyentes prefieran: los sacramentos son un fundamento, un don concedido a personas que transmiten la presencia de Dios. La antigua liturgia, de hecho, no es fácilmente accesible. Requiere una iniciación y toda una vida de práctica. Es una escuela de reverencia. Su efecto es una maduración que dura toda la vida. Hay que aprenderla como una lengua. Hasta el Concilio Vaticano II, la mayoría de los católicos entendían este lenguaje, y no me refiero al latín específicamente, sino a todo el proceso de cantos, gestos e imágenes, que creaban algo sensible y trascendente contra la tentación del mundo. Este edificio litúrgico tradicional fue derribado; el destrozo fue rápido, ya que las cosas preciosas suelen ser frágiles. El resultado está a la vista de todos: el achicamiento de la Iglesia occidental.

¿La Iglesia estaría mejor si fuera decididamente anti-moderna?

No estaría mejor: sería lo que es. Si se hubiera mantenido fiel a sus tradiciones y, por lo tanto, hubiera perdido miembros, al menos habría permanecido intacta como fuerza espiritual, como institución orientada hacia lo sobrenatural, hacia la otra vida. Sin embargo, la quiebra de la Iglesia occidental no se ha detenido cuando ha decidido adaptarse al máximo a la civilización moderna. Pensemos en el destino de la Iglesia griega bajo los otomanos, o en el de la Iglesia rusa, que se vio privada de toda posibilidad de actuar públicamente, de ejercer obras de caridad, de dar clases durante setenta años de comunismo. Y sin embargo, esta Iglesia ha sobrevivido, gracias a la liturgia. Gracias a una celebración orientada al cielo y que no tenía nada que ver con la vida cotidiana comunista.

En Alemania, el número de miembros de la iglesia pronto caerá por debajo del 50%. ¿Qué está perdiendo el país?

Estoy convencido de que la pérdida de la religión desestabiliza un país. Cuando desaparece la creencia de que el hombre no es la máxima y última autoridad, el mundo se vuelve oscuro. Lo que puede provocar la idolatría de la autonomía humana quedó demostrado en el siglo XX en los grandes sistemas totalitarios. Además, se pierde la historia, la conciencia de experimentarse como un eslabón de una larga cadena, como una herencia. Si hoy somos cristianos, es porque nuestros tatarabuelos lo fueron. La cadena de esta tradición se remonta a Tierra Santa. Sin este espacio reverberante del pasado, sólo puedo imaginar al hombre como una existencia sombría.

¿Hasta cuándo seguirá siendo miembro de la Iglesia?

Puesto que estoy bautizado, soy hijo de la Iglesia hasta el final de mi vida. Pero lo que está sucediendo ahora es realmente un ataque a la sustancia de las cosas, y a veces me pregunto si podría soportar otro Francisco. ¿Qué hace uno cuando se da cuenta de que la Iglesia está realmente en un camino fundamentalmente equivocado y quiere alejarse radicalmente de sus orígenes? Es una pregunta hipotética. El Mefisto de Goethe dice: «Cuando una cabecita tan pequeña se atasca, inmediatamente imagina el final».

Las iglesias ortodoxas son lugares de añoranza para los tradicionalistas porque su liturgia es muy antigua. ¿Por qué no convertirse?

La ortodoxia es para mí una maravillosa garantía: hay una gran Iglesia que conserva la tradición del primer milenio. Todo lo malo que ocurra en la Iglesia católica, nunca podrá dañar a toda la Iglesia de Cristo hasta la médula. En los ortodoxos tiene ante sí el ejemplo contra el que debe compararse y corregirse. Sin embargo, estoy personalmente apegado al mundo latino y a Roma. También sé a qué tendría que renunciar. Pedro estuvo en Roma. Pero, ¿y si Roma ya no quiere ser romana?

El concepto de que mirar hacia atrás no signifique necesariamente ser reaccionario podría valer como lema para definir la obra de Martin Mosebach (aunque a veces se autodenomine provocativamente reaccionario). Desde su debut, La cama (1983), el escritor, nacido en 1951, ha practicado el arte de la novela social como ningún otro contemporáneo, normalmente con la trama ambientada en Fráncfort del Meno, donde nació. En sus novelas, Mosebach ha desarrollado un lenguaje cuya cultivada distinción parece anticuada a primera vista. Pero las convenciones estéticas no son para él una obstáculo, sino un ordenado soporte para una época insostenible. Su insistente apoyo a la Misa católica según el rito antiguo procede sin duda de la misma convicción.

Traducción AMGH. Artículo original

RORATE CÆLI
RORATE CÆLIhttp://rorate-caeli.blogspot.com/
Edición en español del prestigioso blog tradicionalista internacional RORATE CÆLI especializado en noticias y opinión católica. Por política editorial no se permiten comentarios en los artículos

Del mismo autor

10 consejos para sobrevivir a un Papa calamitoso y seguir siendo Católico

Italia, Francia, España…. Nuestros lectores deben haber notado que somos afectos...

Últimos Artículos

Abusos sexuales en la iglesia: el miedo a reconocer la causa real

Llevamos años….décadas ya con la misma argumentación “mundanamente correcta”...

Signos cotidianos de la protestantización en la Iglesia católica

Desde el estudio teológico crítico se evidencia de forma...

La guerra justa de San Pío V

Este 30 de abril, en la capilla de Santa...