fbpx

¡Gran éxito de la X Marcha por la Vida en Roma Objetivo: ¡derogar la ley 194!

La décima edición de la Marcha por la Vida, que tuvo lugar en Roma el 22 de mayo, fue quizá la que obtuvo mayor éxito, no sólo por el grande e inesperado número de participantes, sino sobre todo por la fuerza del mensaje que una vez más ha transmitido.

La mañana del último sábado, un golpe de vista sobre la Via dei Fori Imperiali, repleta de niños, familias, grupos y asociaciones, con el Coliseo de fondo, fue extraordinaria. A pesar de que los organizadores tuvieron que substituir la tradicional Marcha por una manifestación estática, de acuerdo con la normativa ministerial, más de cinco mil personas, según el Corriere della Sera, que recoge datos del Cuartel de Policía, se agolpaban en la plaza. Muchos habían venido desde el extremo norte hasta Sicilia para expresar con fuerza y determinación su amor por la vida.

También estuvieron presentes los principales periódicos, que dieron amplia cobertura al evento, con más de un centenar de repercusiones. Esto confirmó que la manifestación de Roma es el mayor evento pro life italiano y europeo.

En la tarde la víspera el acto había sido precedido, como es habitual, por la participación en la Adoración Eucarística en la parroquia San Giovanni dei Fiorentini. La ceremonia, que comenzó con el rezo del Santo Rosario, dirigido por Monseñor Marco Agostini, y fue presidida por el Cardenal Raymond Leo Burke, se llevó a cabo en presencia del Cardenal George Pell, del párroco P. Roberto Paoloni y de numerosos eclesiásticos, entre los cuales miembros del Instituto de Cristo Rey y de la Fraternidad San Pedro, contó con el acompañamiento del coro del Maestro Mons. Pablo Colino, antiguo Director de la Cappella Giulia del Vaticano. Entre los fieles se encontraban, respectivamente, los dos Embajadores ante la Santa Sede de Polonia y Hungría, Janusz Kotanski y Eduard Habsburg.

Durante la meditación, el Cardenal Burke pidió rezar «para que se restablezca el respeto, la salvaguarda y el cuidado de toda vida humana, creada a imagen y semejanza de Dios y redimida mediante la efusión de la Preciosísima Sangre del Hijo Encarnado«. Y agregó: «Vayamos, con el corazón unido al Corazón del Señor, bajo Su estandarte y no detrás de las consignas del mundo. Sí, la batalla es dura. Sí, nos sentimos como David frente a Goliat. Pero Cristo está aquí, sobre todo en el Santísimo Sacramento, para confirmarnos en nuestra cooperación con Él en la obra de la salvación, para purificar nuestros corazones del miedo, de la duda, de la confusión, del error y del pecado«.

Al día siguiente, estuvieron presentes en la plaza los presidentes de las más importantes asociaciones pro-vida italianas y extranjeras; entre ellos, Maria Madise de Voice of the Family y John Smeaton, Presidente de Spuc-Society for the Protection of the Unborn Children; también este año no quiso faltar a la cita Gianna Emanuela Molla, hija de Santa Gianna Beretta Molla, que siempre ha estado vinculada a la Marcha por la Vida en Roma; con ella estaban Raymond Leo Burke, sacerdotes y monjas del Verbo Encarnado, el Magistrado Giacomo Rocchi, Consejero del Tribunal de Casación, la periodista Costanza Miriano, la Doctora Aude Dugast, postuladora de la causa de beatificación de Jérôme Lejeune. Y también Jacopo Coghe, Vicepresidente de Pro Vita e Famiglia; Matteo Fraioli, de CitizenGo; Marisa Orecchia, Vicepresidenta del Comitato Verità e Vita; Julio Loredo, Presidente de la Asociación Italiana Tradición, Familia, Propiedad; la Delegación de la Comunione Tradizionale della Toscana encabezada por Pucci Cipriani y Ascanio Ruschi; Samuele Maniscalo, Director de Voglio Vivere; Francesco Bortolato, Presidente del Movimiento per la Vita de Venecia; Daniela Durastanti, Presidenta del Movimiento per la Vita de Todi; Martha Zöggeler, Coordinadora del Bewegung für das Leben Südtirol; Piero Uroda, Presidente de Farmacisti Cattolici; Raffaella Frullone, Portavoz de los Sentinelli in Piedi; Giusy D’Amico, Presidente de la asociación Non si tocchi la Famiglia; Andrea Mazzi, representante de la Asociación Giovanni XXIII; Federico Catani, director de SOS Ragazzi; Valeria D’Antonio, en representación de Vigna di Rachele; Fabrizio Lastei con los jóvenes de Militia Christi; Wolfram Pensiero, Presidente de la Asociación Famiglia piccola Chiesa ; el colegio San Pancrazio de la Fraternidad San Pío X y el colegio Chesterton con la Compañía dei Tipi Loschi. Frente al palco se destacaba una fila de médicos, farmacéuticos y enfermeras en guardapolvo blanco, varias filas de mujeres jóvenes y numerosos niños.

A la espera de los discursos oficiales, hicieron uso de la palabra y mostraron algunos videos Fabio Fuiano, Presidente de los Universitari per la Vita, y Stefano Príncipe, del grupo Voci del Verbo. En el escenario también estuvo Andrea Caciolli, autor de la canción L’infinità del vivere (El infinito del vivir) que hizo de banda sonora del evento.

En la apertura del evento, Virginia Coda Nunziante, presidenta de la Marci per la Vita, agradeció la presencia de los políticos presentes: esto se debe, explicó, a que el evento en sí es apartidista, «pero necesitamos a nuestros políticos para derogar la 194 y cambiar aquellas leyes de nuestro país, que contradicen la ley natural«. Así, en la Via dei Fori Imperiali, estaban también Isabella Rauti, Cinzia Pellegrino, Lavinia Mennuni representando a Fratelli d’Italia; Lorenzo Fontana, Simone Pillon, Simona Baldassarre, Filippo Bianchi y Andrea Asciuti en representación de la Lega; Maurizio Gasparri por Forza Italia, Mario Adinolfi y Andrea Brenna del Popolo della Famiglia. Matteo Salvini, que no pudo participar en el acto, envió un mensaje de agradecimiento a todas las asociaciones provida y en particular a las que ofrecen apoyo a las madres con embarazos difíciles.
A continuación, tomó la palabra Janusz Kotanski, embajador de Polonia ante la Santa Sede, quien destacó los avances logrados en su país en defensa de la vida: entre ellos, la sentencia por la que se declaró inconstitucional la «práctica eugenésica» de la ley de planificación familiar, estableciendo condiciones precisas de admisibilidad del aborto. Además, dijo, «la familia está en el centro de la política social del gobierno polaco», que ofrece apoyo a los recién nacidos y a las familias numerosas, a la educación de los niños, al desarrollo de instituciones que cuidan de los niños hasta los tres años. Los frutos no faltan: «¡No debemos tener miedo! – continuó- Al fin el bien siempre vence. Sólo tenemos que servirlo con todo el compromiso y el coraje que tenemos«.

Le sucedió en el micrófono Eduard Habsburg-Lothringen, embajador de Hungría ante la Santa Sede, quien afirmó que «el gobierno húngaro lleva nueve años trabajando en una política familiar activa con este objetivo y hemos obtenido resultados bellísimos». Las cifras hablan por sí solas: matrimonios, +40%; divorcios, -25%; abortos, -30%. Solo en el 2019 hubo un crecimiento del 9,4% de los nacimientos y del 100% en los matrimonios celebrados. Cómo ha sido posible obtener dichos resultados es fácil decirlo: «Es necesario comprometerse para ayudar a las familias y hacer llegar el mensaje de que tantos niños son un regalo para la sociedad». Para ello hay que ayudarlas económicamente «con préstamos a fondo perdido, con impuestos reducidos o suprimidos, con ayudas financieras para la casa o para una nueva camioneta familiar». Y no sólo eso, «es necesario un cambio de actitud» que haga visible a la familia en la sociedad. «Siempre es de una gran ayuda que los principales miembros del gobierno no sólo sean cristianos, sino que hablen y actúen como tales. Porque la fe cristiana y la familia van juntas. Recemos para que Italia vuelva a estar llena de niños». El embajador, que también es Archiduque de la Casa de Austria, entonó entonces el Regina Coeli, en medio del entusiasmo de los presentes.
A continuación intervino John Smeaton, Presidente de la Society for the Protection of the Unborn Children, quien señaló que el movimiento pro-vida «forma parte de una cruzada histórica mucho más amplia y profunda para la restauración de la Civilización Cristiana«. Sigamos unidos en la verdad de Cristo.

A continuación se presentó el testimonio de Anna Bonetti, una influencer de 23 años, sorda de nacimiento por causa de una anomalía congénita quien, gracias a un implante coclear (dispositivo electrónico que ayuda a escuchar) y a la logopedia, aprendió a hablar a los 5 años. Ella fue el testimonial de la campaña ProVita & Famiglia contra la liberación de la RU486. Pero por sus convicciones tuvo que pagar un alto precio: «Por el mero hecho de haber afirmado que madre e hijo son dos seres distintos y, por tanto, ambos tienen el derecho a la vida -dijo- fui condenada como instigadora al odio, como si amar de verdad a las mujeres consistiera en suprimir la vida que llevan. Me convertí a la causa provida cuando me enteré de la impactante verdad sobre el aborto de niños sordos. De hecho, el LINK 26, el gen que causa mi sordera, es detectable a través del diagnóstico prenatal, mantenido en silencio por la hipocresía de los medios de comunicación. Diagnóstico tras el cual la mayoría de los niños «como yo» no vuelven a ver la luz. Durante mucho tiempo me sentí como un error, una pieza defectuosa de fabricación humana. Pero luego me di cuenta de que el error no era yo, sino la forma en que la sociedad me había visto hasta ese momento y creo que es esencial devolver a cada uno la dignidad que merece. A veces se tiene la idea de que estar en contra del aborto significa estar en contra de la libertad, mientras que la única libertad que se niega, en realidad, es la del concebido«.

A continuación, se presentaron los conmovedores testimonios de Anna y Dario Alinti, una pareja de Milán, que en 1980 sufrió un aborto. Fueron de las primeras víctimas de la ley 194: «Esta herida -explicó Anna- la llevé dentro de mí durante más de 40 años. Era consciente de que nadie podría devolverme lo que había borrado aquel día. Nunca me he perdonado y no creo que pueda hacerlo, aunque con mi marido hemos recibido muchos regalos: 6 hijos -3 están en el Cielo-, 4 nietos y uno que está a punto de nacer en unos meses. Sin embargo, el Señor me hizo conocer a un grupo, ‘La viña de Raquel´, que representaba para nosotros esa curación, ese renacimiento, que muestra cómo el bien también puede salir del mal. La herida ya no sangra como antes, pero ha quedado una cicatriz. Una cicatriz, que quiero que quede bien impresa en mi cuerpo, en mi corazón. No debe ser borrada, siempre le pido al Señor. Sé que mi hija está en el cielo y que es una de las mártires inocentes.» Su marido Darío, entre lágrimas, recordó aquellos dramáticos momentos, marcados por el aborto de su hijo: «Me arrepiento de no haber sabido estar cerca de mi mujer, sino de haberle dejado a ella la elección. Si hubiera estado a su lado, no lo habría hecho«. De ahí el vibrante llamamiento a todos los hombres para que estén al lado de sus esposas, para que les tiendan la mano y les muestren una alternativa a la tragedia del aborto, una tragedia de la que no hay vuelta atrás.

El Obispo de Sanremo-Ventimiglia, Monseñor Antonio Suetta, también habló a través de un enlace de vídeo proyectado en la pantalla gigante del escenario de la Marcha por la Vida. Una parte de su hermoso y fuerte discurso puede leerse aquì. La Presidenta de la Marcha por la Vida, Virginia Coda Nunziante, concluyó la décima edición de este gran evento, destacando que el mismo «no consiste en palabras, sino en substancia. Y la substancia, desde la primera edición en el 2011, ha sido la de expresar una presencia pública para afirmar que la vida es un don inasequible de Dios y luchar contra la inicua ley 194, que ha legalizado el asesinato en Italia, hasta ahora, en estos 43 años, de más de 6 millones de inocentes«. Esto ha producido generosos frutos, como el surgimiento de nuevos grupos y movimientos -Pro Vida, los Juristas por la Vida, los Universitarios por la Vida y los Estudiantes de Secundaria por la Vida- que forman parte de un mundo pro life que en los diez últimos años ha crecido y se articuló y del que «la Marcha por la Vida siempre ha representado un evento unificador. Debemos desear profundamente que toda nuestra sociedad vuelva a ser profundamente cristiana, porque sólo así se volverá a encontrar la paz, la armonía, el crecimiento y la prosperidad. O la sociedad se convierte o irá hacia una inexorable decadencia«.

L’articolo ¡Gran éxito de la X Marcha por la Vida en Roma Objetivo: ¡derogar la ley 194! proviene da Correspondencia romana | agencia de información.




Corrispondenza Romanahttps://www.corrispondenzaromana.it/
«Correspondencia romana» (CR) es una agencia católica de información, cuyo director es el Prof. Roberto de Mattei, creada en 1980, que se publica regularmente todas las semanas desde noviembre de 1985. Desde entonces «Correspondencia romana» no ha cambiado su línea editorial y su concepción de la cultura, destacándose como un polo de referencia por la coherencia y la claridad de sus posiciones. El arco de noticias de CR abarca desde las temáticas religiosas hasta las políticas, culturales y las referentes a las costumbres, ofreciendo siempre una información documentada sobre los acontecimientos que permite emitir un juicio preciso y oportuno sobre los mismos. Su link ofrece una cuidadosa selección de lo que también es importante conocer en la Web.

Del mismo autor

Hígados extraídos de niños vivos después de un aborto: el horror que es realidad

Es escalofriante lo narrado en LifeNews por el periodista David Daleiden,...

Últimos Artículos

La Fe en Cristo es una Fe Eucarística

Estamos aquí en la tierra para creer que Jesús...

El Buen Pastor Modernista

Decía el Señor cuando hablaba del Buen Pastor, que...