La inmensa manifestación pro-familia de Roma – una victoria para el matrimonio y para los niños a pesar de la hostilidad secular y de obispos

Zenit en italiano y varias fuentes de medios católicos anuncian que hubo un millón de manifestantes. Breitbart cuenta una participación de medio millón, mientras los medios liberales no religiosos la ponen en 300,000. No obstante, no queda duda que la manifestación del sábado en la Piazza San Giovanni (frente a la Basílica de San Juan de Letrán) fue un resonante éxito. La manifestación fue descrita formalmente por sus organizadores como una “Movilización Nacional” en contra de la imposición de la ideología de género en las escuelas y de la “Cirinna bill” que ha sido presentada en el Parlamento Italiano. La iniciativa de ley propone dar a las “parejas” del mismo sexo muchos de los mismos derechos que tienen las parejas casadas, efectivamente atrincherando las “uniones civiles” homosexuales en el derecho italiano.

Los medios seculares han retratado esta manifestación simplemente como “en contra del matrimonio gay”, pero naturalmente fue mucho más que eso. A pesar de ser oficialmente no-sectaria y de la presencia de pequeños grupos no católicos, fue antes que nada una poderosa manifestación del genuinamente católico “instinto de la fe” (para usar las palabras del Arzobispo Luigi Negri) que continua viviendo en las mentes y corazones de millones de italianos a pesar del aparentemente inevitable triunfo del secularismo y del lobby homosexual. Fue un poderoso reclamo contra el adoctrinamiento en la “ideología de género” que se ha apoderado del sistema escolar italiano debido a la presión extranjera, sin tomar en cuenta las protestas de los padres. El tamaño del evento es aún más notable considerando que fue organizado rápidamente (se anunció apenas el 02 de junio) y que enfrentó desde el inicio la indiferencia y silencio de los medios de comunicación. Y no sólo eso…..

Un artículo publicado ayer en “La Nuova Bussola Quotidiana” por el editor del sitio, señaló que el periodista católico Riccardo Cascioli, acusó al Obispo Nunzio Galantino, Secretario General y hombre fuerte de facto de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI), y probablemente el más patético y ridículo clérigo de Italia (una proeza nada fácil) de tratar de sabotear la manifestación y de hacer todo por evitar que se llevara a cabo. El renombrado vaticanista Marco Tosatti se hizo eco de la acusación en una breve nota publicada ayer. Lo cierto es que la manifestación se distinguió por la ausencia de obispos (a pesar de que el Arzobispo Vincenzo Paglia del Pontificio Consejo para la Familia envió un mensaje). El reporte de Edward Pentin es más benévolo al señalar que el evento “sólo tuvo apoyo tácito de la conferencia de obispos italianos”, añadiendo que sólo un pequeño número del clero estuvo presente. Es probable que el líder católico más prominente en el evento haya sido Kiko Argüello de Camino Neocatecumenal, quien cantó a la multitud y dio un discurso que reprendió fuertemente al Obispo Galantino, al tiempo que les decía que el “Santo Padre está con nosotros.”

[Véase también: Una llamada a orar por Italia]

[Traducción por Ramses Gaona. Artículo original]

RORATE CÆLI
Edición en español del prestigioso blog tradicionalista internacional RORATE CÆLI especializado en noticias y opinión católica. Por política editorial no se permiten comentarios en los artículos