En estos tiempos del posmodernismo, si bien no es un fenómeno exclusivo del mismo, un hecho lamentablemente muy presente, es de la pretensión de eliminar la realidad que no gusta, es decir, hacer como si ella no existiera.

Nos referimos entre tantos hechos a la pretensión de los ideólogos del género, -y que hacen mucho “lobby”-,  de que el sexo biológico no existe, o en todo caso hay que prescindir de él. Y como una de sus lógicas consecuencias, a de los mismos de eliminar los baños para hombres y mujeres con el falso argumento que tal distinción es discriminatoria, incluso extendiendo el proyecto para los baños en escuelas y colegios. El gobierno Obama está en ese tema ante la resistencia de buena parte de la sociedad estadounidense.

Se argumenta que la diferenciación de los baños afecta a personas transexuales, por ejemplo, que tienen el conflicto de a que baño entrar. Unos proponen que se sustituyan los baños actuales por otros unisex y otros que cualquier persona puede elegir a que baño de los actuales entrar con independencia de su sexo.

En Uruguay, en un frustrado instructivo sobre “educación sexual” que el Ministerio de Desarrollo Social llevó adelante, y que las autoridades de la Enseñanza desecharon, entre otras cosas, se planteó ésta, de los baños. Se establecía en el mismo que en las escuelas y colegios, públicos y privados, se eliminaría la identificación sexual de los gabinetes higiénicos. La respuesta de una gran parte de los padres no se hizo esperar y dicho instructivo, que además reemplazaba conceptos verdaderos de educación sexual por una simple guía de anatomía y anticoncepción, que violaba el derecho de los padres a educar a sus hijos también en el tema de la afectivicadad para el amor, no fue aplicado por las autoridades de la Enseñanza en Uruguay.

Estamos convencidos que estas cuestiones más que una preocupación de las personas, es un tema de ciertas organizaciones para llevar adelante su agenda relativista a como dé lugar. Porque honestamente, en el tema de los baños, nos preguntamos, si el tema fueran los transexuales, no sería más lógico que, además de los baños actuales, identificados como de caballeros y de damas, se habilitara una tercera clase de baños para que las personas que no se identifiquen con los otros puedan usar los mismos, con la aclaración en sus puertas de esa categoría especial? Nos parece que sí, que nadie puede verse lesionado con ello y que satisfacería a todas las personas. Claro, salvo que la intención de los que plantearon el tema sea efectivamente otra, como venimos de decir.

No es un tema menor el de los baños. Sabido es que en muchos lugare son centros de distribución de drogas o de promiscuidad sexual, de manera que, en especial en los colegios, donde los menores de edad son la gran mayoría de los usuarios, pasa a ser una cuestión educativa y preventiva fundamental.

Entonces, lo del título. Hay personas interesadas que hacen mucho “lobby” en tervigersar o negar directamente la realidad al servicio de una ideología falsa y de nefastas consecuencias y entonces, como para ellos el fin justifica los medios, van ahora por el tema de los baños públicos como antes fueron por tantos otros que bien conocemos. La respuesta deber ser, nos parece, ser una sola: firmeza en la defensa de lo natural y lógico y negativa a ser “políticamente correctos” a cualquier precio, incluso al de la propia salud.

Por Carlos Alvarez Cozzi