fbpx

“La salvación en el árbol de la Cruz”

I. El tema central de la liturgia en el tiempo que transcurre entre este domingo y la Vigilia Pascual («Tiempo de Pasión») es presentar la cruz de Jesucristo, así como su pasión y muerte, juntamente con la victoria alcanzada por el Redentor. Por esta perspectiva, el prefacio tiene el carácter de un himno triunfal: «has puesto la salvación del género humano en el árbol de la cruz, para que donde tuvo origen la muerte, de allí resurgiera la vida, y el que venció en un árbol fuera en un árbol vencido».

A partir de hoy, además del resto de signos que venimos observando desde Septuagésima, se suprime el salmo Iudica me, el Gloria en los salmos del Introito y del Lavabo y se cubren la cruz y las imágenes con un velo morado, gesto al que se atribuyen diversas interpretaciones simbólicas pero que, en todo caso, tiene el efecto de expresar una mayor austeridad de la liturgia en conformidad con el recuerdo de la pasión propio de este tiempo.

Todos estos temas se concretan en los textos de este domingo.

– Los cantos del introito, gradual, tracto y ofertorio, están tomados de distintos salmos y es como si fueran puestos en boca de Cristo en referencia a la pasión: sus enemigos han decidido la sentencia de su condenación y el Padre acepta su sacrificio.

– La Epístola (Heb 9, 11-15) nos presenta el sacerdocio de Cristo que es constituido sumo sacerdote por el derramamiento de su sangre en favor nuestro y es mediador de una alianza nueva y eterna.

– En el Evangelio (Jn 8, 46-59) Jesucristo se presenta como el Mesías Salvador prometido por Dios a los patriarcas y al decir «En verdad, en verdad os digo: antes de que Abrahán existiera, yo soy» (v. 58) se está refiriendo a la eternidad propia de su naturaleza divina. «Entonces cogieron piedras para tirárselas, pero Jesús se escondió y salió del templo» (v. 59). En varias ocasiones san Juan presenta la hostilidad que provocan las afirmaciones de Jesús y con ello resalta su acto libre, propio de quien cumpliendo la voluntad del Padre, se entregará voluntariamente en manos de sus enemigos solamente cuando llegue el tiempo que designa como su «hora», es decir el momento de su inmolación.

II. La lectura de la Carta a los Hebreos manifiesta que la mediación sacerdotal de Cristo es la única que puede lograr el perdón de los pecados y el acceso de los hombres a Dios, porque derramó su propia sangre para ratificar la Nueva Alianza (vv. 11-14), y así nos abrió con su cuerpo resucitado (el «Tabernáculo»: v. 11; cfr Jn 2,19-22) las puertas del cielo. La muerte de Cristo en la cruz fue un verdadero sacrificio de Alianza, como lo fue el del Sinaí1.

Dos son las enseñanzas fundamentales de este pasaje:

– El poder redentor de la sangre de Cristo. Como afirma san Pedro señalando las razones que han de motivar a los fieles a buscar la propia santidad: «ya sabéis que fuisteis liberados de vuestra conducta inútil, heredada de vuestros padres, pero no con algo corruptible, con oro o plata, sino con una sangre preciosa, como la de un cordero sin defecto y sin mancha, Cristo» (1Pe 1, 18-19). Al hablar de la sangre del cordero, probablemente se está aludiendo al cordero pascual, que debía ser sin defecto, y cuya perfección física era figura de la perfección moral de Cristo y de la inmunidad de todo pecado

– El cristiano puede hacer también de su vida un sacrificio para Dios, uniéndose al sacrificio de Cristo: «Por Él, que se dignó hacerse sacrificio por nosotros, puede nuestro sacrificio ser agradable en la presencia de Dios»2.

No hay más sacrificio acepto a Dios que el de Cristo pero nosotros estamos incorporados a Él y esta unión ha de manifestarse en los propios sacrificios y vencimientos que ofrecemos a Dios y, sobre todo, en procurar tener las disposiciones que aparecen en el sacrificio de Cristo: obediencia y amor. Como enseña Pío XII «por el bautismo los cristianos, a título común, quedan hechos miembros del Cuerpo místico de Cristo sacerdote, y por el “carácter” que se imprime en sus almas son consagrados al culto divino, participando así, según su condición, del sacerdocio del mismo Cristo»3.

Momento privilegiado de esta asociación al sacrificio de Cristo es la celebración eucarística:

«Aquella inmolación incruenta con la cual, por medio de las palabras de la consagración, el mismo Cristo se hace presente en estado de víctima sobre el altar, la realiza sólo el sacerdote, en cuanto representa la persona de Cristo, no en cuanto tiene la representación de todos los fieles.

Mas al poner el sacerdote sobre el altar la divina víctima, la ofrece a Dios Padre como una oblación a gloria de la Santísima Trinidad y para el bien de toda la Iglesia. En esta oblación, en sentido estricto, participan los fieles a su manera y bajo un doble aspecto; pues no sólo por manos del sacerdote, sino también en cierto modo juntamente con él, ofrecen el sacrificio; con la cual participación también la oblación del pueblo pertenece al culto litúrgico»4.

III. Esperemos de la misericordia de Dios, que durante los santos días que vamos a comenzar nos unamos al sacrificio de Cristo en la propia vida y en las ceremonias litúrgicas para que así recibamos en plenitud todos sus frutos de gracia y santidad.

1 Cfr. FACULTAD DE TEOLOGÍA. UNIVERSIDAD DE NAVARRA, Sagrada Biblia. Comentario, Pamplona: EUNSA, 2010, 1321.

2 SAN. FULGENCIO DE RUSPE, Epistulae 14, 36, cit. por ibíd.

3 PÍO XII, Mediator Dei, 108.

4 Ibíd., 112-113.

Padre Ángel David Martín Rubio
Padre Ángel David Martín Rubiohttp://desdemicampanario.es/
Nacido en Castuera (1969). Ordenado sacerdote en Cáceres (1997). Además de los Estudios Eclesiásticos, es licenciado en Geografía e Historia, en Historia de la Iglesia y en Derecho Canónico y Doctor por la Universidad San Pablo-CEU. Ha sido profesor en la Universidad San Pablo-CEU y en la Universidad Pontificia de Salamanca. Actualmente es deán presidente del Cabildo Catedral de la Diócesis de Coria-Cáceres, vicario judicial, capellán y profesor en el Seminario Diocesano y en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas Virgen de Guadalupe. Autor de varios libros y numerosos artículos, buena parte de ellos dedicados a la pérdida de vidas humanas como consecuencia de la Guerra Civil española y de la persecución religiosa. Interviene en jornadas de estudio y medios de comunicación. Coordina las actividades del "Foro Historia en Libertad" y el portal "Desde mi campanario"

Del mismo autor

El domingo, día del Señor

El comienzo del Evangelio de la Misa de este III Domingo...

Últimos Artículos

Abusos sexuales en la iglesia: el miedo a reconocer la causa real

Llevamos años….décadas ya con la misma argumentación “mundanamente correcta”...

Signos cotidianos de la protestantización en la Iglesia católica

Desde el estudio teológico crítico se evidencia de forma...

La guerra justa de San Pío V

Este 30 de abril, en la capilla de Santa...