Rogamos a todos nuestros lectores una oración por su pronta recuperación

[mks_separator style=”solid” height=”5″ ]

[adndigital] El obispo Rogelio Livieres Plano, quien estuvo al frente de la Diócesis de Ciudad del Este por espacio de una década, se halla internado en el Hospital Austral, provincia de Buenos Aires, Argentina. Su estado reviste gravedad, según los profesionales que lo atienden, y esta tarde será operado del hígado. El deterioro de su salud comenzó poco después de ser destituido por el Papa Francisco, en setiembre del 2014.

ASUNCIÓN.- El pasado 23 de abril, hace dos meses, monseñor Rogelio Livieres Plano fue trasladado de urgencia a la capital argentina, específicamente al Hospital Austral, ubicado en Pilar, provincia de Buenos Aires, en donde quedó internado a raíz del delicado estado de salud en el que se encontraba.

El exobispo de Ciudad del Este padece de diabetes y una afección cardíaca, males de los que estaba siendo tratado periódicamente en el citado nosocomio. Sin embargo, unas semanas después de su retorno de Roma a fines de setiembre último, a donde fuera convocado a los efectos de que le comunicaran su remoción del cargo, Livieres comenzó a sufrir otros malestares, como pérdida de apetito, somnolencia, fatiga y problemas motrices, que luego se combinaron con la excesiva retención de líquidos, alojados principalmente en la cavidad toráxica, lo cual precipitó su viaje.

Tras la realización de numerosos estudios, los médicos diagnosticaron una afección hepática severa, causada por la diabetes y las medicaciones que consumió a lo largo de los años, tanto para afrontar su cardiopatía, así como otras complicaciones que se remontan a cuando dos de sus hermanos fueran asesinados durante la dictadura en la Argentina.

Luego de un mes de internación, monseñor fue trasladado a una casa contigua al Austral, a los fines de evitar que contrajera algún virus hospitalario y para seguir un tratamiento ambulatorio. Durante todo el proceso le practicaron cinco punciones para extraerles los líquidos, que en promedio fueron de cinco litros por vez, entre tanto le iban ajustando las medicaciones de manera a estabilizarlo.

Su nueva internación obedece a que el tratamiento no dio el resultado esperado y las fallas hepáticas ahora son mayores. En enfermedades como esta lo que cabe es el trasplante, pero esto es impracticable en su estado actual, por lo que apelarán a la implantación de un stend en el hígado, que en términos estadísticos tiene el 50% de probabilidades de resultar exitoso.

Los hermanos de Livieres Plano ya se están trasladando a la capital Argentina, en donde estuvo acompañado todo este tiempo por primos, sobrinos y amigos del clero diocesano y de la prelatura del Opus Dei, a la cual pertenece desde hace 50 años.