De todos los pecados mortales que se cometen, uno de los más graves es el de sacrilegio. Este pecado es cada vez más frecuente, y la razón principal de ello es porque, habiéndose perdido el sentido de lo sagrado y de las cosas sagradas, se le da menos importancia al ataque, la ofensa o el mal uso de las cosas o personas que lo son.

Estamos hartos de ver mujeres y hombres “de mala reputación” que usan pendientes que llevan una cruz; o se visten usando trajes que llevan dibujos religiosos con ánimo de ofender, o personas que entran en los templos a robar o a hacer mal uso de ellos. Los periódicos traen con frecuencia noticias escandalosas sobre exposiciones de pintura o escultura donde se ataca y ridiculiza a la Virgen María, Jesucristo, nuestra fe.

Todos estos pecados que se cometen directamente contra Dios o contra cosas que son sagradas no quedarán sin castigo. Será el mismo Dios, el que antes o después, ponga las cosas en su sitio y mande a los infiernos a todo aquél que se burló de Él, de su Madre o de las cosas y personas que le pertenecen.

PREGUNTA: ¿Qué es un sacrilegio?
RESPUESTA: Se entiende generalmente como la profanación o trato injurioso de un objeto o persona sagrado.

PREGUNTA: ¿Cuáles son los tipos de sacrilegios?
RESPUESTA: Hay tres tipos de sacrilegios: contra las personas, lugares o cosas sagradas:

Sacrilegio contra una persona sagrada

  • Significa comportarse de una manera tan irreverente con una persona sagrada que, ya sea por el daño físico infligido o por la deshonra acarreada, viola el honor de dicha persona.

Sacrilegio local

  • Violación de un lugar sagrado: iglesia, cementerio, oratorio privado.
  • Esa violación puede ser por robo, comisión de un delito dentro de un lugar sagrado, usar una iglesia como establo o mercado, o como sala de banquetes, o como corte judicial para dirimir en ellas cuestiones meramente seculares.

Sacrilegio real

  • El sacrilegio real es la injuria hacia cualquier objeto sagrado que no sea un lugar ni una persona.
  • Este tipo de sacrilegio puede cometerse, en primer lugar, administrando o recibiendo la Eucaristía en estado de pecado mortal, y también cuando se hace escarnio consciente y notorio hacia la Sagrada Eucaristía. Se considera el peor de los sacrilegios. Y en general cuando se recibe un sacramento de vivos en pecado mortal (confirmación, eucaristía, orden sacerdotal y matrimonio)
  • Asimismo se considera sacrilegio real la vejación de imágenes sagradas o reliquias, el uso de las Sagradas Escrituras y objetos litúrgicos para fines no sacramentales, y también la apropiación indebida o el desvío para otros fines de bienes y propiedades (muebles o inmuebles) destinados a servir a la manutención del clero o al ornamento de la iglesia.
  • A veces se puede incurrir en sacrilegio al omitir algún elemento necesario para la adecuada administración de los sacramentos o la celebración de la Eucaristía, como, por ejemplo, diciendo la Misa sin las vestiduras sagradas.

PREGUNTA: ¿Cuál es el sacrilegio más grave y frecuente que se comete hoy día?
RESPUESTA: Recibir la Sagrada Eucaristía en pecado mortal. Hay muchas personas que reciben a Jesús Sacramentado en la Misa; pero en cambio hay muy pocas personas que se confiesan. Y no olvidemos lo que dijo San Pablo: “El que come indignamente el Cuerpo de Jesucristo come su propia condenación” (1 Cor 11: 29)

PREGUNTA: ¿Cómo se perdona?
RESPUESTA: Sólo con la confesión. El sacrilegio es un pecado muy grave.

Padre Lucas Prados

Padre Lucas Prados
Nacido en 1956. Ordenado sacerdote en 1984. Misionero durante bastantes años en las américas. Y ahora de vuelta en mi madre patria donde resido hasta que Dios y mi obispo quieran. Pueden escribirme a lucasprados@adelantelafe.com