¡¡Crucifícalo!!
ADELANTE LA FE

¿Por qué los judíos no creen en Jesús?

brother Nathanael

Presento a mis lectores a un personaje realmente interesante, un monje ortodoxo llamado Brother Nathanael. Vive en Alaska, EEUU, como misionero de la Iglesia Ortodoxa Rusa. A pesar de ser un cismático y no pertenecer a la verdadera Iglesia de Nuestro Señor, al escuchar sus vídeos he comprobado que en muchos aspectos guarda mejor la fe católica tradicional que la gran mayoría de nuestros obispos. Es especialmente revelador todo lo que cuenta sobre el judaísmo, siendo él un converso de esta religión. Muchos de sus vídeos tratan de temas políticos, el control de las finanzas mundiales por el sionismo, los crímenes del estado de Israel, etc. Este vídeo que transcribo a continuación es más religioso. Habla de lo que ningún Papa desde el Concilio quiere hablar: la necesidad de conversión de los judíos a la fe en Jesucristo.

¿Por qué los judíos no creen en Jesús? ¿No es el Mesías prometido, tal y como predijeron los profetas en el Antiguo Testamento? Desde luego que sí. El problema es que los judíos han sustituido el Antiguo Testamento por el Talmud, como su principal documento religioso. El Talmud es esencialmente reaccionario, una codificación rabínica de reglas, que pretende refutar el mesianismo de Jesucristo. Sin embargo, una breve lectura del Antiguo Testamento demuestra claramente que Jesucristo es verdaderamente el Mesías judío.

El papel del Mesías sería el de derrotar la muerte y deshacer el mal que hizo Satanás en el Jardín del Edén. Se predijo que vendría durante los últimos días de la dinastía del rey David, que finalizó con el reino de Herodes, quien reinaba en el momento del santo nacimiento de Cristo. El Mesías sería un profeta, como Moisés, cuya nueva alianza reemplazaría la antigua y requeriría obediencia por parte de los judíos. El Mesías nacería en Belén de una virgen, y se llamaría “Dios con nosotros”, Emmanuel, indicando su Encarnación. El Mesías vendría antes de la destrucción del segundo templo, que ocurrió en el año 70 de nuestra era. El Mesías portaría los pecados del mundo y resucitaría al tercer día. Crearía una nueva raza de la humanidad, Israel de Dios, la Iglesia, compuesta por judíos y gentiles, llamados por un nombre nuevo: cristianos.

brNathanael

Pero estas pruebas no son las únicas razones por la que los judíos deberían creer en Jesús. Verán, hay tres maldiciones que pesan sobre el judaísmo, que cada judío debe sobrellevar: la maldición de la higuera, la maldición de la desolación y la maldición de deicidio. Cuando Jesucristo vio sin fruto una higuera, un símbolo del pueblo judío, la maldijo, diciendo, “de ahora en adelante jamás producirás fruto alguno”. Y efectivamente, al día siguiente la higuera estaba seca. Cuando Cristo estaba a punto de ser entregado por los judíos para ser crucificado, pronunció una maldición sobre Jerusalén: “De ahora en adelante tu casa será desolada”. Y cuando Cristo se encontró ante Poncio Pilato, que le quería soltar, los judíos gritaron, “¡crucifícalo, crucifícalo! Que su sangre caiga sobre nosotros y nuestros hijos.” Así ha acaecido. La maldición de deicidio está sobre cada judío, por virtud de la culpa colectiva.

Sarah Silverman, una “humorista” judía, quisiera doblar esa maldición, que ya pesa sobre su cabeza.

[Clip de Silverman] Todo el mundo culpa a los judíos por matar a Cristo. Luego, los judíos intentan endosar la culpa a los romanos. Yo soy de los pocos que piensan que en realidad fueron los negros. [Risas] Me da igual. Bien. Espero que fueran los judíos. Yo lo haría de nuevo, lo haría de nuevo en un pu.. segundo. [Más risas]

En resumidas cuentas, no hay fruto duradero que recoger del judaísmo. Nuestra nación, antaño cristiana, es ahora gobernado por judíos, pero la estela de su reino es desolación, como vemos en los miles de gentiles que han muerto luchando en las guerras a favor de los judíos en el extranjero. La maldición del deicidio se ha extendido a innumerables gentiles, a través de los medios de comunicación que están en manos judías, que ridiculizan la fe en Jesucristo.

Como un ex-judío, ahora un cristiano ortodoxo, llamo a todos los judíos al arrepentimiento, a abrazar a Nuestro Señor Jesucristo como su Salvador para liberarse de las maldiciones. Yo lo hice. ¿Por qué no lo hacen ellos?

Christopher Fleming

Christopher Fleming

De nacionalidad británica. Casado con tres hijos. Profesor de piano y organista. Vive en Murcia, España. Converso del ateísmo y del protestantismo-modernismo. Católico hasta la muerte, por la gracia de Dios.
Recibe nuestras noticias por email