A tí Álvar Fañez

Para María Concepción Fragueiro de Olivera

Sólo quedamos dos, Minaya, hermano;
Álvar Fañez tu nombre y yo Rodrigo.
Tanto teme a tu ardor el enemigo
como de mí la justiciera mano.

Duro ha sido el galope y el destierro
del Valle de Orbaneja hasta Zamora,
hubo un tajo en tu adarga cada hora
y una sangre en el filo de tu fierro.

Ninguna queja tengo:días, noches,
te has jugado la vida a cara o ceca;
tu corcel secundó al impar Babieca,
si quisieras volver, no habrá reproches.

Vuelve al León natal que vio tu  infancia,
con tu esposa Maior, tus tres retoños,
un hogar solariego y la fragancia
para gozar la paz y la abundancia
esperando el añil de los otoños.

Yo seguiré empuñando la Tizona,
eterno enamorado de Jimena,
vasallo fiel del Rey y la Corona.
En vida o muerte el Sol no me abandona,
me dirán Campeador en cada almena.

Aguarda, hermano Fañez, no hay urgencia…
Si acaso resultara una violencia
despedirte al salir de la muralla
y olvidar la razón de tu vehemencia.
A mi me encontrarás siempre en batalla.

Antonio Caponnetto
Antonio Caponnettohttp://elblogdecabildo.blogspot.com/
Argentino. Nació en la Ciudad de la Santísima Trinidad el Dia de San Miguel Arcángel de 1951. Es Profesor de Historia y Doctor en Filosofía

Del mismo autor

Reclinatorio navideño

“Y llegándose a él un escriba,le dijo:'te seguiré adonde quiera que...

Últimos Artículos

Importancia de la confesión frecuente

La semana pasada hablé en Radio Roma Libera del...

La absurda defensa de la familia

En el siglo XX unos a otros nos alertábamos...