fbpx

La batalla pro-life no compete solo a los laicos

Desafortunadamente, se sabe que los sacerdotes y obispos en Italia están, por decirlo suavemente, un poco distraídos en cuestiones pro-vida y pro-familia. Hay otras prioridades en la agenda, todas relacionadas con la llamada justicia social: medio ambiente, inmigración, trabajo, pobreza, exclusión social, menores, etc. Temas ciertamente importantes, pero que objetivamente tienen un peso específico menor que otros como el aborto, la eutanasia, la inseminación artificial, el divorcio, la homosexualidad, etc.

Una sensibilidad que sobrevive sobre estos temas está presente en el mundo laico. Son los laicos quienes escriben al respecto, recogen firmas para lanzar peticiones, organizan marchas o tertulias como jornadas familiares. Ellos son los que representan la mecha humeante de la esperanza.

Pero esta situación en la que el clero desprecia las cuestiones de la bioética y las de la moral natural ligadas al ámbito familiar y sexual y al laicado, en cambio, las hace suyas con convicción, ¿se puede llamar situación ideal? La respuesta negativa parece intuitiva. Temas como el aborto, la eutanasia, la homogenitorialidad deben convertirse en contenidos de la pastoral nacional y local, es decir, diocesana. Que haya una pastoral por la vida y por la familia que valientemente ponga en el centro (y no en el desván) cuestiones como el aborto, la anticoncepción y el divorcio no es un aspecto accesorio tanto del compromiso provida como del esfuerzo de la nueva evangelización., pero es un aspecto fundamental de ambos.

De hecho, el laico en su compromiso con la vida y con la familia puede llegar a decir que sus habilidades y, sobre todo, su estado laical tienen, evidentemente, límites. Puede y debe ofrecer sus conocimientos, sus manos y piernas, su inventiva y su experiencia, pero todo esto, para ser aún más eficaz, debe injertarse en una perspectiva trascendente, fundamentada teológicamente, inervada por el aspecto sacramental. Esto ciertamente puede suceder con la oración y la asistencia a los sacramentos de la persona, pero debe tener lugar sobre todo informando estos temas con la acción no sólo magisterial de la Iglesia, sino también sacramental. De hecho, por trivial decirlo, nada escapa a la tarea salvífica asignada por Cristo a la Iglesia.

Pensar, por tanto, en una suerte de perfecta autosuficiencia de los laicos en estas materias frente a la Iglesia no sólo es imposible a nivel ontológico, dado que el laico bautizado en virtud del bautismo actúa como miembro de la Iglesia, pero también es erróneo en términos de efectividad porque condenaría sus acciones, a corto o largo plazo, al fracaso, a la esterilidad de la acción. Esto por varias razones. Enumeramos algunos. En primer lugar, porque incluso en estas materias es esencial la acción santificadora de la Iglesia, sobre todo a través de la eficacia sacramental. En segundo lugar, por una razón más pragmática: la difusión generalizada de la Iglesia gracias a las parroquias y su organización podría mover.

En segundo lugar, por una razón más pragmática: la amplia difusión de la Iglesia gracias a las parroquias y su organización sería capaz de mover efectivamente las conciencias adormecidas en primer lugar de los fieles católicos. El católico dominical tiene ideas equivocadas sobre el aborto y el divorcio o es absolutamente indiferente a estos fenómenos también porque nunca se entera de ellos en la iglesia durante la misa, el único momento de formación para muchos ahora.

Desafortunadamente, se sabe que los sacerdotes y obispos en Italia están, por decirlo suavemente, un poco distraídos en cuestiones pro-vida y pro-familia. Hay otras prioridades en la agenda, todas relacionadas con la llamada justicia social: medio ambiente, inmigración, trabajo, pobreza, exclusión social, menores, etc. Temas ciertamente importantes, pero que objetivamente tienen un peso específico menor que otros como el aborto, la eutanasia, la inseminación artificial, el divorcio, la homosexualidad, etc.

Una sensibilidad que sobrevive sobre estos temas está presente en el mundo laico. Son los laicos quienes escriben al respecto, recogen firmas para lanzar peticiones, organizan marchas o tertulias como jornadas familiares. Ellos son los que representan la mecha humeante de la esperanza.

L’articolo La batalla pro-life no compete solo a los laicos proviene da Correspondencia romana | agencia de información.

Corrispondenza Romanahttps://www.corrispondenzaromana.it/
«Correspondencia romana» (CR) es una agencia católica de información, cuyo director es el Prof. Roberto de Mattei, creada en 1980, que se publica regularmente todas las semanas desde noviembre de 1985. Desde entonces «Correspondencia romana» no ha cambiado su línea editorial y su concepción de la cultura, destacándose como un polo de referencia por la coherencia y la claridad de sus posiciones. El arco de noticias de CR abarca desde las temáticas religiosas hasta las políticas, culturales y las referentes a las costumbres, ofreciendo siempre una información documentada sobre los acontecimientos que permite emitir un juicio preciso y oportuno sobre los mismos. Su link ofrece una cuidadosa selección de lo que también es importante conocer en la Web.

Del mismo autor

Alemania: Las oficinas públicas de Baviera deberán colocar una cruz

El Gobierno de Baviera (Alemania) dispuso que todos los edificios administrativos...

Últimos Artículos

El fracaso de la ultramontana hermenéutica de la continuidad

Prefacio del traductor1: La siguiente reseña, que apareció en...

La lógica retrógrada de Traditionis Custodes

Por Phil Lawler En la medida en que Traditionis Custodes...

Conocer y cumplir la voluntad de Dios

Después del Sermón de la Montaña, relata san Mateo...