fbpx

¿Qué pasó con el escándalo sexual clerical? (‘Finiquitándolo’ 15 años después)

”Chris Ferrara de The remnant vio el surgimiento de este personaje hace quince años. Reimprimimos aquí su clásico ensayo de los archivos de Remnant sobre el irremediablemente corrupto establishment de Novus Ordo, incluido Blase Cupich, en medio del estallido mundial del escándalo “pedófilo” (sacerdote homosexual) en 2000-2002.

Esta pieza fue escrita después de la “cumbre pedófila” en Roma, a la cual Chris asistió como nuestro corresponsal, planteando una pregunta al entonces jefe de la USCCB, Monseñor Wilton Gregory, cuya respuesta explosiva fue reportada por la prensa internacional: “Es una lucha constante asegurarse de que el sacerdocio católico no esté dominado por hombres homosexuales”.

Mientras el Papa Bergoglio “amistoso con los gay” anuncia en su enésima entrevista con el periódico, que está considerando la introducción de sacerdotes casados y mujeres diáconos, ya ha pasado el tiempo de tomar el consejo de Ferrara para “finiquitar” el cadáver podrido al poner fin a todos los apoyos financieros a las estructuras diocesanas e internacionales de la Iglesia (en lugar de a los sacerdotes, órdenes y parroquias ortodoxas individuales). ¡Ni un centavo más para el “Óbolo de San Pedro”!

¿Qué pasó con el escándalo sexual clerical? (‘Finiquitándolo’ 15 años después)

Como demuestra la reciente “cumbre pedófila” en Roma, el decadente establishment de Novus Ordo no puede ni se va a reformar. Los católicos deben simplemente permitir que la cosa muera.

El cuerpo de prensa internacional que se reunió en Roma para asistir al “pequeño sínodo” sobre el escándalo de sacerdotes homosexuales (persistentemente mal caracterizada como la “cumbre pedófila”) estuvo lleno de cinismo sobre el evento. ¿Y por qué no? El cinismo es la única actitud razonable hacia la lógica profesada por la jerarquía norteamericana justificando el viaje “de emergencia” a Roma  de los cardenales. Para citar al Cardenal Stafford: “Los obispos norteamericanos indicaron que sería útil tener la sabiduría del Santo Padre, por lo que la respuesta fue: ‘Vamos a tener una conversación’…” (Pittsburgh Post-Gazette, 19 de abril de 2002) oh claro. Después de cuarenta años de ordenar a los homosexuales en desafío a la instrucción del Vaticano, nunca llevada a cabo de que “los afectados por la inclinación perversa a la homosexualidad o la pederastia deben ser excluidos de los votos religiosos y la ordenación”, los obispos estadounidenses de repente anhelan sentarse a los pies del Santo Padre para recibir su sabia prescripción para todos los crímenes cometidos por todos los sacerdotes homosexuales que ordenaron ilícitamente. Examinemos esta afirmación increíblemente falsa.

Un almuerzo romano

¿Qué “sabiduría” recibieron del Santo Padre los cardenales representantes en Roma? Como informó el obispo Wilton Gregory (jefe de la USCCB), él y los cardenales “tuvieron una maravillosa conversación” con el Papa. Una maravillosa conversación sobre una epidemia totalmente prevenible de abuso sexual homosexual por sacerdotes. Después de esta maravillosa conversación, “Su Santidad invitó a los cardenales y obispos americanos a almorzar, para continuar su discusión de algunos de los temas planteados en la reunión”. (Comunicado Final, 24 de abril de 2002)

Una conversación maravillosa. Almuerzo con el Papa. Una discusión de temas. ¿Y qué tema, exactamente, el Santo Padre acordó para tratar con la infiltración homosexual del clero y la resultante explosión de delitos sexuales acusables contra monaguillos e innumerables otras víctimas inocentes? Aparentemente el tema adoptado era el viejo y familiar: “Que los obispos lo manejen”. Es su problema, no el del Papa. De hecho, en la desastrosa rueda de prensa del 21 de marzo, el cardenal Castrillón resopló que el Papa Juan Pablo II no se podía esperar que pasara tiempo emitiendo declaraciones condenando el escándalo porque “el Papa está preocupado por la paz en el mundo”. (New York Times, 22 de marzo de 2002) Pero Dios ha hecho al Papa custodio de la Iglesia Católica, no del mundo. ¿Qué pasa con la paz en la Iglesia? Durante el “pequeño sínodo” el Papa condenó el abuso sexual de los niños como un “crimen”, pero evitó incluso el más leve reproche o disciplina de los obispos y cardenales que permitieron que estos crímenes ocurrieran y luego intentaron ocultar las pruebas. En cambio, invitó a los cardenales a almorzar para hablar de “temas”.

La sabiduría del Santo Padre, entonces, fue dejar el asunto justo donde había estado antes del almuerzo romano: en el regazo de los mismos jerarcas irresponsables que habían presidido el escándalo y habían tratado de ocultarlo durante décadas. El Papa ni siquiera mandaría el gesto simbólico de una visita apostólica a los seminarios americanos. El comunicado final se limita a afirmar que en la reunión de la USCCB de junio, “los cardenales propondremos una visita apostólica de seminarios y casas religiosas de formación, prestando especial atención a sus requisitos de admisión y a la necesidad de enseñar la doctrina moral católica en su integridad”.  Después de cuarenta años de escándalo, herejía, corrupción y encubrimiento, los cardenales ahora proponen que los obispos voten sobre si invitar a Roma a investigar la integridad moral y doctrinal de los seminarios americanos. Pero desde cuándo los obispos proponen a Roma una visita apostólica, en lugar de ser ordenados por Roma a someterse a uno? Una vez más, vemos cómo la noción conciliar de “colegialidad” ha volteado a la Iglesia Católica al revés: los obispos proponen y el Papa dispone.

El Punto Real de la visita Romana

¿Para esto los cardenales fueron “convocados” a Roma? El mismo no resultado podría haber sido logrado en un “pequeño sínodo” en cualquier parte de los Estados Unidos. ¿Cuál, realmente, fue el punto del viaje de “emergencia” a Roma? En una palabra, el punto era drama-drama para la delectación de la prensa. Si hubieran estado allí, como yo, sabrían esto con certeza.

Para los obispos, verán, la verdadera crisis en esta materia nunca ha sido la profusión de crímenes sexuales cometidos por sacerdotes homosexuales o el daño irreparable hecho a miles de víctimas y sus familias, o incluso los múltiples pleitos RICO alegando una conspiración episcopal interestatal para obstruir la justicia, cubriendo la evidencia de los crímenes y esfumando a los perpetradores a nuevas asignaciones.  Los obispos no tuvieron ningún problema para resolver todo esto, litigando y aprobando pagos y acuerdos de confidencialidad que (así lo esperaban) garantizarían el silencio perpetuo. La gestión del escándalo sexual es sólo una parte de la descripción de trabajo para los obispos de la renovación conciliar. No, era una cosa y sólo una cosa que llevó a los cardenales a Roma: la reciente e incesante cobertura de la prensa del escándalo. Desde la perspectiva de los obispos, la verdadera crisis fue la continua exposición pública de sus revoltosas fechorías.

De este modo, todo el encuentro romano – la maravillosa conversación con el Papa, el almuerzo papal, los “temas” de discusión, el “grupo de trabajo” con sus “sesiones de trabajo”, las sesiones de prensa diarias en el Colegio Norteamericano y la oficina de Prensa Vaticana, la develación del risible “Comunicado Final” a una sala llena de reporteros- todo estaba destinado a saciar a la bestia de los medios de comunicación con un momento de gran drama, una conclusión apropiada para el arco de la larga historia del escándalo. Quizás si los obispos pudieran recoger bastantes fragmentos de drama visual y auditivo en las antenas parabólicas, lentes de video y grabadoras de cinta juntas en Roma como tantas fauces hambrientas, la bestia de muchas cabezas se lo comería hasta hartarse, empujaría el plato y se movería a la próxima fiesta de escándalo.

¿Es una evaluación demasiado cínica incluso cuando se justifica el cinismo? De ningún modo. Consideremos que las trascendentales deliberaciones del “pequeño sínodo” produjeron exactamente una propuesta semi-específica para tratar efectivamente con todos los depredadores homosexuales que los obispos han desatado sobre la Iglesia. Para citar el comunicado final:

Propondremos que la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos recomiende un proceso especial para el despido del estado clerical de un sacerdote que se ha vuelto notorio y es culpable del predatorio abuso sexual de menores, en serie.

En otras palabras, estos príncipes de la Iglesia proponen que los obispos voten sobre si recomiendan un proceso para expulsar del sacerdocio a los abusadores de los niños -pero sólo si la molestia es notoria, serial y depredadora. ¡Una prueba de tres puntas! Sombras de la escuela de derecho y exámenes de catálogo en el derecho penal! ¿Detecto un abogado en el trabajo? De hecho, con todas las demandas pendientes de RICO, tanto el Vaticano como la jerarquía norteamericana deben tener cuidado con la redacción de cualquier declaración que pueda constituir una obligación institucional vinculante o una admisión de un acto ilícito. Ha llegado a esto.

¿Y qué proponen hacer los obispos sobre el semillero de todo el escándalo -la “subcultura gay” que han permitido florecer en los seminarios, cancillerías y parroquias? Por qué, absolutamente nada. Los cardenales ni siquiera harían una propuesta para excluir a los homosexuales de los seminarios y del sagrado sacerdocio. Sin embargo, en respuesta a mi pregunta en la primera conferencia de prensa, el obispo Gregory admitió que “es una lucha constante asegurarse de que el sacerdocio católico no esté dominado por hombres homosexuales”. A pesar de esta devastadora admisión por el propio jefe de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos, la instrucción vaticana seguirá siendo ignorada. Así, se garantiza una nueva cosecha de ordenados homosexuales- y con ella una nueva cosecha de escándalo para la Iglesia.

Después de su regreso del “pequeño sínodo”, el cardenal Bernard Law dio una entrevista en la que protestó que “no estábamos allí para tomar decisiones”. Ni siquiera había decisiones sobre qué hacer en el futuro con depredadores como John Geoghan y Paul Shanley, ambos de los cuales Law ha consentido y protegido por años. Mientras escribo esta columna, Shanley, que abusó a docenas de docenas de chicos y abogó públicamente por el “amor hombre-niño” en una convención homosexual, finalmente ha sido arrestado en San Diego por la violación de un menor –en el confesionario. Como todo el mundo sabe (gracias sólo a la cobertura de la prensa y a los abogados de los demandantes), en lugar de entregar a Shanley a la policía, Law lo reasignó y le dio recomendaciones favorables a la Diócesis de San Bernardino y la Arquidiócesis de Nueva York, sabiendo claramente que Shanley era un monstruo. Los archivos arquidiocesanos que Law luchó tan ferozmente para mantener en secreto contienen muchos documentos condenatorios entre los 800 producidos hasta ahora. Estos incluyen no sólo las cartas de recomendación para Shanley, sino también la correspondencia arquidiocesana con el propio Vaticano sobre la historia de Shanley, incluyendo su defensa del “amor hombre-niño”. El Vaticano, así como Law, no hizo nada.

No, Law nunca quiso tomar ninguna decisión en Roma. Tampoco los otros cardenales. Y tampoco el aparato del Vaticano, que mantiene a los sacerdotes tradicionalistas firmemente bajo su pulgar, sin hacer nada para evitar los crímenes de los sacerdotes homosexuales en todos los continentes -es decir, hasta que la prensa se metió en el acto. Pero todo el escrutinio que la prensa ha producido hasta ahora es una producción dramática titulada “El Papa convoca a los cardenales al Vaticano” -una convocatoria solicitada por los propios obispos, como reveló el cardenal Stafford. El Vaticano no era más que el escenario de esta pequeña producción, y un ineficaz Papa que se desvaneció rápidamente, el principal apoyo. Nadie del aparato del Vaticano ni siquiera apareció en el escenario durante las dos sesiones de prensa, excepto el agente de prensa papal, Joaquín Navarro-Valls, y el cardenal Stafford (un estadounidense), que encabeza el completamente irrelevante Consejo Pontificio para los Laicos. (Me senté allí y escuché con disgusto cuando Stafford se doblegó a John Allen del National Catholic Reporter, asegurándole que sí, John, por supuesto queremos ver más participación de los laicos en la gobernanza de la Iglesia, John).

El Cardenal Castrillón y el Cardenal Ratzinger, los dos prelados cuyos dicastérios realmente tienen jurisdicción sobre el escándalo, no tendrían nada que ver con las sesiones informativas. Conocían una producción de fiasco cuando veían una. También los cardenales estadounidenses, que dejaron las sesiones informativas finales para el astuto McCarrick y al desorientado Stafford. Cuando los miembros de la prensa preguntaron por qué ninguno de los otros cardenales, especialmente Law, estuvo presente en la reunión final, les dijeron que todos los demás cardenales tenían compromisos inquebrantables -a las 10:00 pm, cuando la única razón por la que habían venido Roma en primer lugar fue asistir a este mismo evento. Incluso en Roma, con todo el mundo observando, el encubrimiento continuó. Parece que estos hombres no pueden evitarlo.

Para Law, había más drama en Boston. Durante una “Misa especial para la esperanza y la curación” el 28 de abril, Law tuvo el asombroso descaro de predicar que “Estos no son días fáciles para servir en mi papel pastoral. Todos somos sanadores heridos”. (LA Times, 30 de abril de 2002) Law es un obstructor de la justicia criminalmente negligente, que ha albergado no menos de 80 criminales sexuales en su Arquidiócesis, según la lista que él mismo entregó a la policía. Sólo entre Geoghan y Shanley hay al menos 500-600 víctimas. Que Law intentara incluso convertirse en un objeto de compasión -en lugar de renunciar y pedir perdón a todas las víctimas de su determinación ardua de ocultar una actividad delictiva- es una acusación no sólo de Law, sino de todo establishment de Novus Ordo, de la cual se supone que Law representa el elemento más “conservador”.

Nadie ha expresado más elocuentemente el justo desprecio que las víctimas tienen por este establishment que Arthur Austin, quien como niño fue abusado durante años por Shanley.  Después de la producción de los archivos arquidiocesanos ordenada por la corte que reveló lo que Law sabía sobre Shanley y cuando lo supo, Austin emitió este angustiado pedido de justicia:

Y usted Bernard, mi cardenal, mi príncipe de la iglesia, mi pastor, mi padre en Cristo, ¿cuánto tiempo he rogado ante su puerta indiferente por una migaja de compasión, justicia o misericordia? ¿O incluso una migaja de honestidad simple?

Usted es un mentiroso; sus propios documentos lo condenan. Usted es un criminal, un asesino de niños; usted degrada la oficina que sostiene en la iglesia; usted es una afrenta a Jesucristo; y pido a Dios todopoderoso que preste testimonio de la maldad y traición de su conducta, del mal que ha nutrido y tolerado, y de las mentes, corazones y almas que ha destruido.

Llamo a Dios Todopoderoso a dar testimonio de aquellos que ya no podían soportar la insoportable cruz de su inocencia y confianza crucificada, y se quitaron la vida, a causa de hombres como ustedes, los agentes de la Iglesia Católica Romana… (Boston Globe , 9 de abril de 2002)

Defendiendo el Régimen de la Novedad

El “pequeño sínodo” de Roma está por debajo del cinismo, debajo del desprecio. Fue un ejercicio de relaciones públicas a sangre fría por hombres que presiden una institución corrupta que no tienen intención de reformar realmente. No se trata sólo de depredadores homosexuales cuyos crímenes ya no pueden ser ocultados. Es una cuestión de la Fe misma. Estos hombres, estos “agentes de poder de la Iglesia Católica Romana”, han demostrado en abundancia que lo único que están dispuestos a defender sin compromiso es su propia participación en el decrépito régimen de novedad que durante casi cuarenta años han impuesto incesantemente sobre los católicos en lugar de la fe de nuestros padres.

En la Diócesis de Rapid City, SD, encontramos un ejemplo de este compromiso feroz con el decadente y agonizante Novus Ordo: el obispo Blase Cupich. Cupich es una refutación viva de la trivialidad neocatólica que los sacerdotes jóvenes y los prelados del Novus Ordo van a cambiar las cosas, solo esperad y veréis. Cupich es el obispo más joven de América, si no del mundo.

Cupich ha permitido de mala gana una misa de “indulto” en latín el domingo en Rapid City, en la Iglesia de la Inmaculada Concepción en la Calle Quinta. Pero hasta ahí tolera toda esta materia de la tradición. Cupich se negó a permitir el tradicional Viernes Santo y Vigilia de Pascua en la Inmaculada Concepción. Para asegurarse de que su edicto sería seguido, él encerró a los feligreses fuera de su propia iglesia desde la mañana del jueves santo hasta la mañana de Pascua. El Iowa Journal informó que “los miembros de la congregación de San Miguel se reunirán hoy a las 3 pm para los servicios del Viernes Santo en la acera frente a la iglesia”. Y así lo hicieron.

Cupich, pastor cuidadoso y compasivo Novus Ordo que él es, insiste fríamente en que el indulto de la Ecclesia Dei es sólo una disposición temporal dirigida a “incorporar” tradicionalistas intrépidos en la nueva liturgia, les guste o no, y que la Semana Santa es tan buen tiempo como cualquiera para comenzar el proceso de asimilación del Novus Ordo: “Finalmente, los católicos deben entender que la reforma del Concilio Vaticano II es, de hecho, una mejora y es importante para nuestra vida espiritual”, dijo Cupich. Sí, como Winston Smith en la Oceanía ficticia de George Orwell, los católicos de la primavera posconciliar deben aprender a entender que dos más dos son realmente cinco.

No hace mucho tiempo, Cupich fue visto rompiendo el terreno para el nuevo “Sioux Spiritual Center” en Rapid City. La foto de las noticias lo muestra en su vestido blanco de Novus Ordo, deslizando delicadamente una pala ceremonial en la tierra. De acuerdo con el periódico Rapid City Journal del 9 de noviembre de 2000, el centro espiritual de Sioux ha sido construido para servir a la tribu indígena Lakota. “Cuando se complete la próxima primavera, el edificio de troncos con forma de octágono de 40 pies de diámetro -que contará con un techo de 16 pies de alto y ventanas que enfrentan las cuatro direcciones- reemplazará a una vieja capilla que es demasiado pequeña para acomodar a los muchos grupos que usan el centro para retiros de fin de semana, seminarios educativos y programas de entrenamiento de ministerios laicos”. El centro espiritual Sioux recibirá retiros de fin de semana, “muchos de ellos programas inculturados diseñados específicamente para los católicos de Lakota”. Según el Padre Steve Mitten, el director de Centro espiritual Sioux, “Nuestro propósito es trabajar para la gente de Lakota mientras desarrollan su propia iglesia en su propio estilo -una verdadera Iglesia Católica arraigada en su cultura y tradiciones”. El Centro Espiritual Sioux ofrecerá “retiros de recuperación para los nativos que se recuperan de la droga, la adicción al alcoho,l que les permita recurrir a las tradiciones religiosas tanto cristiana como lakota para la curación espiritual”.

El obispo Cupich ofrece un lugar para la tribu Lakota y las “tradiciones religiosas lakotas” en su diócesis Novus Ordo, pero arroja a la calle a aquellos que desean adherirse a las tradiciones religiosas católicas el Jueves Santo y el Viernes Santo. Como Michael Matt decía: “Gente, no podrían inventar esto”. Cupich es el modelo mismo de un obispo Novus Ordo. Él es el ejemplo de la crisis que debemos soportar.

Sí, algunos obispos son más tolerantes que Cupich hacia los católicos que desean adorar de acuerdo con la tradición católica. Pero eso es precisamente lo asombroso y tan sin precedentes de la actual crisis eclesial: el rito romano tradicional de la Santa Iglesia católica se ha reducido a un mero objeto de tolerancia en el Novus Ordo, algo bastante desagradable a ser sellado en lugares herméticos como si fuera una cepa de ántrax que pudiera infectar al resto de la Iglesia. Bajo ninguna circunstancia los ejecutores de la clase dirigente del Novus Ordo, ya sea en el Vaticano o en la oficina local de la cancillería, jamás admitirán que lo que hacen un gran espectáculo de permisos con un espíritu de tolerancia es en realidad el derecho de nacimiento de todos los católicos romanos, el patrimonio intocable de la Iglesia que han robado y que ahora proponen regresar en pedazos a las víctimas, siempre y cuando las víctimas estén lo suficientemente agradecidas a los ladrones por su generosidad en devolver un poco de lo que nunca fue suyo en primer lugar. Se escucha una y otra vez acerca de los católicos que pasaron a través de una misa “indulto” en alguna capilla de mausoleo u otros oscuros lugares remotos y se conmovieron hasta las lágrimas al darse cuenta de lo que les han robado a ellos y a sus familias. Sin embargo, los autores de este incalculable crimen, con la devastación del rito romano disfrazado ante sus ojos sin parpadear, no reconocerán que se ha cometido un crimen.

Por supuesto, el robo de la Tradición por el establishment Novus Ordo implica mucho más que la liturgia en latín. De los rigoristas neomodernistas como Mahony, a los “conservadores” Hogarthiens como Law, de los prelados del Vaticano de más alto rango al obispo diocesano más oscuro, todos tienen una sola idea: todos los elementos del régimen postconciliar de novedad deben ser preservados sin ceder. Nunca debe haber un retorno a la temida “Iglesia preconciliar”, con su liturgia latina elitista dominada por los hombres, su aborrecimiento del pensamiento liberal, su pintoresca pretensión de ser la única arca de la salvación. Para recordar la infame frase del Cardenal Castrillón, que supervisa la reserva tradicionalista llamada Ecclesia Dei, los tradicionalistas deben estar dispuestos a aceptar “el resultado de su inserción en la realidad eclesial de hoy”. (Revista 30 Days, No. 11-2000, p 17) (El cardenal Castrillón se refería en particular a los sacerdotes de la Fraternidad Sacerdotal de San Pedro y ahora leemos, para nuestro horror, que el superior regional francés de la Fraternidad defiende seriamente el escándalo de Asís 2002 como totalmente coherente con la enseñanza del Papa Pío XI -el mismo Papa que dirigió a la Iglesia a rezar para que judíos, musulmanes e idólatras fueran liberados de sus tinieblas y que llamó a la versión protestante del Evangelio “mutilada y corrupta”, prohibiendo toda participación católica en congresos ecuménicos (mucho menos pan-religiosos).

El 3 de mayo de 2002, el New York Times publicó otra encuesta sobre la opinión católica. Parece que el índice de aprobación del Papa se ha desplomado 16 puntos (al 53 por ciento) debido a que no tomó ninguna acción decisiva para quitar a los depredadores sexuales del sacerdocio. La misma encuesta repite un hallazgo que ya es de conocimiento común: que mientras los católicos admiran al Papa, la mayoría de ellos no siguen las enseñanzas papales que encuentran desagradables. Las mayorías importantes rechazan la enseñanza del Papa sobre la ordenación de las mujeres y el celibato clerical, mientras que el 54 por ciento considera que el Papa es más conservador que ellos en las cuestiones morales. Un abrumador 70 por ciento de los católicos nominales rechazan la enseñanza papal sobre la anticoncepción. Pero el 65 por ciento de los católicos siente que su párroco local “está en contacto con las necesidades de los católicos modernos”. El Novus Ordo está íntimamente en contacto con “las necesidades de los católicos modernos”. Y es por eso que el Novus Ordo es una cosa decadente y moribunda. Así como la gran mayoría de los “católicos modernos” han abrazado una vida de esterilidad auto-inducida, el Novus Ordo también ha abrazado las estériles novedades de la época posconciliar. Un establishment eclesial infértil que no puede atraer a suficientes hombres normales y sanos para perpetuarse ministros para una población infértil católica que no puede proporcionar suficientes vocaciones sacerdotales. La crisis posconciliar en la Iglesia es un círculo vicioso de esterilidad, tanto física como espiritual.

Dejarlo morir

El escándalo actual debe dejar claro para todos que ha llegado el momento de que los católicos serios dejen de apoyar al corrupto establishment de Novus Ordo. Dejad que la cosa muera de sus propios excesos, pues como lo demuestra el “pequeño sínodo”, los hombres que controlan este establecimiento nunca lo restaurarán a nada parecido a la vibrante Iglesia que una larga línea de Papas militantes e inflexibles entregó en sus manos en el Vaticano II. Por el amor de Dios, los hombres que gobiernan hoy a la Iglesia exigen una cumbre del Vaticano para agonizar sobre si los pederastas seriales deben ser descartados. Desde el Vaticano, a través de las decisiones deliberadas y el descuido criminal, los servidores del Vaticano II han causado estragos a la liturgia, la claridad perenne de la enseñanza católica, la oposición militante de la Iglesia al pensamiento mundano, la formación tradicional en los seminarios, las órdenes religiosas, las misiones, la confianza de los fieles en sus propios sacerdotes -en suma, la vida misma de la Iglesia- y se atreven a llamarla una renovación. Ya no debemos subvencionar la mala práctica de los arquitectos de la ruina. Tampoco debemos unirnos a los neo-católicos en sus insensatos aplausos cuando uno de estos incompetentes intenta rehacer un ladrillo o dos en la fachada desmoronada que han erigido para oscurecer la Iglesia de antaño.

Retirar todo apoyo al establishment  Novus Ordo no es lo mismo que retirar todo apoyo a la estructura oficial de la Iglesia. Hay muchas maneras de apoyar las pocas cosas que todavía funcionan dentro de la estructura oficial sin cerrar la aprobación de gente como Mahony, Law y McCarrick. En primer lugar, si los católicos tienen acceso a una misa en latín, pueden destinar donaciones estrictamente para el apoyo de la parroquia del indulto o entregar estipendios generosos al sacerdote que ofrece la misa del indulto. Los católicos también deben encontrar maneras de apoyar, privadamente y en silencio, a los muchos buenos sacerdotes que, a pesar de todo, todavía se pueden encontrar en el Novus Ordo; los hombres normales y saludables que mantienen sus votos y anhelan el viril y militante sacerdocio católico romano que alguna vez fue, no hace tanto tiempo. Muchos de estos sacerdotes -y he conocido a bastantes- viven temiendo a su obispo, que en cualquier momento puede confinarlos a un gulag eclesial por sospecha de excesiva ortodoxia. A diferencia del padre Shanley y sus compañeros predadores homosexuales, para estos buenos sacerdotes no habrá cartas favorables de recomendación o nuevas asignaciones lujosas. Los tradicionalistas deben hacer amistad con los buenos sacerdotes atrapados en el Novus Ordo, ayudándoles en todos los sentidos a caminar de regreso a la tradición, aunque el primer paso sea tan pequeño como deshacerse de las niñas de altar o “ministros eucarísticos” o leer una copia de Iota Unum.

En cualquier caso, no se debe contribuir a ninguno de los grandes proyectos de los Mahonys, los Laws, los Egans, los McCarricks. Ningún dinero de los fieles volverá a encontrarse en las arcas generales de las diócesis que ordenan a los homosexuales y perpetúan la debacle de Novus Ordo. Los católicos deben informar a su prelado local de Novus Ordo que estarán felices de donar a la diócesis una vez más, tan pronto como Su Eminencia haya expulsado a todos los homosexuales y monjas feministas del seminario, las parroquias y la cancillería, concediendo acceso libre a la misa tradicional en tiempos y lugares convenientes para todos los que lo soliciten, la abolición de la educación sexual en las escuelas diocesanas, la predicación y la catequesis obligatoria y rigurosamente ortodoxa, y restaurada cada una de las tradiciones católicas -por todos los medios proporcionar una lista completa- que Su Eminencia ha suprimido en nombre de la “renovación” del Vaticano II. Del mismo modo, en cuanto al Vaticano: ni un centavo para el óbolo de San Pedro hasta que el aparato vaticano abandone su pretensión fraudulenta de que la Misa tradicional es por derecho prohibida sin un “indulto”, cese su insensible acoso de los tradicionalistas y comience a disciplinar seriamente a los enemigos reales de la Iglesia, incluyendo la rápida eliminación de fraudes como Mahony.

Y mientras tanto?

Obviamente, se necesitará un milagro u otro San Pío X para lograr la inevitable restauración de la Iglesia. Además de retener nuestro apoyo del rápidamente colapsante Novus Ordo, ¿qué más podemos hacer mientras esperamos el regreso de la Tradición? Podemos y debemos apoyar las órdenes tradicionalistas existentes. Eso significa apoyar a la Fraternidad Sacerdotal de San Pedro, asumiendo que se resiste a la creciente presión de ser “insertado” en la ruinosa “realidad eclesial de hoy”. También significa apoyar a la Sociedad de San Pío X rezando y solicitando su regularización incondicional por el Papa. Las actuales negociaciones entre la SSPX y el Vaticano son completamente innecesarias. El clero y los laicos de SSPX son fieles católicos, y el Papa simplemente debe declarar esto. No es el obispo Fellay, sino el cardenal Mahony quien necesita lograr la “plena comunión” con Roma. No son los adherentes laicos de SSPX, sino los católicos contraceptivos que llenan los bancos del Novus Ordo que carecen de adhesión al Vicario de Cristo.

La crítica radical del arzobispo Lefebvre a la revolución conciliar ha sido reivindicada. El Novus Ordo se levantó en una rebelión contra la Tradición, fue sostenido por el amor de las novedades vanas, y termina con la caída de las almas consagradas. Lefebvre sabía con conocimiento de causa la decadencia del establishment que buscaba aplastar su tradicional seminario católico, ignorando la invasión neomodernista y homosexual de la Iglesia. Incluso con la revista 30 Days sugiriendo recientemente que Lefebvre y Savonarola podrían ser canonizados algún día como santos críticos de la corrupción eclesial reinante, es hora de que las personas sensatas abandonen la ridícula afirmación de que el Arzobispo Lefebvre era cismático, mientras que Roger Mahony está unido a Roma. El cisma es un estado de la mente, no una mera salida del patrimonio diocesano. Como San Atanasio escribió a su rebaño: “Permanecéis fuera de los lugares de culto, pero la Fe habita en vosotros. Consideremos: ¿qué es más importante, el lugar o la fe? La verdadera Fe, obviamente. ¿Quién ha perdido y quién ha ganado en la lucha -el que guarda las premisas o el que mantiene la fe?” Mahony mantiene las premisas, pero Lefebvre mantuvo la fe. Y así lo hacen los católicos tradicionalistas condenados ahora como “Lefebvristas” por el establishment de Novus Ordo y sus aduladores neo-católicos.

“Sanación y Perdón”

Cuando el escándalo actual ya no podía ser sacado de las mandíbulas de los chacales de los medios de comunicación, los CEOs episcopales de Novus Ordo de repente comenzaron a hablar mucho de “curación” y “perdón” -palabras de moda corporativas para una corporación en problemas profundos con el público. Pero, ¿dónde está la sanación de los tradicionalistas católicos romanos, que durante cuarenta años han resistido con razón al régimen de la novedad cuyo colapso en escándalo el mundo ahora se deleita en burlarse? ¿Y dónde está el perdón para el arzobispo Lefebvre en su único acto de desobediencia concienzuda, un acto que se parece cada vez más a la posición heroica de San Atanasio? En una Iglesia acosada por prelados como Mahony, Law y McCarrick, una Iglesia infestada por heresiarcas y desviados sexuales que se llaman a sí mismos Padres, una Iglesia en la que la mayoría de las personas en los bancos ignoran alegremente cualquier enseñanza que no les guste, hay sanación y perdón para todos, parece, excepto aquellos que desean ser católicos como sus padres fueron católicos. Para los católicos que se aferran a la fe de nuestros padres, exactamente como lo fue antes del Vaticano II, no hay sanidad ni perdón, sino sólo declaraciones de excomunión y cisma, o una tenue tolerancia, o la fría y dura acera frente a una iglesia parroquial cerrada el Viernes Santo.

Probablemente el Papa ya está demasiado lejos para revertir el enorme desastre que amenaza con convertirse en el legado real de su pontificado. Pero el Papa podría cambiar el curso de la historia y demoler los planes mejor preparados del Adversario con un único acto papal: un decreto anulando la llamada excomunión y cisma del arzobispo Marcel Lefebvre y los obispos que consagró y erigiendo un patriarcado tradicionalista en todo el mundo, benditamente independiente del establishment Novus Ordo. Con este solo acto el Papa lanzaría todas las fuerzas necesarias para comenzar la restauración de la Iglesia. Dios, los fieles y la historia lo bendecirían por ello.

Que comience la curación y el perdón.

Christopher A. Ferrara

[Traducido por Rocío Salas. Artículo original.]




Christopher A. Ferrara
Christopher A. Ferrarahttp://remnantnewspaper.com/
Presidente y consejero principal de American Catholic Lawyers Inc. El señor Ferrara ha estado al frente de la defensa legal de personas pro-vida durante casi un cuarto de siglo. Colaboró con el equipo legal en defensa de víctimas famosas de la cultura de la muerte tales como Terri Schiavo, y se ha distinguido como abogado de derechos civiles católicos. El señor Ferrara ha sido un columnista principal en The Remnant desde el año 2000 y ha escrito varios libros publicados por The Remnant Press, que incluyen el bestseller The Great Façade. Junto con su mujer Wendy, vive en Richmond, Virginia.

Del mismo autor

¡Esperen! ¡Esperen! ¡Se trata de una traducción errónea!

¿Incomprendido?Un año y medio más tarde, Fastiggi y Goldstein salen en...

Últimos Artículos