THE REMNANT

Amoris laetitia: Sobre la “angustia” de los condenados

Recientemente, apareció un artículo en el Catholic Herald entrevistando al intrépido Stephen Walford, el último cómplice favorito del Proyecto Bergogliano, en el cual dijo que era la “angustia” sentida por aquellos en “segundos matrimonios” civiles que los calificaba para la recepción de la Sagrada Comunión.  A estas alturas, todos estamos demasiado familiarizados con el argumento de los Kasperianos para las personas que no tienen la intención de renunciar a las relaciones sexuales fuera del matrimonio,-o que quizás, algún día, tal vez, comiencen a considerar la posibilidad de pensar en renunciar a él- ser “acompañado” a través de un “proceso de arrepentimiento” para llegar a un punto donde…

Oh, no sé, supongo que todo significa que llegan a un punto en el que ya no se sienten “angustiados” por su “situación irregular” y pueden simplemente darse un feliz baño hasta el EMHC con un corazón liviano. O algo así… Francamente, no creo que ningún católico creyente y no loco [1] pueda reproducir realmente la antilógica que parece significar algo para hombres como Stephen Walford o el cardenal Kasper. La realidad significa mucho para nosotros y muy poco para ellos para tanta comunicación. De cualquier manera, hasta donde he podido averiguar, parece que todo depende del sentimiento subjetivo de “angustia” experimentado por esas personas cuando van a Misa y ven que todos los demás suben a recibir y no pueden.

Creo que esto es lo que se quiere decir; todo el asunto miserable de los últimos 4 años parece ser que algunas personas se sienten excluidas. Como lo hacíamos en la escuela secundaria cuando los niños geniales no nos invitaban a comer con ellos en el almuerzo. La disciplina bimilenaria de la Iglesia y la santidad de la doctrina detrás de ella están siendo demolidas, el Santísimo Sacramento del Altar está siendo sistemáticamente profanado, aparentemente, porque algunas personas se sienten tristes cuando no pueden recibir la Comunión y todo el mundo lo hace. Esto es lo que cuenta ahora [2].

Pero imaginemos por un momento que hay una razón para tomar en serio los sentimientos de estas personas (si realmente existe algún ejemplo vivo, que aún se tendría que demostrar) y ver si significa algo, incluso en sus propios términos. Imaginemos por un momento que realmente hay muestras de esa persona. Tomemos el caso más difícil que podamos pensar, ya que parece ser algo así como un hobby intelectual para hombres como el Cardenal Marx. Supongamos que hay una mujer que fue (…y aquí necesitamos un poco de música triste melodramática, creo…) ¡abandonada por su marido!. ¡Con tres niños! No, esperen, hagan que sean siete niños! Y solo por diversión, digamos que es discapacitada. ¡Sí! Eso es bueno. Y tal vez hagamos que ella también sea una inmigrante, por si eso fuera poco…

Ahora, ha sido una buena católica toda su vida. Ella está criando a los niños católicos. Y ella es pobre… (Sí, sí, eso es todo…) Es demasiado pobre para permitirse una anulación. (¿Ya hemos marcado suficientes cajas Bergoglianas?) Pero se “siente atrapada” en una nueva relación sexual en la que ha entrado pero de la que ahora no puede salir… [3]

OK, ¿lo tienes fijo en tu mente? Esta es la persona -que acabo de inventar a partir de un popurrí de sugerencias hechas por los mismos Padres sinodales en las conferencias de prensa- que alguien como el Cardenal Kasper cree que es un candidato ideal para la nueva “misericordia” Bergogliana, que puede: con un adecuado “acompañamiento pastoral”, trabajar a través de un “proceso” de “discernimiento” en el “foro interno”…

Oh, no importa toda esa charla teológica… Es solo la angustia que ves. ¡Ella lo siente! ¡Y es horrible! ¡Es asqueroso! ¡Es angustiante! Ella tiene mucha y esa es una causa cuantificable bajo el paradigma Kasperiano… ¡Sentimientos! ¡Angustia! Porque eso cuenta, ¡caramba!

Como Stephen Walford le dijo al Catholic Herald, es “claro” que Amoris Laetitia de hecho cambia el “No” malo y cruel anterior a un “Sí” simpático, cálido y tierno, siempre y cuando tengas suficiente de esa “angustia“.

“Walford dice que siempre pensó que Amoris era claro: desde el principio leyó la nota al pie 351 que en algunos casos permitía la Comunión para los que se volvieron a casar. Y desde entonces, dice, el Papa Francisco ha dado varias señales de que eso era lo que quería decir. Pero él piensa que las circunstancias en las que una persona que se volvió a casar sería admitida a la Comunión son ‘probablemente raras’. Tiene que haber un ‘deseo de salir de la situación’, dice. Se imagina a una persona angustiada que quiere cambiar la situación, pero “se siente atrapada” y no puede”.

Esto, explicó más tarde, se debe a que ha habido un paso del tiempo desde la publicación en Familiaris Consortio. El tiempo que pasa, como ves, cambia la naturaleza del matrimonio y los problemas que se pueden encontrar en él. Quiero decir, ¡eso fue hace más de 30 años! ¡Y las cosas son mucho peores ahora! Entonces, tenemos que deshacernos de todas esas reglas, porque… ¡angustia!

Para darle su merecido, Walford no se entrega a ese pequeño juego imaginario amado por nuestros santos prelados que insultan nuestra inteligencia colectiva a lo largo de los Sínodos al insistir en que “No” y “Sí” eran exactamente lo mismo… o que “Sí” era un “desarrollo” de “No”… o algo así. No… Walford acaba de decir que A.L. cambió No a Sí y que esto está perfectamente bien porque el tiempo ya pasó. La realidad es diferente ahora, Familiaris Consortio ya no cuenta. Es el año actual, ¿sabes?

Como el propio Walford lo puso en Twitter el otro día, “Familiaris Consortio” no es la última palabra. Ahora debe leerse a la luz de Amoris Laetitia. FC fue entregado en circunstancias maritales totalmente diferentes hasta hoy… Sí, totalmente diferentes… El divorcio no era desenfrenado en el mundo católico en aquel entonces. ¿Cuántas confesiones oyen ahora los sacerdotes en una parroquia occidental normal en comparación con principios de los 80? Ciertamente mucho menos en Europa… [4] ”

Pero volvamos por un momento a la parte de “angustia”. La imagen triste que pintamos arriba, en línea con la esencia de la mayoría de las intervenciones de los Kasperianos en las conferencias de prensa del Sínodo, tiene la intención de representar el más duro de los casos difíciles. La pobresita… ¿cómo puede la Iglesia ser tan cruel? ¡Obviamente ella está en “angustia“!

Es curioso que lo primero que viene inmediatamente a la mente es que esto es lo que escuchamos durante 40 años desde el lobby del aborto. Las mujeres estaban “angustiadas” por haber sido coaccionadas injustamente para el embarazo y la maternidad… ¡y estaban atrapadas! ¡Deseaban salir de la situación pero no podían porque la malvada y despiadada Iglesia les decía que el aborto era un pecado! ¡Una regla tan tonta! ¡Cuánto alboroto por una burbuja de células! Las mujeres debían abortar porque la maternidad era una forma de esclavitud degradante que reprimía todo su potencial como seres humanos.

Los cabilderos del aborto de la década de 1970 inventaron esta “angustia” de la nada, y descubrieron que las mujeres eran vulnerables a ser convencidas de ello lo suficiente incluso para encontrar a unas pocas que pudieran engañar y ponerse de pie en los mítines para llorar a los micrófonos. Todavía están en ello hoy, usando la “angustia” de las mujeres sobre el “embarazo forzado” para asegurar el financiamiento público continuo para la máquina del aborto.

Menciono esto solo de pasada porque me vino a la cabeza en las conferencias de prensa del Sínodo y mientras leía a Stephen Walford y otros usando esta “angustia” como una excusa. Pero hace que uno se pregunte por qué los prelados de la Iglesia Católica (y sus valiosos idiotas entre los laicos) están haciendo exactamente los mismos argumentos, utilizando exactamente el mismo lenguaje, para justificar este cambio en las disciplinas de la Iglesia.

Algo que los agentes de cambio han aprendido es cómo manipular a la opinión pública a través de la generación y dirección de sentimientos de simpatía. No importa si no hay una sola persona realmente en la situación que describen. La imagen en sí misma es suficiente. ¡Genera una especie de indignación justa reconfortante! ¿Cómo puede pasar esto? ¡Tenemos que detenerlo! Es una variación de las técnicas utilizadas desde la Revolución Francesa para provocar a la multitud a disturbios y hacer cosas como asaltar la Bastilla o invadir el Palacio de Invierno. O dar una aprobación sincera y entusiasta de una campaña mundial para obligar a los sacerdotes a profanar a sabiendas el Santísimo Sacramento.

Lo siguiente fue que ahora se nos ha dado esta idea de que la “angustia” es suficiente para absolver automáticamente incluso a aquellos que intentan seguir pecando. Se sienten mal por eso, lo suficientemente mal, por lo que la nueva mitología lo tendría, que a Dios de alguna manera no le importa su posterior continuación de los pecados mortales. Pero dos pensamientos sobre esto vienen a la mente. Primero, las almas en el infierno están angustiadas. Ciertamente sienten que no podrían haber hecho otra cosa que continuar pecando, y, si los santos que han escrito sobre esto deben ser creídos, están furiosos con Dios por no haberlos liberado. La angustia es lo que tendrán para toda la eternidad. Sin cesar. Por siempre.

La angustia y el arrepentimiento no son lo mismo. Judas estaba tan angustiado por su traición a Cristo que se ahorcó. Eso es bastante angustiado, ¿verdad?

Al mismo tiempo, si la angustia -los sentimientos, en general- fueran un requerimiento de arrepentimiento, nos hundiríamos. No habría forma de ser absuelto de ningún pecado, grande o pequeño, porque los seres humanos somos incapaces de generar suficiente angustia para que coincida con la horrible realidad de nuestros pecados. Me viene a la mente la historia que se cuenta de San Juan María Vianney, cuando le pidió al Señor en oración que le mostrara la verdadera condición de su alma. La respuesta fue algo así como: “Te amo demasiado para herirte de esa manera. No sobrevivirías al conocimiento de cuán lejos estás de la perfección”.  El pecado no solo es mucho peor de lo que imaginamos, parafraseando a Einstein, sino mucho peor de lo que podemos imaginar. Ninguna cantidad de simple angustia, sin importar cuán real, se acercaría. Nos volveríamos locos de dolor si supiéramos el estado real de nuestras almas. Incluso el verdadera y excepcionalmente santo no podría soportarlo.

Piénsenlo por un momento; todos somos emocionalmente deficientes porque no podemos tener una experiencia de primera mano de cómo son realmente las cosas de la misma manera que Dios lo hace. Nosotros criaturas finitas no podemos tener emociones que estén completamente de acuerdo con esa perspectiva final. Esta es la razón por la cual se nos da un intelecto y la capacidad de usar ese intelecto para guiar nuestra voluntad. Estamos, en resumen, obligados a “subordinar las pasiones al intelecto”.

Los sentimientos en su mayoría son generados por la química de todos modos. La angustia es a menudo un fenómeno fisiológico. Hay personas en el mundo, personas como los enfermos de Asperger, que son, literalmente, físicamente incapaces de generar sentimientos. Estas son personas para quienes la “angustia” sobre el pecado como se describe arriba es en realidad casi imposible. ¿No deberían molestarse en hacerse católicos e ir a la confesión? ¿Deberían rendirse desesperados por sus pecados? ¿O considerarse excusados? Hay algunos que han sufrido daño psicológico y cuya capacidad emocional ha sido tan deformada por el sufrimiento que son más o menos incapaces de funcionar. ¿Qué debería hacer esa gente? ¿Son insalvables?

La vida nos daña, y algunos más que otros. Dios es el único que sabe con precisión cuánto o cuán poco estas realidades afectan nuestra capacidad moral. Pero no, Sr. Walford, la “angustia” en realidad no cuenta, si quiere decir que tiene la capacidad de alterar la realidad objetiva. Si fuera cierto que es nuestra “angustia” sobre el pecado o el sufrimiento lo que Dios usa para juzgar nuestra culpabilidad, entonces todos estamos en un gran problema.

Hilary White

(Traducido por Rocío Salas. Artículo original)

 [1] Una persona que cree que no hay diferencia entre un “No” y un “Sí”, o que un No puede de alguna manera convertirse en un Sí porque “el matrimonio es diferente ahora” o que el Papa tiene poderes mágicos para cambiar No en un Sí, no está sano.

 [2] Naturalmente, entiendo que esto no es en absoluto de lo que se trata en realidad y que estamos siendo alimentados con una posiblemente fabricada tragedia para vender la ideológicamente motivada destrucción de la Iglesia Una, Santa, Católica y Apostólica, pero tengan paciencia por un tiempo. Creo que podemos divertirnos pensando en toda esta basura en sus propios términos por unos minutos, y quizás descubramos algo útil en el camino.

 [3] Espera un segundo… eso es… Esta sugerencia se ha hecho varias veces en los Sínodos y desde entonces. Pero dado que, francamente, estamos hablando de ser forzados a continuar teniendo relaciones sexuales dentro de un segundo enlace, si proponemos que la mujer en cuestión está “atrapada” en esta relación y tiene un “deseo de salir de la situación” y a través de algún tipo de coerción externa no puede, deberíamos llamar a la policía. La coerción sexual es una violación y, por lo tanto, es un tema para la aplicación de la ley, no para el confesionario.

 [4] Si realmente quieres darte un dolor de cabeza por disonancia cognitiva, suscríbete a su blog. Sin embargo, estoy contento de decir que casi constantemente se lo desafía por sus tonterías antirracionales. Creo que se ha convertido en algo así como un hobby para algunos. Para mí, es como estar atrapado en el tiovivo en el parque cuando era un niño; te alejas tambaleándote sintiéndote aturdido, sin haber tenido ninguna diversión.

Hilary White

Nuestra corresponsal en Italia es reconocida en todo el mundo angloparlante como una campeona en los temas familia y cultura. En un principio fue presentada por nuestros aliados y amigos de la incomparable LifeSiteNews.com, la señora Hillary White vive en Norcia, Italia.
Recibe nuestras noticias por email