THE REMNANT

EL OFICIO DIVINO: La oración que construyó la civilización occidental

“Siete veces al día te he alabado por los juicios de tu justicia”

Hace poco tiempo estaba hablando con un amigo, un católico tradicional, que me hizo esta pregunta y me sorprendió un poco. No es que nunca hubiera oído hablar de él, sino que, en general, solo había escuchado el nombre y las referencias, sin siquiera haber escuchado una explicación. Y, por supuesto, al ser más o menos de mi edad, nunca se había encontrado con ningún uso real de la “otra” práctica litúrgica de la Iglesia en el curso normal de su vida parroquial. Me di cuenta de que una persona que nunca tuvo mucho contacto con los religiosos monásticos que lo usan (raro en estos tiempos oscuros) podría pasar toda su vida sin ver el Oficio Divino y podría confundirse con la profusión de terminología utilizada para describirlo.

Hay una respuesta corta, pero es tal vez engañosa en su simplicidad. El Divinum Officium, el Oficio Divino, el Opus Dei, las Horas Canónicas, la Liturgia de las Horas… todos los términos que más o menos describen el mismo objeto, son simplemente la recitación diaria ordenada, regular [1] de los Salmos, acompañados de himnos y pasajes seleccionados de la Biblia, todo relacionado con el año litúrgico e intercalado con oraciones intercesoras más cortas. Podría describirse como la “otra mitad” de la liturgia universal de la Iglesia, de la cual el Santo Sacrificio de la Misa es el primero y al cual está íntimamente conectado. Las dos mitades expresan la plenitud de una especie de conversación colectiva grandiosa y multimilenaria, y de medios de comunión, entre Dios y Sus santos, retomada y continua generación tras generación.

La respuesta más larga abre todo un mundo de misterio. ¿Cómo es posible que esta cosa aparentemente simple -la recitación diaria o el canto de los Salmos a intervalos fijos a lo largo del día, organizados de tal manera que atravieses todo el libro cada semana [2], haya terminado creando una especie de nueva base para toda una civilización, en la que probablemente estés sentado ahora mismo? Pero es verdad; el Oficio Divino ayudó a la Iglesia a “reiniciar” la civilización clásica como una sociedad cristiana de muchas naciones, unidas por una sola Fe y una práctica litúrgica. El Oficio Divino es la otra mitad de la vida pública de oración de la Iglesia [3] y hemos estado cantando alguna forma del Oficio Divino desde que hubo cristianos.

Sí, pero ¿qué es exactamente?

En resumen, es lo que hacen los monjes [4] en respuesta a la exhortación de San Pablo de “orar siempre” y es para lo que es principalmente el canto gregoriano. No se equivoquen, el Oficio Divino está en el corazón de la vida monástica y nuestra civilización fue en gran parte construida por monjes. Casi todas las instituciones que damos por sentado; ley, medicina, ciencias naturales, agricultura, ingeniería, arquitectura, universidades, hospitales, la atención sistemática para los pobres, los enfermos, los ancianos, la educación de los niños, incluso intangibles como el ordenamiento de nuestras sociedades de acuerdo con un ranking de ciudades pequeñas a gobiernos locales, hasta estados nacionales… todos fueron construidos sobre esta base monástica. Sin monjes, simplemente no habría existido una civilización europea. Y sin el Oficio Divino no habría habido monjes.

La Enciclopedia Católica nos dice que el término “Oficio Divino” data al menos desde el Concilio de Aix la Chapelle en el 800 DC, pero que la recitación diaria de los Salmos de manera ordenada a lo largo de las horas del día llega a la Iglesia de los judíos que fueron los primeros discípulos de Cristo. Siguiendo la costumbre judía, los primeros cristianos organizaron sus vidas en torno a sus tiempos de oración diaria y deben haber vivido vidas muy inmersas en el conocimiento de estas alabanzas, peticiones y lamentaciones. Los mismos Salmos contienen indicios de cómo fueron utilizados por los judíos: “Meditaré en ti por la mañana”; “Me levanté a medianoche para alabarte”; “Tarde y mañana, y al mediodía hablaré y declararé: y él oirá mi voz; “Siete veces al día te he alabado”.

La parte principal, que un monje benedictino me describió como la “carne del sándwich”, es el contenido del Libro de los Salmos, que, a la manera tradicional de recitación presentada por la Regla de San Benito, se canta cada semana en su totalidad. La organización de la cual se canta Salmos para un momento dado del día y para una determinada temporada litúrgica tiene un significado muy profundo, acerca del “tiempo santificador”, y no son elegidos por capricho ni por el monje individual ni por el monasterio. San Benito fue uno de los primeros grandes maestros espirituales en organizar el día alrededor del Salterio y el método de su Regla todavía se observa ampliamente en toda la Iglesia [5].

La división de los días por la Iglesia en “Horas canónicas” proviene del método romano de guardar el tiempo. Cuando los Apóstoles todavía vivían en Jerusalén, ya tenían la costumbre de orar juntos a medianoche, y de ahí viene la noche del Oficio de Maitines. Laudes se canta justo antes del amanecer, seguido de Prime, llamado así porque es el primer oficio de la jornada laboral del monje. Terce es generalmente alrededor de las nueve de la mañana, la “tercera hora” del día comercial romano [6]. Luego sigue las “pequeñas horas” de Sext, la sexta hora al mediodía y None, la novena hora a las tres de la tarde. Vespers, el nombre latino para la tarde, se canta entre las 4:30 y las 6:00 p.m. según la época del año. El último oficio del día, Compline, generalmente se realiza alrededor de las 8 p.m. después de lo cual los monasterios tradicionalmente observan el silencio hasta Matins.

Este ciclo de tiempos regulares de oración conforma el ritmo del día monástico, y se llama en la Regla el “Opus Dei”, la obra de Dios, y el monje no debe “preferir nada” sobre esto, no trabajar, no dormir o comer o cualquier otra cosa. Cuando el monje oye la campana del Oficio, inmediatamente debe dejar su pluma o herramientas y correr a la capilla para su cita con Cristo [7].

Un monasterio que observa el Oficio Divino completo como se describe estará “en el coro” cantando la oración de la Iglesia durante aproximadamente cinco horas al día [8]. El oficio más largo es Matins y toma entre una hora y 90 minutos, dependiendo de si se trata de una fiesta solemne o una “feria”, un día regular de la semana. El más corto es Compline, que dura unos 15 minutos y siempre es el mismo todos los días. (Los monjes a menudo se levantan antes de las 4 a. m. Así que a las 8:30 es mejor tener una oración breve y sencilla de “buenas noches” que sea fácil de memorizar).

La recitación del Oficio en el coro de una gran iglesia monástica es una experiencia sin igual y puede cambiar tu vida. Si vas a una de las grandes casas benedictinas de nuestro tiempo, como Fontgombault o Le Barroux en Francia, donde se observa el Oficio Monástico completo, verás la disposición “clásica” de los monjes en el coro que también se ha convertido en el estándar desde San Benito y ha formado gran parte de la arquitectura cultural de nuestra civilización.

Al final de la nave de la iglesia, en la sección separada del área pública para los laicos y frente al santuario, los puestos del coro de madera se colocarán en filas uno frente al otro en el pasillo central. Este es el “coro”. A un monje completamente profeso generalmente se le asigna un puesto en el que guarda sus libros de oficio y devocionales personales y al cual puede retirarse para momentos de oración privada durante el día.

Al comienzo de cada uno de los oficios del día, sonarán las campanas y los monjes se procesarán en la iglesia de a dos, haciendo una genuflexión junto al Santísimo Sacramento y luego volteándose e inclinándose el uno al otro antes de entrar a sus puestos a cada lado. Cuando todos están reunidos, comienza el canto (excepto matins) con la misma oración; comenzando con un entonamiento de cantor, “Deus in adiutorium meum intende”, todo el coro responde: “Domine, ad adiuvandum me, festina”. [9] Luego todos hacen una profunda reverencia desde la cintura ante la doxología y la respuesta: “Gloria Patri et Filio, et Spiritui Sancto. Sicut erat en principio et nunc et sempre, et en secula seculorum, amén“. [10]  Después de esto, una” antífona “, generalmente un pequeño fragmento del Salmo que se cantará [11], primero se entona y luego es cantada por todo el coro. Luego el Salmo mismo es cantado “antifonalmente”, es decir, cada verso, dividido en dos secciones con una pausa para respirar, se canta alternando entre los dos lados del coro.

Cada Salmo concluye con la doxología y la respuesta: “Gloria patri… Sicut erat…” después de lo cual se repite la antífona. Los Oficios tendrán entre tres y cinco Salmos [12], cada uno con sus antífonas. Después de los Salmos, todo el Oficio concluye con un breve “capítulo” de las Escrituras, un pequeño verso responsorial, un himno, el Kyrie Eleison y el Pater Noster y la Colecta (de la Misa del día), una breve oración por los muertos y por los “hermanos ausentes”.

Esta práctica monástica de oración formal es el uso principal, fuera de la misa, del canto gregoriano. La antigüedad y la intemporalidad de esta forma de música, y su absoluta idoneidad con el propósito de alabanza y súplica del Altísimo Dios, es probablemente la razón de la enorme popularidad del Canto Gregoriano entre la gente secular. En una palabra, transporta, y una vez que se saborea esta insinuación sublime de la realidad celestial, es casi imposible continuar ignorando o descartando la cultura que está detrás de ella. Aquellos que participan regularmente en él, incluso en pequeña escala, nunca pueden contentarse con la suposición de que fue simplemente el trabajo duro y la diligencia de los monásticos post-Imperiales los que construyeron la infraestructura de la civilización europea medieval. En resumen, no era la grasa del codo; fue la oración y la respuesta de Dios a esa oración.

Los capítulos VIII a XIX de la Regla se dan a los detalles de cómo decir el Oficio y qué Salmos se deben decir en qué días. En el capítulo XIX, “Cómo decir el oficio divino”, el santo padre Benito dice: “Creemos que la presencia divina está en todas partes, y que los ojos del Señor contemplan el bien y el mal en todo lugar”. Especialmente creemos esto, sin ninguna duda, cuando estamos asistiendo a la Obra de Dios”.

Dom Paul Delatte, el segundo abad del monasterio de San Pedro de Solesmes -fuente del gran resurgimiento monástico de finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX- escribe en su comentario sobre la Regla sobre la distinción entre la oración privada y personal y el Oficio Divino.

Vivir siempre en la “mirada” del señor, que “ilumina toda actividad humana”…

“En cada lugar y en cada momento que podamos… el dulce deber nos obliga a vivir delante de Él y rendirle homenaje. Este homenaje, sin embargo, es privado, no oficial, y tiene su origen en el amor personal; es bastante libre en su expresión y aunque siempre permanece profundamente respetuoso, sin embargo, es sin formas y ceremonial. Pero la sagrada liturgia le paga a Dios un culto oficial; y si Dios no está más presente en el Oficio Divino que en la oración privada, sin embargo, estamos especialmente obligados a despertar y ejercer nuestra fe cuando participamos en esta audiencia oficial, donde se prevén todos los detalles y todos los gestos están regulados por la etiqueta de Dios. La sala de audiencias de Dios siempre está abierta, pero el Oficio Divino es un dique solemne”. 

A partir de esto, podemos ver claramente por qué este tipo de oración altamente formalizada cayó en desgracia en la era de las guitarras y de estrechar las manos, la “renovación carismática” y la elevación de la “relación personal con Jesús”. El nuestro no es un tiempo en el que los rituales solemnes y cortesanos de la antigua cultura monárquica se consideren dignos de revivir. Pero al mismo tiempo, y ciertamente para una generación de personas deliberadamente privadas de cualquier sentido de arraigo histórico, hay un anhelo de este tipo de conexión con el pasado, con las realidades más elevadas y con la identidad cultural que nos concede. Demasiados de nosotros hemos sido víctimas del intento orwelliano de esta era de borrar nuestra identidad y reemplazarla por algo pequeño, barato, falso y fabricado.

Por lo tanto, tal vez no sea tan sorprendente que un interés en el Oficio Divino, este ritual más formalizado de nuestra herencia católica, un sobreviviente de todos los altibajos de 2000 años de nuestra historia, esté empezando a ser reconsiderado por católicos más jóvenes que se sienten robados por nuestros predecesores inmediatos. Las revoluciones sociales del siglo pasado nos han quitado todo lo que nos permitió entender quiénes somos. Tanto se ha borrado de la herencia católica tan antigua que incluso un buen obispo como Alexander Sample, él mismo de la edad para ser un sobreviviente de esa revolución, cree que es una buena idea que los jóvenes recurran a los protestantes para recuperarla.

Pero, ¿qué está buscando el Obispo Sample? ¿Algo que acerque a los jóvenes católicos a una conexión íntima y diaria con Cristo en la verdadera fe? Dom Delatte habla de algo que las últimas generaciones despreciaron por completo y a lo que los jóvenes recurren ahora cada vez más:

En el Oficio Divino, el “dique solemne” de la corte real del cielo,

“Allí Dios está envuelto en una majestad más convincente; nos presentamos ante Él en nombre de toda la Iglesia; nos identificamos con el único y eterno Sacerdote, Nuestro Señor Jesucristo; realizamos la obra de las obras“.

San Benito escribe,

“Recordemos siempre lo que dice el profeta:”Sirvan al Señor con temor”, y nuevamente, “Canten sabiamente”, y “A la vista de los ángeles, os cantaré alabanzas”. Por lo tanto, consideremos cómo debemos comportarnos en la presencia de Dios y de sus ángeles, y así asistir en el Oficio Divino, que la mente y la voz estén en armonía”.

Dom Delatte comenta que no debemos ver el Oficio como el mundo lo ve, sino con una comprensión sobrenatural:

“Estamos cara a cara con Dios. Toda la creación está reunificada. Los Ángeles están alrededor del altar. Vamos a cantar con ellos y cantar el triple Sanctus que nos han enseñado. Seguramente entonces, deberíamos competir con ellos en reverencia y amor. Ellos cubren sus rostros con sus alas; el profeta David también nos pide: ‘Sirve al Señor con temor’… Ten en cuenta no solo las palabras que pronuncia y las instrucciones que contienen, sino también, y especialmente, a Aquel a quien hablas“.

La gran Dame Cecile Bruyere, la primera abadesa de la Abadía de Solesmes de Santa Cecilia y una protegida del fundador de Solesmes, Dom Prosper Gueranger [13], también escribió sobre la primacía de la oración formal y ritualizada en la forma del Oficio Divino, diciendo [14],

“El homenaje oficial y social prestado por la Iglesia militante a Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo – ese conjunto de fórmulas habladas, de cantos y ceremonias que es, por así decirlo, el acompañamiento necesario del Sacrificio eterno – constituye la más noble porción de la adoración divina, que es el tributo esencial de adoración, acción de gracias, alabanza e impetración”. 

Es, en resumen, el compartir en la acción de las cortes celestiales. Cuando participamos en el Oficio Divino y el Sacrificio de la Misa, estamos participando en la vida diaria, por así decirlo, de los santos y los ángeles en el cielo.

Hilary White
(Traducido por Rocío Salas. Artículo original)

[1] En su sentido latino de “regular” que significa “organizado según una regla”. “Clérigos regulares” en este sentido son sacerdotes en órdenes religiosas como dominicos o benedictinos.

 [2] Hay otros arreglos que requieren menos o más tiempo para pasar por los 150 salmos, pero estoy más familiarizado con el arreglo benedictino tradicional, por lo que me concentraré en eso como línea de base.

 [3] La parte privada de la oración es, para los benedictinos, “Lectio Divina” (lectura divina) en la cual las Escrituras y las escrituras de los santos se digieren lenta y cuidadosamente. A partir de esto, el monje apunta a un estado espiritual elevado a través de las etapas de Lectio (lectura); Meditatio (meditación); Oratio (oración verbal) y Contemplatio (“contemplación” u “oración infusa”) que lleva a la unión con Dios. Este es el camino de santidad del que todos los escritores espirituales hablan. Desde Cassian y Benito hasta Teresa y Juan, sabemos que estas dos mitades de oración, junto con la vida sacramental, son la base del proceso que en la Iglesia latina llamamos “santificación” y en el Este se refieren a ellas como “divinización”, el proyecto de tu vida, pero si lo haces por completo te convertirá en un nuevo tipo de persona, un santo.

 [4] No solo los monjes sino todo el clero católico están obligados a la recitación diaria del Oficio Divino, aunque hay una forma más corta para el clero secular producida después del Concilio de Trento que es más adecuada para su vida no monástica. Este “Breviario Romano” promulgado por el Papa Pío V fue utilizado hasta que Annibale Bugnini creó las “revisiones” de la liturgia de la Iglesia que nos dieron la nueva “Liturgia de las Horas” que la mayoría de los clérigos y muchas de las órdenes religiosas sobrevivientes usan hoy. Otros, más expertos que yo, tienen tratados sobre estos cambios con gran detalle. Hay algunas otras formas del Oficio en el rito latino (las iglesias orientales son otro tema) incluyendo el dominico, el ambrociano -la de la antigua sede de Milán- y los ritos mozárabes, pero todos hacen más o menos lo mismo: Salmos, más himnos, más lecturas cortas y oraciones.

Hay un oficio monástico revisado utilizado por los religiosos que se adhiere a la nueva liturgia posterior al Vaticano II, pero me interesa tan poco, que casi me olvido de ponerlo en esta nota.

 [5] En la época de Benito y durante las Edades de la fe, la primera tarea de un monje novicio consistía en memorizar todo el libro de 150 salmos, quizás no tan difícil como suena si lo recitamos las ocho veces al día todos los días. Más tarde, su instrucción en el idioma latino, de ser necesario, se basó en esto. La educación completa de un monje se organizó en torno al Oficio y las Escrituras propias.

 [6] Recordamos esto de los pasajes iniciales de los Hechos de los Apóstoles en Pentecostés. Después de que el Espíritu Santo infundió el conocimiento de las lenguas en los Apóstoles, fueron acusados ​​de estar ebrios con vino nuevo. Pero Pedro, hablando en nombre del grupo, refutó este dicho: “Estos hombres no están borrachos como suponen”. ¡Es solo la tercera hora del día!”, Es decir, alrededor de las nueve de la mañana.

 [7] “Al escuchar la señal durante una hora del oficio divino, el monje inmediatamente dejará a un lado lo que tiene en la mano e irá con la mayor velocidad, pero con gravedad y sin dar ocasión a la frivolidad. De hecho, nada se preferirá a la obra de Dios”. Regla de San Benito Cap. 43

 [8] Aquí puede encontrar una descripción detallada de cada una de las Horas Canónicas del Oficio Divino. Pero en mi opinión, ninguna descripción de estos detalles puede ser clara hasta que una persona haya experimentado personalmente el Oficio.

[9] “Oh Dios ven en mi ayuda; Oh, Señor, date prisa en ayudarme”, la oración más recomendada por los maestros espirituales pre-Benito como San Juan Casiano. Tan importante era considerar que Benito lo adoptó como la apertura de cada Oficio del día.

 [10] “Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo; como lo fue en el principio es ahora y siempre, por un mundo sin fin, Amén”. O,”por los siglos de los siglos “o” para siempre jamás”… entiendes la esencia.

 [11] O una breve oración relacionada con el día de la fiesta.

 [12] sin incluir los Matins más largos y complejos, que realmente requieren una descripción separada

 [13] Dom Prosper Gueranger, el fundador de San Pedro de Solesmes, rescató casi por sí solo el monasticismo benedictino y el canto gregoriano del casi olvido al que se enfrentó después de un siglo de supresiones seculares. Su historia es una que enseñará a los católicos lo que enfrentamos en un mundo que odia al Señor y lo que debemos hacer al respecto.

[14] “La vida espiritual y la oración según las Sagradas Escrituras y la tradición monástica” Cecile Bruyere, p. 128, (traducido por los benedictinos de Stanbrook) Wipf and Stock Publishers, 2002

Hilary White

Nuestra corresponsal en Italia es reconocida en todo el mundo angloparlante como una campeona en los temas familia y cultura. En un principio fue presentada por nuestros aliados y amigos de la incomparable LifeSiteNews.com, la señora Hillary White vive en Norcia, Italia.