fbpx

El horrible tradicionalista

Recientemente Joseph Shaw presentó el libro lanzado por Angelico Press, “El tradicionalismo Gentil”. ¿Hay un símbolo mayor de gentileza y amabilidad  que la Sagrada Familia que celebramos hoy?

Desafortunadamente esto nos ha llevado a recordar a aquel viejo enemigo de todo lo que es bueno y apropiado en la Tradición Católica, el horrible tradicionalista.  Éste es amargo, resentido, sentencioso, hipócrita y agresivo. Como San Pablo advierte en su Segunda Epístola a Timoteo sobre algunos hombres en  los últimos días, el horrible tradicionalista es aquél “sin afecto”, “sin paz”, “sin amabilidad” – ellos tienen “una cierta apariencia de devoción, pero negando su poder”.

Recuerda que la Misa es un Sacrificio, y que debe fomentar la paz y la alegría, no el resentimiento y el rencor. Es por culpa del horrible tradicionalista en medio de nosotros, en nuestras congregaciones, capillas, parroquias, familias, que con frecuencia debemos escuchar y leer palabras denigrantes sobre todos los fieles tradicionales, o incluso conservadores, de parte de los Obispos, e incluso del Sumo Pontífice, que no son los mejores amigos de las Misas Tradicionales. Ellos no traen a nadie hacia Cristo con su comportamiento, ni siquiera a ellos mismos. Ciertamente no ayudan a expandir la Buena Nueva de la Salvación del Señor al mundo entero – ¿quiénes quieren escuchar buenas noticias de aquellos que parecen personificar sólo malas noticias? ¿Cuántos han sido ahuyentados de la Tradición cuando estaban justo conociéndola,  a causa de ser humillados por el horrible tradicionalista y su venenosa boca y espíritu?

No caigas en su trampa. Si ves a un ser querido con los primeros signos del horrible tradicionalista, llévalo a un dirección espiritual de manera urgente (en estos casos, la confesión frecuente no es suficiente, sino un acompañamiento espiritual de un buen y dócil sacerdote). De lo contrario sería demasiado tarde. “Pero tú, ¿por qué juzgas a tu hermano? O tú, ¿por qué desprecias a tu hermano? Porque todos estaremos sentados en la silla del juicio frente a Cristo. Pues está escrito: Mientras vivo, dijo el Señor, todas las rodillas deberán doblarse ante mí, y todas las lenguas deben confesar a Dios. Entonces cada uno de nosotros debe rendir cuentas a Dios personalmente. Entonces no juzguemos más uno al otro… Para el reino de Dios no es carne y bebida, sino justicia, y paz, y alegría en el Espíritu Santo. Aquel que sirve a Cristo, complace a Dios y es aceptado entre los hombres. Entonces sigamos a las cosas que son de paz, y mantener las cosas que son para edificar uno hacia el otro.” (Romanos 14)

[Traducido por Sarita Riveros. Artículo original]

Artículo anteriorBad Intentions
Artículo siguienteSicut erat (2)
RORATE CÆLIhttp://rorate-caeli.blogspot.com/
Edición en español del prestigioso blog tradicionalista internacional RORATE CÆLI especializado en noticias y opinión católica. Por política editorial no se permiten comentarios en los artículos

Del mismo autor

«A la hija más pobre del Carmelo, el honor vale más que el miedo»

Madre Marie: Hermana Blanche... Primer comisario: Le prohíbo que continúe... Madre Marie: Usted tiene poder para...

Últimos Artículos

Los predecibles frutos descompuestos del ecumenismo de Francisco

Una encuesta realizada por el Centro de Investigación PEW...

«¿Y si Roma ya no quiere ser romana?» Entrevista con Martin Mosebach

La siguiente entrevista apareció en el periódico alemán Welt...

«Me desposaré contigo para siempre»

En su origen oriental, la fiesta de la Epifanía...