Mentiras

El lenguaje teológico-pastoral del progre (o modernista, que es en realidad lo mismo) se caracteriza sobre todo por la ambigüedad y la manipulación de los axiomas para tergiversar el sentido último de los mismos. Un ejemplo muy claro es la explicación progre sobre la existencia del Infierno, dogma de Fe definido por la Iglesia Católica y fundamentado, como todo dogma, en la Palabra de Dios ya que Cristo lo anuncia en los Evangelios en más de veinte ocasiones. Veamos la teoría modernista sobre el Infierno.

El modernista no niega la existencia del infierno: afirma su existencia. Y con ese previo se protege de ser acusado de negar un dogma de fe. La cuestión es que en realidad NIEGA en el fondo lo que AFIRMA en la forma. Y para ello la teología progre desarrolla una triple concreción:

1: El Infierno existe, pero está VACÍO. Este primer apunte se basa especialmente en la teología de Von Balthasar.

2: El Infierno existe, pero es intrahistórico (vocablo procedente de la literatura de Unamuno). Este segundo apunte bebe de la teología de la liberación sobre todo. “Si quieres visitar el infierno vete al tercer mundo”…..dicen los progres.

3: El Infierno existe, pero es personal. Aquí nos encontramos con el psicologismo y su influencia en la teología en aras a vaciar la trascendencia de la misma. “Si quieres visitar el infierno, vete a ver a personas que viven al borde del suicidio”….siguen diciendo los progres.

Desde esta triple “invitación” a considerar el infierno como realidad, la teología progre puede presumir de no ser disidente del magisterio y a la vez ofrecer un “consuelo” al cristiano que le sirva para no tener “temor” a un Dios misericordioso. Si se une esto a la “doctrina” filoprotestante de la gratuidad salvífica (o sea que todos nos salvamos por la fe, no por las obras), entonces desde este triángulo teórico se puede anular toda predicación del infierno desde la Sana Tradición Católica. Pero veamos ahora la respuesta que desde la Verdad, que es Cristo y su Cuerpo Místico, se puede y debe dar a toda esta teoría modernista:

* Afirmar que el infierno existe y está vacío supone, por un lado, negar la existencia de los demonios (ángeles que se rebelaron contra Dios) que “habitan” en el infierno desde esa desobediencia. Pongo “habitan” entre comillas para que nadie pueda jugar ahora con el concepto de habitabilidad eterna. De hecho Juan Pablo II, pronto canonizado, enseñaba que el infierno es sobre todo un “estado del alma condenada”. Así que de momento se incurre en la negación de una verdad de fe: la existencia de los ángeles. Y por otro lado, supone la contradicción de un Dios (que es AMOR) capaz de crear algo tan horrible. Si no hubiera pecado, ni de los ángeles ni de los hombres, NO habría infierno ya que el infierno es consecuencia del rechazo hacia Dios. Por tanto esta afirmación del infierno vacío carece de toda consistencia y verdad.

* Afirmar que el infierno es intrahistórico (o sea la suma de todas las injusticias dadas en el mundo) supone entrar en una peligrosa dinámica de “no responsabilidad personal” habida en una concepción de “pecado estructural” donde nadie es realmente culpable y todo es causa del devenir mismo de la historia. Es evidente que las injusticias humanas son un reflejo del infierno eterno, pues precisamente los pecados personales que causan esas injusticias son los que pueden llevar a sus responsables al infierno si no se arrepienten antes de morir. O sea que esta afirmación supone un RESPALDO moral a los pecadores más impenitentes. Como bien dijo el Padre Santiago Martín en TV (aquel precioso programa matutino dominical): “negar la existencia del infierno eterno es una ofensa contra los pobres y oprimidos”. Pues si muchos pecadores supieran que pueden condenarse, quizás por ese temor dejarían de acometer tantas injusticias.

* Afirmar que el infierno es “personal” equivale a sustituir la religión por la psicología. O sea un infierno personal es aquel estado de ánimo tan deficiente que hace la vida humana insoportable. Y, volviendo al caso anterior, de nuevo se elimina la responsabilidad moral y se basa todo en la curación por la vía de la medicina. Claro que de nuevo vemos un reflejo del infierno real en estas situaciones de desesperación, pero el remedio a las mismas pasa por el sacramento de la confesión que lleva implícito el reconocimiento del pecado como opción libre que ha podido causar todos los males somáticos.

Desde aquí, desde rebatir con rigurosidad los argumentos modernistas, creo que se puede asumir mucho mejor, hoy día, la existencia del infierno:

– El infierno está “habitado” por los ángeles condenados y por las almas que libremente han rechazado a Dios.

– El infierno es eterno, y si bien hay reflejos del mismo en el mundo, no puede compararse a ninguna situación humana ya que toda tragedia histórica tiene fecha de caducidad mientras que el infierno está fuera del tiempo, pues es eterno.

– El infierno no es destino deseado por Dios para nadie. Pues Dios quiere que todos se salven (Pablo a 1Timoteo 2, 3-4), pero respeta nuestra libertad porque no quiere esclavos sino amigos. El alma que se condena se ha labrado a si mismo el destino eterno. Lean a Mateo 25 (juicio final).

El “Santo Temor de Dios” es un DON del Espíritu Santo, que incluye el temor a ofender a quien tanto nos ama (Dios) como el temor a condenarse. Si bien es verdad que la perfección (a la que hay que tender) es actuar bien por AMOR a Dios, no es menos cierto que el camino del verdadero AMOR se puede iniciar desde el Temor que es principio de la Sabiduría como enseña la Biblia.

En conclusión: las teorías progre-modernistas de la existencia del Infierno son….valga la redundancia…sutilmente diabólicas, pues hacen el juego a Satanás al sembrar la confusión en las conciencias. Y estas teorías hay que DENUNCIARLAS con toda claridad para reducir, por CARIDAD FRATERNA, los nocivos efectos morales de las mismas.

 

 

 

 

Padre Santiago González
Nacido en Sevilla, en 1968. Ordenado Sacerdote Diocesano en 2011. Vicario Parroquial de la de Santa María del Alcor (El Viso del Alcor) entre 2011 y 2014. Capellán del Hospital Virgen del Rocío (Sevilla) en 2014. Desde 2014 es Párroco de la del Dulce Nombre de María (Sevilla) y Cuasi-Párroco de la de Santa María (Dos Hermanas). Capellán voluntario de la Unidad de Madres de la Prisión de Sevilla. Fundador de "Adelante la Fe".