fbpx

Enemigos de los derechos de Dios

El Libro de la Revelación es un libro profético en el sentido de que lo que sucedió a la Iglesia en la época de Juan, continuará sucediendo en y a la Iglesia hasta el fin de los tiempos.

En efecto, la Iglesia actual está plagada de los mismos cuatro problemas que aquejaron a la Iglesia en la época de Juan:

  1. tibieza,
  2. ataques calumniosos,
  3. falsas doctrinas,
  4. complacencia.

«En una hora trágica de tinieblas y confusión, cuando la nave del estado portugués había perdido el rumbo del curso de sus tradiciones y como anegada en la tempestad anticristiana y antinacional parecía sucumbir sin salvación posible en un naufragio inevitable, el cielo intervino en Fátima con su poder. De la oscuridad brotó una luz deslumbradora, de la tormenta retornó el silencio del mar, y Portugal pudo atar de nuevo los hilos separados de sus tradiciones perdidas».[1]

Portugal, país clásicamente católico, pero en la época de las manifestaciones a los pastores (1917), estaba conducido por un gobierno comuno-masón, que quiso frenar, desviar y apagar las revelaciones de la Señora a los niños Lucía, Francisco y Jacinta, dificultando asimismo las manifestaciones de piedad en los lugares consagrados por la manifestación de María Santísima.

Afirmó el Papa Pío XII que el Mensaje de Fátima constituye una de las mayores intervenciones del Cielo en la historia del mundo a través de María.

«Las fuerzas de la Masonería (y de sus simpatizantes, los comunistas) conspiraron para impedir que el Mensaje de Fátima alcanzara su cumplimiento en Portugal. Se insinuó que el Mensaje era un fraude o una ilusión infantil; los propios videntes fueron perseguidos y hasta amenazados de muerte. Tal era el odio de esas fuerzas contra la Iglesia Católica y contra la Virgen Madre de Dios.

Lo mismo ocurre con estas fuerzas, que hoy actúan libremente en todo el mundo. No es preciso sumirse en los delirios cenagosos de las teorías de la conspiración, para saber que, hasta 1960, los Papas publicaron más condenaciones y advertencias sobre las maquinaciones de los masones y de los comunistas contra la Iglesia, que sobre cualquier otro tema en la Historia de la Iglesia».[2]

El Siervo de Dios Fulton J. Sheen, habló del contento de los enemigos de Dios y del pesimismo de sus amigos.

«En la Carta de las Naciones Unidas no figura el nombre de Dios ni se menciona su Ley moral».[3]

Recordaba el gran arzobispo que los enemigos del Salvador clamando No queremos que este hombre sea nuestro rey lo crucificaron como un vulgar delincuente, disparando sus injurias que sonaban a vanagloria de triunfo y a completa derrota del Señor, mientras los amigos de Jesucristo se habían desmoralizado y caído en el pesimismo.

Nietzsche se jactaba de que «Dios había muerto. A partir de lo cual, los enemigos de los derechos de Dios, dieron pasos largos: el comunismo ateo, había echado raíces en Rusia, y desde ese país el comunismo había roído las entrañas del mundo subyugando a decenas de países y millones de seres, prohibiendo la difusión del Evangelio, persiguiendo, encarcelando y eliminando a los seguidores del Señor, y esparciendo sus errores por todo el mundo, “extendió sus tentáculos para entenebrecer las inteligencias, contaminar la verdad, transformándola en mentira y llamando luz a la oscuridad».

Los derechos de Dios:

Son inalienables, es decir, no pueden ser enajenados por Dios, Fuente Suprema y Único Ser Necesario.

Son imprescriptibles, es decir, que subsisten en el tiempo y en la eternidad.

Son irrenunciables, que quiere decir que Dios no puede renunciar a que sus criaturas actúen y respeten sus Derechos Divinos.

Finalmente, son indiscutibles, es decir, que por nuestra absoluta dependencia de Él en todo y por ser criaturas a Su Imagen y Semejanza, no podemos siquiera ponerlos en duda ni menos discutir sobre ellos.[4]

«En realidad, el problema radical del universo está ya fundamentalmente resuelto y se apoya en la importante disyuntiva que jamás se había planteado a la libertad humana: con Dios o contra Dios. Esta es la elección que hoy planea sobre el destino de la humanidad».[5]

Una década antes a los eventos de Fátima en 1917, San Pío X escribió en la encíclica Pascendi:

«Ellos traman la ruina de la Iglesia, no desde afuera, sino desde adentro; en nuestros días el peligro está casi en las entrañas mismas de la Iglesia y en sus mismas venas; y el daño producido por tales enemigos es tanto más inevitable cuanto más a fondo conocen la Iglesia».

«Satanás ha llegado hasta los más altos puestos, y logrará introducirse hasta las más altas cumbres de la Iglesia… los cardenales se opondrán a los cardenales, los obispos a los obispos y los sacerdotes contra los sacerdotes. Satanás se introducirá dentro de sus filas. En Roma misma habrá grandes cambios… la Iglesia será oscurecida, y el mundo precipitado en la confusión».[6]

El Papa Pío XII vaticinó la crisis de la Iglesia basándose en el mensaje de Fátima:

«Me preocupan los mensajes de la Santísima Virgen a Lucía de Fátima. Esa persistencia de María sobre los peligros que amenazan a la Iglesia es un aviso del Cielo contra el suicidio que significa modificar la Fe en su Liturgia, en su Teología, en su propia alma. (…) Oigo a mi alrededor innovadores que desean desmantelar el Santuario, apagar la llama universal de la Iglesia, rechazar sus ornamentos y hacer que se sienta culpable por Su pasado histórico».[7]

«Siento en mi entorno a los innovadores que quieren desmantelar el Sacro Santuario, destruir la llama universal de la Iglesia, rechazar sus ornamentos, ¡Hacerla sentir remordimiento de su pasado heroico! Bien, mi querido amigo, estoy convencido que la Iglesia de Pedro tiene que hacerse cargo de su pasado, o ella cavará su propia tumba (…) Llegará un día en que el mundo civilizado renegará de su Dios, en el que la Iglesia dude como dudó Pedro. Será tentada a creer que el hombre se ha convertido en Dios, que Su Hijo es meramente un símbolo, una filosofía como tantas otras, y en las iglesias, los cristianos buscarán en vano la lámpara roja donde Dios los espera, como la pecadora que gritó ante la tumba vacía: ¿dónde lo han puesto?».[8]

Para salvar almas:

«Dios quiere establecer en el mundo la devoción a Mi Inmaculado Corazón. Si hacen lo que les digo se salvarán muchas almas y tendrán paz».

El P. José de Sainte Marie, OCD, resume el Mensaje de Fátima en estos cuatro puntos:

  1. Una advertencia inicial de peligro que amenaza al mundo debido al pecado.
  2. La verdad evangélica subyacente en el llamado de nuestra Señora; Ella es la única Mediadora que nos puede preservar del pecado y sus consecuencias.
  3. La súplica misma: Vayan a María, practiquen esta devoción.
  4. La promesa de un resultado feliz: Por fin Mi Corazón Inmaculado triunfará.

Nuestra Señora dijo:

«Con el fin de prevenir la guerra, vendré a pedir la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón y la comunión reparadora de los primeros sábados de mes».

Lo pidió a Lucía en 1925, 1926 y 1929.

En Junio de 1988, el Cardenal Joseph Ratzinger, entonces prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, dio un juicio definitivo en favor de las apariciones de Akita, considerando auténticos y dignos de crédito los mensajes. También dijo: «El mensaje de Akita es el mensaje de Fátima». Previamente habían sido declaradas «de origen sobrenatural» por el  Obispo de Niigata, Monseñor John Shojiro Ito.

«Lo que predije en Fátima está en proceso de cumplirse. La obra del diablo se infiltrará incluso al interior de la Iglesia de tal modo que se verán cardenales contra cardenales, obispos contra obispos. Los sacerdotes que me veneren serán despreciados y opuestos por sus colegas… las iglesias y los altares serán saqueados, la Iglesia estará llena de aquellos que aceptarán concesiones y el demonio presionará a muchos sacerdotes y almas consagradas a dejar el servicio del Señor. El demonio será especialmente implacable con las almas consagradas a Dios. El pensar en la pérdida de tantas almas es la causa de mi tristeza».[9]

Lo que está aconteciendo especialmente en estos días, parece ser el escenario donde se desarrolla la profecía.

«¡Señor! ¿Hasta cuándo?»

Germán Mazuelo-Leytón

[1] PÍO XII, Discurso radiado, 31-10-1942.

[2] GRUNER, NICOLÁS, La última batalla del diablo, cap. 5.

[3] SHEEN, Mons. FULTON J., La Virgen y el sol.

[4][4] Cf.: http://caballerodelainmaculada.blogspot.com/2011/02/los-derechos-de-dios.html

[5] BOHR, OTTO, Roma Moscú Fátima.

[6] Extracto diplomático según las palabras que la Virgen de Fátima le reveló a Lucía el día del Milagro del Sol, publicadas en el periódico Nueva Europa de Stuttgart, Alemania, bajo el título, el Porvenir de la Humanidad.

[7] Cf.: GRUNER, NICOLÁS, La última batalla del diablo, cap. 7.

[8] ROCHE, Mons. GEORGES, Pius XII devant l’histoire

[9] La Santísima Virgen a la M. Agnes Sasagawa en Akita, Japón, 13 de octubre del 1973.




Germán Mazuelo-Leytón
Germán Mazuelo-Leytón
Es conocido por su defensa enérgica de los valores católicos e incansable actividad de servicio. Ha sido desde los 9 años miembro de la Legión de María, movimiento que en 1981 lo nombró «Extensionista» en Bolivia, y posteriormente «Enviado» a Chile. Ha sido también catequista de Comunión y Confirmación y profesor de Religión y Moral. Desde 1994 es Pionero de Abstinencia Total, Director Nacional en Bolivia de esa asociación eclesial, actualmente delegado de Central y Sud América ante el Consejo Central Pionero. Difunde la consagración a Jesús por las manos de María de Montfort, y otros apostolados afines

Del mismo autor

El «magisterio del teléfono» y Venezuela

A fines de diciembre de 2016, The Wall Street Journal declaró...

Últimos Artículos