THE REMNANT

Francisco descubre la herejía (mientras la afirma)

Desde hace ya tres años Francisco se ha dedicado a torturar los sentidos de los católicos y a perturbar sus mentes con una inacabable serie de sermones heterodoxos y «meditaciones» perversas de las Escrituras, la mayoría de ellos impartidos desde la capilla de su chabola en el hotel de cinco estrellas de la Casa Santa Marta. El espectáculo diario raya ya en lo cómico:

Y continúa ad infinitum; estos son tan sólo algunos ejemplos que me vienen a la mente y no siguen ningún orden cronológico. El hecho de que Francisco es adicto a decir lo que se le ocurre y no lo que la Iglesia enseña lo ha convertido no sólo en el primer Papa que es, literalmente, una fuente de error pero también en una ejemplo vivo y continuo de la razón por la cual la infalibilidad papal fue tan  cuidadosamente emplazada  por el Primer Concilio Vaticano delimitándola con el objeto de constreñirla al limitado ámbito de las definiciones dogmáticas.
Mas esta semana nos ha caído algo novedoso, incluso para Francisco. Helo aquí, el sermón desde Casa Santa Marta del 9 de junio (la traducción del italiano es bastante exacta):

«Este es el realismo saludable de la Iglesia católica, la Iglesia jamás nos enseña “o esto o aquello”. Eso no es católico. La Iglesia nos dice “esto y aquello”. Dice “busca la perfección, reconcíliate con tu hermano. No lo insultes. Ámalo. Si acaso existe algún problema cuanto menos resuelvan las diferencias para así evitar que se desate la guerra”.

Este es el realismo saludable del catolicismo.No es católico decir “o esto o nada”. Eso no es catolicismo, es herejía. Jesús sabe siempre como acompañarnos, nos da el ideal, nos acompaña hacia el ideal. Nos libera de la rigidez de las cadenas de la ley y nos dice: Cumple con eso, pero sólo en la medida que te sea posible. Y nos entiende perfectamente bien. Es Nuestro Señor y eso es lo que nos enseña».

Estas son, por supuesto, sandeces. Mas, lo peor es que esas declaraciones: a) que es «herejía» que un católico diga «o esto o nada» con respecto a la ley moral; b) que la Iglesia es «realista» en lo que concierne a la aplicación de los preceptos morales; c) que Jesús nos da únicamente «un ideal» hacia el cual Él meramente nos acompaña y requiere la obediencia tan «sólo en la medida en que sea posible» y d) que esta es la enseñanza de Dios,son —tomándolas individualmente o en su conjunto—  en sí mismas obviamente heréticas.

Como lo hace notar RorateCaeli, en Veritatis Splendor Juan Pablo II declaró, muy a pesar de Francisco, que:

«Sería un error gravísimo concluir… que la norma enseñada por la Iglesia es en sí misma un “ideal” que ha de ser luego adaptado, proporcionado, graduado a las —se dice— posibilidades concretas del hombre: según un “equilibrio de los varios bienes en cuestión”… en cambio es inaceptable la actitud de quien hace de su propia debilidad el criterio de la verdad sobre el bien, de manera que se puede sentir justificado por sí mismo, incluso sin necesidad de recurrir a Dios y a su misericordia.     

Semejante actitud corrompe la moralidad de la sociedad entera, porque enseña a dudar de la objetividad de la ley moral en general y a rechazar las prohibiciones morales absolutas sobre determinados actos humanos, y termina por confundir todos los juicios de valor».

Es de notar que en Amoris Laetitia el escritor fantasma de Francisco —el pirado arzobispo Víctor «Sáname con tu boca» Fernández— parece tener una querencia por la palabra «concreto» en el contexto de la ley moral: «condiciones concretas» (26, 31), «realidades concretas» (31), «preocupaciones concretas» (36), «circunstancias concretas» (175), «las realidades concretas de la vida familiar» (203), «preocupaciones concretas de las familias» (204), «las exigencias concretas de la vida» (223), «los asuntos concretos con los que se enfrentan las familias» (229), «la situación concreta» (301), «la vida concreta de un ser humano» (304) y, en el mismo ritmo del sermón heterodoxo de esta semana, «la complejidad concreta de nuestros límites» (303).

Es así mismo significativo que Amoris adopta precisamente el criterio que Juan Pablo II rechazó, en acuerdo con la tradición: utilizar «la debilidad propia» en la aplicación de la ley moral. Hay que recordar igualmente que el infame octavo capítulo de aquel vergonzoso documento está descaradamente intitulado «Acompañar, discernir e incorporar la fragilidad».

Sin embargo, hay que buscar el lado bueno de las cosas: cuando menos Francisco aún reconoce el concepto de herejía. Lo único que hace falta es que aprenda a aplicarlo a la herejía auténtica. Su sermón del 9 de junio podría ser un buen inicio.

Me disculpo por mi falta de seriedad, pero ¿merece acaso otro tono este asunto a estas alturas? Nos encontramos más que adentrados en lo estrafalario, hemos cruzado ya al territorio de lo absurdo. No puedo creer que existan católicos honestos que aún tomen este pontificado en serio en ningún de sus aspecto, que no sea el del peligro que su incongruencia representa para la integridad de la misión de la Iglesia.

Christopher A. Ferrara

[Traducción de Enrique Treviño. Artículo original]
Christopher A. Ferrara

Presidente y consejero principal de American Catholic Lawyers Inc. El señor Ferrara ha estado al frente de la defensa legal de personas pro-vida durante casi un cuarto de siglo. Colaboró con el equipo legal en defensa de víctimas famosas de la cultura de la muerte tales como Terri Schiavo, y se ha distinguido como abogado de derechos civiles católicos. El señor Ferrara ha sido un columnista principal en The Remnant desde el año 2000 y ha escrito varios libros publicados por The Remnant Press, que incluyen el bestseller The Great Façade. Junto con su mujer Wendy, vive en Richmond, Virginia.