fbpx

Homilía para jóvenes: La parábola del sembrador


La Parábola del Sembrador (Lc 8: 4-15)
El Señor nos habló en esta parábola de la importancia del terreno donde caía la semilla y a ello asoció el fruto que la misma daba; pero se le «olvidó» decirnos que también dependía del sembrador.
Hoy vamos a hablar de la importancia del sembrador y de la necesidad de que sea fiel a la hora de sembrar la semilla de Dios.
El sembrador no ha de predicar de sí mismo. La semilla que ha de sembrar es Cristo.

Del mismo autor

Últimos Artículos

La lógica retrógrada de Traditionis Custodes

Por Phil Lawler En la medida en que Traditionis Custodes...

Conocer y cumplir la voluntad de Dios

Después del Sermón de la Montaña, relata san Mateo...

Los predecibles frutos descompuestos del ecumenismo de Francisco

Una encuesta realizada por el Centro de Investigación PEW...