fbpx

Homilía para jóvenes: La parábola del sembrador


La Parábola del Sembrador (Lc 8: 4-15)
El Señor nos habló en esta parábola de la importancia del terreno donde caía la semilla y a ello asoció el fruto que la misma daba; pero se le “olvidó” decirnos que también dependía del sembrador.
Hoy vamos a hablar de la importancia del sembrador y de la necesidad de que sea fiel a la hora de sembrar la semilla de Dios.
El sembrador no ha de predicar de sí mismo. La semilla que ha de sembrar es Cristo.




Del mismo autor

El Evangelio Explicado: Adoración de los Magos

13 — ADORACIÓN DE LOS MAGOS Mt. 2, 1-12Evangelio de la...

Últimos Artículos

“Bienaventurados los que escuchan la palabra de Dios y la cumplen”

I. Situación litúrgica. Sin olvidar que nos encontramos en...

El espíritu de las rogaciones

El recuerdo de lo que eran las rogativas se...

Un papa modelo

Hemos entrado ya en la era postfrancisquista. El sínodo...