Homilía para jóvenes: La parábola del sembrador


La Parábola del Sembrador (Lc 8: 4-15)
El Señor nos habló en esta parábola de la importancia del terreno donde caía la semilla y a ello asoció el fruto que la misma daba; pero se le «olvidó» decirnos que también dependía del sembrador.
Hoy vamos a hablar de la importancia del sembrador y de la necesidad de que sea fiel a la hora de sembrar la semilla de Dios.
El sembrador no ha de predicar de sí mismo. La semilla que ha de sembrar es Cristo.

Del mismo autor

Ocho seglares hispanoamericanos preguntan a Francisco

Carta entregada en la Nunciatura Apostólica de La Paz, Bolivia Oruro, 12...

Últimos Artículos

Acerca de la virtud de la obediencia

Recientemente en una página que se dice católica, leí...

El Papa según San Pío X, el cardenal Gasparri y Don Bosco

Primera parte: San Pío X El Papa y los obispos...