fbpx

Homilía para jóvenes: La parábola del sembrador


La Parábola del Sembrador (Lc 8: 4-15)
El Señor nos habló en esta parábola de la importancia del terreno donde caía la semilla y a ello asoció el fruto que la misma daba; pero se le «olvidó» decirnos que también dependía del sembrador.
Hoy vamos a hablar de la importancia del sembrador y de la necesidad de que sea fiel a la hora de sembrar la semilla de Dios.
El sembrador no ha de predicar de sí mismo. La semilla que ha de sembrar es Cristo.

Del mismo autor

COMUNIÓN EN LA MANO: EL TRIUNFO DE LA IRREVERENCIA

"El peor mal de nuestro tiempo es comulgar en la mano"  Beata...

Últimos Artículos

Administrador fiel y prudente. Comentario a Lc. 12, 32-48

«¿Quién es el administrador fiel y prudente que el...

Un sacramento menospreciado: la penitencia

Los católicos fieles al Magisterio inmutable de la Iglesia...

Una crítica doctrinal de Desiderio desideravi: La primacía de la adoración

Introducción del editor: Damos inicio a la publicación, en...