A través de experiencias personales cuando él era joven y trabajaba con los indios en el Tambo (Ecuador), el P. Alfonso abre su corazón y va dibujando cómo ha de ser la vida de un sacerdote de Cristo.

Habla de la ilusión por evangelizar, su fidelidad a la vocación, el amor a los fieles a quienes fue destinado. Todo un ejemplo y modelo para los sacerdotes jóvenes y de aquellos que han sido llamados al sacerdocio.

Habla también del intento de eliminar el sacerdocio por parte de algunos, al ordenar como sacerdotes a los “viri probati” (hombres casados) debido a la escasez de sacerdotes.

Termina hablando de la causa de la apostasía de muchos sacerdotes, que no es otra que el aburrimiento, debido a su vacío interior, como consecuencia de haberle dado la espalda a Cristo y haberse vuelto al mundo.

No hay mayor bendición para un hombre que ser llamado a ser “otro Cristo”

Padre Alfonso Gálvez
Nació en 1932. Licenciado en Derecho. Se ordenó de sacerdote en Murcia en 1956. Entre otros destinos ha estado en Cuenca (Ecuador), Barquisimeto (Venezuela) y Murcia. Es Fundador de la Sociedad de Jesucristo Sacerdote, aprobada en 1980. Desde 1982 reside en El Pedregal (Mazarrón-Murcia). A lo largo de su vida ha alternado las labores pastorales con un importante trabajo redaccional. Ha publicado Comentarios al Cantar de los Cantares (dos volúmenes), La Fiesta del hombre y la Fiesta de Dios, La oración, El Amigo Inoportuno, Apuntes sobre la espiritualidad de la Sociedad de Jesucristo Sacerdote, Esperando a Don Quijote, Homilías, Siete Cartas a Siete Obispos, El Invierno Eclesial, Los Cantos Perdidos y El Misterio de la Oración. Para información adicional visite su web http://www.alfonsogalvez.com