fbpx

Homilía: Parábola del trigo y la cizaña


Nota: Por razones de salud, y por prescripción médica, el P. Alfonso se ve obligado a interrumpir sus homilias dominicales por un tiempo indefinido. El Padre agradece cordialmente a seguidores y amigos la atención y cariño recibidos. Esta homilía fue publicada originalmente en 2013.

Artículo anteriorNo somos como ellos
Artículo siguienteTerremotos y castigos de Dios
Padre Alfonso Gálvezhttp://www.alfonsogalvez.org/
Nació en 1932. Licenciado en Derecho. Se ordenó de sacerdote en Murcia en 1956. Entre otros destinos ha estado en Cuenca (Ecuador), Barquisimeto (Venezuela) y Murcia. Es Fundador de la Sociedad de Jesucristo Sacerdote, aprobada en 1980. Desde 1982 reside en El Pedregal (Mazarrón-Murcia). A lo largo de su vida ha alternado las labores pastorales con un importante trabajo redaccional. Ha publicado Comentarios al Cantar de los Cantares (dos volúmenes), La Fiesta del hombre y la Fiesta de Dios, La oración, El Amigo Inoportuno, Apuntes sobre la espiritualidad de la Sociedad de Jesucristo Sacerdote, Esperando a Don Quijote, Homilías, Siete Cartas a Siete Obispos, El Invierno Eclesial, Los Cantos Perdidos y El Misterio de la Oración. Para información adicional visite su web http://www.alfonsogalvez.com

Del mismo autor

Verdaderas y falsas posesiones diabólicas

Pero, ¿es que acaso existen falsas posesiones diabólicas? Y la manera mejor...

Últimos Artículos

Un abortista a la Pontificia Academia de Ciencias Sociales

Entre las filas abortistas del kirchnerismo lo encontramos al...

Meditación de Adviento (Mons. Viganò)

VENI, UT FACIAS SALUTEM IN TERRIS, IN CŒLO GAUDIUM. “Quaere,...

Adviento vaciado y sustituido por el paganismo

Comienza el tiempo de adviento que es, hay que...