fbpx

De la doctrina del evangelio. (Mateo 22)

Meditación para el domingo veintidós

Escribe el sagrado Evangelista, cómo se juntaron los fariseos con los ministros de Herodes, y vinieron a Cristo con designio de cogerle alguna palabra en que poder acusarle; preguntáronle para esto, si era lícito pagar el tributo al César, y mirando la moneda y en ella la imagen del César, respondió el Salvador: dad al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios.

PUNTO PRIMERO. Considera cómo se unieron para el mal los que estaban discordes para el bien, y cuán propio es de los malos agavillarse contra los buenos: mira sus intentos, que como dice el Sabio (1), siempre tiran al engaño, y sus pies caminan a la perdición; guárdate de aliarte con ellos, deja sus intentos, y no entres en sus juntas, ni tomes sus consejos, que siempre son dañosos y enderezados al mal: pide a Dios que te libre de ellos.

PUNTO II. Considera la resolución que sacaron estos de su consejo, que fue armar un lazo a Cristo para cogerle en palabras: de lo cual has de sacar la circunspección y cuidado que has de tener en tus palabras, y no fiarte de cualquiera, pues no sabes con la intención que te habla, ni el lazo que te arma en las razones que te dice. Pon freno a tu lengua y pesa tus palabras; véndelas caras, y aprende de Cristo a no hablar cosa que pueda ofender a nadie.

PUNTO III. Considera cómo le arman el lazo debajo del cebo de la lisonja, alabándole y engrandeciéndole por insigne Maestro de verdadera y sana doctrina, y que no se ahorraba con nadie, y otras cosas a este tono, para traerle a su intento, y derribarle si pudiesen. Conoce por este lazo cuán pernicioso vicio es la lisonja y la ambición de la propia alabanza, y pídele al Señor que te libre de ella; cierra tus oídos con espinas, como dice el Sabio (2), y no des asenso a sirenas, que con dulces palabras pretenden lisonjearte y derribarte. Oye de mejor gana la verdad que punza, que la mentira que deleita, y di con David (3): corríjame el justo con misericordia y ríñame, y las palabras blandas de los pecadores no lleguen a mi cabeza, ni las oigan mis oídos. Saca esta verdad de esta meditación, oír de buena gana la reprensión de los buenos, y no dar oídos a las lisonjas de los malos; porque éstas te condenarán y aquellas te salvarán.

PUNTO IV. Considera cómo penetró Cristo su malicia, y la intención dañada con que le preguntaban. Pondera la paciencia con que los sufrió, sin darles en rostro su maldad, ni responderles palabra desabrida, y la prudencia con que deshizo sus lazos, mandándoles que diesen al César lo que es del César, y juntamente a Dios lo que es de Dios; y aprende paciencia y prudencia del Maestro del mundo, y a responder con mansedumbre a las injurias de tus enemigos, y a quebrantar su furor con blandura; porque como dice el Espíritu Santo (4): la respuesta blanda quebranta la ira, y la dura enciende el furor. Pide esta gracia al Señor que te enseñó, y que te tenga de su mano, no para romper impaciencias, ni moverte a venganza en los agravios e injurias, sino a humildad y mansedumbre a ejemplo del Salvador.

Padre Alonso de Andrade, S.J

(1) Proverb. 1
(2) 
Eccl. 28
(3) 
Psalm. 104
(4) 
Proverb. 15

Meditación
Meditación
Meditaciones diarias de los misterios de nuestra Santa Fe y de la vida de Cristo Nuestro Señor y de los Santos.

Del mismo autor

De la lepra del alma y su remedio

Para el martes de la decimotercera semana PUNTO PRIMERO. Considera que, como...

Últimos Artículos

Abusos sexuales en la iglesia: el miedo a reconocer la causa real

Llevamos años….décadas ya con la misma argumentación “mundanamente correcta”...

Signos cotidianos de la protestantización en la Iglesia católica

Desde el estudio teológico crítico se evidencia de forma...

La guerra justa de San Pío V

Este 30 de abril, en la capilla de Santa...