polish-bishops-conferenceCuriosamente, el arzobispo Stanislaw Gadecki, de Poznań, presidente de la Conferencia Episcopal de Polonia, cuya presencia y firmeza eran tan importantes en el Sínodo de octubre, repite la misma línea que ha mencionado el Cardenal George en su entrevista con John Allen: Las diferencias se están volviendo tan amplias dentro de la Iglesia, tan crudas, que no estamos hablando más acerca de “liberales” y “conservadores”, o izquierda y derecha, sino de lo que es verdadero y lo que es falso, sobre los que son fieles o infieles al Magisterio.

La Gran División en la Iglesia es una línea entre entre la fidelidad a Nuestro Señor Jesucristo y su doctrina inmutable; o infidelidad a Cristo, que es, la adulteración de la Fe.

El Arzobispo (él mismo considerado un “liberal” hasta no hace mucho tiempo), en declaraciones a los periodistas, también ha explicado cómo la Oficina de Prensa de la Santa Sede trató de manipular a las conferencias de prensa durante el Sínodo.

Mons. Gadecki: “El Episcopado tomará una serie de iniciativas en el espíritu del Sínodo sobre la Familia”

14 de noviembre 2014

La cuestión de dar la comunión a los divorciados vueltos a casar, no puede ser resuelto por razones teológicas -explica Mons. Stanisław Gadecki durante la reunión de hoy con los periodistas en la secretaría del Episcopado (Polaco)-. El presidente de la Conferencia Episcopal Polaca (PEC) informó a los periodistas que los obispos polacos, que se reunirán para un retiro en Jasna Góra, a finales de noviembre, tendrán una serie de iniciativas siguiendo el mensaje de la III Asamblea extraordinaria del Sínodo de los Obispos dedicado a la familia, que tuvo lugar en Roma en octubre.

Hablando de la competencia de la institución del Sínodo de los Obispos, explicó que el Sínodo es sólo un órgano consultivo del Papa, pero las decisiones son tomadas por el mismo Santo Padre, después de escuchar las opiniones de sinodales. Sin embargo, estas opiniones no tienen un carácter vinculante para el Papa. El Sínodo formula ciertos pensamientos tentativos para el Santo Padre, sin embargo, el texto final del Sínodo no es vinculante para él. Por otra parte, las votaciones que se efectúen en el Sínodo no son decisiones de una importancia doctrinal, se toman sólo con el fin de ayudar a los obispos para alcanzar una más completa visión común – explicó el arzobispo de Poznan-.

En cuanto a la propuesta que fue presentada durante el Sínodo, de admitir la Sagrada Comunión, bajo ciertas condiciones, de las personas que están divorciados y que viven en nuevas relaciones, Mons. Gadecki respondió que, según su opinión, se trataba de un intento de “atacar el indisolubilidad del matrimonio”, lo que podría conducir a cambios en la comprensión del sacramento de la Penitencia y de la Eucaristía.

Agregó que es consciente de que la práctica de dar la comunión a divorciados viviendo en nuevas relaciones, es cada vez más generalizada, y la encuesta pre-sinodal reveló la magnitud de este fenómeno. Esta encuesta, agregó, demostró que la crisis del matrimonio y la familia no es sólo una cuestión polaca, sin que es extensa y afecta a todos los continentes. El porcentaje de divorcios y el número de niños perjudicados por éste, son aterradoras.

Mons. Gadecki explicó que el postulado de permitir la Comunión de divorciados viviendo en nuevas relaciones, fue planteada por el Sínodo sobre todo por iniciativa de los círculos alemanes y sudamericanos. En Alemania, en la práctica, nadie va a la confesión más, sin embargo, todo el mundo (incluyendo divorciados) procede a recibir la Santa Comunión.

En América del Sur, por el contrario, el problema es que las personas que están divorciadas y que viven en las nuevas relaciones, a menudo se unen a sectas, donde reciben la comunión y la bendición. Esta es una de las razones importantes del desarrollo tan fuerte de sectas en este continente. Tal situación crea una presión sobre los obispos de América del Sur para oponerse a este proceso.

Mons. Gadecki, explicó que no es posible resolver el problema en el plano teológico, porque la teología católica se basa en las páginas del Evangelio donde Cristo prohíbe el adulterio. Esta prohibición fue transmitida a nosotros por Cristo en condiciones igualmente difíciles como hoy, tal vez incluso más difíciles, porque los paganos a convertirse al cristianismo tenían situaciones maritales, aún más irregulares maritales, incluso con respecto a los matrimonios entre parientes cercanos.

Por tanto -subrayó Mons. Gadecki-, en la Tradición de la Iglesia, también claramente explicado en el Catecismo, no existe la posibilidad de la absolución y la Santa Comunión a una persona que está en una situación de divorcio y que permanece en una nueva relación. No existe la posibilidad de un cambio de este tipo de la doctrina de la Iglesia para admitir otras soluciones, incluso las restringidas a casos específicos. Esto es especialmente cierto, si uno es consciente de que las excepciones no tardarían en convertirse en una regla. El arzobispo de Poznań informó a los periodistas, que a los ojos de los obispos de muchas regiones del mundo, por ejemplo, de Europa Central y Oriental, tal cambio sería absolutamente impensable.

Mons. Gadecki explicó que no se puede guiar solamente por categorías sociológicas, porque la a la Iglesia la verdad no se da por consenso. La Iglesia tiene la obligación de ser fiel a la doctrina. Cualquier solución “positiva” a este problema sólo serviría como un “alisar” la situación sociológica existente en algunos países, por ejemplo en Alemania.

Aprovechó la oportunidad para explicar que las personas que viven en las nuevas relaciones, a la luz de las enseñanzas de la Iglesia, no se ven privados de la posibilidad de recibir la Santa Comunión, pero sólo bajo la condición de que viven por los principios del llamado “matrimonio blanco”. Esto significa que no se dedican a una actividad sexual, que está reservado para el matrimonio sacramental. Según él, de esta manera (es decir, vivir en la castidad) debe ser alentada.

Mons. Gadecki admitió que ya ha participado en tres sínodos y que, por lo tanto, puede hacer ciertas comparaciones respecto a la organización de las discusiones sinodales, así como sobre los métodos de informar a los medios de comunicación sobre estos debates. Cuando ABP. Nicola Eterovic era el secretario general del Sínodo, se pidió a los padres que se abstengan de hablar con los medios de comunicación durante la sesión del sínodo, aunque se publicaron sus discursos oficiales. Ahora, cuando el cardenal Lorenzo Baldisseri, que no ha participado en los sínodos anteriores, se convirtió en el secretario general, no hubo publicación de discursos, pero uno podía hablar con los medios. Además, al principio de la sesión, el Papa pidió la apertura, para que todas las voces se escuchen. Por otra parte, el director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, el Padre Federico Lombardi, invitó a conferencias de prensa sólo a ciertos obispos, y de las declaraciones de otros obispos, creó su propia síntesis.

Él (Mons. Gadecki) también explicó que la publicación del informe de un solo lado, después de la primera semana del sínodo, ha causado mucha confusión. Este fue un intento de forzar una cierta dirección a través de la publicación de un documento redactado en una forma determinada. En su opinión, después de la publicación de este informe parcial, parecía que el Sínodo se movía en una dirección de “tener piedad por los divorciados y admitirlos en la Santa Comunión y que había poca discusión de los matrimonios regulares”. Pero los debates de la segunda semana, enfatizó, mostraron una dirección opuesta. Los Obispos se concentraron mucho más en la vida y la necesidad del testimonio de los matrimonios regulares, y expresaron mucha gratitud a ellos. Ellos, después de todo, son la mayoría. Las cosas, por lo tanto, se pusieron de nuevo a sus justas proporciones.

El presidente del Episcopado también se refirió a la cuestión de la que se declara la nulidad, o declarar que no existe el matrimonio, por los tribunales eclesiásticos. Recordó que no se puede hablar de “cancelación” de un matrimonio válidamente contraído, sin embargo, este es un error común de los medios de comunicación. “Tal expresión da la impresión de que lo que Dios ha unido, que el hombre puede separarlo, sin embargo, este no es el caso”, – subrayó-.

Mons. Gadecki también expresó su crítica a la idea, adelantada por algunos padres sinodales, de cambiar el procedimiento de anulación del matrimonio si los transfiere de lo judicial al dominio administrativo. La decisión en estos asuntos, sería hecha por el obispo de la diócesis, después de escuchar el consejo de un consejo de clérigos o laicos, que investigaron el caso. Él (Mons. Gadecki) explicó que esta idea no ha ganado aplausos, porque “esto sería banalización del proceso y la trivialización de la responsabilidad de los que se separaron.”

Hablando de los procedimientos de anulación, explicó que este es un problema difícil, porque “demasiada misericordia en esta esfera, si se separa de la verdad, puede causar mucho daño”. Cada caso debe, por lo tanto, ser muy cuidadosamente controlado – a menudo en varios casos (de los tribunales) – porque los esposos en conflicto, a menudo presentan información falsa a la corte.” “El grado de la mentira y el odio de una persona a otra, a menudo es tan poderosa que el descubrimiento de la verdad y el poder llegar a un veredicto justo, es muy difícil” – explicó el presidente del PEC-. Agregó que los tribunales eclesiásticos, que son bastante liberales en este sentido, han recibido en repetidas ocasiones una reprimenda por parte de la Santa Sede.

“Uno tiene que recordar”, agregó, “que el Señor Jesús fue misericordioso con aquellos que se arrepintieron, pero con dureza amonestó a aquellos que no tenían intención de arrepentirse”.

Mons. Gadecki también hizo hincapié en que si ponemos el énfasis principal en la misericordia de padres divorciados, a continuación, se pasará por alto el bienestar de sus hijos. Uno no puede buscar la felicidad a expensas del niño. Agregó que los derechos de los niños deben colocarse en primer lugar, de acuerdo con el principio de que estamos obligados a defender en primer lugar los derechos de los débiles, y tales son los niños.

Basado en la experiencia de la Iglesia, explicó que una de las razones de las dificultades que muchos matrimonios tienen no sólo es el problema de la debilidad psicológica o inmadurez, sino también la jerarquía defines, donde se pone a menudo el tema de la auto-realización en primer lugar. “Esto establece la claridad de objetivo hacia el placer y la autorrealización, o, abreviando, el egoísmo” – agregó.

Explicó que este problema es visible en la realidad polaca, “ya que el 50% de nuestros niños son hijos únicos. Si un niño está creciendo en la atmósfera donde todo es para él, es entonces cuando comienza su propio matrimonio y así, considera que el cónyuge sea también para él”. Según Mons. Gadecki, esta es otra causa grave de la crisis de muchos matrimonios contemporáneos.

Preguntado acerca de las iniciativas post-sinodal es para la familia en la Iglesia polaca, explicó que, en contra de algunos medios de comunicación, los obispos polacos examinarán esta cuestión durante su retiro en Jasna Góra, que tendrá lugar a finales de noviembre. Informó que presentará a los obispos algunas medidas que deberán tomarse en el próximo año, con el fin de preparar a la Iglesia en Polonia para la Asamblea Ordinaria del Sínodo de los Obispos en 2015. Entre otras cosas, numerosos simposios se organizarán sobre este tema, especialmente los destinados a los puntos polémicos tratados en el (último) Sínodo.

Asimismo, aseguró que el tema de la familia y el matrimonio serán muy seriamente abordado en la catequesis de adultos en toda Polonia. Agregó que “si no hay una catequesis eficaz de los adultos, entonces uno puede dudar de la eficacia de los esfuerzos de catequesis dirigidas a los niños”.

Hablando de los desafíos de la nueva evangelización, subrayó que la pastoral familiar debe ser llevada a cabo no sólo por el clero, sino que las familias mismas deben ser incluidas en este esfuerzo, especialmente a las familias que pueden ofrecer testimonio. “Las familias están obligadas a tomar el cuidado pastoral de otras familias, en particular, para apoyar a los que están experimentando problemas y crisis, y también a participar en el cuidado pastoral de los divorciados” – agregó.

Respondiendo a una pregunta de uno de los periodistas sobre si él ha cambiado su línea, porque en el pasado parecía ser un representante de la parte liberal del Episcopado, Mons. Gadecki respondió que las categorías de “liberal” y “conservador” se han tomado de la esfera política, sin embargo, cuando se transfiere el dominio religioso que no describen la realidad de la Iglesia correctamente. En el orden eclesiástico no hay cosas tales como “liberal” o “conservador” sin con el enfoque a la fidelidad al Magisterio de la Iglesia. A lo sumo, se puede ser fiel a la Tradición de la Iglesia, o se puede ser infiel.

[Traducido por: Dr. Rigoberto Ortiz. Artículo original]