fbpx

De las bodas y convite del Santísimo Sacramento

Meditación para el jueves diecinueve

Punto Primero. Meditarás hoy jueves de las bodas que Dios previno, y el convite que dispuso en la mesa del altar del Santísimo Sacramento, a donde, como hizo San Juan Crisóstomo, extendió la merced que hizo a la naturaleza humana en la Encarnación, haciéndose hombre, a donde se desposó con ella, uniéndose hipostáticamente la divinidad con la humanidad, y en este Divinísimo Sacramento extiende y multiplica esta merced, uniéndose sacramentalmente con todos los que la reciben con lazos estrechos de amor, y así dijo el mismo Señor, que los que le recibían quedaban en él, y él con ellos con estrecho vínculo de amor. Considera como Cristo te entrega su santísimo cuerpo con inexplicable amor, y como debes entregarte tú a él con recíproca correspondencia, sin dejar cosa de ti para ti, pondera la grandeza de esta merced la cual no hizo a los ángeles, ni a los arcángeles ni a otra alguna criatura, y te la hizo a ti por el amor que te tuvo; mira que gracias le debes dar, y como le has de amar y servir, y pídele su gracia para cumplir con todo tu obligación.

Punto II. Considera el convite que dispuso para estas bodas, no de animales o aves como antiguamente se ofrecían en la mesa del templo, ni de panes ázimos cuales eran los de la proposición, sino de su propio cuerpo y sangre, ofrecido en sacrificio por ti y dispuesto en forma de manjar para que tú le comieses y te regalases y dieses pasto a tu alma con inefable fruto y suavidad. Pondera las trazas de su divino amor, contempla la excelencia de esta comida, y la sustancia y dulzura de este manjar, las utilidades y provecho que causa; mira con los ojos de la fe al mismo Señor, vivo y glorioso, que se da en él, y entra en tu pecho, y se une contigo, y te comunica su sangre y con ella la vida y la gracia, las fuerzas y salud eterna, el entendimiento y la luz, y  todo cuanto puedes desear: exclama con admiración, ponderando la grandeza de su amor y los ardides de su caridad para ganar almas y hacerles admirables mercedes, y a la tuya en particular; y no te canses de  bendecirle y alabarle por ellas, y por las que siempre te hace en esta mesa, dándote en un bocado, más que vale el cielo y la tierra y todo lo criado, ni que se puede criar.

Punto III. Considera cómo habiendo dispuesto este convite tan espléndido llama a todos los convidados, que son los fieles a que le gocen, con deseo de comunicarles este soberano bien; y la ingratitud de tantos como se excusan con los negocios seglares, anteponiendo las delicias del mundo y los intereses terrenos a las delicias y riquezas que comunica este divino manjar. ¡Oh ingratos y desconocidos a tan soberana merced, indignos de tal favor y dignos de grande castigo! Dadme, Señor, gracia para que yo sea de los pocos que merecieron vuestro convite y no de los muchos que le dejaron por los negocios del siglo; considera que eres el criado del Señor, a quien mandó llamar por los campos y montes, y no ceses de llamar a todos, que vengan a estas bodas y gocen de este banquete, que ha dispuesto y preparado al Señor.

Punto IV. Considera la atención que el Rey del cielo tiene con los que se sientan en esta mesa, y como mira si traen ropas de bodas, que como dijimos, es su gracia y caridad; y el castigo que dio a uno que entró sin ellas, mandándole atar de pies y manos y lanzarle en las tinieblas exteriores, pasando del convite inmediatamente al infierno. Considera el gusto y la sazón con que le gozaron los demás convidados, sin que les perturbase la desgracia del condenado; porque no defrauda en esta mesa el malo el fruto del bueno y el que llega con debida disposición le seca grandísimo, entrándole el manjar en provecho; y el que no la lleva come, como dice San Pablo, con el manjar de la vida el juicio y la muerte eterna; saca de aquí un temblor grande de llegarte a esta mesa con indebida disposición y un deseo vivo de prepárate para ella como debes, y pide al Señor que purifique tu alma y la disponga, y te acrisole de las manchas que no conoces, y te haga digno de recibirle, vistiéndote de las ropas de bodas que llevaron los que le recibieron dignamente.

 Padre Alonso de Andrade, S.J




Meditación
Meditación
Meditaciones diarias de los misterios de nuestra Santa Fe y de la vida de Cristo Nuestro Señor y de los Santos.

Del mismo autor

Meditación: del Juicio Universal

Meditación para el primer domingo de Adviento (Lucas 21). Punto I. Considera las señales...

Últimos Artículos

Mons. Piolanti y Mons. Gherardini recordados en Prato

Monseñor Vittorio Aiazzi, párroco del Sagrado Corazón de Jesús...

Aprender los novísimos con Dante Alighieri

Homilía del último domingo después de...

La vacuna más segura contra el coronavirus

En las últimas semanas, algunas de las...